webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Dos mujeres: dos bocas


 


Relato: Dos mujeres: dos bocas

  

DOS MUJERES: DOS BOCAS




Durante todos estos años he encontrado sumisas de todo tipo y condición. Incluso
he encontrado mujeres que pretendían serlo y quedaron solo en el intento. A
veces he encontrado mujeres que entendían su sumisión de manera totalmente
diferente a la mía. Esta es la historia de dos de las mujeres que utilice,
todavía no tengo claro si fueron mis sumisas o no… pero la utilizaba de todas
formas. Esta historia (como la mayoría de las que escribo) es totalmente
verídica.


----


BARCELONA 1999


Desde el primer día tuve claro que lo único que querías es
ser utilizada, o mejor dicho, sentirte auténticamente utilizada porque ser
utilizada ya lo eras diariamente en tu trabajo, en tu casa, en la calle, frente
a una sociedad estereotipada. Tu sentido de la utilización iba mas allá del
diario y conocido. Tu necesitabas que alguien te humillase sin conocer demasiado
el motivo. Esporádicamente, al salir del trabajo, venias a mi piso, simplemente
te arrodillabas (sin quitarte ni una sola prenda de ropa), abrías tu boca y
recibías una descarga de semen por tu rostro y tu lengua que en parte tragabas y
en parte limpiabas con una toalla. Después me dabas las gracias y tras ese breve
paréntesis cuyo motivo yo me esforzaba en diseccionar, volvías a tu casa, con
los tuyos. Segura y poderosa.


Nunca me dijiste como te llamabas, simplemente me enviabas un
mensaje al móvil y me decías: "a tal hora iré", si yo te contestaba
negativamente los mensajes finalizaba, si yo te contestaba afirmativamente tu
llegabas puntual, cerrabas la puerta, te arrodillabas y esperabas tu descarga de
semen. Te gustaba que te insultase mientras utilizaba tu boca para masturbarme,
no me mirabas a los ojos, simplemente esperabas. Con el paso de los días
comprendí que nunca te ibas a quitar la ropa, que nunca sabría tu nombre ni tu
condición. Tampoco necesitaba saberlos. Yo solo necesitaba tu boca y tu mi
capacidad de humillarte. Una vez me había corrido te metías mi polla en tu boca
y me limpiabas hasta la ultima gota. Succionabas con autentica devoción, como si
te fuese la vida en ello. Lo único que me pedías es que estuviese limpio. No
debías pedírmelo, mi higiene es en todo momento tan escrupulosa como mi
discreción. Pero entendía porque me lo pedías.


A pesar de ser un momento humillante querías que fuese tu
momento humillante. Hecho a tu medida. Tuvimos muchos encuentros, yo diría que
mas de veinte y menos de cincuenta. Nunca supe tu nombre. Debías tener alrededor
de cuarenta años, no eras guapa pero tampoco fea, aunque a mi eso no me
importaba demasiado, yo solo quería tu boca. Una boca maravillosa. Chupabas con
autentica vocación, cada día mejor, controlabas mis reacciones y las analizabas
para darme el máximo placer (y al tiempo sentirte la puta mas profesional de
todas) y cuando veías que estaba próximo a correrme abrías la boca, sacabas tu
lengua y cerrabas los ojos. Solo me pedías que no te manchase la ropa o el pelo.
Me encantaba ver mi leche salir disparada y estrellarse contra ti cada vez de
manera diferente, unas veces en los labios y parte de la nariz, otras veces
salía disparada por encima de ti y apenas te manchaba la frente y algo del pelo,
alguna vez te caía en los ojos cerrados (y era yo quien debía limpiarte), en las
mejillas, dentro de la boca.


Tu siempre esperabas esa sensación de algo caliente cayéndote
brevemente en la cara. El sabor de mi semen (del semen en general) no te atraía
pero lo saboreabas (e incluso tragabas) igualmente porque eso te hacia sentirte
mas sucia. Mas zorra. Mas utilizada. Una vez que me había corrido me limpiabas
la polla con tu lengua, después te limpiabas la cara con la toalla que yo había
depositado en una silla junto a la puerta y te marchabas diciendo simplemente
"hasta la próxima". Excepto la última vez que te vi, en esa ocasión no dijiste
nada. Simplemente te marchaste. Y fue cuando supe que no volverías a aparecer.
Nunca mas. Las cosas suceden así, de la misma forma que no te pregunte porque
viniste no te pregunté porque desapareciste. Viniste a mi porque sabias que era
discreto y te fuiste sin decir nada porque sabias que no volvería a llamarte.
Quiero imaginar que eres feliz. A tu manera. Y quiero imaginar que esa felicidad
(o no) nada tiene que ver con que dejaras de venir a recibir tu dosis diaria de
humillación en forma de semen. Fue una cosa que sentías que tenias que hacer y
la hiciste. Y me alegro de ello.


Después de ti no encontré otra mujer que me pidiese (o me
ofreciese, todavía no lo tengo claro) lo mismo. Tres meses después de
desaparecer encontré en internet a otra buena mamona. Nos citamos en plena noche
cerca de un campo de fútbol repleto de prostitutas. Era difícil confundirla con
una de las prostitutas porque no había sido dotada de sus espectaculares cuerpos
ni tampoco ella vestía indumentaria provocativa alguna, pero pese a ello algún
que otro coche se detuvo a su lado para pedirle el precio.


Cuando yo llegue ella simplemente subió al coche sin decir ni
media (tal y como habíamos quedado) y nos dirigimos a un descampado. A
continuación me hizo una de las mejores mamadas de mi vida, utilizaba la lengua
sabiamente, abría la boca y bajaba lentamente hasta la base de mi polla dando
imperceptibles mordisquitos al hacerlo, volvía a subir mientras me movía la
polla con la otra mano o me masajeaba los huevos. Era todo una experta. A veces
cuanto menos saben mas me gustan.


Prefiero la espontaneidad a la profesionalidad. No obstante
aquella mamona desconocida era una profesional que me estaba gustando demasiado
así que no tarde tampoco mucho en darle su recompensa en forma de una abundante
corrida. Cuando acabó me miró y abrió la boca enseñándome mi leche en su lengua
(al tiempo que me manchaba la camisa). Yo asentí, ella trago mi leche y después
y la devolví al lugar donde la había recogido sin mediar tampoco palabra alguna.
Nunca mas supe de aquella mujer. Sabía que estaba casada y que había tenido
algún esporádico contacto extramatrimonial que rozaba la sumisión. Pero nunca
volví a saber de ella. A veces sucede.


Crees que no va a suceder y desaparece o crees que va a
desparecer y entonces se vuelve a ofrecer a ti. Tampoco le doy demasiada
importancia a eso. Me limito a disfrutar del momento. Con el paso de los años he
descubierto que siempre debes aceptar lo que te viene y utilizarlo de la mejor
manera posible. ¿Soy un tipo afortunado? Algunos pensarán que si, otros que no.
Todo es cuestión de puntos de vista. A mi me es indiferente el punto de vista de
todas aquellas personas que no sea yo o las mujeres a las que he utilizado. Los
espectadores están aquí, leyendo mis relatos y respeto sus opiniones, pero sean
las que sean no harán que me comporte de manera diferente.


Gracias a Dios sigo siendo Amo.


--


¿Te atreves?



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0





Relato: Dos mujeres: dos bocas
Leida: 2453veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis