webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: A los pies de mi madre


 


Relato: A los pies de mi madre

  

No sé cuándo comenzó
mi pasión por los pies femeninos, las piernas, las medias y el nylon,
supongo que en mi despertar sexual. La historia se desarrolla en mi casa,
donde solíamos ver televisión después de cenar, en
el salón. Mi padre ocupaba su sillón y mi madre y yo solíamos
estar en el sofá. Mi madre casi siempre se acostaba de lado, con
los pies hacia mí. Yo era el pequeño de varios hermanos y
estos se habían casado muy jóvenes, además eran unos
años mayores que yo por lo que ya no vivían en la casa. Mi
madre tendría ya unos cincuenta y pico de años y mi padre
algo mayor que ella. Bueno, en el invierno, cada noche mi madre se echaba
a ver la televisión y solía ponerse encima una mantita o
algo que le tapara las piernas. Yo me ponía a su lado y empecé
a compartir con ella la manta, con lo que sus pies quedaban siempre contra
mi muslo o en mi regazo. Aquellos pies eran mi adoración. Me encantaba
su tacto, su olor, su tieba, su forma redondeada. Sobre todo cuando habían
estado todo el día calzando zapatillas y por la noche estaban blanditos
y suaves. Con el paso de los meses esa escena se repetía casi cada
noche. Excepto cuando se ponía calcetines, que eran raras ocasiones,
siempre solían estar descalzos o envueltos en medias. Poco a poco
fui primero tocándolos levemente, luego ya tomándolos en
mis manos, acariciando los tobillos, las pantorrillas, incluso los muslos.
Ni que decir tiene que las erecciones que tenía eran monumentales.
Tanto mi padre como mi madre solían dormirse viendo la televisión,
con lo que allí estaba yo, atento a que cualquiera de los dos despertara,
sobre todo ella. Con esto deciros que no pasaba de estos toqueteos y que
mi madre debía considerarlos exentos de contenido sexual. Para mí
naturalmente no era así y cada noche era esperada por mí
con ferviente expectación. Aprovechándome de su sueño,
mis manos subían por aquellas piernas que conocía a la perfección.
Me encantaban aquellos pies regordetes, perfilados por los años
de zapatos y con unos deditos regorduelos. Cuando llevaba medias era el
delirium. No me cansaba de acariciarlos, desde los dedos hasta la rodilla.
Durante una hora o más mis masajes eran incansables. Sin duda mi
madre se daba cuenta y me dejaba hacer, supongo que a ella le gustaba el
masaje y me los ofrecía para que se los acariciara. A veces ella
decía que tenía los pies fríos, lo que yo tomaba ya
como una directa para emplearme a fondo en ellos. Si digo que fueron cientos
de veces que esta escena se repitió no me quedaría corto.
Casi cada noche. A veces le notaba a mi madre cierta complicidad, un relajamiento
poco usual pero que yo aprovechaba para envalentonarme y subir las manos
más allá de lo que un hijo debería subir. Alguna vez
llegué a meterle la mano por debajo de la braga, en la cadera y
en la entrada de la nalga. Mi madre como digo a veces se incomodaba, otras
veces se dejaba hacer, como abandonada y durmiéndose o haciéndose
la dormida. Otras apenas me dejaba acariciarle el muslo.



El paso de los años no disminuyó
mi afición, todo lo contrario, estaba atento a las compras de medias
de mi madre, en cuáles llevaba, cuáles se le estropeaban,
dónde las guardaba. En estas excursiones por sus cajones de lencería
descubrí un par de medias con costura. Nunca se las llegué
a ver puestas, pero estaba claro que se las había puesto. Este hecho
hizo que volara mi imaginación, imaginándoselas puestas y
a mi padre disfrutando de ellas, y cómo me gustaría a mí
estar en su lugar. Las medias son un gusto que no he perdido y me encantan,
aunque ya no se aprecien por comodidad o porque no hay genero, pero para
mí es de las prendas más sexy y eróticas que hay.
Ver una pierna bonita envuelta en el nylon, fino, con esas pequeñas
arrugas en la rodilla,... Y si al sentarse se dejan ver veladamente las
bandas oscuras de la parte superior... Las mujeres no saben el poder de
seducción que están dejando sin explotar al ponerse pantalones,
leotardos o medias gruesas. Unas piernas con unas bonitas medias de nylon,
negras, con costura, con un bonito vestido y unos tacones finos tiene más
efecto que cualquier viagra o afrodisíaco que se pueda inventar.



Nunca hubo sexo con mi madre, esto
se queda en mis fantasías. Los años pasaban y la relación
con ella siempre fue muy estrecha, y creo que estas sesiones nocturnas
contribuyeron a ello. Nunca me puso impedimento a que le acariciara las
piernas, pues en estos últimos años las caricias eran ya
muy audaces, aunque sin traspasar la frontera del incesto. Alguna vez ella
estiraba los pies sobre mi regazo y si notaba que las ponía sobre
mi erección rápidamente los quitaba. Otras veces era yo el
que aprovechaba que estaba dormida para colocarlos encima de mi pene, de
mis testículos o de ambos y darme masaje con ellos. Recuerdo un
día que yo estaba con el pijama puesto y ella se había dormido.
Yo me incliné sobre ella y me saqué el pene y el escroto
por la bragueta, cogí su pie y me lo coloqué encima. Era
la primera vez que mis partes tomaban contacto con el cuerpo de una mujer,
aunque ella fuera mi madre y estuviera dormida. Con el tiempo y hechos
parecidos me fui envalentonado hasta el extremo de estar acariciándole
los pies, sacarme la punta del pene debajo de la manta y acariciarle el
pie como si de una dedo de mi mano se tratara. Se lo metía entre
los dedos, debajo de ellos. Sobre todo me gustaba meterselo entre el dedo
gordo y el siguiente dedo, en ese hueco. Era una delicia que me proporcionaba
después las mejores pajas del mundo, después de una erección
que duraba una o dos horas le brindaba unos chorros monumentales.



Pienso que alguna vez ella se dio
cuenta de estas practicas y no sé si por vergüenza, porque
a ella también le gustaba o por ambas cosas, no dijo nada y me dejó
seguir haciendo. Alguna vez que nos quedamos solos en el salón llegué
a pensar que ese día se iba a dar la vuelta, me iba a tomar el pene
con sus manos, meterselo en la boca o sentarse encima de él y comenzar
a cabalgarme.



Un día sin embargo ella se
echó en el sofá llevando solamente puesta una bata, era verano
y ésta era de estas ligeras. Le pregunté por mi padre y me
dijo que se había acostado, que estaba cansado. Estupendo, pensé
yo. Al echarse en el sofá me puso los pies encima justo de mi paquete.
Empecé a acariciárselos y ella respondió moviéndolos
suavemente en mi regazo, buscando su posición.



Mi pene estaba ni que decir como
un palo de tieso, como pude me lo acomodé y dejé que uno
de los pies lo tuviera debajo de largo a largo. Yo al acariciarle los pies
ejercía una pequeña presión al principio que trasmitía
a mi pene, es decir, me pajeaba con el pie de mi madre. Ella seguía
sin hacer que se diera cuenta y a mí me parecía imposible.
Tenía su pie encima de mi polla, los dedos encima de mis testículos
y separados por la fina tela de un pijama. Pasaban los minutos y yo estaba
casi en éxtasis, pues me apetecía sacarme la polla y empezar
a meneármela allí mismo para soltar aquella tensión
que acumulaba. Desde luego que no lo iba a hacer, me levanté y fui
al servicio a ver si eyaculaba y me calmaba un poco.



La corrida fue abundante y caliente
como pocas veces en mi vida. Después de limpiarme bien y que no
quedara ninguna gotita en mi aparato que luego me manchara, volví
al sillón donde me esperaban los pies de mi diosa aquella noche.
Cuando volví la encontré en la misma posición y con
los ojos cerrados, no sé si durmiendo o haciéndose la dormida.
Me senté y volví a colocar los pies de nuevo en mi regazo.
Esta vez estaban a mi merced, los coloqué a mi placer, me coloqué
los testículos para que no me hiciera daño la presión
que me iba a propinar de nuevo. Ya colocados los pies empecé a acariciarle
las piernas, al principio la pantorrilla, subiendo hasta la rodilla y viendo
que seguía durmiendo placidamente, los muslos. primero por la parte
de arriba y más tarde por el interior. Este magreo continuó
hasta que la película terminó. La desperté y nos fuimos
a la cama. Desde ese día noté algunos cambios en estos magreos,
pues sesiones como ésta se repitieron más veces, y ella era
la que tomaba la iniciativa de ponerme los pies encima de mi miembro. Incluso
enviaba a mi padre para la cama para poder quedarnos los dos solos. Yo
cuando veía que ella cerraba los ojos me aventuraba y me sacaba
el pene. Le acariciaba los pies con él, se lo metía entre
los dedos, recorría con el borde del glande y con la puntita de
este los pies por debajo y por encima. Todo esto sin dejar de mirar a ver
si se despertaba y me pillaba en plena faena, ya que alguna vez estuvo
a punto de pillarme.



Un viernes llegaron de una cena
y me encontraron viendo la tele. Se notaba que habían cenado bien
y regado la cena con abundante vino, sobre todo mi padre que se fue derecho
a acostar. Mi madre llevaba un vestido negro zapatos de tacón y
una medias negras muy finas, como a mí me gustan. Acababa de comenzar
una película y ella dijo que no le apetecía ir a la cama
que estaba desvelada dijo, por el café que tomó a los postres,
y allí se quedó conmigo. Era invierno y yo estaba arropado
con una manta. Antes de sentarse me dijo que la falda le estaba un poco
pequeña y que le apretaba, además no quería arrugarla
al echarse en el sofá, así que como la habitación
estaba oscura se la quitó y se quedó en pantyhose y con la
blusa que le quedaba como si fuese una minifalda muy pequeña. Yo
no le quité ojo en toda esta operación y ella no pareció
darle importancia. Aunque estaba oscura la habitación pude notar
que debajo del pantyhose no llevaba nada. Éste hacía un dibujo
de braguita y con eso se debió conformar. La polla ya la tenía
a cien naturalmente, y cuando se metió debajo de la manta a mi lado,
me puso los muslos, y me dijo que le dolían y que si podía
darle masaje en ellos. Yo se lo iba a dar de todas formas pero que me diera
carta blanca ... Así que a ello me encomendé, suavemente
haciéndole presión y acariciándolos a la vez. Estaban
húmedos del sudor y el nylon se pegaba a la piel, dándole
un tacto que me volvía loco. Seguía acariciándoselos,
incluyendo los tobillos y los talones, y con mi habitual erección
que pujaba por reventar el pantalón. Me coloqué enfrente
de ella para poder darle mejor masaje, centrándome en un pie dejando
el otro justo encima de mi polla y testículos, apoyando la base
de sus dedos en la base de mi pene y parte de la planta haciéndome
presión encima de los huevos. Es decir, estaba en el cielo. A todo
esto la manta se había subido hasta la mitad de los muslos y me
ofrecía una visión de las piernas perfecta. Yo estaba ya
olvidándome de que tenía madre y que la tenía enfrente
cuando me dice: "parece que te gusta darme el masaje" y yo le
dije "claro que me gusta, me encanta este tacto del nylon y tus pies
así tan regordetes, apetece comerlos" y diciéndole esto
me acerqué el pie que tenía en la mano a la boca y le di
un beso. Me hubiera apetecido pasarle la lengua y chuparlo pero me quedé
sólo en eso. Ella seguía viendo la tele como si nada, o al
menos haciéndome a mi parecer que no pasaba nada y para mí
era el episodio más erótico que había vivido en mi
vida. Ya me estaba pasando con el masaje así que nos acomodamos
de nuevo el el sofá, los dos tapados con la manta. Una de mis manos
comenzó a acariciarle las piernas, y al poco tiempo ya llegaban
mis caricias hasta la cintura y al borde mismo del pantyhose. Comencé
a bajar la mano por la nalga y acariciarla. Temía que me reprendiera
pero no, hacía como si no ocurriera nada, no se dormía pero
tampoco se movía ni me paraba. No me atrevía a bajar la caricia
hasta la unión de los dos muslos o de dejar pasar un dedo por la
comisura de su sexo. Esperaba que ella hiciera algún movimiento
que me diera algún indicio que me permitiera llegar más lejos.
Pero no, aquel día no llegamos más lejos. Cuando acabó
la película, cada uno a sus respectivas habitaciones y yo por mi
parte a seguir pajeándome como un loco.



Unos días después
llevaba puesta una falda amplia plisada y al sentarse la extendió
alrededor, es decir, como que se la levantó en vez de echarse sobre
ella, quedando en el sofá como una campana. Yo me senté a
su lado y deslicé una mano a buscarle los pies con discreción,
pues mi padre estaba sentado cerca y podría notar algo raro. Ella
no dijo nada pero lo dijeron sus pies, que respondían a mis caricias
moviéndose juguetones, buscando mis dedos y acariciándome
las manos, apretándomela entre ellos y haciéndome cosquillas
con los dedos. Yo miraba a mi madre y ella seguía impertérrita,
como si allí "abajo" no estuviera pasando nada. Tenía
las piernas recogidas así que al acariciarle los tobillos pegada
con el dorso de la mano en sus muslos. Los notaba suaves y firmes. Le seguí
acariciando durante bastante rato y en un momento dado ella se cambió
de postura, echándose más horizontal en el sillón
y poniéndome como quien dice el culo en pompa hacia mí. Seguí
con mis caricias y en estas excursiones noté que a veces sentía
cosquillas en el dorso de la mano. No tarde en darme cuenta que lo que
notaba eran los pelitos del sexo que estaba rozando. Supongo que a ella
esos roces le pasarían imperceptibles pero para mí eran casi
traspasar la barrera. Al cabo de un rato mis padres se terminaron durmiendo
y me armé de valor para alzarle la falda y comprobar que efectivamente,
mi madre no llevaba bragas. Supuse que se las quitó al orinar y
no me equivoqué. Al cabo de un rato que me levanté pude verlas
en el cesto de la ropa sucia. Las cogí y vi que tenían una
gran mancha de flujo en todo el empapador. Las olí y tenían
un olor muy fuerte. Aquella noche seguí acariciándole las
piernas hasta las nalgas, sin atreverme a más. Estos juegos continuaron
durante meses hasta que un día decidí cambiar de estrategia
y hacerme yo el dormido. Espere un día en que estuviéramos
los dos solos y después de magrearle los pies en condiciones, me
acosté dejando entreabierta la bata y debajo un pantalón
de pijama que no me ocultaba nada. Esperaba que ella hiciera algún
movimiento. Su pie comenzó a moverse haciendo que la bata se me
abriera y yo creo que se sorprendió cuando intentando buscar mi
polla la encontró a la primera, tiesa como un garrote. Colocó
su pie encima y me movía la piel del pene arriba y abajo, muy suavemente.
Debió notar que éste se ponía duro a cada movimiento
y que le respondía con empujones, así que se quedó
quieta durante un rato. Luego que notó que descendía la presión
volvió a la carga y esta vez me acarició y magreó
con todo el pie la polla y los huevos.



Yo no sabía muy bien qué
hacer. Si "despertarme" y dejarla en evidencia o continuar con
el juego. Opté por lo segundo, me pareció lo más inteligente.
Ella siguió con el magreo durante un rato y por fin terminó.
Yo creo que le dio miedo continuar. Se levantó y me dejó
"durmiendo". Yo estaba que estallaba y en cuanto se fue me pajeé
como nunca -de nuevo-.



A partir de aquel día mis
magreos eran más descarados, cuando le acariciaba las nalgas me
llenaba las manos con ellas, se las apretaba y llegaba a meterle los dedos
por debajo del elástico de las bragas. Yo seguía esperando
un gesto que me indicara que quería sexo de forma explicita, pero
éste se dejaba esperar. Mi padre nos dejó repentinamente
de un ataque cardiaco. Fue un golpe muy duro para todos, mi madre le quería
muchísimo, como el resto de la familia, y yo en particular le echaba
mucho de menos. Nuestras sesiones nocturnas se enfriaron por así
decirlo y mi madre se acostaba temprano, estaba bastante deprimida. Así
fue durante unos meses en los que la casa estaba muy silenciosa. Yo seguía
naturalmente masturbándome y mis fantasías mas recurrentes
eran los hechos antes relatados.



Un día le dije medio para
animarla, medio para volver a lo de antes, que echaba de menos su compañía
viendo la televisión, que por qué no me acompañaba.
Al día siguiente se echó en el sofá a mi lado, pero
cambió de lado, y en vez de apoyar los pies en mi regazo, como yo
esperaba, se sentó cogiendome del brazo. Ahora sentía su
pecho en mi brazo. Era agradable pero echaba de menos esos piecitos que
tanto gusto me daba tocar y acariciar. Se quedó dormida sobre mi
hombro y aquel día sólo me aventuré a acariciarle
una rodilla y eso que estaba en mala posición.



Siguió haciendo lo mismo,
como si evitara cualquier contacto de sus pies conmigo. Un día salimos
a comprar a unos grandes almacenes y estuvimos caminando toda la tarde
y al llegar a casa estábamos cansados. Ella se tiró en el
sofá y se descalzó, por lo que vi la oportunidad que no tenía
desde hacía meses. Me senté y sin decirle nada le tomé
en las manos ambos pies, les di un suave masaje y les di un beso, y otro
y otro, se los seguí acariciando, por encima de la media, húmedos
por el sudor y con un ligero olor que me encantaba. Le acariciaba los pies,
la miraba y se los besaba. Le besé los dedos, la planta, la parte
superior, el talón, el tobillo. Ella cerraba los ojos y los abría,
me miraba y me dejaba hacer. En un momento dado le pregunté "¿te
gusta?" y me contestó "tú que crees ...",
"que sí" le dije. No me respondió por lo que supuse
que acerté ... Seguí con el masaje más de lo que era
normal, aunque no sé qué sería normal, pero bueno,
más de media hora. Ella al fin cerró los ojos y me dejó
hacer. Tenía media sonrisa en la boca así que supuse que
estaba disfrutando del momento. La falda la tenía por encima de
la rodilla y a mí lo que me provocaba era bajarme los pantalones
y tirarme encima de ella. Sin embargo, no pensé con la polla de
nuevo.



Abrió los ojos y me dijo
"voy a cambiarme de ropa, tú podías hacer lo mismo".
No sabía si tomarlo como una invitación o simplemente un
comentario. No obstante, me puse el pijama que daba libre acceso a mis
partes y mi bata.



Encendí la tele y la esperé.
Al rato vino, desmaquillada y con su bata de franela perfectamente cerrada.
Se sentó a mi lado y se agarró a mi brazo. Yo por mi parte
me acomodé y dejé que la bata se me abriera ligeramente,
esperando que desde su posición pudiera vislumbrar algo, aunque
con la penumbra me temo que no viera nada. Aquel día yo también
estaba cansado así que no sé en qué momento me dormí,
pero sí que cuando para mi sorpresa mi madre también estaba
durmiendo y una de sus manos se había posado en mi regazo, quedando
a unos centímetros de mi pene. Si éste hubiera estado inclinado
para ese lado lo estaría tocando. Con sigilo lo coloqué debajo
de su mano y me volví a quedar "dormido". Estaba tan nervioso
que debía notarse en mi respiración, y también en
que el pene no estaba para nada empalmado sino flojo. Pasaron como diez
minutos cuando mi madre despertó y al incorporarse un poco se apoyó
de lleno sobre mi pene tocándolo en toda su plenitud, así
como los testículos. Noté que me miraba como para averiguar
si me había despertado, y con movimientos suaves se colocó
de nuevo a mi lado pero esta vez sin apoyarse en mí. Yo seguía
con los ojos cerrados cuando noté que sus dedos me tocaban el glande
muy suavemente, bajaban hasta la base del pene y volvían a subir.



Me atreví a abrir un segundo
los ojos y allí estaba mi madre mirando embelesada a mi pene. Yo
me estaba poco a poco excitando y mi pene comenzaba a tomar vida propia.
Ella siguió con sus caricias y al cabo de un minuto el pene estaba
como una roca, apuntando hacia arriba y mi madre con dos dedos alrededor
de su base haciendo que éste se pusiera aún más duro.
Parecía que no le importara que me despertara en cualquier momento.
Abrí un poco los ojos y vi que ella ya no estaba pendiente de mí,
sólo de mi polla, y que la bata la había abierto dejando
ver sus piernas que se estaba ella misma acariciando. No lograba distinguir
si subía la mano hasta su entrepierna o sólo se tocaba los
muslos. Mi polla volvía a estar que reventaba y por fin sabía
que íbamos a traspasar la frontera que teníamos en medio
desde hacía años. Por fin desperté oficialmente y
la tomé por la cintura, acariciándole la espalda.



Lo estaba esperando, me miró
y sin decirme nada bajo la cabeza hacia mi polla y se la metió en
la boca. Me acariciaba el glande con los labios y me hacía cosquillas
con la lengua. La sacaba, la apretaba, la masturbaba. A mi padre debió
hacerle muchas de éstas pues se veía que era toda una experta
sabiendo dar placer con la lengua y las manos. Me tomó los huevos
con una mano y me los apretó dulcemente. Yo por mi parte le acariciaba
el pelo y de vez en cuando bajaba la mano hacia sus pechos, estaba deleitándome
viéndola cómo se metía y sacaba la polla de la boca,
cómo la saboreaba y qué cara ponía al verme. Cuando
empezaron a salir los borbotones de semen ella aceleró con la mano
los movimientos, exprimiéndome los huevos y a la vez que colocaba
los labios contra el glande, de forma que se le llenaron de semen y con
él se embadurnó la boca.



(continuará)



Si has tenido experiencias parecidas
me gustaría que me las contaras a POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 14
Media de votos: 8.86





Relato: A los pies de mi madre
Leida: 10354veces
Tiempo de lectura: 14minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis