webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi historia con mi hermana


 


Relato: Mi historia con mi hermana

  

Hola a todos. Habiendo leido gran parte de los relatos que polulan en la red,
decidi contribuir con mi propia historia. Lo hago ha modo de descarga emocional,
ya que es una situacion un tanto perturbadora, aunque en ello reside tambien una
fuerte carga erotica.


Los hechos que narrare son aquellos que mejor describen mi historia y de los
que retengo mayores detalles, de mas esta decir que los dialogos empleados
trataran de ser lo mas fiel a los originales intentando conservar el espiritu
del momento.


Empezare comentando que mi nombre es Fernando y el de mi hermana,
co-protagonista de la mayoria de los hechos que narrare, es Natalia. Yo cuento
actualmente con 24 años y ella con 25. Vivimos en un barrio de la ciudad de
Buenos Aires, en Argentina. Estamos aqui desde recien nacidos. Mi familia la
completan mi padre, empleado bancario y mi madre, ama de casa y traductora de
ingles en sus ratos libres.


Mis primeros recuerdos sexuales se remontan a una edad muy temprana, de la
que no puedo precisar demasiado, calculo que cuatro años, dado que mi primer
recuerdo data de una mañana en mi jardin de infantes, esperando para ir al baño,
todos formados en fila, tengo la vision de un juego con una compañerita. El
recuerdo no me detalla el hecho en si, pero si la sensacion de cotejo sexual, no
se si fue una inocente caricia, en beso infantil o un roce instintivo con su
cuerpo. Pero siempre me quedo marcada esa imagen como un primer impulso sexual.
Avanzando cronologicamente, una tarde jugando a las escondidas con un vecino,
recuerdo haber entrado a la casa de el para esconderme, y ver en la habitacion
de sus padres, a su propia madre cambiandose. La recuerdo con ropa interior
negra, parada terminandose de vestir, aunque no recuerdo la imagen de su cuerpo,
si recuerdo la extraña sensacion de excitacion por estar viendo algo, que para
mi tierna edad era prohibido. Debo haber abusado de aquella posicion expectante
ya que la mujer me regaño como ofendida por la situacion, esa es la segunda
situacion que recuerdo como exitante aunque no podria detallarlas claramente.


Ya un poco mayor, unos siete u ocho años, recuerdo jugar con mi hermana, un
año mayor que yo, y en el juego reclamaba un beso de ella, reclamo al que
accedio dandome repetidas veces, pequeños vesos en la boca. Seguramente besos
inocentes, de juego, pero recuerdo los mismo como desencadenantes de sensaciones
exitantes de mi infancia. Recuerdo haberme desnudado (seguramente a los diez o
doce años) e intentar una especie de masturbacion frente a una ventana desde la
que podria verme mi hermana. Seguramente no me veia, ya que tampoco estaba tan
expuesto, pero si recuerdo que me exitaba verme desnudo y saber que en el otro
ambiente estaba ella y podria llegar a verme.


Fuimos creciendo, y por supuesto desarrollandonos. Natalia saco un bonito
cuerpo a sus 16 años ya tenia un buen culo, y unas tetas prometedoras, duras,
redondas y con espectativas de crecer aun mas. Yo con 15 años continuaba con mis
inquietudes sexuales. Hasta aqui nunca se habian repetido situaciones extrañas
mas alla de las relatadas, que no habian traido ninguna tipo de secuela.


En la escuela se hablaba de sexo, y entre quienes teniamos hermanas
bromeabamos sobre si las habiamos visto desnudas o cosas por el estilo. Yo
realmente no habia pensado en ello, los eventos de mi infancia habian quedado
latentes, nunca habia actuado consecuente a ellos.


El pensar en ver a mi hermana desnuda empezo a exitarme con el paso del
tiempo. Solo la idea de verla me exitaba, incluso una tarde en la que dicho
pensamiento se adueñaba de mi cabeza, decidi masturbarme pensando en verla. Solo
pensaba en verla, no en tener contacto con ella, sino en apreciar su adolescente
cuerpo desnudo, poder ver sus bellos y ya desarrollados pechos. A sus 20 años ya
su cuerpo estaba totalmente desarrollado, y tendria una medidas calculo de 100
65 100. Sus curvas eran bien redondeadas, sus tetas y su culo muy carnosos, y la
veia cada vez mas como a una mujer. Mis masturbaciones se repitieron varias
veces con el correr del tiempo. Siempre la imaginaba cambiandose, bañandose o
hasta masturbandose, pero yo me ubicaba siempre en una actitud pasiva,
observandola solamente, estas fantasias me robaron varios orgasmos, en los que
mi leche salpicaba la bañera mientras me bañaba.


Una noche estabamos los dos solos, mis padres estaban en una cena de
negocios, y ella entro a bañarse. La situacion de por si siempre me exitaba, mi
hermana y yo solos en casa, y ella desnuda bañandose a pocos metros mio. Estaba
por ir a mi cuarto para masturbarme, cuando se me ocurrio por fin espiarla para
hacer real asi mi fantasia de verla desnuda. Asi lo hice. Espere a que dejara
correr el agua en la ducha, sabia que le gustaba llenar la bañera con agua
caliente para luego relajarse en ella. Cuando supuse que estaria desnuda, por lo
que no intentaria salir del baño, me dirigi a la puerta del baño y me agache
hacia la cerradura para poder espiarla. Lo que vi me exito increiblemente, yo ya
tenia 19 años, mi pija se puso en su explendor, aunque no es una cosa
sobrenatural. La vi totalmente desnuda jugando con su cabello mientras se
llenaba la bañera. Estaba parada frente al espejo del lavatorio, justo de
espalda a la puerta del baño, veia su hermoso y redondo culo frente a mi,
meneandose mientras se peinaba ritmicamente. Cuando se movia, porque ademas ella
miraba todo su cuerpo en el espejo, el reflejo en el mismo me permitia ver sus
tetas, tan grandes y redondas. Tenia a mi vista toda su espalda y por el espejo
veia todo su frente. Comence a masturbarme mirando como se meneaba mi hermana
frente al espejo, ella se movia permanentemente y me regalaba vistas hermosas de
su culo, sus grantes tetas y su capullito peludo.


Nunca tuvo novio por mucho tiempo, supongo que fue virgen hasta los 22 o 23
años en que estuvo de novia de forma oficial. Cuando se metio a la ducha y ya me
era imposible observarla fui a mi cuarto y segui masturbandome pensando en los
que habia visto. Pensaba ahora si, por primera vez, en chupar esas hermosas
tetas, masajearlas, pellizcando sus redondos pezones. Ahora si me masturbaba
pensando en cogerla toda, poseerla por completo. Penetrar ese pulposo culo hasta
llenarla de leche, acabarle por todo su cuerpo. Desde ese momento mis fantasias
incluian mi participacion activa, imaginaba cojerla haciendola gozar como puta.
Cojerla en su propia cama, a cuaquier hora, simpre que estuvieramos solos, la
casa seria nuestra, su cama seria nuestra, y yo la cojeria cuanto quisiera y de
la forma que quisiera. Soñaba con ella chupandome la pija freneticamente o
haciendome fabulosas turcas con sus grandes tetas. Queria bañarle todo su cuerpo
con mi leche caliente. Desde ese momento la espiaba en toda situacion que me
fuera posible, la espiaba bañandose y luego completaba mi fantasia hasta lograr
hermosos orgasmos en mi cama. Una noche, repitiendo esta rutina, algo salio mal.
Estaba yo frente a la puerta espiandola, cuando de prondo, y sin poder
preveerlo, ella atina el picaporte para abrir la puerta, desesperadamente corri
de alli en un salto al living que estaba junto al baño, ella extrañada pregunto
que que pasaba alli, estaba extrañada, pero nunca supe si llego a verme o si
cuando abrio la puerta se sorprendio al escuchar algun paso, yo preferia
mantener esta ultima opcion, ya que no me comprometia en absoluto, siendo casual
que yo pasara por alli no seria extraño que me escuchara. Conteste -Estoy yo
aca, que pasa?, -No nada, me traes despues una toalla. Decidi olvidar este
episodio, y convencerme de que de nada se habia percatado, igualmente ella nunca
me hizo saber nada, por lo que supuse que todo estaba bien.


Mis masturbaciones seguian igualmente, ahora me conformaba con mirar menos
tiempo, y compenzaba el resto con mis fantasias hasta acabar placidamente.


La relacion no habia cambiado en absoluto desde aquel hecho, solo que ahora
como ella sali