webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi Esposa la recatada (I)


 


Relato: Mi Esposa la recatada (I)

  

Con Lola nos casamos muy jóvenes,
éramos inexpertos en todo sentido de la palabra y en materia sexual
ni hablar, hicimos bastante tiempo lo tradicional, eso sí cogíamos
casi todas las noche, aunque a ella no le gustaba ser penetrada todos
los días, argumentando lo cansada que estaba con las tareas de la casa,
eso que aún no teníamos niños. Con el paso del tiempo
a mí se me fueron despertando los ratones en materia sexual, así
que siempre estaba inventando poses nuevas y trataba de calentarle la cabeza
preguntándole que me contara las fantasías que tenía,
pero ella me decía siempre que no tenía ninguna y que le bastaba
y sobraba con el sexo que yo le daba. Yo siempre fui un pijón además
calentón, en la calle me las paso mirando los culos de las mujeres
y me caliento de sólo pensarlo, pero ella no era muy afecta al
sexo que digamos, y casi siempre le costaba alcanzar el orgasmo, aunque
antes de cada sesión de sexo dedicamos mucho tiempo a tocarnos y chuparnos
todos nuestros rincones, pero les dije a ella le costaba mucho calentarse,
es más no le agradaba mucho el chuparme la verga, me decía
que la tenía muy grande y jamás quiso que yo le acabara dentro
de la boca, me decía que tenía asco a todo eso, así
que siempre que me la chupaba como para que yo acabe le terminaba en sus pechos
o en sus manos. Yo cada vez que teníamos una sesión amatoria
le calentaba la cabeza diciéndole que me gustaría que ella
cogiese con otros hombres ya que a mi juicio eso era lo que le estaba faltando,
ya que nunca antes de mí había tenido relaciones con otro,
yo le decía que debía probar con otro para sentir otras sensaciones,
otras manos, otra forma de acariciar y además sentir otra verga para
que viera que no todos los hombres éramos iguales, y que quizás
de esa manera aprendería a disfrutar más del sexo que yo quería,
pero cada vez que le insinuaba esto ella me decía que no la quería
y que por eso la quería entregar a otro hombre y me decía que
jamás lo haría porque no lo necesitaba. Con el paso del tiempo
yo no conseguía nada de nada es así que por cosas de la vida
nos separamos un tiempo que no pasó más de tres meses, dijimos
que para recomponer nuestras vidas y para sentir que nos queríamos
mucho ya que ambos nos extrañaríamos un montón. Y así
fue yo me fui de la casa y alquilé un departamento y ella se quedó
en la casa, me olvidaba contarle que para entonces teníamos 2 hijos
que para ese momento tenían 5 y 3 años.

Yo
en cuanto me quedé solo, comencée a salir con amigos de farra
y le daba bastante duro a las minas, ya que siempre tenía calce y me
cogí unas cuantas, pero extrañaba demasiado a mis hijos
así que iba los fines de semana a verlos, para estar con ellos y de
paso charla con mi ex-esposa, a ella se la notaba aplomada y también
la vi más hermosa que de costumbre, pero esto último me
lo callé y no le dije nada.

Hasta
que una noche en medio de la semana me dije que iría a ver a mis hijos
que los extrañaba un montón, así que llegué bastante
tarde a la casa de mi ex-esposa y golpeé la puerta digamos que insistí
bastante porque veía luz dentro de la casa, hasta que apareció
mi señora con cara de muy sorprendida y rara, diciéndome que
se había quedado dormida viendo la tele y me hizo pasar a la casa,
le dije qué venía y me contestó que era muy tarde y que
los chicos estaban durmiendo y que por favor no los despertara, así
que le dije que me iría y que me perdonara por la situación,
así que salgo del patio a la calle y me quedé pensando en lo
extraña de la situación así que caminé un poco
y me senté en una placita que hay casi a enfrente de la casa y así
tapado con los árboles me dediqué a espiar a ver qué
pasaba, no pasó más de una hora cuando salió de la
misma un hombre bastante apurado tenía el pelo un poco largo y era
más gordito que yo, realmente no era una bella persona, era de
más evidente que estaba con mi ex-esposa dentro de la casa y bueno
digamos que habrán hecho el amor, y yo no tenía que reprochar
esta situación ya que yo también lo había hecho aprovechando
esta separación.

Un día
luego de pensarlo mucho decido hablar con ella para conversar sobre nuestra
separación y cuando llego, digamos que fue un poco tarde, en la
calle me cruzo con el tipo este que seguramente venía de la casa de
mi ex, así que me dije Juan cálmate y no hagas locuras, lo que
más me molestaba era que si lo hacía era en la casa donde están
mis hijos y me preguntaba cómo hacía para no despertarlos
o cómo se las ingeniaba, así que cuando llegué ella estaba
en camisón y asó me hizo pasar a la casa yo notaba los almohadones
de los sillones todos revueltos como si hubiera pasado una batalla por ahí,
y eso fue justamente lo que me dijo mi señora que los chicos habían
estado jugando con los almohadones antes de irse a la cama, yo la miraba
a ella ya que en algunos momentos me mostraba realmente todo el culo no
sé si lo hacía con intención o qué, pero estaba
bastante buena y como yo venía de una abstinencia sexual de algunos
días, me paro detrás de ella y le empiezo a franelear de
lo lindo y a apoyarle mi pedazo que ya estaba bastante duro y a pronto de
explotar, ella hacía la difícil hasta que se dio vuelta
y me manoteó el pedazo con una calentura de aquellas, me bajó
el cierre del pantalón con tanta furia que casi me corta un pedazo
de pija, la sacó afuera y se bajó a mamármela, con tanta
cancha que se la metía casi toda dentro de la boca y mientras hacía
esto me decía que quería probármela hace tiempo, no tardó
mucho rato en que yo estaba a punto de acabar y recordando que a ella
no le gustaba tragar la leche le avisé que me venía, en ese
momento ella le imprimía más movimientos a su boca y veía
mi polla entrar y salir como un pistón, yo volaba de calentura
y ahí nomás le comencé a acabar en la boca un torrente
de leche caliente, que la muy guacha tragaba como si fuera el néctar
más rico que hay, me limpió hasta la ultima gotita y yo me quedé
de una pieza ya que lo que ella me había negado durante años
de matrimonio lo pudo superar en tres meses de separación, de más
está decir que yo estaba loco de contento por lo que había
pasado y a ella se le veía feliz también, ahí nomás
nos fuimos a la cama y nos dimos con todo y logré arrancarle unas cuantas
confesiones de todo lo que había hecho durante nuestra separación,
pero eso es motivo para otro relato, así que éste lo dejo
aquí nomás.

Autor:
Juan

Si alguien (hombre o mujer)
quiere escribirme que lo haga a esta dirección POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0





Relato: Mi Esposa la recatada (I)
Leida: 2192veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis