webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: En un hotel de paso en Tlalpan


 


Relato: En un hotel de paso en Tlalpan

  

En una ocasión, tenía 22 años y estaba harto de no hacer el
amor, así que junte un poco de dinero y me fui a un hotel de paso en la Calzada
de Tlálpan. Primero pasé a un mercado sobre-ruedas y compre unas medias rosas
con encaje en el elástico y un corsette rosa con ligero. También llevé un dildo,
que eran bolas de hule unidas en fila. Estacione mi carro en el hotel y pedí una
king size. Me preguntaron si saldría esa misma noche y contesté que sí.



Mi cuarto se encontraba en el tercer piso. Abría la puerta,
prendí la TV y busqué el canal XXX. Me masturbé. Cuando llegué a un grado alto
de excitación, me desnudé, me puse las medias y el corsette y me dirigí a la
puerta. Apagué las luces y abrí la puerta lentamente. Me masturbaba cada vez más
rápido y me encontraba excitadísimo. Saqué la cabeza y miré a ambos lados del
corredor. Nadie. Di un paso afuera. Entrecerré la puerta y comencé a caminar
lentamente hacia las escaleras y el elevador. Cualquier ruido me sobresaltaba y
corría de regreso al cuarto. Cuando me daba cuenta de que no era nada volvía a
salir. Caminaba cada vez más lejos y volteaba a ver el camino recorrido. Era
maravilloso sentir el calorcito del corredor y sentir la alfombra en tus pies.
Cada vez llegaba más lejos y los ruidos ya no me espantaban.



La puerta la había dejado abierta y no llevaba las llaves del
cuarto. Llegué al final del pasillo y a las escaleras. Subí algunos escalones,
lentamente, luego otro y otro y otro, hasta llegar al cuarto piso. Alguien abrió
una puerta y bajé corriendo al tercero. No había nadie. Escuché pasos en el piso
de arriba y luego el elevador accionándose. Paró en planta baja y regresé
corriendo al cuarto. El elevador volvió a accionarse y salí del cuarto caminado
en dirección del elevador, cuando aparcera alguien me metería de inmediato.
Nadie apareció, pero sonó el teléfono de mi recamara. Brinqué del susto y se me
heló el cuerpo y la sangre. Cerré la puerta y deje que el teléfono sonara hasta
que paró. Volvió a sonar. Lo contesté y una voz de mujer dijo: "Hablamos de
recepción. Le suplico que ya no abra su puerta. Es por su seguridad". "Sí,
perdón. Discúlpeme, por favor", contesté y colgaron. Me sentí como un niño de 12
años disculpándose con su maestra. Luego supe que en ese tipo de hoteles tienen
cámaras en los pasillos. Eso no me agrado mucho porque busco la emoción de ser
descubierto, no de que me descubran.



En fin, estuve un par de horas fantaseándo, masturbándome y
fumando y luego busqué "masajes" en el Aviso Oportuno del periódico. Marqué
varios anuncios, pero encontré uno que me llamó la atención más que los demás:
"Mariana, joven preparatoriana. 18 años, se realizan fantasías". Hablé de
inmediato y me contestó una mujer. Pregunté como era Mariana, cuanto cobraba y
si era delgada. Cobraba 1,000 más el taxi. OK, di la dirección del Hotel y
llegaría en media hora. Me vestí, ventilé el cuarto y miré porno.



Cuando tocaron la puerta me puse muy nervioso. Abrí y
apareció una chica muy guapa, delgada y de piel blanca. Me saludó muy seria.
Estaba nerviosa. Habló por teléfono para avisar que ya había llegado y estuvimos
platicando un rato. Me contó que organizaba orgías swingers. Me preguntó si
podía pasar al baño. Fue al baño. Se notaba nerviosa. Entonces le dije que tenía
una fantasía, si no le importaba que me pusiera unas medias. Dijo que no había
problema. Me pidió ir nuevamente al baño y cuando regresó entré yo. Me desnudé y
me puse las medias y el corsette. Me masturbé un poco hasta tenerla parada y
salí del baño.



Creo que me miró con aburrimiento. Le dije que no se
desvistiera y si podía amarrarla a una silla. Dijo que de ninguna manera,
entonces le dije que me la chupara. Me puso un condón y yo le metí el dedo por
la vajina.



Estuve insistiendo en que me dejara amarrarla y le ofrecí más
dinero. Ella accedió si le daba otros 100 pesos. Se los tendí y le dije que se
sentara en la silla y la até de las piernas, de las manos y le cubrí los ojos.
La puse de espaldas a mi y prendí la TV en el canal XXX. Subí el volumen. Me
senté frente a ella y comencé a masturbarme. Me preguntó que hora era y le dije
que no hablara. Todavía faltaba 1 hora. Le bajé los pantalones y le subí la
blusa y continué masturbándome. Cuando estuve suficientemente excitado saqué el
dildo de bolas, le desaté una mano y le dije que me lo metiera por el ano, me lo
introdujo mientras me masturbaba. Por fin le quite la venda de los ojos y me
corrí sobre su ropa y sus pantalones.



La desaté, se limpió y se fue.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0





Relato: En un hotel de paso en Tlalpan
Leida: 4332veces
Tiempo de lectura: 3minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis