webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Cita con mi Ginecologo


 


Relato: Cita con mi Ginecologo

  

Hola papitos, me llamo Karina Rios tengo 29 años y hoy quiero
contarles algo que me ocurrió hace poco en mi visita al ginecoloco, como saben
estoy embarazada de 7 meses y asistia a mi control normal, hacia unos dias y en
vista de que mi marido no me follaba, tuve un contacto muy rico con un amante
ocasional que conoci en el metro, desafortunadamente creia que me habia pegado
alguna enfermedad pues mi vagina me ardia bastante. Acudi a donde el Dr.
González, me hizo pasar a su consultorio, el tiene alrededor de 40 años y es muy
guapo, alto, muchas canas en el cabello y muy amable en el trato. Lo primero que
hizo fue pedirme que me quitara la bombacha y me hizo sentar en una cama
ginecológica. Es un sillón común pero tiene dos brazos en los cuales las chicas
quedamos con las piernas levantadas y muy abiertas para que el médico pueda
examinarnos la vagina con comodidad.


El doctor se puso unos guantes, subió mi falda hasta que
quedó arrollada en mi cintura y con mucha suavidad me abrió los labios de la
vagina. Mientras me la examinaba me hizo algunas preguntas.


-¿Cuánto hace que te arde de esa manera?


-Desde hace tres o cuatro días, doctor.


-¿Cuándo tuviste sexo por última vez?


-Hace cinco o seis días.


-¿Fue con tu esposo o con algún chico que conociste?


-Con un amigo ocasional.


-¿Y fue normal, como siempre, o notaste algo extraño?


-Pues la verdad es que me dolió un poco -respondí- Pero otras
veces también me ha pasado. Sucede que la tenia un poco grande, creo que es por
eso.


Mientras hablábamos el doctor no dejaba de tocarme la vagina
y yo sentí que empezaba a humedecerse. Estar abierta de esa manera, hablando de
esos temas mientras él me tocaba con sus dedos expertos me estaba excitando.


-Creo que sé lo que te pasa pero tengo que estar seguro.
Karina tienes que dejar de ser tan puta, no podes acostarte con todo el mundo y
menos en tu estado de embarazo.


-Lo se Doctor, pero es que usted sabe que la carne es debil y
hace tiempo que mi marido no me coge.


- Karina voy a tocarte el clítoris y quiero que me digas lo
que sentís.


Sus dedos se apoyaron sobre mi clítoris, lo acariciaron, y no
pude evitar lanzar un suspiro.


-¿Esto te excita?


-Mucho -respondí entre jadeos.


-Bien, muy bien, es buena señal. Decime que sentís ahora.


Dijo eso y me hundió un dedo profundamente en la concha.
Lancé un "ahhhh" prolongado y me aferré a los bordes de la camilla.


-Veo que también te excita -observó el doctor. Me estaba
metiendo y sacando el dedo muy lentamente, y la verdad es que me volvía loca.


-Mucho, mucho de verdad -respondí pasándome la lengua por los
labios. Miré al doctor y pude darme cuenta claramente que en su pantalón tenía
un bulto. El también estaba excitado.


-Bien, dejame ver una cosa más. Quiero mirar tus pechos.


Me abrió la blusa y se encontró con mis tetas. Mis pezones
estaban durísimos. El doctor no se sorprendió dado que la leche me estaba
bajando y abultaban mis senos de una manera descomunal.

El doctor miró muy de cerca mis pezones, los pellizcó un poco y pequeñas gotas
de leche resbalaron por mis pezones aumentando mi excitación y pareció conforme
con el examen.


-Bien, bien. Es tal cual lo pensaba. Para sacarme la última
duda, ¿practicás sexo anal? ¿Lo hiciste con tu amante la última vez?


Respondí que sí. Entonces el doctor se cambió los guantes y
lubricó su dedo mayor con un aceite que tenía sobre una mesita.


-Si esto te duele tenés que decírmelo.


Después de decir eso, me hundió el dedo lubricado en el
agujerito del culo. Lancé un grito mitad dolor mitad placer, mi espalda se
arqueó en el sillón y quedé casi en el aire, sólo apoyada por mis manos y mis
pies. El doctor hizo girar su dedo, con la otra mano me abría las nalgas todo lo
posible, lo metió y sacó un par de veces y luego lo miró.


-Perfecto, está todo perfecto. Bueno Karina, necesito una
muestra de tu jugo vaginal para hacer unas pruebas de laboratorio. Te pido que
te relajes y me ayudes a obtenerla.


Entonces me metió un dedo en la vagina, luego otro, mientras
me acariciaba el clítoris. El doctor me hizo una paja maravillosa mientras me
alentaba "dámelo chiquita, dámelo, lo quiero todo, dámelo". Tuve un orgasmo
increíble.


-Muy bien, muy bien, te agradezco por colaborar. Me diste
mucho jugo -dijo él mientras juntaba mi orgasmo en un frasco.


Mientras yo ordenaba mi ropa, el doctor González me explicó:


-El ardor que sientes te lo provoca tu ropa interior. Algún
producto que utilizas para lavarla, supongo. Las pruebas de laboratorio me lo
van a confirmar. Por eso te arde la vagina pero no los pechos. Por eso te pido
que durante una semana no uses bombacha ni corpiño. No creo que sea mucho
problema para vos, ¿verdad?


Le dije que estaría bien.


-Tampoco tengas sexo durante una semana, y vení a verme a mi
consultorio para un segundo examen.


Estuve de acuerdo a regañadientes aunque yo sabia "No voy a
aguantar una semana sin coger". , volví al consultorio del doctor González y lo
encontré reunido con otro médico de su misma edad e igual de guapo.


-Pasá Kari, él es el doctor García. Estuvimos hablando de tu
caso. Bien, está todo confirmado, solo deberás lavarte la ropa interior con otro
producto.


Me quedé muy tranquila al saber eso. La verdad el ardor había
desaparecido por completo.


El doctor González hizo que me sentara otra vez en la camilla
ginecológica y junto con su colega me examinaron la vagina.


-Está perfecta -dijo González después de mirarla, e invitó a
García a que me examinara.


Apenas García me metió un dedo empecé a gemir. Una semana sin
coger, y ahora dos hombres maduros mirándome semi desnuda y tocándome la vagina
fueron demasiado para mí.


No hizo falta que nadie dijera nada. El doctor González se
puso de pie entre mis piernas abiertas, sacó su verga y me la metió en la concha
de un solo golpe. Dí un grito de placer y de inmediato el doctor García me metió
su pija en la boca.


Yo me sentía en el paraíso. González me metía y sacaba la
pija con fuerza mientras yo mamaba al doctor García, que tenía un tronco más
grueso que el de mi marido. Era la verga más grande que jamás había visto.


Me bajaron de la camilla y quedé de pie entre los dos
hombres. "Sos una chica maravillosa", me dijo el doctor González y me metió la
lengua en la oreja. Levantó mi pierna izquierda, la sostuvo con su mano debajo
de la flexión de mi rodilla y me metió la verga en la concha otra vez. Mientras
me chupaba las tetas, mordía mis pezones, los estiraba con los dientes.


García estaba detrás de mí. Yo podía sentir que guiaba su
verga buscando la entrada de mi culito, cuando la encontró me hundió la cabeza
enorme y lancé un grito.


-Qué ramera tan hermosa -dijo García entre jadeos- Mirá cómo
se come dos pijas enormes a la vez.


Me tenían de pie, en medio de los dos, bombeándome verga sin
parar por mis dos agujeros. Nunca me habían cogido mejor. Yo gemía, gritaba y
tenía un orgasmo detrás del otro.


-Sos una nena hermosa -decían- Una putita de primera. Es una
maravilla la manera que se te abre el culo.


Me pusieron en cuatro, de rodillas sobre una silla. Por
turno, los médicos me metían y sacaban la verga del culo y se excitaban más
cuando veían mi agujero completamente dilatado. Escupían dentro de él y me la
volvían a meter.


Después me arrodillé entre los dos y les chupé la verga hasta
sacarles toda la leche. Me la tiraron en la boca, la cara, el pelo y las tetas.


Fue una de las experiencia más maravillosa que he tenido.
Luego me vesti y me dirigi a mi casa, nos volvimos a ver en otra ocasión.


Llegue a mi apartamento y encontré a mi marido muy bien
vestido, perfumado, le di un gran beso y sin ningún preámbulo me dirigí a uno de
los cuartos y salí provocativamente vestida, dándome un corto beso en la boca y
me dijo lo linda y sexual que estaba, siguió con su mirada mi enorme culo que al
caminar de un lado a otro contoneaba por toda la sala mientras me servia un
trago, yo estaba vestida con unos enormes zapatos de plataforma transparentes
que empinaban mi provocativo culo, unas braguitas seda dental nuevas y una blusa
transparente anudada a mi pecho que dejaban ver mis tetas talla 36.


Me pregunto por lacita ginecológica y le dige que todo estaba
perecto, nuestra ramerita que estaba en camino estaba perfecta, yo sonriendo le
comente que había programado para esta noche una pequeña fiesta para los dos y
que para ponerle mucha excitación quería proponerle que fuera mi cómplice en mi
fantasía a lo cual solo asintió con la cabeza y me anime para que me dijera cual
era esa fantasía. .Me pare y le mostré nuevamente mi cuerpo y tocándome le dije:
papi, como hace mas de 1 mes que no me la metes, pague a tres hombres para que
vinieran a satisfacerme y llegan en media hora, hice una pausa lo mire y sonreí
lascivamente esperando su reacción, Miguel solo atino a decirme: sabes que soy
tu cómplice en tus aventuras sexuales y veremos como sale.


Tome el teléfono, confirme mi " pedido " a la agencia de
acompañantes, me arrodille y sin cruzar palabra dirigí mis manos a su bragueta
sacando su enorme miembro y chupandolo suavemente con mis labios y repasándolo
con mi lengua, así lo hizo mientras le decía lo que quería que me hicieran para
que el fuera quien dirigiera las acciones complacientes de los acompañantes
contratados. Súbitamente me paro y le dije: No.. no quiero que te desgastes aun
... espera para que participes en la fiesta.


Al poco rato llegaron tres negros de contextura normal, los
hizo pasar y les presente a mi marido y les dije que él era el que deseaba
realizar esta fantasía, se sorprendió pero como siempre me seguía la idea. Me
animo y me dijo: ya sabes lo que quiero Kari, comienza.


Los tres negros me rodearon, me empezaron a tocar y yo dirigí
a sus bultos tanteando la provocativa mercancía negra que tenían, sintiendo como
sus enormes vergas se empezaban a desenroscar como culebras. Los mande a sentar
en la sala y mientras les servia unos tragos de coñac les pedí que se quedaran
completamente desnudos, inclusive a mi marido. Así lo hicieron y mientras yo
pasaba entregando las copas a cada uno aprovechaban para manosearme y yo les
respondía con una sonrisa y me daba vuelta para manosearan mis nalgas.


Coloque música merengue y asi desnudos saque a uno por uno de
mis ilustres invitados que con el sensual roce del baile se les paraba a tope
sus vergas y me apretaban contra sus cuerpos haciéndome sentir sus enormes
miembros. Yo los besaba en sus orejas y su cuello y manoseaba sus nalgas y
tocaba sus penes, pero inmediatamente sacaba a otro y a otro sucesivamente
jugando con cada uno a mi placer.


Era mi noche. Mientras bailábamos cogía sus penes con mi mano
y los sobaba en la entrada de mi raja y entre mis nalgas. Sentía sus miembros
calientes y duros en mi clítoris y en mi ano, cuando trataban de penetrarme los
alejaba y sobaba a bailar a otro quedándose parados en la mitad de la sala con
su mirada vidriosa y muy arrecha. Me los goce hasta que me dieron ganas ya de
sentir sus miembros. Me arrodille en la mitad de la sala con 3 penes negros y
uno blanco a mi disposición cogí en cada mano uno e inicie a mamar los dos
restantes, trataba de tragarlos hasta mi garganta, saboreaba sus cabezas, lamía
sus testículos y los dejaba brillantes de mi saliva uno a uno, intercalaba mi
boca y mis manos en cada uno mientras ellos como arañas trataban de tocar mis
senos, mi espalda y cogían mi cabeza hacia cada uno de sus penes, cada uno
quería que me quedara solo en sus testículos y en su penes, estaban exactamente
en el grado de excitación que yo necesitaba.


Me pare y les grite: golfos..esclavos ...están para
complacerme a mí, me coloque en cuatro encima de la mesa de centro y les dije:
ahora metan sus lenguas donde mejor les parezca, inmediatamente todos ocuparon
posiciones, uno lamía mi clítoris otro lamía mi ano y mis nalgas, otros mis
tetas y el ultimo se pego a mi boca intercambiando nuestras lenguas y saliva,
cambiaban de sitio a mi orden y llenaron de saliva mi culo que se dilato lo
suficiente para mi siguiente deseo. Los forme de mayor a menos en tamaño y por
supuesto mi marido quedo de ultimo a pesar de su no despreciable pene y en ese
orden empezaron a sodomizarme, abriendo mis nalgas y colocando en primera
instancia Miguel su pene en mi ano y de un solo golpe entro hasta sus huevos,
que placer, que grito de alegría que di solo interrumpido por la enorme verga
del negro que tapo mi boca y me grito: Guarra... puta. mama mi verga y lame mis
huevos , yo lo miraba extasiada y metía si miembro hasta donde podía , lo sacaba
y lamía sus descomunales huevas dejándolas brillantes y saboreando su fuerte
sabor a negro , los otros dos se halaban sus vergas como posesos pidiendo un
espacio en mi culo o mi boca , sin que los privilegiados les prestaran atención
. Saque este enorme pene de mi boca y le grite: Quiero este pene que perfore mi
culo y con un movimiento brusco desconecte a mi marido de mi ano.


El negro poso mis manos sobre mis nalgas mientras me
encargaba con mi boca de las tres vergas restantes para que no lo perturbaran,
inmediatamente acerco su glande a mí lubricado ano y lo introdujo y con su mano
movía su pene arriba, abajo y a los lados generándome una sensación
indescriptible y sin previo aviso introdujo hasta la empuñadura esta negra
espada de carne dejándome sin aliento, solo atine a gritar: negro..... sigue.
perfórame el culo.. llena mis intestinos de tu leche, Miguel al oírme gritar se
empezó a derramar en mi boca subiendo mas aun mi estado de éxtasis, saboreé su
leche mientras el negro con bruscos empujones rebotaba en mis grandes nalgas, me
golpeaba con su mano abierta y me decía: que ano tan apretado tienes... que
nalgas enormes de guarra ..., sentí como con movimientos convulsivos clavaba su
pene en mi ano hasta sus guevas y llenaba mi agradecido culo de leche.


Los negros que faltaban por disfrutar me alzaron como un
trofeo de la mesa de centro y uno de ellos se acostó mientras el otro me
colocaba encima de su pene , abrió mi vagina de un solo golpe haciéndome
reaccionar con un suspiro y le di un beso en su pecho mientras el otro
introducía su miembro en mi muy dilatado ano. Sus movimientos eran rítmicos y yo
solo sentía el pene que entraba en mi vagina por que mi ano estaba tan lubricado
que el miembro de el negro de turno resbalaba hacia a dentro y hacia fuera
sintiendo una sensación muy leve que solo era suplida por el pene que abría con
maestría mi vagina mientras lamía mis tetas. Los dos no demoraron mucho en
venirse y en convulsiones acompasadas llegamos y caímos tendidos uno encima del
otro, bajo los aplausos de mi marido y el negro vergon quienes ya estaban
recuperados, gritaban: vamos guarra... no querías sexo a tope..... pues lo
tienes de verdad.


Bueno, esa es otra historia, espero su opinión y que me digan
si les gustaria follarse una mujer embarazada y muy puta.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 30
Media de votos: 8.57





Relato: Cita con mi Ginecologo
Leida: 46927veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis