webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Dragon Ball Z, 18 y Krilin


 


Relato: Dragon Ball Z, 18 y Krilin

  

Lo prometido es deuda y aquí
esta la tercera parodia de su servidor, Ryo. Estas es de Dragón
Ball Z.. Para comentarios, amenazas, sugerencias y cualquier otra cosa
escribir a POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO . Gracias
por los comentarios de las dos anteriores. Espero la disfruten



La vida continuaba tranquila en
la Tierra luego de la pelea contra Cell (o Celular), un periodo de paz
bastante largo esperaba al planeta, a no ser claro por aquel pequeño
incidente de los guerreros de plata que resolvió Son Gohan, con
algo de ayuda del "más allá".



En fin, la vida para la mayoría
de los habitantes del planeta Tierra estaba libre de preocupaciones. Sin
embargo uno de los Guerreros Z, se hallaba intranquilo. Krilin, aquel pequeño,
fiero y guerrero rapado, quien en su juventud había sido compañero
de entrenamiento de Son Goku con el Maestro Kame Senín, no podía
sacar una idea fija en su cabeza, una idea que le atormentaba aun en las
noches de amor con la voluptuosa Maron. Esa idea tenía un precioso
rostro de mujer pálido con ojos azules, labios apenas sugeridos
y un hermoso cabello corto y rubio; esta idea también tenía
nombre: "Número 18".



Krilin se hallaba perturbado desde
aquella vez que la androide le había dado un beso en la mejilla
y se había clavado en su pecho, más aun luego de la despedida
en el Templo Sagrado de Kami Sama. Por otra parte su primer, Maron, le
había dejado, y esta vez parecía que si era permanentemente.
Esta hermosa chica, Maron, de cuerpo escultural, amplios y firmes senos,
caderas amplias y cintura estrecha, le había encendido las entrañas
por primera vez, y él realmente la quería, la quería
mucho pero su actitud hacia él, a veces de menosprecio apenas encontraba
un candidato mejor parecido, había minado el cariño, por
otra parte la aparición repentina de Número 18, había
dado vuelta a la vida del valeroso guerrero.



Por este tiempo Krilin se encontraba
entrenamiento, estaba vez estaba solo. La montaña en que se encontraba
estaba muchos kilómetros al este de la Capital del Sur. Su fuerza
se incrementaba muy lentamente, en comparación con de Goku o Vegeta,
pero entre los insignificantes seres humanos, se hallaba en una posición
privilegiada. Sin embargo en medio de las interminables faenas de entrenamiento
cruzaban por su cabeza aquellos dos rostros que tanto quiere: el de Maron
y el de la bella Número 18.



Durante aquella tarde entrenó
en una imponente cascada cuya caída de agua rugía como el
poderoso Dios Dragón al asomarse de entre las esferas al ser invocado.
La tarde agonizaba peleándole tiempo a la noche. El paraje estaba
desierto, pero era increíblemente hermoso, el verde bosque acogía
en su regazo aquel río, entre arrullos de aves y murmullos de animales
entre la espesura.



En un momento dado, mientras detenía
el potente brazo de agua y lo lanzaba contra el cielo, Krilin, con el pecho
al descubierto, sintió una mirada que se deslizó por su espalda
desnuda y húmeda. Al volver se encontró con la desierta orilla
del río y más allá con el follaje del bosque, no había
nadie ahí. Aún así intentó percibir el Ki (fuerza
o energía vital) de alguien cercano, pero fue en vano.



Regresó nuevamente a su entrenamiento,
su Ki se elevaba por instantes a puntos bastantes impresionantes. En medio
de uno de esos puntos una sombra saliente de entre los árboles le
acechó por la espalda, sin pensarlo dos veces, el guerrero, se volvió
lanzando un Kame Hame Ha (u onda vital) con todas sus fuerzas. La sombra
cayó desplomada sobre el suelo. Al mirar de nuevo la androide 18
se hallaba tendida en el césped muy cerca del río, aparentemente
inconsciente.



Cuando la androide 18 abrió
los ojos se halló en un improvisado campamento en un claro, al aire
libre; una fogata ardía a sus pies iluminando la oscuridad y no
había más nadie a su alrededor. De repente descendiendo del
cielo estrellado apareció Krilin con una buena carga de leña
seca.



_ Ya despertarte, qué bueno
_ sonrío alegremente el valiente fajador, mientras colocaba parte
de la carga en el fuego para darle vigor y cocinar mejor el enorme pez
que se encontraba en cocción. Numero 18, incorporándose lentamente,
se acomodó parte del cabello tras la oreja, maniobra que le fascinaba
a Krilin.



_ ¿Qué hago aquí?
_ Preguntó secamente la androide.



_ Creo que te desmayaste al recibir
uno de mis poderes_ contestó Krilin, _ Pero fue un accidente_ se
apresuró a aclarar moviendo las manos al ver la mirada de 18.



_ Oh, sí ya recuerdo_ dijo
despreocupadamente la androide._ estoy débil por la falta de alimento
_.



Krilin no pudo menos que extrañarse
ante esta afirmación, él creía que la androide contaba
con dispositivos de energía ilimitada y que nunca se cansaban.



_ Pero ¿Tu tienes esa cosa
de energía ilimitada?_ Preguntó tímidamente.



_ Lo tenía pero al pedirle
al Dios Dragón que retirará el dispositivo explosivo de mí,
también eliminó esa otra parte y ahora necesito de alimentos
_La androide hablaba con todo comodidad frente al guerrero, continuo diciendo:
_, además soy como cualquier otra humana solo que varias de mis
parte han sido re diseñadas genéticamente para mejorar en
las peleas _.



¡Es humana! Pensó Krilin,
es una mujer como cualquier otra. Sintió un gran alivio y una nueva
motivación extraña nació en sus adentros.



Luego de cenar, acabando entre ambos
al enorme pescado. Krilin se recostó un largo rato sobre la tersa
hierba, un poco alejado de la fogata y de Número 18, contemplando
la luna que casi se hallaba mostrando su faz completa y las estrellas.
Meditaba entre muchas otras cosas, la de batallas libradas al lado de su
amigo desde la infancia, Son Goku, y con el resto de sus amigos, de las
veces que estuvo apunto de morir y de las veces que de hecho murió,
de repente cruzó su cabeza el recuerdo de Maron, de la primer noche
que pasaron juntos y en la cual se dio cuenta que no era virgen y que no
le importó en lo más mínimo.



_ ¿Qué haces? _ le
interrumpió la dulce voz de 18, ¿dulce?, Bueno, al menos
así le pareció.



_ Contemplando las estrellas...
_ suspiró Krilin. La androide frunció el ceño.



_ Yo nunca las he contemplado_ La
rubia joven se dejó caer a un lado del pequeño gran peleador.



Un silencio, que se hizo eterno
para Krilin, se tendió en medio de ambos. El corazón del
guerrero palpitaba con fuerza y la respiración se le aceleró
sin querer.



De repente un haz de luz cruzó
el firmamento. Era una estrecha fugaz. Krilin se levantó ligeramente
apuntó al punto en el horizonte donde se había perdido la
estrella. Volvió el rostro hacia 18 como para decirle algo, pero
se encontró con el rostro de la androide justo sobre el suyo, los
ojos de ella se hallaban con brillo especial y al toparse con su mirada
Krilin sintió un escalofrío por todo el cuerpo, y antes de
poder decir algo la mujer le apagó los labios con un beso.



La noche era cálida, pero
Krilin hubiera jurado que se hallaba en el infierno, todo el cuerpo le
ardía con el fuego de la pasión. Se hallaba uno frente al
otro, en silencio. La niña rubia se deshizo del chaleco y de la
camisa que le cubría el pecho, pronto asomaron dos perfectos senos
blancos coronados con sendos carnosos pezones rosa y un abdomen liso, perfecto.
Krilin pensó que 18 nada tenía que envidiarle a Maron en
cuanto a atributos. A su vez Krilin se descubrió el torso: musculoso
por donde se mirase, como un joven roble cuyo tronco es inquebrantable
y cuya presencia despierta admiración.



Un segundo, un interminable segundo
mientras ambos apreciaban el cuerpo del otro. Nuevamente la mujer tomó
la iniciativa poniéndose de pie y despojándose completamente
de sus ropas. Sus piernas larga y esbeltas, columpiaban unas amplias caderas,
su sexo se hallaba libre del vello púbico, todo aquel cuerpo resplandecía
al roce de los rayos argentos de la luna como una estatua de blanco mármol
de alguna diosa antigua. El Guerrero se irguió, e igualmente se
deshizo de sus vestimentas restantes. Aunque pequeño, el cuerpo
del héroe era fenomenal. Un torso musculoso, piernas igualmente
modeladas, una espalda como coraza, parecía una pieza de maquinaria
perfectamente afinada.



Se acercaron y se fundieron en un
nuevo beso, esta vez sus lenguas se atornillaron la una a la otra en un
juego que ya terminaba de encender las de por sí inflamadas entrañas
de ambos. Cayeron, pues, al césped, él sobre ella. Entonces
él, haciendo uso solamente de su lengua, le recorrió el cuerpo
haciendo una larga escala en sus pechos los que degustó una y otra
vez, mordisqueando los cada vez más duros pezones. Continuó
luego hasta detenerse al final del vientre, instintivamente ella separó
un poco las piernas para permitir que el rostro de su cómplice se
hundiese en medio de ellas y le proporcionara sensaciones que hasta ahora
sólo había imaginado. Krilin por su parte, recordando como
le gustaba aquella operación a Maron, comenzó a lamer de
arriba a bajo la entrada al templo de los dioses de su ninfa, introduciendo
ocasionalmente su lengua tan solo para oír los gemidos de placer
de su compañera.



Pronto los papeles se invirtieron.
Krilin se halló de espaldas en la hierba y la diosa rubia con el
cabello cubriéndole media faz le dirigió una sonrisa maliciosa.
La joven se dirigió sin preámbulo al miembro de su compañero.
Este era bastante imponente en tamaño. Lo tomó con ambas
manos y con su lengua comenzó a dar vueltas sobre su extremo rojizo,
introduciéndolo poco a poco en su boca mientas lo recorría
con las manos de arriba a bajo. Lo saboreaba cuanto podía, acelerando
la maniobra a veces, lo sacaba y metía en la boca rápidamente.



Krilin pronto la tomó de
la barbilla atrayéndola hacia su pecho, a lo que ella respondió.
Cuando la tuvo suficientemente cerca se irguió un poco hasta asirla
por la cintura, la suspendió un poco hasta que estuvo sobre el ángulo
de caída adecuado, ella tomó el miembro de su compañero
y lo apuntó. Cuando Krilin la dejó caer su henchido guerrero
le perforó las entrañas y un grito de hembra retumbó
en la foresta: la niña rubia era virgen.



Tras el primer impacto, muy rudo
para ser el primero, ella se repuso y tras los primeros embates de Krilin
ella tomó la iniciativa montando sobre la dulce espina, dando saltitos
primero y verdaderas embestidas luego. El dolor inicial pasaba rápidamente
a convulsiones de placer.



El falo del joven guerrero taladraba
las hasta entonces vírgenes entrañas de la ninfa. Tras un
re acomodo Krilin se halló nuevamente sobre la mujer. Le asió
por las piernas, levantándolas y separándoselas ligeramente
permitiendo una mejor penetración. Numero 18 gemía y lloraba
mientras se revolcaba alrededor de la estaca de la que se hallaba presa.



En medio de cada embestida todo
el cuerpo de la mujer se sacudía, sus pechos duros y firmes se tambaleaban
excitantemente, mientras se cubrían de una fina capa de sudor. De
su boca, en la cual hundía sus dedos ocasionalmente, salía
saliva por la comisura de los labios. Sus ojos se perdieron en el infinito,
mientras chillaba, pronto se tornaron blancos.



Presentó múltiples
espasmos orgásmiscos hasta que Krilin se halló en su máximo,
y le inundara sus adentros con su savia. Para entonces Krilin había
dicho sin querer el nombre de Maron.



Terminaron juntos, uno sobre el
otro sudorosos y satisfechos.



Al alba ya se hallaban incorporados.



_ Krilin. ¿Quién es
Maron? _ la pregunta lo tomó por asalto _ Me lo dijiste al oído
anoche _.



_ Eh, eh,_ comenzó sorprendido,
resolviendo por fin_ Será el nombre de nuestra primer hija _.



A lo que la hermosa rubia asintió
sonriendo.



Poco tiempo después se casaron...



FIN.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 70
Media de votos: 8.84





Relato: Dragon Ball Z, 18 y Krilin
Leida: 53109veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis