webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Un chico muy cabrón y caliente


 


Relato: Un chico muy cabrón y caliente

  

Que aventura tan divertida fue esa, era mi primera vez con un
chavo pero para ser una nueva experiencia creo que salió súper rica.


Me llamo José Luis y vivo en la Ciudad de México, soy un
chico normal como cualquier otro, no soy un niño bonito ni nada por el estilo,
más bien un muchacho atractivo hasta cierto grado, de complexión regular porque
no hago demasiado ejercicio que digamos, con cara de jovencito eso si pero nada
más.


Estaba leyendo los clasificados gay de mi ciudad en una
conocida pagina de este ambiente, hasta ahora no me había atrevido a nada pero
este día (hoy hace una semana) vi uno que me llamo la atención de sobremanera.
Lo escribía un chico de aquí, del D.F., tenía 24 años (yo tengo 25), según el
anuncio quería conocer chicos de su edad mas o menos y de complexión similar a
la suya, publicaba una foto que me pareció muy sexy.


Al principio dude en responder al anuncio pero me decidí y
así lo hice, eso fue un jueves en la noche, le decía que era un chavo común y
corriente, sin mayores pretensiones y con mucha curiosidad por los gays, que
solamente buscaba un encuentro y experimentar cosas, mi sorpresa fue recibir su
respuesta el viernes por la mañana proponiéndome conocernos el Sábado siguiente
lo cual acepte.


Llegue puntual a la cita, el lugar era una cafetería muy
céntrica, nos reconocimos de inmediato porque habíamos hablado previamente por
teléfono para ponernos de acuerdo, el se llama Ricardo, la verdad es que se veía
mejor que en la foto, un joven de aprox. 1.75 de estatura, cabello ondulado y
corto, ojos grandes, boquita coqueta con labios carnosos, su cuerpo se marcaba
en su ropa pues estaba musculoso, no demasiado, más bien firme y de músculos
trabajados pero sin exagerar, unas nalgas bien paradas y en su sitio y una cara
de escuincle cabron que la verdad me encanto.


Nos saludamos y nos sentamos a platicar, fue una charla amena
y simpática, me hablo de él, de su familia, de sus estudios universitarios y de
que era de Guadalajara, otra ciudad de México y se había venido a estudiar aquí
y que vivía solo.


Podría decir de nos estábamos haciendo amigos en la platica
hasta que llego la hora de pedir la cuenta, pagamos y en el momento de salir del
lugar Ricardo me agarro una nalga y me dijo que fuéramos a su departamento que
estaba a dos calles de allí.


Sentí miedo pero también me subió la adrenalina, lo seguí.
Legamos a un edificio de condominios, bien ubicado, bonito, estaba en el 3er.
Piso su casa. Abrió la puerta y me invito a pasar, era un lugar agradable,
estaba mirando la decoración cuando sentí sus dos manos agarrar mis nalgas, las
apretó muy rico, eso me éxito mucho, después me tomo por la espalda y me sujeto
la cintura, pego su cuerpo al mío y sentí como su verga estaba parada pues su
pantalón lo traicionaba y dejaba notar su excitación.


Le pedí que fuera un poco más despacio pero me volteo y me
dio un beso que hasta hoy añoro por lo intenso y cachondo que fue, creo que con
eso me bajo la guardia porque lo siguiente que recuerdo es como me llevo a su
cuarto, me desvistió poco a poco, besando mi pecho me quito la playera, mis
pantalones, los zapatos y hasta los calcetines, mi bóxer fue lo único que quedo
puesto, enseguida se levanto y se comenzó a desnudar frente a mi, primero se
quito su playera y fue una revelación erótica, su pecho estaba completamente
afeitado y mostraba unos pectorales realmente trabajados, un abdomen marcado y
una cintura muy apetecible, siguió con sus pantalones que se quito muy rápido,
su calzado lo aventó y se bajo su tanga, el cabron tenia una tanga blanca que
lucia riquísima pero que se quito inmediatamente, se acerco a mi y me quito el
bóxer son su boca, comenzó a lamer mi pecho y con sus manos recorría todo mi
cuerpo, desde mi cuello hasta mis muslos, mis pompis las agarraba tan fuerte que
me imaginaba lo que quería hacerles, me beso de nuevo y sentí su verga rozar
contra la mía, la mía estaba excitada pero la suya parecía un fierro capaz de
atravesar lo que fuera, este niño caliente se excitaba muy rápido.


Se recostó junto a mi y me pidió que le mamara su verga, era
un pené circuncidado, de buen grosor y aunque nunca he medido uno diría que era
muy grande, no me cabía en la boca por lo que opte por mamarselo en partes,
primero la punta, después el tronco de la verga y después la base del miembro,
el gemía muy rico, creo que realmente lo disfrutaba, entonces le agarre sus
huevos y se los apreté un poquito, gimió de dolor pero me pidió que no parara,
seguía mamandosela y agarrando sus testículos tan rico que yo ya estaba
lubricando con mi verga.


Se me ocurrió sentarme en su pecho para acercar mi verga a su
boca pero fue un espantoso error, cuando me levante para dirigirme a su pecho el
me sujeto y me jalo hacia él, inmediatamente caí directo sobre su verga, fue un
dolor impresionante que jamás había sentido, yo esperaba que me untara algún gel
o al menos saliva para penetrarme pero el me la dejo ir clavándomela torpe y
dolorosamente, después de gritar por el dolor el me sujeto la cintura con una
mano y con la otra comenzó a masturbarme, el dolor se mitigo un poco y comenzó a
mover su cadera para bombear, le pedí que se pusiera un condón pero me dijo que
ya me había cogido y que lo que hiciera de nada serviría pues eso bastaba para
contagiarme de lo que pudiera ser, me aseguro estar completamente sano y que
jamás lo había hecho sin condón, siendo así las cosas cedí ante la excitación y
deje que me follara como el quisiera.


Se canso de coger en esa posición y me saco su verga, me
recostó boca abajo y se acostó encima de mi, esta vez me penetro un poco más
despacio, mientras bombeaba y me la dejaba ir me decía al oído lo caliente que
estaba, que era el culo más rico que se había tirado y que apretara más las
nalgas para que sintiera más rico, lo obedecí en todo y mientras me cogía así
fue disminuyendo sus embates poco a poco en cuanto a velocidad para hacerlos más
fuertes y profundos cada vez, empujaba con su cadera y me metía toda su verga,
sus huevos se estrellaban con mis nalgas y luego se retiraba un poco solo para
volver a empujar con todo, no aguante más y comencé a venirme sobre sus sabanas
pues mi verga estaba apretada debajo de mi y de él y empecé a eyacular, cuando
casi terminaba yo Ricardo lanzo un gemido muy fuerte y rico y comenzó a venirse
dentro de mi, sentí por primera vez el semen de un cabron en mis entrañas, no
creo que haya eyaculado tanto pero yo sentía como si fuera una inmensidad de
esperma, caliente, muy caliente y abundante, termino de venirse y se quedo un
momento recostado encima de mi, dejo que su verga se pusiera flácida y saliera
de mi poco a poco, se giro y se acostó de nuevo a mi lado, tomo sus cigarrillos
y encendió uno, la clásica escena después del sexo, pero me pidió que le mamara
su pené y se lo limpiara con mi boca, así lo hice, primero con asco porque sabia
que me lo había metido en el culo, después con placer pues afortunadamente no
tenia residuos de excremento ni nada por el estilo, había sido yo muy precavido
el día antes de nuestro encuentro.


Eran casi las ocho de la noche y seguíamos platicando en su
cama, creo que tenia un nuevo amigo y además de todo uno al que le gustaba coger
rico, termine de admirar su hermoso y fornido cuerpo, era realmente un wey muy
varonil y sabrosito y creo que yo le gustaba también porque no solo me había
cogido como quería y dos veces casi seguidas sino que me acariciaba el cuerpo y
lo hacia de una manera muy cachonda, me pidió quedarme a dormir pero no podía.


Nos despedimos no sin antes hacerme prometerle que regresaría
el domingo y esta vez sería yo el que debía cogerlo, la idea de poseer tan
hermosas nalgas me éxito mucho pero debía irme, nos dimos el ultimo beso de la
noche y me acompaño a la calle, al alejarme caminando note que me dolía mucho el
culo, no sangre por suerte pero me sentía adolorido, pero con ganas de volver
mañana... y así lo hice.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 4
Media de votos: 8.50





Relato: Un chico muy cabrón y caliente
Leida: 3941veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis