webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Sin tabues


 


Relato: Sin tabues

  

SIN TABÚES


Autor: Diego



Desde hace algo mas de dos años salgo con Mar. De momento no
vivimos juntos aunque ambos estamos separados, pero hicimos ese pacto al
principio y lo mantenemos, es más, hemos pasado etapas de no vernos e ir cada
uno a su bola y hay que decir que luego los reencuentros siempre han sido
sensacionales. La verdad es que así vivimos bien y hay que aprovechar el tiempo,
yo tengo ya los cuarenta y ella va a cumplir 36.


Mar tiene un físico sensacional, no es muy alta y quizá le
sobre algún kilo. Sin embargo su culo es perfecto y tiene unas tetas grandes y
todavía bien duras. Mar es además una mujer bien animada. Le gusta casi todo en
el sexo y de hecho durante los breves períodos de separación ella ha tenido
algún rollo por ahí que luego me cuenta y disfrutamos más aún. Incluso hicimos
un trío con una antigua amiga suya pero sin llegar a follar.


Bueno, la cosa es que salimos una noche de sábado con un
matrimonio amigo con el que cada cierto tiempo quedábamos a cenar y a tomar
luego alguna copa. Aquella noche fuimos a un antiguo pub del centro de Madrid,
ciudad en la que vivimos. Estábamos en ello con nuestros amigos tomando algo y
haciendo unas risas cuando se nos acercó un señor algo mayor que yo, orondo,
bien cuidado, vestido como de capitán de yate, con sortija y reloj de oro,
engominado y bronceado y, en definitiva, con pinta de ligón de fin de semana. Lo
curioso es que se acercó a Mar, casi sin mirarnos a los demás y se abrazaron
dándose un breve beso en los labios. Yo me quedé un poco como cortado, pero
enseguida Mar deshizo el malentendido: era Eusebio, su ex marido. Charlamos unos
minutos con él, y la impresión que me dio era de buen conversador, divertido y
alegre. Luego se despidió con otro ligero beso a Mar y desapareció entre la
maraña del local. Yo ya sabía que la separación fue en su caso bastante amigable
y que de hecho alguna vez habían salido juntos y habían acabado en la cama.
Comentamos algo los cuatro sobre Eusebio y su aspecto y pasamos a cualquier otro
tema.


Al cabo de un rato nuestros amigos se fueron, ya que él
madrugaba y Mar y yo nos fuimos paseando a otro lugar cercano al anterior. Justo
al entrar allí vimos en la barra a Eusebio charlando amigablemente con un
hombre, bastante más joven, alto y fuerte y un aspecto algo patibulario. Se
sentaron con nosotros y Eusebio nos presentó a Mario, un amigo y empleado de uno
de sus negocios de hostelería. Eusebio nos invitó a un par de copas con lo cual
yo ya iba bastante puesto y vi que Mar también. Me fijé además que el tal Mario,
que casi no hablaba, no dejaba de mirar el escote de Mar que, sin ningún
disimulo se había desabotonado un poco más de lo que se debe. Eusebio, cuando ya
cerraban aquel local, nos invitó a subir a su apartamento que estaba
relativamente cerca. Allí nos fuimos los cuatro, Eusebio y yo charlando de vinos
y Mar y Mario detrás demasiado juntos para mi gusto.


El apartamento era tremendo: era un ático espectacular con
plantas, un pequeño jacuzzi, salón con chimenea, etc. Nos preparó unas copas de
un ron guajiro que le traían especialmente que estaba de muerte. La conversación
se fue desviando, como no, a temas de sexo. Eusebio recordó a Mar los polvos que
echaban en sitios de lo mas osados, aunque típicos, la playa vacía en octubre,
la montaña, los probadores de los grandes almacenes, etc. Luego nos pidió que
esperáramos para enseñarnos una sorpresa: rebuscó entre miles de cintas de video
hasta encontrar una que puso en la televisión. Al rato vimos a Mar, bastante mas
joven que ahora, sentada en un sofá y llevándose algo a la boca que resultó ser
una polla. Mar, que al principió protesto, se partía de la risa. En otra escena
aparecía Mar, ya totalmente desnuda, de rodillas mamándole la polla a Eusebio,
mucho más delgado, que se acariciaba los pezones. Mar mamaba con autentico
placer y la verdad me daba algo de envidia verla chupar con tanto gusto. Le
comía la polla y los huevos a la vez que se masturbaba, luego lo hacia girar y
le comía el culo, a pesar de la cámara fija se percibía el enorme placer de
ambos.


Noté como al ver las imágenes Mar se estaba acariciando sobre
la falda mientras me miraba como diciendo: ahí me tienes, ya te había dicho lo
viciosos que éramos. Ahora en la pantalla Eusebio jodía brutalmente a Mar a
cuatro patas mientras ambos miraban hacía la cámara, estaban sobre el mismo sofá
y a cada empellón de Eusebio, Mar se desplazaba más y más hasta que tuvo que
poner las manos en el suelo. Al momento Eusebio sacaba el miembro y, diciéndole
algo ininteligible, le aproximaba la verga otra vez, hasta que sin demasiado
esfuerzo se la enchufaba por el culo, con grandes quejidos de placer por parte
de ambos. Aunque el sonido no era muy bueno se oía a Mar pedirle que le diera
más y más. Al poco se corrían ambos.


- A ver si te acuerdas de este aparatito, todavía lo guardo
-dijo Eusebio comentando la siguiente escena.


Ahora Mar con una buena polla negra atada a su cintura se
paseaba delante de la cámara sobándose y explicando que se lo iba a cepillar.
Mientras Eusebio, con medias de rejilla, la esperaba a cuatro patas. Mar se
aproximaba más aún a la cámara diciendo que iba a dar por culo a aquel maricón:
dicho y hecho, se la coló hasta el fondo y empezó a joderlo. Oí un pequeño
suspiro en la sala y al volverme vi como Mar se masturbaba ya sin pudor por
encima de la falda, a la vez que con gran sorpresa noté como Eusebio acariciaba
el paquete de Mario. Eusebio, al verme empezó a morrearse con Mario mientras
trataba de desabrocharle el pantalón. Al momento extraía una gran polla que sin
más empezaba a comer con autentico gusto. Yo miré a Mar sin saber que hacer.
Estaba deseando follarla aunque fuera delante de estos dos, que por otro lado
iban a lo suyo. Por su mirada vi que estaba totalmente de acuerdo y empecé a
desnudarla. Al momento estaba totalmente desnuda con su espléndido coño al aire
empapado. Le pregunté si quería que fuéramos a otra habitación pero me contestó
que prefería ver a estos maricas.


Eusebio comía polla y huevos de Mario, ya totalmente desnudos
los dos. Mario, que no dejaba de mirar las tetas de Mar, tenía el típico cuerpo
de gimnasio, musculoso y terso, bastante moreno solo con alguna pequeña marca de
tanga; además, estaba totalmente depilado y llevaba una moto tatuada en el culo.
Eusebio desnudo debajo de él, estaba claramente gordo y bastante fofo. Más
moreno si cabe que Mario no tenía una sola marca de bañador.


- No pensabas –dijo casi sin dejar de mamar- que le cogiera
tanto gusto, eh Mar? La culpa fue tuya por tanto joderme.


El tal Mario tenía un pollón de órdago, que entraba y salía
en la hambrienta boca de su novio. Mientras cogía a Mar y la puse a cuatro patas
y empecé a follarla. Su cara se aproximaba bastante a la de su ex, que en una de
estas se acercó, dejando la minga a un lado, y le dio un beso con lengua.


- quieres chuparle la polla a Mario?


Mar me miro a la vez que la follaba, como pidiendo permiso:


- eres la más puta que conozco- le dije- no solo te da igual
que te vean desnuda follando y a punto de correrte sino que no te importaría
chuparle la polla a un desconocido que encima es maricón


- eso es – contestó – soy la más puta


Y empezó a mamar junto a su ex. Pero para Mario no debía ser
suficiente ya que al momento se incorporó y cogiendo por la cabeza a Mar empezó
a follarla por la boca con tal fuerza que pensé que la asfixiaba. La polla
entraba y salía llegando hasta los huevos. Por los bufidos que daba noté que Mar
se corría con toda la minga en la boca. En ese momento Mario empezó a arquearse
y a gritar como loco echando todo su semen en la boca de Mar. Trágatelo todo
puta, decía, a la vez que daba los últimos empellones. Mar dejó escurrir algo de
leche por la comisura de los labios y aprovechó para morrear a Eusebio y pasarle
parte del semen que compartieron con fruición. Yo ya no podía más. Saqué el rabo
del coño de Mar y empecé a disparar semen a derecha y a izquierda, Mar se me
acercó y empezó a tragar nuevamente con gran placer. El cerdo de Eusebio me la
cogió y comió todo lo que pudo. Era la primera vez que un tío chupaba mi polla.
La verdad es que me quedé confuso, pero no me atreví a retirarme. Luego Mar
morreo a Mario pasándole su propia leche con la mía.


Mientras nos recuperábamos Eusebio, con su verga enhiesta,
desapareció. Volvió enseguida con sus medias de rejilla y el arnés de polla
negra que habíamos visto en el video. Mar no pudo evitar una exclamación de
júbilo y no tardó ni un segundo en colocarse el aparato. Llevaba dos penes, uno
hacia el interior, que introdujo en su coño, y otro largo y estrecho para
follarse a Eusebio. La verdad es que Mar estaba imponente con aquel pollón, sus
grandes tetas bamboleándose. El maricón de Eusebio ya estaba a cuatro patas
deseando que lo jodiera y desde luego yo estaba de lo más excitado. Se lo folló
allí delante de nosotros, mientras él se pajeaba. El tío no paraba de hablar,
tráeme el rabo Mario, pónmelo aquí, ay que gusto como me follas cariño, no
pares. Luego se tumbó y Mar siguió follandolo a la vez que Mario se colocaba
sobre él y se la metía por la boca. El tio no dejaba de bufar con la polla en la
boca y mientras lo jodía Mar con ganas.


En estas me miró y sacándose el rabo del Mario le dijo a Mar:




¿a este te lo has tirado alguna vez?




Vi que la cosa se ponía fea. El cabrón de Mario me obligó a
ponerme a cuatro patas entre las risas de Mar y su ex. Me sujetó los brazos y al
momento noté una cosa resbaladiza por mi culo. Mar me dijo: te voy a romper el
culito y te vas a morir de gusto, cariño. Dicho y hecho: Noté como, de un solo
golpe, me entraba hasta el fondo un objeto gomoso y lubricado. Yo no noté placer
alguno, solo dolor. Procuré no decir nada y aguantar hasta que se aburriera Mar.
La verdad es que la muy puta me barrenaba hasta el fondo entre grandes suspiros.
Eusebio pasó por encima de mi hasta meterle a Mar la polla en la boca. Luego le
pidió a voces a Mario que diera por el culo a mi novia. Éste no se hizo esperar.
Se puso detrás y le metió la enorme verga por todo el ano. Mi novia se sacaba la
polla y me radiaba el tema: me está dando por el culo el maricón este –me decía-
que pena que no veas como me jode. Y volvia a comer rabo. Para era peor: los
golpes de Mario me los transmitía a mi Mar con tremenda intensidad. Pero aquello
no había acabado: Eusebio harto de follar la boca de Mar se agachó y me clavó su
rabo en mi boca, mientras me agarraba del pelo. Yo traté al principio de no
chupar pero el maricón me la metía hasta el fondo. Notaba los golpes de sus
huevos contra mi barbilla. Ahora si que Mar no callaba. Yo la oia detrás de mi:
dame más cabrón, hasta los huevos, cabrón, taládrame el culo, no pares.


He de reconocer que después de unos segundos yo estaba como
loco chupando el rabo de Eusebio. Le acaricié como pude el culo mientras le
comía todo, polla, huevos, estaba que no podía más. Mientras lo pollazos de Mar
cada vez me daban más placer, estaba tumbada sobre mí dejándose llevar por Mario
que la follaba a lo bestia, y me pajeaba con frenesí. De repente Eusebio empezó
a gritar, y sin pausa, a bombear de forma incontrolada, su mete saca en mi boca
perdía ritmo y de pronto eran pollazos hasta el fondo o dos o tres cortos
seguidos hasta que noté como se corría con un liquido espeso y caliente que
inundó mi garganta. Seguí mamando hasta tragar su última gota mientras oia a Mar
correrse con grandes aspavientos sin dejar de darme con su consolador.


Mar se salió de mi y de repente, en mi culo noté algo raro:
una polla mucho más gorda y caliente luchaba por abrirse camino: era Mario que
me sodomizaba. Su verga enorme entraba a base de golpes secos y espaciados. El
cabrón disfrutaba dándome y parándose esperando a que yo se lo pidiera:


follame, cabrón no pares- gritaba yo- tengo el chocho como
pepsicola


Ya no podía más de placer, me pellizcaba los pezones y empezó
a darme bofetadas en el culo. Mar, debajo de mí me la empezó a chupar pero en
apenas unos segundos me corrí como loco en su boca a la vez que Mario me jodia
con tal fuerza que estaba a punto de perder el sentido. El cabrón me daba un
viaje que yo notaba hasta casi mi estomago y entonces paraba, sacaba toda la
minga y otra vez. Al momento le oia berrear y note que llenaban por primera vez
mi culo con su leche. El tio a pesar de haberse corrido apretó y apretó hasta
que se desplomó sobre mi. Mar se acerco a morrearme ¿te ha gustado? Yo aproveché
para pasarle parte de la leche de Eusebio y al momento era Mario quien me besaba
metiendome la lengua hasta la garganta.


Seguimos después de un rato, y ya más tranquilos di por culo
a Mario y a Eusebio mientras ambos follaban a Mar. La sensación de joder a
Mario, con su culo prieto y musculoso fue inolvidable, antes de correrme se la
saqué y me vertí en la boca de Mar. Después me pasó mi propio semen que
finalmente compartí con Mario.


Luego ellos me follaron a mi hasta que nos corrimos
nuevamente. Fue una noche inolvidable en la que superé todos los tabúes sexuales
que hasta entonces tenía.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 2
Media de votos: 7.00





Relato: Sin tabues
Leida: 15943veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis