webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Cuñadas (1)


 


Relato: Cuñadas (1)

  

Antes que nada decir que a raíz de comentar con amigos míos y
enseñarles los relatos que había publicado en Internet, me objetaron la
posibilidad de que si ellos me transcribían sus aventuras, hechos o fantasías,
yo las enviaría a la web que estaba afiliado. Les dije que sí, y al cabo de una
semana tenía en mi ordenador cerca de 25 relatos de todo tipo, reales y
fantasiosos, amor filial, maduras, transexuales, en fin de todo un poco. Nunca
hubiese imaginado que algunas mujeres de mis amigos fuesen las protagonistas en
varios relatos por parte de ellos. Cada semana recibo de dos a tres relatos, los
corrijo y los guardo para paulatinamente publicarlos en la red. Empezaré por el
primero de la lista. Decir Que los nombres son inventados e indicare si los
relatos son reales o fantasiosos.



 


CUÑADAS


(Hecho real)



 


CAPITULO 1



 


Mi nombre es Juan y tengo 36 años, mido 1.73 cm, tengo un
cuerpo atlético dado que desde los 15 voy al gimnasio tres veces por semana a
hacer pesas a parte de practicar el fútbol. Tengo un pene mas bien grande de
25*7 en erección, 12*4 cuando esta flácido, y un pequeño problema con mis
testículos pues son bastante grandes y no sé si es por el tamaño, pero producen
una gran cantidad de semen y me duelen bastante, por lo que necesito descargar a
menudo. Soy muy vicioso, tengo una mente muy calenturienta, me gusta mucho el
sexo, pero en mi relación con las mujeres siempre he sido bastante tímido. Lo
que hoy cuento aquí es sólo una parte de la relación que en poco tiempo he
experimentado y experimento con las tres hermanas de mi mujer, y todo
desencadenándose a raíz de la primera vez con Susana. Hoy mi mujer lo sabe, pero
al contrario de lo que pensaba que sucedería, tengo la sensación que están
preparando algo entre ellas contra mí, pues mi mujer me ha ido soltando algunas
indirectas respecto al sexo y de lo que hablan entre ellas. En fin, ya les
contaré en su momento.



Estoy casado desde hace 10 años con Lucía y tengo una hija de
8. Ella es la mayor de cuatro hermanas, Lucia mi mujer tiene 35, Mónica 32,
Susana 28 y Eva 24, todas ellas casadas y con niñas pequeñas de entre 2 y 8
años. Con mis cuñadas y sus maridos me entiendo de maravilla, a parte de que
todas y no desmerezco a mi mujer están soberbias. Mis cuñadas desde que las
conocí me habían mostrado mucha confianza, sabía de ellas muchas más cosas que
las que explicaban a mi mujer. Habíamos ido juntos a la disco del pueblo muchas
veces y allí tenía que bailar con todas. No cabe decir que me encantaba
sentirlas a todas junto a mí cuando bailábamos lentos, y después, pues, lo dicho
unos dolores tremendos de testículos y como no podía estar a solas con Lucía en
esos momentos, mitigaba mi dolor con soberanas masturbaciones, y todo gracias a
mis cuñadas.



Lucia mi mujer mide 1.66 es morena de pelo largo y rizado y
sus medidas son de 95-66-91, Mónica, la segunda, mide 1.75 es morena y de ojos
azules, tiene un cuerpo espectacular, piernas formadas en el gimnasio, un culo
bien puesto y duro y unos pechos no muy grandes pero firmes y tiesos ya que
igual que a mi le gusta cuidar su cuerpo, sus medidas son aproximadamente de
85-62-92. Susana, la tercera, mide 1.73, también es morena pero de pelo corto,
ojos verdes, unas piernas esbeltas y formadas, un culo respingón y carnoso, y
unos pechos grandes, muy grandes y redondos, de esos que cuando llevan ajustado
alguna prenda, parecen todavía mas grandes, sus medidas son de 115-62-90. Eva la
pequeña, 1.70 de altura, rubia de pelo corto, ojos azules y una piel blanca,
parece un ángel, tiene unas medidas como Susana.



No he de decir que durante todos estos años, y cuando hemos
estado en la torre de mi suegro y coincidíamos todos, me había puesto cardiaco
viéndolas en bikini. Me había masturbado pensando en todas y cada una de ellas,
lo que les haría, imaginándolas siempre ligeras de ropa, como más de una vez las
había visto, y como y de que manera las cogería. Lo que no pasaba por mi mente
es que todo eso se iba a hacer realidad en muy poco tiempo, y nada menos que con
Susana



La protagonista en cuestión es Susana, la tercera de mis
cuñadas, que como me confesó mas tarde yo había sido para ella su amor
imposible, su objeto de muchas masturbaciones y que si Lucía no se hubiese
casado conmigo, ella se las habría ingeniado para ser la que ocupase su lugar.



Mi mujer me comentó que el matrimonio de Susana no funcionaba
muy bien y que a menudo venía a casa para así estar con mi mujer y su hija estar
con la mía. Mi mujer me había hecho comentado que no tardarían en separarse,
pues Javier, su marido, pasaba más tiempo en el trabajo que en su casa y los
fines de semana salía con sus amigos en moto, y ella estaba cansada de estar
siempre sola. A parte de su hija, tiene pasión por la música, tiene buena voz, y
le encanta que toque la guitarra y así ella me acompaña cantando.



No tuvimos nunca la ocasión de quedarnos a solas y solamente
por eso yo desconocía sus sentimientos, aunque no puedo negar que en mas de una
ocasión me había masturbado pensando en ella.



Todo empezó en Semana Santa, quedamos en ir todos, a
excepción de mi cuñada Eva, juntos de vacaciones de verano a un hotel de la
costa. Eva no podía venir ya que tenía vacaciones en la segunda quincena.
Quedamos en llevarnos a su hija pues se lo iba a pasar bien con sus primas. No
hubo ninguna objeción al respecto.



Me encargué de buscar el hotel. Busqué uno de tres estrellas,
cerca de la playa y que tuviese piscina. Estaba todo encargado cuando una semana
antes de irnos el marido de Susana me comento que no podía ir ya que tenía que
auditar una empresa en Francia y la auditora le había encargado de hacerlo
durante las dos primeras semanas. Esto trastocó todos los planes, ya que
teníamos encargadas cuatro habitaciones, y no podíamos dadas las fechas hacer
ningún cambio. La verdad es que Susana no se enfadó mucho.



Llegamos al hotel sobre las doce del viernes y nos
encontramos con que solamente teníamos disponibles dos habitaciones en la
segunda planta y una en la cuarta. De las cuatro había una, la más grande con
dos camas dobles, otra habitación con una cama individual y otra con dos camas
individuales. Me cabreé bastante, no habían camas suficientes, éramos nueve y
solo había sitio para siete. Si a eso le añadimos que las niñas querían dormir
juntas el problema aumentaba. Mónica propuso que Lucía y ella dormirían en la
más grande añadiendo un plegatín para que las tres más mayores estuviesen juntas
y así controlarlas mejor, el marido de Mónica dormiría en la individual con su
hija, que era la más pequeña (dos años) en otro plegatin y yo iría a dormir
junto con Susana en la que quedaba. Mire a mi mujer y me comento que mientras el
hotel solucionaba el problema de las habitaciones era una situación temporal.
Las niñas estaban muy alborotadas con el hecho de dormir juntas y eso hizo que
me conformase. Hasta ese momento no se me había pasado por la cabeza nada de lo
que mas tarde sucedería.



En la recepción del hotel pedí los plegatines, a parte de que
se preocupasen de solucionar el tema de las habitaciones. Quedaron en que esa
semana lo harían pues reestructurarían las entradas. Durante el resto del día no
sucedió nada. Comimos y fuimos a pasear, dejando para el día siguiente, tanto la
playa como la piscina. Cenamos cerca de las nueve y después fuimos a la terraza
a tomar unas copas. A eso de las diez y media las niñas estaban muy cansadas y
Lucía y Mónica así como su marido se fueron a sus habitaciones. Me acerque a mi
mujer y le di un beso. Ella suspiró. Me quedé con Susana hablando. Cabe decir
que Susana tiene una gracia especial cuando explica las cosas y hace que rías a
carcajadas. No nos dimos cuenta y ya eran las doce. Llevaba mi móvil por si mi
mujer quería alguna cosa. Subimos a la habitación donde previamente habíamos
dispuesto todas nuestras cosas. Y subiendo las escaleras me fijé en su
movimiento de caderas. ¡Vaya cuerpo!.


Susana vestía en ese momento una camiseta de tirantes de
color rojo, dejando su barriga a la vista, y sus pechos se peleaban por salir de
la camiseta, unos tejanos muy ajustados y unas zapatillas planas de color
blanco.



Entramos en la habitación y puso la tele y se estiró apoyando
los codos en la cama. La observé en esa posición durante unos segundos, estaba
sensual en esa postura. Me miró y le dije que me iba a duchar. El aseo estaba
nada mas entrar en la habitación y una puerta corredera separaba la pequeña
entrada del dormitorio. Me pidió ducharse ella primero y la deje. Salí a la
terraza y encendí un cigarrillo. Desde la terraza se veía la playa. Una luna
llena iluminaba el agua y el paseo marítimo estaba en plena ebullición.


La puerta de la terraza se abrió y, ¡ohh! Susana llevaba la
toalla cogida por una de sus manos, era imposible anudar esa toalla por el
volumen de sus pechos, y en la otra llevaba un cigarrillo. La toalla tapaba lo
justo por abajo. Esa visión empezó a despertar a mi compañero.



Vaya vista ¿no?- me comento-



¡Pues sí!, - la contesté mirando de arriba abajo, como
embobado.



Me sonrió y me acarició la cara, pasando cerca de mí. Cogió
un cigarrillo, lo encendió y se apoyó en la baranda. En ese momento pude
observar el principio de su precioso culo. La visión me calentó y me fui a
duchar. Mire el reloj. Las 12:30. Me di una ducha fría, ya que aparte del calor
que hacía, tenía mi pene totalmente erecto. Una vez mas calmado, salí con mi
pantalón del pijama corto y secándome todavía alcé la vista y me quede sin
habla.


Sentada en la terraza estaba mi cuñada con un camisón de
tirantes semitransparente, corto de talle, y con las piernas cruzadas y la
cabeza hacía atrás fumaba otro cigarrillo. Tal como estaba sentada, el camisón
estaba subido de tal manera que veía sus piernas en toda su extensión, hizo que
me volviese a empalmar.



Sus pechos tapaban parte de su cara. Me senté en la cama
haciendo un poco de ruido, pues estaba empalmado por completo. Puse la toalla
encima de mis piernas para taparme. Giró la cabeza y sonrió. Apagó el cigarrillo
y se levanto entrando en la habitación. Se giro, dejó entreabierto el ventanal y
corrió un poco las cortinas. Eso lo hizo de espaldas y cuando corrió las
cortinas se le levanto el camisón dejándome ver que no llevaba nada debajo. Vi
parte de su culo. Cogí el mando de la televisión y cambié de canal. Mi mano
temblaba. Puse una película de Tele 5 y me senté en mi cama apoyando la espalda
en la pared.



¿Tienes sueño, cuñado? -me dijo con voz melódica-



Todavía no- respondí-



He traído cartas, ¿quieres jugar?



¡Vale!



Se sentó en la cama con una pierna debajo de su culo y la
otra en el suelo. El camisón se le subió hasta arriba. Yo estaba sentado de
espaldas a la pared con las piernas debajo de mi culo, pero con mi toalla.


Empezamos a jugar al 7 1/2. Yo sabía jugar bastante, pero, no
estaba por la labor, y mi cuñada me ganó


seis manos seguidas. Se reía. Ella sabía que nunca me había
ganado, y ahora lo estaba consiguiendo con relativa facilidad. No estaba por el
juego precisamente.



Se envalentonó. Me propuso que el que ganara dos manos
seguidas, pagaba prenda. La mire a los ojos, y vi una mirada provocativa,
sensual.



Acepté. Me dijo que iba a ser muy dura pues estaba convencida
de que me iba a ganar. No pensaba en nada, ni en mi mujer ni en mi hija. A
partir de ese momento y de la manera que me lo había dicho solo había una cosa
en mi cabeza y era intentar ganarle.



La primera mano fue para mí, la segunda para ella y así
alternativamente, hasta catorce manos; ni hecho expresamente. Y en la siguiente,
¡ganó ella!. Dejó las cartas y me miro maliciosamente. Lo veía venir, pero me
gustaba ese juego.



¡Vaya, vaya!, cuñadito, y ahora, ¿qué te hago hacer?



Noté sensualidad en su voz. Seguía con la toalla encima de mi
paquete. Ella me miro y me pidió que le diese la toalla.


¡Joder!, ¡no, la toalla! Era lo que hacía disimular mi enorme
erección. Ella lo sabía y por eso me la pedía.



¡Cuñaditooo, dame la toallaaaa!-



Su voz era dulce y sonreía. Le alcancé la toalla y encogí las
piernas rápidamente. Ella la tiro a un lado y con la mano me indicó que me
levantase.



¡Joder!-pense-



Sabía que estaba empalmado y que de pie no podría disimular.
¡Que narices!- pense- ¿quieres verme?, ¡pues me veras.!



Me incorporé y me quede de frente a ella. No me quitaba el
ojo de encima de mi paquete. Me empezaban a doler los testículos y mi pene
forzaba por salir por la cintura de mi pantalón. Ella estaba sentada y yo de pie
a escasos centímetros de ella. Se mordió el labio inferior. Me miró a los ojos y
me sonrió.



¿Estas así por mi? -preguntó-



A ti que te parece.



Me cogió de las manos y me acerco un poco mas cerca. Notaba
su respiración cerca de mi bulto. Estiro las manos hacia arriba y las fue
bajando lentamente como si me arañase el pecho, mientras sin dejar de mirarme y
por encima de mi pantalón su lengua empezaba a jugar con mi pene. Di un suspiro.



Siguió bajando hasta que me empezó a bajar el pantalón. Mi
pene impedía que se bajase del todo. Puso las manos por dentro y cogió mi pene y
lo saco por encima, quedándose este apoyado en su frente, mientras ella acababa
de quitarme el pantalón. Con mi pene apoyado en su frente, su lengua jugaba con
mis testículos y su manos me acariciaban como si me arañasen mis nalgas.



¡Cuñado no sabes el tiempo que llevo esperando esto! ¡Vaya
pedazo de arma que tienes!



Me miraba y sus ojos tenían un brillo especial. El pelo
alborotado y ese olor que emanaba de su piel hicieron que me estremeciese.



Empezó a recorrer con su lengua el tronco venoso de mi pene y
con sus manos me agarraba los testículos. Llego a mi glande y aunque, dadas las
dimensiones, se lo empezó a introducir en la boca. Respiraba agitadamente..



Suspire y heché la cabeza hacia atrás. Susana me estaba
haciendo una mamada increíble.



Subía y bajaba con lentitud, saboreándolo, mientras que una
mano tenía cogido mi pene por el final, con la otra me amasaba los testículos y
jugaba con ellos.



Estaba en el cielo. Cabe decir que tengo mucho aguante cuando
estoy con una mujer, quiero que disfrute igual que yo, pero en esta ocasión mi
cuñada me estaba haciendo perder el control.



Al momento, paro y me hizo estirar en la cama. Se puso a mi
lado y acercándose abrió su boca y nos fundimos en un increíble morreo, mientras
con una mano no dejaba escapar a su presa, Yo por mi parte le levante el camisón
y puse mi mano entre sus piernas y le amase ese culo que me volvía loco y con mi
antebrazo apretaba su coño, que ya hacía rato que emanaba fluidos mojándomelo
por completo. Ella empezaba a gemir. Quité mi mano y le baje los tirantes del
camisón dejando ante mi dos preciosos globos, los cogí y los empecé a comer y a
mamar como si me fuese la vida en ello. Le mordía los pezones



¡SIIIIII! ¡COMETELOS! ¡SON TODO TUUUUYOS! ¡OHHHH, CABRON, ME
VUELVESSSS LOOCAAAA!



Tenia uno en mi boca, con una mano le amasaba el otro y con
mi otra mano le acariciaba su coño.


Notaba que tenia unos labios grandes e hinchado y con mis
dedos busque su clítoris. Se lo empecé a acariciar y Susana gemía cada vez más.
Su mano me apretaba el pene. Cambiaba de pecho. Ahora uno después otro. Eran
increíbles.



Al cabo de un rato de estar así noté se tenso y se corrió
entre pequeños espasmos y mi mano se mojo por completo. Ella jadeaba, me miraba
y sonreía, y sin darle tregua le quite el camisón y la incorpore hasta mi boca,
apoyo las manos en la pared y le empece a comer su coño hinchado y súper mojado
por sus fluidos.



Nuestra excitación estaba al máximo. Le abría el coño
meciéndole la lengua hasta adentro y la sacaba recorriéndoselo todo hasta la
entrada de su ano, volvía y me entretenía en su clítoris, succionándolo,
lamiéndolo, comiéndomelo.



Restregaba por toda mi cara su coño como una posesa. No
paraba de hechar fluidos. Que olor, ¡dios!, me ponía a mil. Ella no paraba de
mojarse y gemir, hasta que se dejo caer hacia atrás convulsionándose. Me fui
incorporando bajándola por la cintura. La mire a los ojos y vi unos ojos
lujuriosos, de pasión.



Susana.- Llevo mes y medio sin hacer nada. Estoy muy caliente
y encendida. ¡Fóllame, rómpeme con esa vergota!, cuñado-



Se puso en cuclillas y fue guiando mi arma hasta la entrada
de su vagina. Poco a poco fue introduciéndose en su lubricada vagina. Yo veía
como se perdía dentro. Que calidez, le hervía por dentro. Su vagina se fue
acomodando a mis medidas.



Susana.- ¡Me vas a partir! Cabrón, ¡Que guuustoooooo!, es
enorme-decía con voz ronca.



Cuando la tuvo toda dentro se quedó quieta para adaptarse
mejor. Poco a poco empezó a moverse. Cada vez más rápido. Mi pene entraba y
salía en toda su extensión. La tenía cogido por el culo y entre ella y yo
empezamos y mete saca vigoroso. Con mi boca le comía los pechos que iban
bamboleando de adelante hacia atrás.


Con mis dedos le acariciaba el agujero del ano y debido a la
gran cantidad de fluidos que soltaba le metí uno, después dos, y hasta tres
dedos. Me hacía daño la muñeca, pero era igual. Ella me miraba como poseída.
Gemía y gemía sin parar.



Susana.- Párteme jodido, quiero mas.-



Todo lo que decía me excitaba cada vez más. Intentaba
controlar. Estaba en el cielo.



Susana.-Avísame cuando te corras cabrón quiero acabar
contigo.



Se había corrido no sé cuantas veces, pues estaban mis
piernas y parte de la cama totalmente mojadas.



Juan.- ¡Aun no he acabado contigo!-le dije



Tal como estaba cabalgando, en cuclillas, se la saqué de su
coño, le dije que se apoyase con las manos detrás y levantase el culo. Le pase
con mis manos jugos de su vagina por la entrada de su ano, a la vez que le
introducía mis dedos. Ella respiraba agitadamente.



Susana.- ¡Que me vas ha hacer!



Juan.- ¡te voy a partir en dos, puta!- le grité.



Me miro sonriendo y jadeando, y mientras con mis manos le
abría su culo, ella dirigía mi pene hacia su entrada. Empezó a bajarse poco a
poco, mientras yo empujaba con suavidad. No quería hacerle daño. Su ano se fue
dilatando hasta que empezó a entrar. Al cabo de cinco minutos y con la cara
desencajada, la tenía completamente sentada encima de mí. En la posición que
estaba le dije que se moviese, mientras con mis dedos jugaba con su clítoris y
con su vagina que estaban muy, pero que muy hinchados.



Susana.- ¡Que paassssada! ¡Sigue, no pares, no hago mas que
correrme, cabronazo!



La verdad es que era como una fuente. Mis manos no paraban de
mojarse y ella hacía sus movimientos cada vez más fuertes. La visión de cómo
entraba mi polla en su culo y su coño, el cual lo tenía a mi merced,
abriéndoselo y introduciéndole los dedos y acariciando su clítoris, estaba a
punto de caramelo.



Le dije que no iba a aguantar mucho más. Ella se tensó y pegó
un grito corto pero intenso, cerrando los ojos y abriendo la boca. Se corrió
salvajemente. Se la saco de su culo y con las dos manos y echada hacia atrás me
la agitó hasta que no pude más.



Hasta ocho convulsiones y una gran cantidad de leche caliente
y espesa salieron disparados. Su pelo, su cara, sus pechos, su barriga fueron
blanco de mi leche, y yo no paraba de eyacular. Creo que fueron como treinta
segundos. Ahora mis testículos me dolían pero debido a la descarga. Cuando acabé
mi respiración era entrecortada. Jadeaba y ella me besó.



Descendió recorriendo mi pecho y me la limpió de leche. Se
limpio su barriga, sus pechos y repaso toda parte de su cuerpo que tuviese semen
y lo degustó. Se acercó y se estiro encima de mí.



Susana.- ¡Eres increíble, cuñado!- Nunca me había corrido
tantas veces. Estoy agotada, pero no saciada. ¿comprendes?. Tengo el culo
dolorido, pero no importa. Sólo había hecho sexo anal un par de veces con
Javier, pero no le gustaba, decía que era antihigiénico. Cuando estaba sola
cogía un plátano y me lo introducía, pero no es lo mismo.



.Juan- Eres una viciosa cuñada. No podía imaginar que me
deseases tanto.



Susana.- Desde que entraste por la puerta de casa, nunca
perdí la esperanza de hacerlo. Mi hermana me había contado lo grande que la
tenías, pero no me lo podía imaginar. Además lo que yo no sabía, era que
llegases a eyacular tanto.



Juan.- Defecto genético-.



Dicho esto nos besamos juntando nuestras lenguas. Le hice
sitio, la abrace, puso una pierna encima de mi barriga y nos dormimos. Eran las
3:00 de la madrugada y todo eso no hacía mas que empezar.



Continuara.....



Hacerme comentarios al respecto, escribidme e-mails, me
gustaría compartir comentarios y sensaciones



Un abrazo.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 7
Media de votos: 9.29





Relato: Cuñadas (1)
Leida: 7330veces
Tiempo de lectura: 14minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis