webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Salí a cazar... y la presa fuí yo


 


Relato: Salí a cazar... y la presa fuí yo

  

Era un día como cualquier otro, me dirigía de regreso a mi
casa, después de una agotadora tarde de universidad. Por fin había terminado la
semana, era viernes y no tenía ningún examen o trabajo que preparar para el
lunes, por lo que el fin de semana sería completamente para mí.



Me acerque a mi estación de metro y me di cuenta que estaba
atestado de gente. Típico de fin de año, donde todos andan comprando regalos, y
con mayor razón a esa hora, donde sale toda la gente que regresa de su trabajo a
la casa.



La situación no me molestaba, era ideal para colocarme detrás
de un buen culo, e irme punteandolo hasta mi casa. Antes de que llegara el
carro, dí una mirada al ganado que se encontraba en ese momento, y cerca mío,
divisé una mujer rubia, de unos 40 años, como me gustan a mi, con unas pata
negras ajustadas, que dejaban a la vista un hermoso y grande culo. La señora no
tenía muy buen caracho, pero eso a mi no me importaba. Me coloque detrás de ella
y al llegar el carro, entramos todos amontonados. Ya a la entrada, le pegue unos
buenos empujones. Adentro ella se me alejó un poco, pero igual logre colocarme a
su lado, claro que la posición no era la que yo quería. Pero de todas formas mi
verga , que ya se había despertado, quedó apoyada en su pierna.



A la siguiente estación, subió mas gente de la que se bajó, y
ya estabamos completamente apretados. En un momento sentí que alguien se había
puesto completamente detrás de mi. De reojo me dí cuenta que era un hombre de
unos 28 años, con lentes y chaqueta de cuero negra. Pude sentir como apoyó su
bulto en mi culo. Pensé que solo eran ideas mías, y traté de moverme un poco,
pero el hombre nuevamente se apoyó en mi. Ahora sentí como me apoyaba algo en la
espalda y acercándose a mi oido, me dijo : "Quédate quieto , si no quieres
sentir mas adentro la cuchilla".



Quedé paralizado. Había visto muchas veces como asaltaban a
la gente en las micro o en el metro, pero nunca me había tocado vivir esa
experiencia. El hombre con su mano, me metió la mano en el bolsillo de atrás y
me sacó la billetera. No contento con esto, me metió la mano en los bolsillo de
adelante, para buscar algo mas de valor, y al hacerlo, se encontró con mi verga
que aun estaba dura por la pierna de la rubia.



" Mira lo que me encontré", me susurró al oído, y
agarrándomela muy fuerte, la apretó en su mano. Sentí como su verga se paró y se
cargó contra mi culo. Comenzó el a puntearme a mi, mientras con su mano seguía
apretándomela muy fuerte, hasta causarme dolor. Luego la soltó y metiéndome la
mano por detrás, me presionó con su dedo, la entrada de mi virgen culito. Debo
confesar que estaba muerto de miedo, pero la sensación no me fue del todo
desagradable. Tenía miedo de sentir la cuchilla en mi espalda, vergüenza de que
alguien se diera cuenta de lo que me estaban haciendo, pero sentir la mano del
hombre en mi trasero, de alguna forma me excitaba.



El hombre nuevamente me metió la mano al bolsillo y comenzó a
masturbarme, mientras por detrás me frotaba su verga, que se podía sentir
perfectamente cada vez que me empujaba hacia el. " Me tienes muy caliente
maricón", me decía al oído . Con mi pene en su manos, me empujaba para atrás, su
movimiento de su manos sobre mi verga, poco a poco me fue gustando, " Veo que
también te está gustando maricón"...... Sentí como el dejaba apretada su verga
en mi culo, podía sentir el movimiento de esta cada vez que expulsaba su semen.
Al mismo momento, sin darme cuenta, yo acababa en la mano de este desconocido.



El hombre sacó su mano de mi bolsillo, justo en el momento en
que el vagón se detenía y abría sus puertas. Tomo mi mochila, y dándome un
empujón, salió del metro. No me atreví a decir nada, me fije en la mancha que yo
mismo había dejado en mis pantalones. Me dio miedo de que la misma mancha
estuviera en mi trasero. Me saqué la chaqueta y me la puse amarrada a la
cintura. La siguiente estación era la mía. Bajé del metro, vi como este cerraba
sus puertas, y se alejaba. Caminé a mi casa, aun tiritaba; aunque no sabía si de
miedo o de placer.



 



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO



Santiago 05 abril 2004


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 2.00





Relato: Salí a cazar... y la presa fuí yo
Leida: 3009veces
Tiempo de lectura: 3minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis