webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Emputecida (2)


 


Relato: Emputecida (2)

  

EMPUTECIDA -2-



Hace tres años que te conocí, hace tres años que mi vida ha
comenzado de nuevo. Hace tres años que comenzaste a sodomizarme en el lavabo de
aquel hotel y fue entonces cuando me di cuenta de que había escogido el camino
equivocado, es decir: mi camino. Hace tres años en aquel hotel me hiciste mil
perrerias y después lanzaste billetes por valor de 3000 euros encima de mi
cuerpo sucio y repleto de líquidos. Recuerdo que estuve limpiando todos esos
billetes con los que después me compré más ropa e invité a mi marido a cenar. En
esa misma cena fue cuando le dije que iba a abandonarles, a los dos, a el y a mi
hija.


-¿Qué diablos estás diciendo? –me preguntó con expresión
asustada.


-Tu no podrías entenderlo.


Esa misma noche fui a la dirección que me habías dado. Piqué
a la puerta y tu abriste, ibas vestido con una elegante bata cruzada y
zapatillas. Me miraste de arriba abajo y después al revés.


-No pareces una puta –me dijiste.


-Acabo de cenar con mi marido, les he abandonado.


Asentiste y me flanqueaste el paso. Tu casa era elegante y
hortera al tiempo, Repleta de accesorios completamente inútiles y pasados de
moda. Pero todo mantenía una extraña conjunción.


En el comedor había otros dos hombres, vestían caros trajes y
estaban esnifando cocaína.


-Estos son mis amigos –dijiste mientras mes servían un
whisky.


Los dos tipos sonrieron pero no dijeron nada, parecían
colocados.


-¿Es una de tus putitas? –preguntó finalmente uno de ellos.


Tu no contestaste, simplemente me miraste y luego me
preguntaste si lo era.


-Si –dije- lo soy. Soy una de tus putas.


Los tres hombres rieron y continuaron bebiendo y esnifando
coca mientras yo permanecía sentada en un sofá, bebiendo cortos tragos de whisky
y sin poder de apartar de mi cabeza mi casa, mi hija, mi marido. Mi hogar. ¿Qué
diablos estaba haciendo?


-¿Cuánto pides por ella? –preguntó uno de los hombres.


-¿Qué queréis hacerla? –preguntaste tu sin dejar de mirarme.


-De todo. Los dos.


-1000 euros.


-¿Toda la noche?


-Toda.


Cinco minutos más tarde yo estaba en una de las habitaciones
de tu casa, delante de aquellos dos hombres que me arrancaron la ropa.


Los dos estaban completamente colocados. Me obligaron a
chupársela, me mearon encima, me la metieron por todos mis agujeros y finalmente
me pegaron una paliza.


Tres horas más tarde tú entraste en la habitación. Yo estaba
tendida en el suelo, sangrando por la boca y por la nariz. Me levantaste y me
curaste.


Fue entonces cuando supe que iba a ser toda tuya.


Tardé tres días en recuperarme. Todos esos días tú estabas
junto a mi en la cama. Besándome y cuidándome. Me olvidé completamente de mi
familia. Me sentía humillada y protegida. Nunca me había sentido así. Era la
reina y la puta.


-¿Qué te parezco? –te pregunte al anochecer del tercer día.


-Tienes posibilidades –me susurraste al oído- pero has de ser
fuerte.


-Lo soy.


-Comprobémoslo ahora.


Inmediatamente de acabar la frase me arrancaste de la cama y
me tiraste al suelo, todos los golpes que había recibido tres noches antes
volvieron a nacer, me golpeaste en los mismos lugares, me follaste por los
mismos agujeros y después me volviste a curar.


-¿Lo entiendes ahora? –me preguntaste.


-Creo que si.


-Entonces dentro de tres días saldrás a la calle y cada noche
volverás con 1000 euros en el bolso. Yo te proporcionare los primeros clientes,
el éxito depende de ti. Podrás quedarte el 10% de lo que ganes siempre que ganes
mas de 1000 euros.


Yo asentí con la cabeza.


Tres días más tarde salí a la calle en dirección a un hotel.
Tu me habías proporcionado la dirección. Mientras iba en taxi pensé en todo lo
sucedido, había pasado mas de una semana desde que había abandonado a mi
familia, estaba dolorida y humillada. Tenía que ganarme el dinero metiéndome en
la cama con desconocidos y tu ibas a llevarte todo el dinero.


Era la mujer más feliz del mundo



(continuará)


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0





Relato: Emputecida (2)
Leida: 1962veces
Tiempo de lectura: 3minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis