webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Un vecino bien dotado


 


Relato: Un vecino bien dotado

  

Es mi vecino. Y aunque lo conozco desde hace algún tiempo
jamás imagine que pudiera llegar a sentirse atraído hacia mí.


Siempre lo veía con mujeres distintas de modo que no
albergaba ninguna esperanza de que pudiera ser suyo alguna vez.


En aquel entonces estábamos cerca de las fiestas, de modo que
siempre que me veía me decía que teníamos que hacer un brindis. Yo siempre le
contestaba que si, aunque en un principio lo hacia de compromiso, para no caer
antipático.


Hasta aquella tarde en la que cuándo estaba a punto de entrar
a mi departamento, él se apareció inesperadamente por el pasillo y volvió a
repetirme la propuesta.


Esta vez no dude.


-Tengo un champagne en la heladera, si queres lo
aprovechamos- le dije –y de paso vemos el partido- añadí.


Justo esa tarde jugaba la selección y lo pasaban por un canal
de cable. Por suerte aceptó.


Entramos, descorché el champagne, nos acomodamos en el
living, serví la espumante bebida en sendas copas y sintonizamos el partido. Ni
me acuerdo contra quién jugábamos, en realidad eso era lo que menos me
interesaba.


Chocamos las copas y brindamos. Al rato, nomás, Argentina
convierte el primer gol. Nos abrazamos para festejar, como cualquier hincha,
momento que él supo aprovechar para agarrarme la mano y apoyarla en su bragueta.
Lo que sentí me hizo temblar de emoción.


-Esto es lo que querías, ¿no mamita?- me dijo.


Que me dijera mamita, así como si yo fuese una mujer fue lo
que termino por conquistarme.


Aunque no soy para nada afeminado, en mis fantasías siempre
ocupo el rol de la mujer, me gusta imaginarme como una, es algo que no puedo
evitar.


Así que en vez de apartar la mano de aquel tremendo paquete
me aferré aún más a el, apretándolo, presionándolo con todas mis ganas.


El tampoco era ningún mariconcito, por el contrario Pablo,
tal su nombre, es sumamente varonil, un macho de esos que tanto me gustan.


Ya habiendo entrado en clima se sentó en el sofá y con
sobrada lascivia se desabrocho la bragueta y peló un macizo porongazo que casi
me quita el aliento.


-Vení, linda, chupámela- me tentó.


Por supuesto que no me hice de rogar. Me hinque de rodillas
ante él, ante tan Suprema herramienta, y agarrándosela con las dos manos se la
chupé con denodada fruición.


Primero la recorrí de arriba abajo con la lengua,
saboreándola en toda su excelsa magnitud, atracándome con ese sabor único y tan
especial. Luego me la metí en la boca y entonces si se la chupe con inusitado
furor, comiéndomela entera, haciéndola resbalar por entre mis labios un ay otra
vez, sin descanso alguno.


Él mismo me bajo, luego, el pantalón y el calzoncillo. Hizo
que me pusiera en cuatro sobre el sofá, y me lubricó el agüjerito con su propia
saliva, metiéndome primero un dedo, luego dos, para terminar tan deleitable
tarea con tres.


Luego se acomodo tras de mí, con la pija bien al palo, apoyo
la punta en la entrada de mi ojete y mediante un suave pero certero empujón me
la metió con un ímpetu por demas delicioso y cautivante. Me agarro entonces de
las caderas y empezó a moverse dentro de mí con un ritmo suave y sostenido
primero, pero aumentando progresivamente la intensidad a cada instante. Demas
esta decir que mi culito se disolvía de placer con cada embestida suya.


Con un vigor por demás subyugante me taladraba hasta lo mas
profundo, quemándome las entrañas, desgarrándome los intestinos.


Yo gritaba, aúllaba, deliraba ante cada nueva acometida. Él
su vez me pellizcaba, me cacheteaba las nalgas al ritmo de sus vigorosos
ensartes.


-¿Te gusta como te coge tu macho, putita?- me preguntaba
desde atrás sin aflojar ni por un mínimo instante.


Y yo le decía que si, que me gustaba mucho, que me
enloquecía, que por favor no parara.


Finalmente sentía entre mis esfínteres los estremecimientos
de su tan anhelada poronga.


No tardo en acabar. Y como tantas veces lo había fantaseado
me volví hacia él, le agarre la pija y me la metí en la boca, recibiendo en mi
paladar toda esa efusiva descarga. Me trague hasta la ultima gotita, sin
derramar ni una sola gota, relamiéndome como una gatita en celo luego de un buen
atracón de leche.


Bueno así termina por ahora el relato de mi encuentro con
Pablo, si vos reunís algunas de las condiciones de mi vecino (activo y varonil)
no dudes en escribirme, quizás podamos repetir la experiencia y quien te dice
iniciar una linda amistad, con sexo seguro, eso si.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 8
Media de votos: 5.88





Relato: Un vecino bien dotado
Leida: 6893veces
Tiempo de lectura: 3minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis