webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: El internado (1)


 


Relato: El internado (1)

  



El internado.




Cómo llegué a trabajar allí.



 





Aquella mañana al despertarme pensé: "haber si hay suerte y
me dan el trabajo...".


Había acabado los estudios de profesor de educación física
hacía unos años y me estaba especializando en salud e higiene, me faltaba
algunos exámenes para acabar y ya estaba buscando trabajo en algún colegio. Hoy
tenia una entrevista en un internado femenino poco conocido, pero al parecer muy
caro, donde se extremaba el comportamiento. Me parecía muy extraño pues en
nuestros días ya no se lleva la educación estricta, pero tratándose de un
colegio tan especial no me lo pensé y fui a probar.


Me costó un rato llegar al internado ya que estaba retirado
de la ciudad. Lo primero que me sorprendió fue sus grandes puertas de madera y
los frondosos y grandes setos que rodeaban la gran superficie que debía ser el
colegio con su patio y demás instalaciones. No era capaz de ver nada del
interior. Llamé al interfono y el conserje me abrió la puerta. Deje mi coche en
una plaza del aparcamiento y me dirigí hacia el despacho del director.


Golpeé la puerta y esperé a que me recibiera. A los cinco
minutos salió un hombre de unos cuarenta y cinco años, de aspecto joven que
amablemente me invitó a pasar. Allí nos sentamos y comenzamos a charlar. Me
invito a tomar un té, y al cabo del rato sacó mi currículum.





Así que está usted a punto de acabar un master de higiene
y salud, ¿No Don Andrés?, Dijo el director.


Si Don Carlos, me interesa mucho ese tema, me parece que
esta muy relacionado con la educación física y creo que se debería tener muy
en cuenta en la escuela.


Hum, muy interesante, a sus veinticinco años no ha
perdido usted el tiempo, por lo que veo ha hecho gran cantidad de cursos
sobre el tema, además de aquellos relacionados con el control de alumnos en
las clases, psicología, medicina deportiva, primeros auxilios, curas y
atención primaria y alguno de masajes. No esta nada mal.


Gracias Don Carlos.


Bueno que le parece si nos dejamos de formalidades,
llámeme Carlos, por favor.


Como quieras Carlos.


¿Crees que habrás acabado para cuando comiencen las
clases?


Sí, me queda algún examen pero no es problema, para el
comienzo del curso tendré el título.


Muy bien, entonces creo que te explicaré como funciona el
centro, que se espera de ti, y responderé a las preguntas que tengas.





Pasó la mañana enseñándome el centro, las aulas, el gimnasio,
los dormitorios y la enfermería. Carlos me dijo que por estar la enfermería
cerca del gimnasio y del patio, por un poco mas de sueldo, que no estaba mal, me
encargaría de la enfermería, ya que para cosas graves siempre se llevaban a las
alumnas a un hospital de mojas que estaba bastante cerca, y con mis
conocimientos era el mejor capacitado para la tarea.


Así pues me encontré firmando al contrato en el despacho del
director y acordando que volvería antes de comenzar las clases para preparar los
temarios. El centro era precioso, un gran gimnasio bien insonorizado, con sus
duchas, una sala con infinidad de material y un despacho para el profesor, un
patio con zonas verdes, canastas, red de voleibol, pista de atletismo... una
maravilla. Las aulas eran grandes y bien sonorizadas para no tener que forzar la
voz, un comedor común a alumnas y profesores. La zona de los dormitorios era
también común a alumnas y profesores ya que algunos maestros dormían en el
centro. En definitiva era un sueño poder trabajar allí.


Un mes después volví al centro, me presentaron al resto de la
plantilla, casi todos hombres, hablamos de cómo plantear el curso, Carlos me
llamó y fui a hablar con él.





Mira Andrés, además de dar las clases de educación física
tu trabajo consiste en que las alumnas se duchen después de tus clases, que
estén siempre en condiciones de salud e higiene correctas para evitar
enfermedades. Aquí los padres no se meten en qué hacemos sino que nos dan
toda la responsabilidad no sólo de los conocimientos, sino también de la
educación, es más algunos padres internan aquí a sus hijas y no vuelven a
por ellas hasta que no han completado los ocho cursos. Pagan un dineral y
nosotros no podemos defraudarles, ni darles complicaciones, muchos de ellos
están viajando por el mundo y casi no se acuerdan de llamar a sus hijas.


Bueno Carlos, entiendo lo que me dices, pero no es un
poco exagerado por parte de los padres, serán casi como extraños cuando se
vuelvan a ver.


Esa no es una pregunta que nosotros nos debamos hacer,
los padres lo deciden así y nosotros cumplimos con nuestra obligación.
Nosotros aquí somos algo más que sus profesores, casi somos su familia, pero
con un respeto estricto. Si alguna alumna comete infracciones será
castigada, y si llega a graves extremos será expulsada del colegio, cosa que
no ha pasado más que una vez hace muchos años. Los castigos los dejamos a la
elección del profesor, pueden ser incluso físicos, pero sin excederse,
claro. ¿Has comprendido?


Creo que sí Carlos.


Muy bien de todas formas cualquier duda o pegunta que
tengas puedes hacérmela a mí o cualquier otro profesor, somos como una gran
familia. Por cierto, ¿Te vas a quedar a dormir en el centro? Es totalmente
gratis y ahorras tiempo a la hora de entrar en clase. Además puedes salir
del centro cuando te plazca. Tú veras.


Pues creo que si que me quedare, gracias Carlos.


Muy bien el lunes es el primer día de clases, las alumnas
irán llegando en esta semana. Buena suerte.





En esa semana las niñas iban llegando, la mayoría llegaban en
taxi o en coches con chofer, muy pocas eran traídas por los padres. Venían con
el uniforme del colegio, faldita escocesa de cuadros verdes y rayas rojas, blusa
blanca, calcetín alto o medias blancas por debajo de la rodilla y zapatos
negros. Se las acomodaba en sus cuartos y pasaban una revisión médica.


Mi trabajo comenzó a primera hora con las más pequeñas, de 6
años. Todas traían puesto el uniforme de educación física, zapatillas de
deporte, calcetín bajo blanco, amplio pantaloncito corto rosa de corredor y polo
blanco de cuatro botones por fuera del pantalón. El pantalón corto hacia la
forma de la nalga justo tapándola, subía por el costado del muslo hasta poco mas
debajo de la cadera.


Comenzamos por una presentación ya que la mayoría no se
conocían, una clase suavecita para que rompieran a sudar y ver como estaban
físicamente y después la ducha. A algunas chicas le daba vergüenza puesto que
las duchas eran comunes y yo tenia que asegurarme que todas se lavaban y se
aseaban bien, así que me puse un bañador y unas chanclas y pase a las duchas con
ellas. Yo soy un chico normal, moreno, un poco musculado por la costumbre de
hacer ejercicio regularmente, con manos fuertes, aficionado a correr por las
mañanas y a practicar deporte con los amigos algunas tardes.


Las niñas empezaron a desnudarse despacio así que tuve que
pedirles que fueran más rápido ya que tenían que llegar a la próxima clase.
Cuando todas estaban en la ducha pasé del vestuario a las duchas para ver cómo
se lavaban. Desde la puerta de las duchas podía ver a las 25 niñas desnudas
enjabonarse, veía sus cuerpos infantiles, sin rastro de pelo en sus vaginas
vírgenes y sus culitos moverse según se movían. Como es lógico sus pechos no
estaban aun desarrollados. Casi todas las niñas eran delgadas, unas muy blancas
ya que se habían pasado el verano estudiando, algunas de ellas estaban morenitas
y se les notaba la marca blanca del bañador. Eva, una de las chicas que estaba
cerca de la puerta me pidió que le enjabonara la espalda ya que ella no llegaba,
mientras me ofrecía el jabón sosteniéndolo con su manita abierta hacia mí. Era
una de las niñas más delgadas de la clase, mas bien bajita, con una cara muy
linda y una sonrisa ingenua en su rostro, su pelo largo y oscuro le caía por los
hombros, mojado y brillante, tenia una ligera marca de bañador sólo en la parte
de abajo, era muy blanca, pero la marca de bañador hacia pensar que alguna vez
había tomado el sol totalmente desnuda este verano. En ese momento me dirigí a
todo el grupo y les dije:





- Hoy, por ser el primer día y para que nos vayamos
conociendo os vais a lavar unas a otras por parejas, así que tomad a una
compañera y haced lo que yo vaya haciendo.



Me acerque a Eva y cogiendo el champú me eche un poco en
la mano y le enjabone el pelo.



- Cerrad los ojos no os vaya a entrar champú y os pique.
Dije pensando que si tenían los ojos cerrados además de no entrarles jabón,
seria más fácil que no les diera vergüenza cuando sintieran las manos de su
compañera pasar por su cuerpo, ¡No quiero oír una sola voz! Dije muy serio
para evitar un descontrol de quejas por parte de las niñas.





Empecé a lavar el largo pelo de Eva y lo deje recogido sobre
su cabeza lleno de espuma, después cogí un bote de gel del suelo, y poniendo un
poco en la palma de mi mano empecé a pasarla por su cuello. Mi mano empezó a
deslizarse por sus hombros y sus brazos, hice hincapié en que lavaran las
axilas. Después de eso restregué mi mano por su espalda, que casi se cubría del
todo con mi mano, comencé a lavar el culo de la niña que no se movía, se dejaba
hacer como si nada, acaricié primero una nalga y después la otra, las nalgas
eran suaves y turgentes, las palpaba, las amasaba, dejando escurrir la carne con
el jabón, giré a Eva de forma que les daba la espalda a sus compañeras le abrí
un poco las piernas e hice que se inclinara hacia delante de forma que quedo con
el culito en pompa, las demás hicieron lo mismo con sus compañeras. Sonreí por
un momento para mis adentros viendo el panorama de 12 culitos expuestos para mí,
cogí el gel y deje caer un poco en el principio de la raja del culo, puse mi
índice allí y comencé a frotar lentamente hacia abajo, dejando que se enjabonara
bien. Cuando la yema de mi dedo se acercó al ano Eva hizo un intento de
separase, entonces le chisté fuertemente para que se estuviera quieta y la niña
se quedó como una piedra, mientras hablaba con las demás chicas mi dedo hacia
círculos en el apretado agujerito de Eva, cuya respiración comenzaba a agitarse.






Esta es una de las partes más sucias del cuerpo por eso
se debe lavar bien cada vez que podáis, decía yo mientras la presión del
dedo contra el esfínter se hacia más fuerte, por lo que no debéis
olvidarlo nunca. Mi dedo entró hasta la primera falange en el ano de la
niña.


AAH..., dijo Eva dando un respingo al sentir el
jabonoso intruso.


¡Estate quieta! Espeté a la niña que se paralizó al oír
mi voz. Yo sentía como aquel diminuto agujero latía mientras apretaba mi
dedo que hacia pequeños giros dentro de Eva, el calor interno de la niña
invadía toda mi mano y mi cerebro, por un momento pensé lo que estaba
haciendo, saqué el dedo y seguí bajando hacia la vagina de la niña
mientras seguía explicando. Este es el otro orificio por donde salen las
suciedades del cuerpo, mi dedo paseaba adelante y atrás por los suaves y
tiernos labios exteriores de Eva, debéis lavarlo bien con jabón para que
no tengáis infecciones. La niña comenzaba a temblar por la fricción mi
índice. No entendía como podía estar haciendo eso a una cría de tan sólo 6
añitos pero estaba disfrutando al tocar aquellos órganos tan suaves. Sentí
gran agitación en mi maniquí así que decidí que mejor le haría esperar un
poco más. Antes de que la niña llegara al orgasmo paré y continué mi
explicación. Y seguís por las piernas hasta los pies, dije mientras yo
pasaba a sus muslos.






Levante a Eva, con los ojos aun cerrados, la puse de frente a
sus compañeras y procedí a lavarle el pecho, mi mano llegaba a sus dos
pezoncitos a la vez, sentía como dos lentejas duras en la palma de mi mano al
pasar por delante de lo que dentro de unos años serían fuentes de placer
inagotable. Bajé hasta llegar a su ombligo, enjabonaba su abdomen totalmente
plano y mi mano se acercaba a su pubis, veía su vajinita brillante por el agua,
el jabón y por los flujos que había segregado la niñita cuando mi dedo pasaba
por la rajita hacia unos minutos.





Lavad bien esta parte otra vez para que quede sin ninguna
suciedad, dije pasando toda mi mano entre las piernas de Eva.





En ese momento, puede escuchar algunas risas de las niñas que
estaban sien lavadas, las manos de sus compañeras les hacían cosquillas. Pedí
silencio, y sin que las demás niñas se dieran cuenta, doble mi dedo corazón para
que abriera los labios mayores de su coñito y sentir la entrada virgen, pero no
quise penetrar en ella ya que la niña tensaba sus piernecitas mientras mi dedo
tocaba su clítoris casi imperceptible, los jugos llenaban mi dedo, los ojos de
la niña estaban fuertemente cerrados, yo sentía como se tambaleaba y su
respiración era muy agitada, sus piernas temblaban, la sujeté por debajo del
brazo hasta que de repente suspiró largamente, casi se le doblan las rodillas.
Entonces abrí el grifo de agua fría poniéndola debajo, Eva salió bruscamente del
trance, cogió fuerzas mientras le enjuagaba el pelo, ya un poco recuperada abrió
los ojos mirándome extrañada, se quitó el jabón y le mandé que se fuera a secar,
se vistiera y me esperara en mi despacho, quería hablar con ella.





-Bien, ahora cambiad los roles, que vuestra compañera os
lave a vosotras. Daos prisa que no vais a llegar a tiempo.





Eva se vistió mientras las niñas se lavaban, fue a mi
despacho. Mientras las demás se secaban y vestían fui a hablar con ella.





Hola, ¿Eva verdad? Pregunté después de abrir mi cuaderno
y apuntando algo con el lápiz al lado de su foto.


Sí Don Andrés. Dijo la niña un poco nerviosa.


Tranquila, le dije para que tomara confianza. Vamos a
ver, ¿Qué te ha pasado mientras te lavaba?


No lo sé Don Andrés, sentí unas cosquillitas mientras
usted me lavaba y al final pensé que me caía, gracias por sujetarme.


Bueno no te preocupes, te has portado muy bien y eso es
algo que tengo muy en cuenta a la hora de calificar a las alumnas, no creo
que debas darle más importancia, es normal sentir cosquillas cuando otra
persona toca zonas sensibles, como en la planta de los pies, ¿Verdad? Dije
mirándole a los ojos, sabiendo por los cursos de psicología que así no lo
contaría a las demás niñas.


Si, creo que si, dijo la niña sonriendo y mirándome a los
ojos con una mirada cristalina, llena de confianza, ya están saliendo mis
compañeras, comentó Eva.


Ya lo veo, has empezado bien este curso, espero que no lo
estropees, puedes irte, mi voz era algo mas grave, como advertencia de que
no estaba todo ganado y que tendría que seguí esforzándose.


Gracias Don Andrés, hasta el próximo día.


Adiós Eva.





Las niñas se habían ido ya del gimnasio, comencé a pensar lo
que había hecho en las duchas con aquella cría. No le veía lógica, pero en ese
momento me pareció gracioso tener a la nenita así, sin poder hacer nada, no es
que me gustaran las niñas, nunca me había fijado en ellas y menos tan jóvenes,
pero si esto podía ser así todo el año, seria interesante probar técnicas
psicológicas con alumnas de todas las edades, además algunas niñas de 14 años ya
estaban algo más desarrolladas, pensé dejando volar un poco la imaginación.
"Bueno dentro de poco lo sabremos..." me dije a mí mismo, tenia una clase con
las alumnas de sexto ese mismo día.


Faltaban unas horas para mi siguiente clase así que me fui al
comedor a tomar un café con otros profesores a los que por supuesto no comente
nada de lo sucedido.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 23
Media de votos: 8.91





Relato: El internado (1)
Leida: 21006veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis