webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: A mi mujer y a mí, nos hicieron el amor


 


Relato: A mi mujer y a mí, nos hicieron el amor

  

Soy un hombre de 25 años, de piel blanca, de 1,67 mts, no
delgado ni gordo y estómago plano. Mejor dicho, mi cuerpo es bien formado y sin
vellos (tal parece que estuve a punto de nacer mujer y a última hora pudo más
las hormonas masculinas), en el que resalta increíblemente mis nalgas bien
formadas que más bien parecen de mujer. Según mi esposa, cuando me conoció lo
que más le atrajo de mí fueron mis nalgas y en verdad, tengo que aceptar que es
así, antes me disgustaba que me dijeran eso pero después de lo que les voy a
contar, me gusta que me las admiren a escondidas. Mi mujer tiene 22, de baja
estatura pero con un cuerpo bien formadito, es decir, es bien dotada
físicamente, no es una diosa pero atrae las miradas especialmente por sus
caderas anchas y el busto, en su cara resaltan los labios carnosos y los ojos
grandes, Usa cabello corto negro.


Cuando me casé me fui a vivir a un departamento contiguo a
una barra bar para gente de todas las clases, pero desde un mes atrás, este
local se ha convertido en un sitio donde a partir de las doce de la noche,
entran gente gay y heterosexual, pero de buena clase social y uno que otro de
clase baja. Una noche estando sentado en la puerta de mi casa con mi esposa,
tomándonos unos tragos, empezaron a ingresar personas gays en gran cantidad, le
pregunté al dueño del local (que después supe también era gay) que cual era la
novedad y me dijo que iba a ver un concurso para elegir a la reina de los gays.
Al iniciar el concurso mi mujer quiso ver y entramos a mirar, el espectáculo era
todo un acontecimiento, había unos maricones que parecían mujer en todo sentido.
Bueno, esa fiesta era todos los sábados y por cualquier motivo hacían concursos
y nos divertíamos tanto que éramos asiduos clientes de ese lugar, tanto así que
empezamos a hacer amistades con ciertos gays de clase.


Una noche me di cuenta que un hombre de aproximadamente 35
años, trigueño y peludo como oso, miraba con insistencia a mi mujer y quería
acercarse. Ya entrada la noche, se acercó a la mesa y preguntó si podía sentarse
con nosotros, yo no quise y le dije que ya nos íbamos como así lo hicimos. Al
día siguiente, el dueño del local me llamó para decirme que el sábado próximo
habría un baile de disfraces y que si quería asistir, además, dijo que el señor
de anoche le había preguntado por mi mujer y que cómo se llamaba, diciéndole
además, que si yo era gay y por qué ella andaba conmigo.


Mi amigo lo dejó con la duda para ver que reacción él tomaba
la próxima vez. El viernes que siguió, nos reunimos en mi casa con algunos
amigos gays y les comenté lo sucedido, causándoles risa a ellos, pero a mi mujer
la noté bastante interesada en el asunto. Unos de los gays me dijo, ay mi vida,
pero es que a usted cualquiera lo confunde con ese trasero que tiene, si parece
que te pones silicona. Mira, has una prueba, vístete como mujer y me dirás si el
espejo miente, es más, si deseas te ayudamos a pintar y te ponemos guapísima y
el sábado vas a la fiesta vestido así para ver que reacción causas entre los
hombres. Les respondí que estaban locos y ahí quedó la cosa.


Cuando estábamos en la cama, me preguntó: oye, y si hacemos
lo que ellos dicen solamente por esa noche, ha de ser divertido verte vestido de
mujer y bailar con un hombre, que te parece si lo hacemos, tú siempre tienes
fantasías conmigo, ahora dame el gusto a mí. Le dije, y si alguno me reconoce,
dijo que como era de disfraces yo me ponía un antifaz y peluca. Ahora creo que
la idea me gustó tanto ese momento que mi mujer se dio cuenta e insistió dos
horas en lo mismo hasta que me hizo decir que iba a pensarlo.


Al día siguiente, sin yo saberlo, llamó a dos amigos gay y
les dijo que estábamos dispuestos a hacer realidad la idea. Se pasaron toda la
tarde buscando la ropa más apropiada para mí. Ya en la noche volvieron a la casa
y empezaron su tarea de ponerme "bonita". Yo aún no lo creo, pero al terminar su
tarea, me llevaron al espejo y casi me caigo de la sorpresa, no me conocía, el
espejo me devolvía la imagen de una mujer que hasta yo estuve a punto de
creerlo. La ventaja es que mis piernas y brazos no son musculosos, más bien como
les dije antes, son delicadas.


Les cuento que los gays me pusieron un vestido negro no muy
ajustado que me llegaba hasta la mitad de los muslos, el sostén también negro lo
rellenaron con dos senos postizos no tan grandes, unos aretes de pinza para
orejas sin perforar, una peluca de pelo un poco ensortijado y por último casi
fui obligado a usar una tanga de mi mujer también negra que cuando me agachaba
se me metía un lado entre las nalgas y tenía que sacármela desde afuera del
vestido, como hacen las mujeres, pero el espejo seguía reflejando unas nalgas
bastante atractivas que hasta uno de ellos dijo, si tienes más nalgas que tu
mujer. Lo completaron el atuendo con el antifaz.


Sin alargar más el cuento, tengo que ser sincero y decirles
que me gustó estar vestido así, aunque nunca imaginé que las cosas iban a llegar
tan lejos.


Entramos con mi mujer por la puerta de atrás del local
vecino, junto con el dueño del mismo y nos fuimos directamente a la mesa que
estaba nuestros amigos gays. El dueño del local había puesto unas luces
sicodélicas rojas y la gente bailaba entre gays y en "parejas" . De pronto mis
dos amigos gays salieron a bailar una música disco y se movían como mujeres,
volvieron a la mesa a sacarme y yo no quise porque argumenté que no sabía si
podría moverme como ellos lo hacían, dijeron que los observara.


Al acabarnos una botella, perdí un poco mi vergüenza y
salimos todos a bailar, mi mujer me dijo que haga sus mismos movimientos y así
lo hice. Poco a poco fui bailando más desenvuelto y movía las caderas y el
cuerpo como lo hacía mi mujer. En una de esas, vinieron a la mesa el señor de la
semana anterior y otro amigo también trigueño. Saludaron a mi mujer y luego a
nosotros. El señor mencionado que le gustaba mi mujer se sentó al lado de ella y
el amigo a mi lado, se presentaron y el amigo me dijo que parecía una mujer
verdadera. Mi mujer conversaba con el "pretendiente" y la cosa no me estaba
gustando porque hablaban muy pegadito y en voz baja. Me levanté y simulando le
dije a ella que me acompañara al baño, ellos se rieron y nos fuimos.


Allá nos reunimos con los gays y les comenté la situación.
Cuando mi mujer dice, mira, sigamos con el juego que está interesante y si pasa
algo pues que pase en nuestra casa y probamos una nueva experiencia. Acepté pero
con la condición que nada de sexo. Bueno, los tragos y la ropa de mujer me
habían calentado tanto que no me importó lo que pasara y decidí llevar el juego
hasta el final. Ya bien de madrugada ellos propusieron ir a otro sitio, es decir
mi mujer con su pretendiente y yo con el amigo. Les dije que en la casa de al
lado había un departamento de un amigo gay y que podíamos ir allá un rato más.
Salí a bailar con mi "pretendiente" y ya en la pista se me declaró diciéndome
que le gustaba mucho y que sabía que era hombre pero que le gustaba mucho.


El me tenía de las caderas y yo los brazos en su cuello, ya
me había a esa nueva situación. Antes de ir a la mesa él me besó y me gustó
tanto que lo seguí besando. Al llegar a la mesa, ellos dos fueron a la barra a
traer más trago y mi mujer ya medio borracha me dijo, quien lo creyera, te
estabas besando con ese hombre y yo aún no lo he hecho. Bueno "amiga", me dijo,
ahora es mi turno, está bien o no. Le dije que solamente besos y ella dijo,
besos y caricias mi amor. Volvieron ellos y salí nuevamente a bailar, ya en la
pista, veo que viene mi mujer con su hombre. Le puso los brazos al cuello y
empezaron a besarse suavemente y luego más atrevidamente.


Otra vez en la mesa, siguieron besándose y manoseándose. El
le sobaba los muslos hasta subirle la falda y le metía los dedos en su vagina.
Salimos del local y nos fuimos al departamento. Lo que pasó allí fue algo tan
increíble que nunca lo olvidaremos. Mientras mi mujer entraba a nuestro cuarto
con su futuro amante nosotros nos quedamos en la sala. Le pedí a mi amigo que
viéramos como culeaban. Me acerqué a la puerta abierta y vi como la tenían a mi
mujer. Estaban haciendo un 69 y ella se le comía la verga a ese hombre y el la
chucha a ella. Era un espectáculo muy excitante.


Yo estaba parado en el filo de la puerta pero un poco
inclinado con la cabeza hacia el cuarto, cuando empezó mi turno. Mientras miraba
lo que le hacía a mi mujer, sentí que "mi hombre" se me pegaba por detrás y me
subía el vestido despacito. El me pidió que me inclinara más y lo hice. Justo en
el momento que mi mujer iba a ser penetrada por su amante, que dicho sea de
paso, tenía una verga bastante gruesa y larga, sentí que mi amante me hacía a un
lado la tanga y se ponía a mamarme el culo. Era un gusto indescriptible ver a mi
mujer como la tenían clavada hasta el fondo gritando de placer y yo con una
lengua que me hacía ver estrellas del gusto. Cuando mi mujer más gritaba, sentí
en mi culo algo caliente, miré hacia ese lugar nunca penetrado encontrándome con
una pieza de grueso calibre. Me asusté y le dije que no me iba a entrar, él dijo
que no me preocupara y comenzó a meterme el dedo, luego dos hasta que lo dilató
totalmente y era tanto el gusto que me puse en cuatro, al poco rato sentí un
tronco que me entraba despacito y volvía a salir y volvía a entrar.


Empecé a gemir de placer y mi mujer gritaba que se la meta
más. Casi enseguida mi amante terminó y yo también, pero lo que no esperaba era
lo que pasó. Me fui al baño demorándome unos 10 minutos y al salir me quedé
absorto: mi mujer estaba con las piernas en el hombro de su amante y mi amante
le tenía la verga en la boca. Me quedé parado viendo esa escena tan excitante.
La ponía en todas las poses.


En una de ellas, la pusieron de pié y mientras mi amante se
le comía su rica vagina llena de pelos negros el amante de ella se puso por
detrás y la penetró con fuerza que la hizo gritar, pero poco a poco se fue
adaptando a ese nuevo habitante de sus entrañas que se retorcía gritando y
pidiendo más verga.


Al terminar la dejaron en la cama y se quedó dormida
profundamente. Salieron a la sala y me vieron ya sentado en el mueble, se
sonrieron y se acercaron, me levantaron y el amante de mi mujer se sentó en el
sofá, me puso de espaldas a él y me dijo, ven cosita rica, ahora es tu turno, ya
tu amiga renunció. Me sentó encima de él y me lo metí despacio. Con todo
adentro, empecé a subir y a bajar con la ayuda de él que me tenía cogido de las
caderas, mientras mi amante me ponía la verga en la boca. Así me tuvieron unos
quince minutos, gozando ellos y yo, después hicieron cambio y yo terminé antes.


Cuando el que me penetraba iba a acabar, me lo sacó y se
vació en mi nalgas, el otro hizo lo mismo y yo quedé como mi mujer, totalmente
satisfecho. Me bañé y me acosté al lado de ella. La verdad es que fue rico, pero
ya no quiero volver a hacerlo, mi mujer dice que mientras gocemos no pasa nada,
pero yo no estoy de acuerdo.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 70
Media de votos: 8.94





Relato: A mi mujer y a mí, nos hicieron el amor
Leida: 32761veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis