webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Entre cuñados


 


Relato: Entre cuñados

  

Mi cuñada siempre me ha gustado, aunque nunca le dije nada ya
que cuando la conocí ella se me hacía todavía muy niña. Ella tenía 15 años, yo
20, y mi esposa 17. Aunque siempre ha sido una persona cercana a la iglesia,
aparte de ser muy unida a mi esposa, por lo que no imaginaba lo que paso.



Ocurrió el 25 de Enero, casi diez años después, yo regresaba
a mi casa a las 7 de la noche después de trabajar y estaba mi cuñada. Como mi
trabaja en un hospital siendo enfermera, a las 8 de la noche la fui a dejar en
su trabajo. Cuando regresé todavía estaba mi cuñada en casa y yo le dije que iba
a trabajar en la biblioteca por si se le ofrecía algo. Ella me contestó que
estaba algo nerviosa ya que el chico que le gustaba la había invitado a salir y
no sabía si se veía bien. Me pidió mi opinión al tiempo que se quitaba la
gabardina, dejándome verla en un vestido negro cortito que permitían ver sus
espectaculares piernas y que le marcaba su trasero. El escote le cubría la mitad
de sus pequeños pero apetecibles senos. Yo, al verla así, sentí que se me ponía
dura y le dije que lo más seguro es que ese chico se abalanzaría sobre ella para
comérsela a besos, ella nada mas se rió.



Me retiré a trabajar y, después de un rato, sonó el teléfono
y escuché que ella contestaba. Después entró a la biblioteca y me dijo que su
novio le había hablado para cancelar la cita, a lo que le pregunté si quería que
la llevase a su casa o prefería quedarse a dormir en mi casa. Yo la vi muy
triste, después de unos instantes me preguntó si quería acompañarla a la
discoteca. Le respondí que si estaba segura y ella me dijo que estaba muy triste
y que pensaba que era lo mejor para olvidar lo que le estaba pasando. Le dije
que por mí no había problema y me fui a cambiar de ropa.



Cuando llegamos a la disco, ella de pronto se quedó muy
sorprendida y me dijo que allí estaba el chico que la había invitado con una
chica rubia. Yo le dije que si quería no entrábamos pero ella me respondió que
no le importaba y que le iba a demostrar que no le importaba. Entramos a la
disco y ella me dijo que la invitara a una cuba, cosa que me sorprendió ya que
ella casi nunca tomaba. Pedí dos cubas, una para ella y otra para mí, y otra vez
me volvió a sorprender al ver cómo de un sólo trago terminaba con su copa y
pedía otra para volver a tomársela con la misma rapidez, a lo que yo le dije que
se tranquilizara o de lo contrario se iba a emborrachar. Ella me contestó que
estaba bien.



Comenzó la música y, quitándose la gabardina, me dijo: -"ven,
vamos a bailar". Nos subimos a una bocina y nos pusimos a bailar. Ella se puso
delante de mí, por lo que yo podía admirar sus hermosas nalgas, lo que me
provocó una erección que se notaba a través de mi pantalón. De repente, ella se
hizo más hacia atrás, lo que hizo que su trasero se pegara a mi bulto, el cual
ella sintió ya que volteó y vio mi erección que se notaba claramente. Entonces
se detuvo y me dijo -"vamos a sentarnos", pensé que se había molestado.



Una vez sentados, pidió otra cuba que bebió con mucha
rapidez. De pronto me pregunto -"¿yo te provoqué esa erección?", a lo que le
respondí -"eres tan bella que el tonto de tu amigo ahora se ha de estar
arrepintiendo de haberte cambiado". Me preguntó si creía que ella podía gustarle
a alguien y excitarlo. Le dije que no cabía duda y que si no fuera mi cuñada ya
le estaría haciendo el amor.



En eso empezó una música lenta y me dijo -"¡ven, vamos a
bailar!". Empezamos a bailar y ella se empezó a pegar a mí restregando su sexo
contra el mío. Al acabar la melodía, nos volvimos a sentar y ella volvió a pedir
otra cuba, la cual bebió con avidez. Al terminarla me dijo -"¿yo te gusto?".
Antes de responderle bebí un poco para darme valor y le dije -"claro, soy hombre
y tú eres una mujer muy hermosa y muy buena como para gustarle a cualquiera", me
dijo -"bésame". Como vio que titubeaba un poco, se acercó y me besó. Yo le
correspondí y ella llevó una de sus manos hacia mi pene y lo empezó a acariciar
sobre el pantalón.



Sin importarme nada, le empecé acariciar sus piernas hasta
llegar a su entrepierna, su sexo que ya estaba húmedo. De repente ella me empujó
diciéndome: -"creo que es mejor que nos vayamos". Pensé que se había arrepentido
y que tal vez sería lo mejor. Al subir al carro le pregunté si quería que la
llevara a su casa y ella me dijo que no, que le había dicho a mi esposa(es
decir, su hermana) que se iba a quedar en la casa. Así que hacia allí nos
dirigimos.



Al llegar, pensé que todo iba a quedar en el olvido pero
estaba muy equivocado, ella me dijo que si le invitaba a otra copa, la cual le
preparé y ella bebió de un sólo trago. Al finalizar me dijo que por qué no ponía
música y bailábamos, puse una melodía romántica y empezamos a bailar. Poco a
poco nos fuimos acercando más y, sin poderlo evitar, empecé a tener una
erección, lo notó y sólo me sonrió. Luego me dijo -"no puedo creer que yo te
provoque esto", le conteste -"¿por qué no, si eres una hembra exquisita capaz de
excitar a cualquier hombre?". Así nos empezamos a besar primero con timidez y
después apasionadamente. Ya sin pensar en nada, bajé mis manos hasta agarrarle
sus hermosas nalgas mientras le besaba en el cuello y las orejas al tiempo que
pensaba -"esto no puede ser realidad, ella que tanto quiere a su hermana".



Pero era real, tan real que me empezó a desabrochar la camisa
y a besarme el pecho al tiempo mis manos le empezaron a bajar su vestido hasta
dejarle sus senos desnudos. Se los empecé a chupar al tiempo que mis manos
recorrían todo su cuerpo y una de mis manos le empezaba a acariciar su rajita,
que ya estaba húmeda. Yo le seguía chupando sus tetitas y ella empezó a gemir
con mucha fuerza. Empujándome, me empezó a besar el pecho bajando lentamente
hasta ponerse de rodillas. De pronto se detuvo mientras desabrochaba mi pantalón
y me dijo -"yo nunca lo he hecho". Me quedé paralizado con lo que escuche y a la
vez no lo podía creer (aunque a decir verdad yo nunca he engañado a mí esposa)
pero estaba demasiado excitado así que le dije que yo la podía enseñar.



Con sus manos temblorosas, ella empezó a acariciar mi verga,
al tiempo que me decía -"es la primera vez que veo un pene y es hermoso". De mi
verga empezó a salir líquido seminal y ella me preguntó si lo podía probar, a lo
que yo asentí con la cabeza. Al principio sólo sacó su lengua para probar el
líquido que salía pero poco a poco le fue dando lengüetazos hasta meterla en su
boca y empezar a chuparla de una manera deliciosa. Podría decir que hasta
competía con su hermana, sin poder más, la agarré de la cabeza y empecé a
soltarle mi semen en su boca, el cual ella tragó por completo diciéndome -"esto
es delicioso, sabe riquísimo, nunca pensé que fuera así de sabroso".



Agachándome, le empecé a besar sus tetitas hasta bajar a su
vulva, comiéndosela con suaves lengüetadas. Ella empezó a gemir suavemente hasta
que empezó a gritar. Vaya contraste con su hermana, que gime fuerte pero nunca
grita. Ella empezó a gritar y a decirme -"¡¡esto es delicioso, rico, más, más
fuerte, así, rico, yaaa!!". Me di cuenta de que estaba teniendo un orgasmo de
locura y me fascinó ver sus ojitos totalmente en blanco. Yo ya la tenía dura
otra vez así que empecé a recorrer con mi pene entre sus piernas, hasta tocar la
entrada de sus labios vaginales y ella no dejaba de gemir cada vez más fuerte
hasta que empezó a tener otro orgasmo, el cual aproveché para empezar a
introducirle mi pene, me costó algo de trabajo meterla, pero yo empujé más y
empecé a bombearla primero lentamente y luego más aprisa, tomando un ritmo,
hasta que ella alcanzo otro orgasmo. Después me giré y ella quedó encima de mí y
empezó a cabalgarme hasta que después de algunos minutos, donde le acariciaba
con una mano los senos y con la otra sus nalgas, tuvo de nuevo otros dos
orgasmos. Casi al mismo tiempo yo también tuve un orgasmo a lo que me vine
dentro de ella.



Así nos quedamos, abrazados hasta que mi pene se salió de
ella. Comenzó a sollozar diciéndome que no sabía cómo se había dejado llevar por
el deseo, que lo que habíamos hecho era un pecado. Tranquilizándola le dije que
lo que pasó era lo natural cuando un hombre y una mujer se atraen. Y,
abrazándola, la empecé a besar para llevarla al baño y mientras nos aseábamos le
decía que siempre la había deseado. Ella me respondió que también le gustaba
desde hacía tiempo ya que Gloria le contaba nuestras relaciones pero que nunca
se había atrevido a insinuárseme por ser el esposo de su hermana.



Toda la noche la pasamos juntos..



 


***


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 9
Media de votos: 8.67





Relato: Entre cuñados
Leida: 11065veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis