relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Sexo en una iglesia (1)


 


Relato: Sexo en una iglesia (1)

  

SEXO EN UNA IGLESIA (I).



El camino resulto ser más sinuoso de lo esperado, al parecer
cruzábamos una sierra cubierta por un follaje tan tupido que hasta impedía ver
con claridad el cielo estrellado. La carretera de dos carriles constaba de
varias curvas muy cerradas que ascendían y descendían formando un trayecto
pesado para manejar a esas horas.


En ocasiones debido a los fanales de la camioneta se
iluminaban con destellos rojizos los ojillos de liebres y tlacuaches que
fugazmente se atravesaban en el camino. Odio el ver animales atropellados en la
carretera y sobre todo ser el responsable de ello. Por tal motivo aminoraba la
velocidad para evitarlo. Igualmente las luces de los otros automóviles y
camiones que venían en el carril de sentido contrario causaban estragos a mi
vista.


Mi esposa Cynthia dormitaba en uno de los asientos de la
camioneta, yo prefería que estuviera así y no nerviosa como seria el caso si
hubiera estado despierta. Por veinte minutos más continuamos en el camino, hasta
que se torno recto por un trecho antes de llegar a un pequeño pueblo.


Próximo a la entrada del poblado había una estación de
servicio medianamente iluminada, se encontraba cerrada tal vez porque era la
noche de un jueves o porque como buen pueblo pequeño el servicio terminaba
temprano. Sea cual fuera la razón, decidí detenerme para revisar el mapa de
carreteras y ubicar en que sitio estabamos.


Nos faltaban unos 98 Km para llegar a nuestro destino y
parecía ser que el camino seguiría siendo muy sinuoso y de dos carriles, lo que
me hizo considerar el pernoctar en aquel lugar.


Baje de la camioneta a estirar las piernas y tomar un poco de
aire fresco que me ayudara a aclarar mi mente. Camine un poco y me agrado el
crujir bajo mis zapatos de la gravilla que flanqueaba al pavimento. El aire era
fresco y húmedo, típico de la zona costera en la que nos encontrábamos.


Hacíamos un recorrido vacacional, visitando distintos sitios
de la región occidental de nuestro país. Intentábamos salir de una fastidiosa
rutina en la cual había caído nuestra vida y que antes del inicio de las
vacaciones ya nos había colmado hasta el límite, llegando a afectar incluso
nuestra vida en pareja. Hasta en lo sexual habíamos caído en una monotonía, que
me propuso sugerirle a mi esposa el participar en intercambios o reuniones con
otras parejas, que ella rápidamente descarto. Debido a lo anterior jamás había
vuelto a tocar este tema con Cynthia.


Necesitábamos romper aunque fuera por algunos días con ese
trajinar, no queríamos ir a caros y lujosos hoteles llenos de pinches gringos.
Como buscábamos más el contacto con la naturaleza y con sitios que retuvieran
las costumbres y vivencias propias de la cultura de nuestra América española,
decidimos ir acampando en esos lugares que visitaramos.


Escuche el ruido de una puerta de la camioneta abrirse y el
crujir de la gravilla indicando los pasos con los que se acercaba mi esposa.
Cynthia es una mujer hermosa, en sus treinta, con un cuerpo curvilíneo donde
resaltaba principalmente su cintura y sus caderas con un precioso trasero. Su
rostro era muy atractivo iluminado por unos grandes ojos azules y una tez entre
blanca y rojiza, enmarcado por una abundante, larga y ondulante cabellera negra.
En ocasiones, varias personas creían que era extranjera. Aquella vez portaba un
vestido rojo muy femenino, acinturado y con una caída amplia que le llegaba
ligeramente arriba de sus rodillas. El cual resultaba ser muy fresco y cómodo
para la ya muy cercana temporada de verano.



¿Qué pasa?- Me dijo.


Nada grave, solo que pasaremos aquí la noche y
continuaremos por la mañana.- Conteste


¿Crees que haya algún hotel en este pueblo?


Lo dudo, ya hasta la gasolinera esta cerrada.- Le indique
con la vista.


Bueno, entonces dormiremos en la camioneta.


Sí, solo vamos a buscar un sitio seguro donde
estacionarnos.


Tengo sed y el agua y las sodas ya se terminaron -. Se
lamentó ella.


Mal asunto, lo más seguro es que no haya alguna tienda de
autoservicio o restaurante abierto por aquí, ojalá y encontremos algo.



Recorrimos tranquilamente el poblado y efectivamente era
demasiada pretensión encontrar los servicios que buscábamos. El pueblo era
pintoresco, con sus casas de adobe con techos de tejados, bardas de madera
profusamente llenas de rústicas macetas con flores multicolores. Las calles sin
pavimentar, solo la carretera que atravesaba el pueblo lo era. Algunas de las
calles contaban con empedrado sobre todo las próximas al Centro, en la Plaza,
donde también se ubicaba la clásica iglesia barroca de estos lares.


Dicha edificación era mediana, mas bien pequeña, se notaba
antigua y contaba con sus jardines con árboles y césped, al igual que lo que me
pareció a mi juicio un estacionamiento donde podríamos acomodarnos con
seguridad. Considerando este último aspecto decidimos solicitar permiso al
encargado de la iglesia para aparcarnos y pernoctar ahí por esa única noche.


Descendimos de la camioneta y nos dirigimos a un costado de
la iglesia donde se apreciaba una luz encendida. Utilizando las llaves de la
camioneta, golpeamos una puerta de madera con la esperanza de que nos escucharan
y al parecer funcionó.


Oímos como descorrían la cerradura y Cynthia se acerco a la
puerta. Normalmente cuando requerimos hacer preguntas sobre algo, lo hacemos por
medio de Cynthia, ya que las personas desconfían menos de las mujeres y sobre
todo si son hermosas. Yo me aprovecho de ello y evito ser el que haga la
pregunta o solicitud. No es que sea feo pero tampoco soy un Adonis, soy moreno
claro y cuido mi peso, frecuentemente me ejercito pero no estoy en una forma
como en mis años mozos. De todas formas como hombre siempre inspira uno
desconfianza en la gente y sobre todo a esas horas de la noche. La puerta por
fin se abrio y apareció un hombre calvo con lentes, con un hábito obscuro.



Buenas noches, ¿qué desean?- Pregunto el sacerdote con una
voz grave y agradable.


Disculpe la molestia a estas horas, pero queríamos
solicitarle un pequeño favor. Contesto mi esposa.


Sí, ¿en qué puedo servirles?


Como mi esposo se encuentra cansado y la carretera es
pesada de conducir, queríamos pedirle su autorización de aparcar nuestra
camioneta en su estacionamiento y pasar la noche ahí.


Como no, no hay problema. ¿Solo son ustedes dos?. Volteo a
mirarme.


Sí, así es. Respondí.


También queríamos ver si es posible que nos pudiera regalar
algo de agua para beber, se nos termino y contábamos con encontrar algún sitio
para comprar más. Dijo Cynthia.


Saben que, es mejor que pasen y veremos aquí dentro que es
lo que podemos hacer por ustedes.



Entramos, él cerro la puerta y lo seguimos pasando a lo que
me pareció que era uno de los cuartos laterales de la iglesia. Que tenía la
apariencia de una pequeña oficina, con muebles bastante modestos; algunas
sillas, un viejo escritorio de madera, libreros, etc.


Él mientras tanto nos comentaba que se encontraba solo debido
a que las demás personas que normalmente estan, habían tenido que ir a la
diócesis a no sé que asunto y estarían ausentes por algunos días. Y por tal
motivo, ahora se tenia que hacer cargo de todas las actividades, cosa que
provocaba que llegaran a ser falta algunas cosas, entre ellas el agua para
beber, ya que debido al clima tropical es riesgoso tomar así nada mas cualquier
agua. La única agua que le había quedado la preparó en un café y era lo que nos
podía ofrecer por el momento.


Nosotros ante la situación aceptamos, lo importante era
calmar la sed de alguna forma. El café estaba bastante fuerte y cargado y solo
alcanzo para nuestros dos vasos. El amable cura nos acompaño bebiendo algo de
vino e inicio una alegre plática en la que nos entretuvimos por un buen rato,
nos mencionó que él era el párroco de aquel lugar, de los problemas que tenían
con el mantenimiento y sostén de la iglesia, etc. Pronto se termino el café y el
padre nos ofreció si gustábamos de un poco de vino que era lo único que quedaba,
sonreímos y aceptamos ya que tal vez seria la única ocasión en que probáramos
vino de consagrar.


Él diligentemente fue por otros vasos y por el vino, el
hombre era agradable en su trato, de mediana estatura, algo obeso y de
extremidades gruesas, tanto sus manos como sus pies. Calvo, por sus lentes creo
que tenia astigmatismo, sus ojos castaños, piel clara y muy velluda, lo que
hacia que se viera verdoso su bien rasurado rostro, y una pequeña papada se
vislumbraba por debajo de su mentón.


La plática prosiguió al igual que el consumo del vino. Tal
vez por lo cansado del viaje me empece a sentir muy relajado y cómodo, y lo
mismo creo que paso con Cynthia quien no acostumbra a beber alcohol y las pocas
copas de vino le hicieron efecto. Se le notaba muy suelta en su conversación y a
gusto en aquel lugar. Le contaba acerca de nuestro viaje, de su causa y de los
problemas que atravesábamos. Él mostró un amable interés en lo último y deseo
poder ayudar en algo para resolverlo.


La platica siguió por más tiempo y derivo en que si en
ocasiones él no se llegaba a sentir solo como ocurrió en esa ocasión. Y así era,
al parecer el pueblo habia visto descender su población debido a la búsqueda de
empleos en las grandes ciudades para mejorar supuestamente sus condiciones de
vida. Y cada vez era menos la gente que frecuentaba aquella iglesia, por lo que
también habían descendido las actividades que normalmente se llegaban a
efectuar.


Era muy común que él estuviera solo en grandes lapsos del día
o por varios días. Por lo que nuestra inesperada visita fue un bálsamo para su
frecuente soledad, aunado a los rigores que impone la vida religiosa, algunos de
ellos muy duros de soportar. Cynthia termino de beber otro vaso de vino e
intrigada le pregunto cuál era el más difícil.


- El mantener con voto de castidad a este pobre- Respondió el
cura, levantándose el frente del hábito y enseñándonos que no llevaba ropa
interior.


Al dejar al descubierto su paquete, nos quedamos
sorprendidos. Por debajo de su voluminoso y muy peludo vientre colgaba un
miembro sumamente gordo y muy venoso. Contaba con una gran mata de hirsuto vello
púbico que le coronaba, se encontraba circuncidado con un glande amplio y
rosáceo, el tronco del miembro se oscurecía hacia la base, alcanzando tonos
prietos, pero lo más notable era la serie de serpenteantes venas que le
recorrían, siendo algunas más grandes que otras. El escroto contenía unos
testículos grandes y voluminosos cubiertos con una piel obscura y grisácea que
daba la impresión de ser áspera, con escasos y largos pelos. En conjunto, era
una polla con un aspecto grotesco que se comenzaba a ver amorcillada y con una
gota de líquido preseminal en la punta. Al parecer el hecho de mostrar su
miembro con mi esposa ahí presente había causado cierto grado de excitación en
ellos.


Mi mujer comenzó a mostrar interés en esa picha, pude
percibir un cierto brillo en su mirada y un cambio en su actitud. Acercándose al
sacerdote con cara de asombro, estiro su brazo derecho y con su mano cobijo y
acaricio sus huevos, sopesándolos gentilmente. Ante este contacto, la verga
comenzó a erguirse adquiriendo más longitud pero sobre todo más grosor.



¡Ya viste esto!- Me comento Cynthia a la vez que se
acuclillaba frente al padre flexionando sus piernas y separando ampliamente
sus rodillas.



Yo también estaba atónito, pero más por el hecho de ver a mi
esposa sobándole las bolas a un cura, mostrando su entrepierna cubierta con unas
bragas azules y aproximando su rostro hacia ese pene.


Como pidiéndome mi consentimiento, me miro y yo dentro de mi
sorpresa, solo acerté a asentir con un ligero movimiento de cabeza. Entonces
sacando su lengua sorbió la pequeña gota de humedad de la punta del glande y
exclamó - ¡Delicioso!.


Empezó a darle lengüetazos al fuste de la verga, lamiendo
posteriormente el tronco a lo largo hasta llegar a las bolsas, donde se regodeo
dando lengua por todas partes, introduciéndose por turnos un testículo a la vez
ensalivándolo perfectamente. Mientras que con su mano derecha le hacia la paja
al párroco. Este se mantenía parado pero recogiéndose con ambas manos el frente
del hábito, flexionando sus rodillas ligeramente hacia fuera y adelante para que
mi esposa pudiera maniobrar más cómodamente.


Ella recorría su lengua en forma ascendente hasta que al
llegar a la enorme cabeza del pito, la engullo y fijo sus ojos en la cara del
padre. Él hecho su cabeza hacia atrás y abrio la boca en un gesto de gozo
infinito. Cynthia chupaba alegremente el cipote introduciéndose ruidosamente
cada vez mayores porciones y observando divertida su efecto en el rostro del
sacerdote. Volvió a darle el tratamiento de lamidas de lengua al glande, tronco
y al escroto, intercambiándolo con jugosas chupadas en la cabeza y metidas del
falo en su boca. En suma, le estaba dando una soberbia mamada la cual nunca me
había regalado a mí.


Ante este tratamiento, el miembro había alcanzado su máximo
tamaño y dureza, pronto el cura comenzó a flexionar rítmicamente sus piernas
para introducir grandes trozos de su pene en la boca de mi esposa,
distorsionándole ocasionalmente sus cachetes, pudiéndose notar en ellos la
cabezota que los empujaba. Ella como buena hembra, aguantaba los embates
tragando toda la ración que le dosificaba el padre, recorriendo con sus labios y
saboreando con gusto aquella piel venosa y dura que al salir brillaba de lo
ensalivada que quedaba.


El párroco comenzó a tomar el control de la situación, estiró
su brazo izquierdo para tomar y levantar el largo cabello de Cynthia y a la vez
sujetarla y mantenerla en la correcta posición para seguirla follando. Ella le
ayudo a sostener el frente del hábito, mientras que con su mano derecha se
comenzó a sobar su vagina.


La visión de ver a mi bella y amada esposa, acuclillada y con
las piernas separadas, con sus pantaletas azules empapadas y a medio muslo,
haciéndose una puñeta en su mojadísimo sexo y a los pies de un representante de
la Santa Madre Iglesia, recibiendo sumisamente los furiosos pollazos que le
desfiguraban el rostro y siendo sujetada su cabeza por parte de un hombre que
era la antítesis de Adonis, era la visión más caliente que hubiera visto en mi
vida.


Continuara….


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO



 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 4
Media de votos: 6.00





Relato: Sexo en una iglesia (1)
Leida: 8167veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis