webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Primera vez infidelidad


 


Relato: Primera vez infidelidad

  

Siempre había querido saber que se siente al hacer el amor
con otra mujer. Yo hasta ahora solamente me había acostado con mi mujer, pero
siempre tuve muchas fantasías que hasta ese momento no había cumplido.



Me llamo Alberto y trabajo en una oficina en las afueras de
Madrid, no es que sea demasiado aparente, yo me definiría como corrientillo 1,80
cm moreno y no excesivamente delgado, pero eso sí con muchas ganas de vivir.
Como ya os he dicho estoy casado y aunque quiero mucho a mi mujer no dejaba de
pensar en otras mujeres. Además aunque suena a tópico últimamente en lo que se
refiere al sexo no es que tuviéramos buenas relaciones, no se yo creo que cuando
llevas tanto tiempo con una mujer la parte física pasa a otro plano.



Esta historia comienza el día que llego Marian a la oficina,
una mujer de más o menos mi edad 30, y que aunque no era una mujer bandera tenía
un buen cuerpo con una buena trasera que junto con sus 2 ojos negros y su
sonrisa podían poner nervioso a cualquiera.



El caso es que desde un principio ella me calló muy bien, y
entablamos rápidamente amistad, solíamos quedarnos a trabajar juntos hasta tarde
y sin darnos cuentas alargábamos inconscientemente cada vez más las tardes.


Una de estas tardes, en la que solo quedábamos los 2 en la
oficina, estábamos trabajando con una hoja de calculo. Ella estaba sentada en el
ordenador y yo detrás de ella mirando lo que hacía, hacía rato que había perdido
ya la noción de lo que decía y no paraba de mirarla. Ese día estaba
especialmente sexy, llevaba un traje chaqueta con una minifalda con medias, que
nos hacen sufrir a los hombres por no poder ver lo que imaginamos.


Estaba con la chaqueta quitada y llevaba una blusa de la cual
se había desabrochado el primer botón dejando entre ver desde mi posición el
inicio de su sujetador. Como podéis imaginar yo no estaba en el trabajo, aunque
mi cuerpo no, yo estaba dentro de esa blusa Tanto que sin darme cuenta ella
había dejado de hablar, cuando noté el silencio la miré a la cara y ella estaba
allí más maravillosa que nunca mirándome.


Cuando la miré sus ojos negros me quedé paralizado, mostraban
más ansiedad que yo, me quedé atrapado en ellos, no podía dejar de mirarlos y
notaba como todas las barrera iban cayendo por su propio peso. Se hizo tal
silencio que se podía oír nuestra respiración que se aceleraba por momentos al
mismo compás. Cuando sentí su mano encima de la mía sentí como me estremecía,
era el permiso que llevaba meses esperando meses sin darme cuenta y sentí como
mi cuerpo se liberalizaba de todas sus ataduras. Tanto que sin pensarlo más
acerqué mi boca a la suya, despacio, sin perder de vista su mirada que me daba
fuerzas para seguir, hasta que nuestros labios se encontraron en un profundo y
primer beso.


Este fue el pistoletazo de salida, fue como si hubiésemos
encontrado el oasis después de varias semanas caminando por el desierto, el
primer sorbo lo único que hace es caer en la conciencia de la sed que tienes y
tienes que calmarla al precio que sea. Y este primer beso se torno en un
remolino de angustiosa necesidad por calmar esta sed el uno en el otro. Después
de comernos con avidez mutuamente, la levanté y la puse encima de la mesa
quitando el ordenador y todos los papeles, me separé un momento y la admiré
desde la distancia, quería disfrutar ese momento a cada instante.


Estaba maravillosa sentada encima de la mesa con la minifalda
algo recogida, dejando entrever el final de las medias, y la blusa que parecía
que iba a estallar con su ajetreada respiración y su mirada... cada vez que la
veía hacía que mi polla intentara salirse del pantalón.



Este fue el momento crítico, dude, me acordé de mi mujer y
ella se dio cuenta.


Así que entre abrió un poco las piernas dejándome intuir su
ropa interior y mirándome directamente a los ojos empezó a desabrocharse la
blusa, eso era más de lo que podía resistir, acto seguido me acerqué y empecé a
ayudarle a quitarse la blusa mientras ella me rodeaba con las piernas. No podía
creer lo que estaba pasando, lo había deseado tantas veces.... Le quité la blusa
y dejo al descubierto un precioso sujetador negro que mostraba más que ocultaba.
Le acaricié los pechos y tenía sus pezones apuntándome y luchando al igual que
mi polla por salir de su carcel.


Mientras yo ayudaba a sus pezones, quitándole el sujetador y
dándoles un masaje, ella hacía lo mismo, me había desabrochado y bajado los
pantalones dejando libre a mi enhiesta polla que la apuntaba acusadoramente a la
culpable de su situación. Ella sonrió y la tomo entre sus manos suavemente
haciendo que todo mi cuerpo reaccionara a su antojo, en ese momento me di cuenta
que estaba en sus manos, no contento con la situación deslicé mi mano por debajo
de su falda hasta que encontré la llave de mi poder y vi como se estremecía
mientras yo jugaba en las humedades de entre sus piernas. Su respiración se
aceleró rapidamente y me empujó con sus piernas hacia ella y solamente me dijo
al oido – metemela hasta al fondo- que fue como si recibiera una orden porque
acto seguido la introduje de golpe y sentí un espasmo de placer que me hizo
hacer mucho esfuerzo para no correrme.


Me encantaba la sensación de humedad de su caverna mientras
entraba y salia despacio al principio y fui acelerando hasta que ella me abrazó
con sus piernas con ansiedad y empezó a moverse sin control, no para de repetir
–vamos vamos - desesperadamente, notaba que se estaba corriendo y yo estaba a
punto pero no quería correrme tan pronto así que me salí aunque mi cuerpo me
pedía seguir.


La hice que se diera la vuelta y se apoyara contra la mesa,
dejándome una vista impresionante, con la falda recogida las medias negras
puestas y el culo mirándome y pidiéndome guerra así que acerqué mi cara a su
culo y pase la lengua por su ojete viendo como reaccionaba y suspiraba, y eso me
animo a jugar con la lengua en este otro lugar a la vez con la mano volvía a
jugar con su humedo coñito.


Me encantaba reaccionaba a cada una de mis caricias, yo nunca
lo había echo por detrás y no me atreví no fuera a ser que la hiciera daño, pero
le penetré el coño en esa posición pillándola por sorpresa y me encantó
escucharla decir –siiii....- y empecé de nuevo a meterla y sacarla mientras con
una mano le acariciaba el clítoris y con la otra empecé a jugar con su ojete.


Empecé a notar como ella acercaba su culo cuando mi dedo
pasaba por encima de su agujero trasero así que a la vez que seguía penetrándola
metí mi dedo hasta el fondo en su culo, fue increíble ver como se ponía y
gritaba sin parar, tanto que no pude más y solte toda mi leche sin importarme
que no tuviera protección ni nada, había perdido el control de mi cuerpo y ella
seguí moviéndose espasmodicamente secándome. Estuvimos todavía así unos 5
minutos, nunca me había durado tanto después de eyacular, pero fue
impresionante, no había sentido nunca nada parecido.



Nos quedamos bastante tiempo tendidos hablando de lo que
había ocurrido y me dí cuenta que me tenía atrapado en sus manos y que por esa
mujer haría por esa mujer lo que me pidiera, como así ha sido pero esto ya os lo
contaré en otro momento.



 


Esta es mi primera historia me gustaría que me mandases
vuestra opinión, al correo
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0





Relato: Primera vez infidelidad
Leida: 1563veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis