webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Las fantasías de mi esposo


 


Relato: Las fantasías de mi esposo

  

Las fantasías de mi esposo




Ya nos habíamos acoplado muy bien al tipo de relaciones
swingers y teníamos nuestros gustos perfectamente definidos. A mi esposo le
gustaba verme cogiendo con otros hombres y a mí me encantaba probar diferentes
vergas, las más grandes, las mejores…



Como es nuestra costumbre, en cualquier tipo de clima, a mi
marido le gusta ir de pesca, y por supuesto que lo acompaño, para eso alquilamos
botes medianos y mientras él se dedica a su deporte favorito, yo me desnudo para
asolearme en las plataformas de la nave que hay para tal efecto. Mi esposo
conduce la lancha hasta la mitad de la laguna madre y no nos preocupamos por si
alguien se acercara, es más, me daría tiempo de ponerme de nuevo el traje de
baño.



En una ocasión, mi marido propuso invitar a nuestro amigo el
panameño y la fantasía de él era que yo me desnudara mientras él y el panameño
pescaban; a propósito dejaría la hielera de las cervezas cerca de mí para que
nuestro amigo viniera y me viera sin ropa y allí lo seduciría, aunque ya me
había cogido, ese era el sueño de mi pareja; obviamente que así lo hicimos.



Era un domingo calurosísimo, un sol radiante y hermoso, eran
las 10 de la mañana y ya estábamos a 36 grados. Esta vez alquilamos el bote más
grande, ambos se acomodaron sobre los sillones de pesca y yo en la punta de la
nave. Rápido acomodé el escenario, la carpeta en el piso y la hielera cerca, me
despojé de mi ropa y me tendí bocabajo, parando mis nalgotas que se meneaban con
el vaivén de la nave sobre las olas. No pasaron ni 15 minutos cuando se acercó
el panameño a sacar unas cervezas, le pedí que por favor me embarrara la espalda
de bronceador, y cuando se puso de rodillas a un lado de mí, observé su gran
verga ya parada, se le notaba por debajo de su bermudas.



Me untó la crema en la espalda primeramente y fue bajando
hasta mis caderas y muslos. Sentí sus manos calientes apretar mis nalgas y
separármelas cómo se le venía en ganas. Una sensación calientísima invadió mi
cuerpo, pues el masajito y el aceite me enloquecieron. Le dije que volviera más
tarde para que me embarrara por enfrente, y así pasó. Pues después de 15
minutos, volvió por más cerveza.


Entonces me volteé bocarriba y clavó su mirada en mi panocha
peluda y en mis tetas con pezones bien parados. Le pedí que me untara aceite y
se volvió a poner de rodillas. Me masajeó primero el estómago y piernas, dejando
para el último mis abultadas tetas, las cuales envolvió entre sus manos y
tomando abundante crema, me las apretaba desde la base hasta los pezones
pellizcándome despacito y calentándome a tope. Yo ya estaba bien inquieta y
estirando mi mano le agarré la reata bien tiesa y le dije que se quitara el
short; rápidamente obedeció y le dije que me la diera a mamar…



Se me subió sobre mis pechos y su vergota quedó colgando
frente a mí, se la pelé con una mano para olerla, ya que me fascina el olor a
verga, de allí me pasé a olerle los huevotes que desprendían aroma a guayaba; me
enloqueció y me metí la cabezota de esa ñonga a mi boca, tragándomela de un solo
golpe. Bastó succionar poco para que le sacara la mielecita lubricante. Él se
puso en posición de hacer lagartijas, con la verga dentro de mi boca e hizo sus
movimientos de pelvis, cogiéndome prácticamente por la boca…



Su garrote me llegaba hasta la garganta, pero yo con maestría
la deglutía sin toser, pues con la práctica que tengo me permite aceptar la
verga más allá de mis anginas. Sus huevos chocaban en mi barbilla y yo hacia
intentos por metérmelos también, pero el tamañote y la falta de respiración al
tener la boca llena de verga, me lo impidieron.



Me la saco de la boca y se acomodó entre mis piernas, mi
rajita ya chorreaba caldo y acomodó la cabezona en la entrada y de un empujón me
la comí toda, hasta que los huevos chocaron esta vez con mi culo; me arrancó un
pujido que no pude evitar, pues su gran verga la sentí como si me hubiera
llegado hasta el estómago. Me bombeó unos minutos y tuve mi primer orgasmo, sacó
su leño de mi cuevita embarrada aún de mis blancuzcos jugos que contrastaban en
su prieta macana.



Mi esposo que miraba desde el puente de la nave detrás del
timón, me hizo la seña de que le diera las nalgas para que me enculara, entonces
le indiqué a mi panameño que se sentara sobre la hielera y que me embarrara un
poco de bronceador entre las nalgas; y mientras me besaba la espalda y mis
pompas, metía uno, dos y hasta tres dedos en mi culo. Cuando ya estuvo dilatado
mi agujerito, me senté sobre su tiesa estaca y poco a poco me fue clavando en su
verga. Yo me iba dejando caer solita sobre su negro tronco, y cuando tuve la
cabeza dentro, me detuve un poco para apretarla con mi esfínter, pues me gusta
saborear una buena reata con mi culo.



Él me metía los dedos en mi panocha dándole vueltas hacia los
lados y tocando las paredes del interior de mi cuca, mientras su dedo gordo me
sobaba el clítoris. Allí obtuve otro orgasmo que me permitió bañarle los dedos
con mis jugos, esta vez ya salieron más diluidos que la primera vez. Y mientras
me estremecía por el orgasmo, me dejé caer totalmente sobre la verga,
tragándomela todita. Moví mis caderas y nalgas en círculos, triturando su verga
para que me tocara todo el interior de mi recto, e involuntariamente metía mis
manos por debajo de mi panocha para sobarle los huevotes a él.



En un momento dado, mi marido estaba frente a mí con su verga
bien parada y dispuesto a ensartármela, yo solo me recargué en el torso de mi
amante y él me agarró de las piernas y me las abrió. Mi esposo se acercó y me la
hundió en la pucha; era riquísimo estar empalada por esas dos grandes macanotas.
Mi marido me besaba la boca y el cuello mientras se movía muy rápidamente, pues
quería echarme su esperma en el interior de mi papaya y darse cuenta de como me
escurrían mientras seguía con la verga de nuestro amigo en mi culo.



Incapaz de controlarse por más tiempo, mi esposo gritó y bufó
cuando me los echó adentro, yo sentí su verga hincharse dentro de mis entrañas y
después desinflamarse poco a poco, me la sacó y su leche escurría hacia la
hielera donde estábamos apoyados; entonces el panameño se apuró a alcanzar su
eyaculación. Nos paramos sin despegarnos y me puso de perrito, abriéndome las
nalgas me penetró violentísimamente; causándome un dolorcito por la tremenda
zangoloteada que me daba al estarme enculando.



¡Definitivamente sabrosísimo!, una sensación de plenitud me
invadía, sentía ganas de defecar o de sacar algunos gases de mi interior, pero
era solo la sensación, pues la vergota que me estaba devorando no era para
menos; sus pesados huevotes pegaban en mi vulva y hacían que mi clítoris se
parara demasiado a cada tope. Así alcancé otro orgasmo espectacular, sentía que
las piernas se me doblaban y el panameño tomándome de mis ancas, me volvía a
levantar, yo como una vulgar puta, le paraba las nalgas para que me la metiera
más adentro, ¡me estaba desmayando de placer!...



Sentí como si me metieran una estaca muy picuda por el culo
cuando él empujo fuertísimo al tiempo que gritaba y bañaba mi recto de leche,
metí mis manos por debajo de mis piernas para sobar sus bolas, que estaban
duras. Mi amante fue sacando todo el semen de su interior y cuando se relajó y
sacó su enorme ñonga de mi trasero, sentí como si me fueran sacando un cuchillo
de lo más profundo de mis entrañas. No sé si me cagué o no, pero sentí escurrir
un líquido por mis piernas, creo que eran sus mecos calientes y espesos.



Me desvanecí y me dejé caer sobre la carpeta donde me había
asoleado minutos antes, ellos se alejaron de mí y volvieron a su sitio de pesca,
yo me quedé tal vez dormida unos minutos y cuando desperté me aventé un clavado
a la laguna y ya repuesta me subí. Me puse de nuevo mi bikini y me recosté en un
sillón a beber una cerveza, admirando ese regio ejemplar de machos.



Nalgadelia



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0





Relato: Las fantasías de mi esposo
Leida: 4094veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis