webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Lo que hice a mis tiernos 13 años


 


Relato: Lo que hice a mis tiernos 13 años

  

Esto que voy a contar me ocurrió a los 13 años, justo en el
tiempo en que descubrí la masturbación.


En mi casa teníamos a un perro coker café, era un perro
pequeño, se llamaba Sultan, siempre que yo llegaba a la casa me salía a saludar,
era un perro muy degenerado, a veces te agarraba de una pierna y empezaba a
cogertela como si tu pierna fuera una perra, lo que siempre causaba la
indignación de mi familia.


Incluso una vez, en verano, vinieron unos tíos con su hija,
que tenia 3 años, ella andaba en el patio con un trajecito de baño, mientras los
adultos conversaban dentro de la casa, me dijeron si podía ir a ver a la niña al
patio, cuando Salí me lleve una tremenda sorpresa, el sultan estaba montando a
mi prima chica, ella se reía y trataba de echar al perro, pero este volvía a
montarla.


La verdad esa visión me excito mucho, pero me acerque y tome
a mi prima en brazos, para que así se librara del perro y me la lleve para
dentro de la casa, pude ver que mi prima tenia todo el culito mojado, y me di
cuenta que seguramente el perro se había corrido, pero no dije nada, si hubiera
acusado al perro de seguro se habría llevado unos buenos golpes, y yo quería al
perro.


Yo me masturbaba muy seguido, en las tardes, al llegar del
colegio tenia todo el día libre, y la casa para mi solo, así que habían días que
pasaba toda la tarde masturbándome. En especial me calentaba con una vecina,
cuando llegaba ella del colegio yo le miraba las piernas con unos binoculares…
Un día que estaba viendo televisión, el sultan se entro a la casa, yo recién me
había terminado de masturbar, y había desparramado leche ahí mismo, después
tenia planeado bañarme y dejar la ropa para el lavado, así que no me importaba
estar lleno de semen.


El perro se acerco y empezó a olfatearme, no se que le paso,
pero de pronto se agarro de mi pierna y empezó a cogermela, yo lo deje, empecé a
sentir como golpeaba su pene con mi pantalón, y me comencé a excitar… pero como
que no tenia conciencia de que estaba excitado, me pare del sillón y me senté en
el suelo, el sultan se me subía por todos lados queriendo cogerme, yo me reía de
eso y empecé a jugar con el, cuando se me trataba de subir yo lo empujaba, y el
volvía a intentarlo… así que jugando con el me puse en 4 patas, el perro comenzó
a subírseme por cualquier lado, yo tiritaba, era una sensación extraña… de
pronto el perro se me subió por detrás, se me erizaron los pelos de todo el
cuerpo cuando lo hizo, pero el perro era pequeño y no me podía agarrar bien, así
que se bajaba y buscaba subirse por otro lado.


Yo tenia el pene parado, tenia unas ganas locas de
masturbarme, pero para eso tenia que bajarme el pantalón, lo que me dio nervios,
de que de verdad me lo llegara a meter, y algo de asco, porque iba a sentir el
pene del perro con la piel… pero con lo excitado que estaba el asco desapareció,
y pude comprobar que era imposible que de verdad me lo metiera porque el perro
no alcanzaba, aunque agachara el trasero mucho, no alcazaba a mi ano.Asi que me
baje el pantalón, el que me quedo como esposas en mis pies, y comencé a
pajearme, estando en 4 patas, el perro se intento subir por detrás mío, y yo con
mucho nervio agache mi trasero, para que así pudiera sujetarme mejor, lo que así
sucedió.


El corazón casi se me salía de la excitación y el morbo que
sentía, cuando de pronto siento el pene del perro paseándose por mis testículos,
me los masajeaba y humedecía, el pene era blando, pequeño y resbaloso, se sentía
como una lengua, lo que fue delicioso. Al rato el perro se bajo, y para mi
sorpresa sentí su lengua lamiéndome los testículos que el había dejado mojados
con su pene, y después me lamió el ano, con la primera lamida sentí cosquillas
en el ano, lo que me hizo alejarlo del hocico del perro, pero el perro prosiguió
lamiéndomelo, y lo deje, porque era delicioso. Luego me monto de nuevo, y en ese
momento me corrí, cuando termine de eyacular, me sentí mal, pasada la calentura
me di cuenta de lo que estaba haciendo, con un perro, y mas encima de mi mismo
sexo, me subí el pantalón y eche al perro, con algo de dificultad al patio.


Estaba arrepentido de lo que había hecho, pero luego de unos
días me entraron las ganas de hacer eso de nuevo, quería sentir esos nervios y
esa excitación de nuevo. Y lo hice, fue de la misma manera de la vez anterior,
pero en esta el perro me lamió mucho mas el ano, y se sentía delicioso, tanto
que pensé en intentar que el perro me penetrara, si las lamidas eran ricas
seguramente también se sentiría rico, pero deseche ese pensamiento, porque eso
ya era demasiado.


Pero luego de unos días la idea no me pareció tan mala,
¿Quién podría enterarse?, lo iba a hacer solo para probar, no perdía nada… así
que cuando llegue del colegio, me saque el pantalón y el calzoncillo, y busque
al sultan, me puse en 4 patas, la excitación, el morbo y el nerviosismo que
tenia me hacia tiritar. Después de intentarlo bastantes veces, llegue a la
conclusión de que era imposible hacerlo en esa posición… empecé a hacer
distintas posiciones, pero ninguna funcionaba, cuando ya me estaba frustrando,
me puse de espaldas en el suelo, y el perro se metió entre mis piernas, esa
posición era ideal, tan solo tenia que buscar la forma de levantar mas las
caderas.


Fui por un cojin y me lo puse detrás, así mis caderas
quedaban levantadas, abrí las piernas y puse al perro entre ellas, de inmediato
sentí el pene del perro, estaba justo en mi ano, lo sentía resbaloso, se paseaba
por las orillas de mi ano y no lograba apuntarme. Al parecer el perro, no
entendía esa posición, porque no movía sus caderas, yo estaba a 100, tenia mi
pene parado justo a la altura del hocico del perro, este me lo empezó a lamer,
lo que fue delicioso, empecé a masturbarme despacio mientras el trataba de
lamérmelo entre mis dedos. empecé yo a mover mis caderas, y deje mi mano quieta,
me estaba cogiendo a mi mano, y cada vez que movía mis caderas, sentía el pene
del perro resbalando por la entrada de mi ano, eso excito al perro, el que de
pronto comenzó a mover las caderas, sentí como resbalaba por mi ano, cuando de
pronto me metió la punta, el perro hizo una pausa y como que empujo mas adentro,
y desvirgo mi anito, luego comenzó a culiarme, con un ritmo frenético, mientras
yo me masturbaba, se sentía delicioso, como un masaje.


No sentí nada de dolor, lo que seguramente fue porque el
perro era muy chico, me corrí deliciosamente, mi leche callo sobre la cara del
perro, pero este seguía dándole a mi ano, de pronto el pene del perro se salio
de mi ano, el trataba de metérmelo de nuevo pero no podía, levante mi cabeza y
mire, entre las piernas del perro estaba su pene, una cosa larga y roja, era
largo, pero delgado, tome al perro de las patas delanteras y lo puse entre mis
piernas, no me lograba apuntar de nuevo en el ano, tome el pene del perro con
una mano y me lo metí, pero entro solo la punta, tome al perro de las patas
delanteras y lo tire hacia mi, el pene entro completo dentro de mi. El perro
empezó a culiarme de nuevo, y a mi se me volvió a parar el pene.


empecé a masturbarme, y a jugar con mi ano, lo apretaba lo
que al perro parecía gustarle porque cerraba los ojos, embestía con mas fuerza y
mas lento, al apretarlo sentía un pequeño dolor, como una punzada, pero era
soportable, así que apretaba mi ano y luego lo soltaba. Me corrí de nuevo , el
perro había parado de culiarme, yo creí que descansaba, pero la verdad era que
se había corrido dentro mío, porque empecé a sentir caliente mi ano, me toque
con una mano y pude ver que tenia todo el pene dentro, y que me salía del ano un
liquido pegajoso y resbaloso, era semen… el perro se salio de arriba mío y
tironeo el pene, el que salio haciendo un sonido muy chistoso, sentí un
escalofrió cuando el pene salio, y como una punzada, pero no fue dolorosa, de mi
ano salía mucho semen, cuando me pare empezó a escurrirme por las piernas.
Después me dirigí al baño y me bañe, había sido rico, pero estaba arrepentido de
lo que había hecho, me sentía un poco mal.


Luego de unos días volví a hacerlo, y ya no me sentía
arrepentido, me empecé a acostumbrar a hacerlo… lo hacia siempre que podía, pero
ya no era lo mismo de las primeras veces, ya no era algo desconocido ni
excitante hacerlo, empecé a pensar en otra forma de satisfacerme, quería buscar
una perrita para hacerlo, quería culear yo antes de que me culeen a mi, incluso
trate de meterle el pene al perro por el ano, pero fue imposible, solo logre que
el perro me gruñera y me tirara mordiscos. Pero no logre encontrar a ninguna
perrita. Buscando alguna cosa que hacer, se me ocurrió cambiar al perro, hacerlo
con otro, mas grande.


Nuestros vecinos tienen un perro, es negro y con el pelo muy
largo, no es de ninguna raza especifica, pero es grande, un poco mas chico que
un pastor alemán, y es bastante macizo, este perro siempre se les salía a la
calle a sus dueños, aunque lo cuidan bastante, lo bañan muy seguido y todo,
también es un gran semental, por lo que he sabido se a apareado con muchas
perras en el barrio.


Esto ocurrió cuando ya estaba por cumplir 15 años Un día
estaba yo llegando del colegio, me lo encontré en la calle, me excite de
inmediato, era mi oportunidad de probar como se sentía hacerlo con un perro mas
grande. Lo entre mi casa acariciándole la cabeza, con mucho nerviosismo de que
alguien me viera entrar al perro a la casa, cuando ya estábamos dentro de la
casa, lo lleve a mi pieza, allí me empecé a desnudar mientras acariciaba el pelo
del perro, que era muy suave, mis vecinos al perro lo perfuman, con colonias
para perro, así que estaba muy olorosito y suave.


Me desnude completamente, mientras abrazaba al perro, tenia
yo el pene parado, así que me comencé a masturbar suavemente, pero el perro no
sabia que era lo que yo hacia, porque no reaccionaba, me puse en 4 patas, y
empecé a subirme al perro encima, pero el se bajaba, había veces en que se
quedaba quieto arriba mío, pero no me afirmaba de las caderas como para
culiarme, solo se quedaba allí, yo ponía mi trasero a la altura de su pene asta
sentir su pene en mi ano, pero el no hacia nada. Seguramente era porque el perro
no se excitaba conmigo, ya que no tenia olor a perra en celo, así que me puse al
lado de el a mirarlo, y me acerque a su pene, lo toque con una mano, y le baje
la funda, quedo al aire un poco de el pene rojo, y empecé a masturbarlo con la
funda, casi de inmediato el pene rojo dejo la punta fuera de la funda, seguí
masturbándolo, empecé a tocarle todo, le toque los testículos y le masajeaba el
pene.


EL perro se empezó a inquietar, y de pronto empezó a tratar
de subirse encima mío, me agarro de la cabeza, yo me lo baje de encima y me puse
en 4, el por instinto se subió encima y me agarro de las caderas, el perro
empezó a mover las caderas, pero lo hacia lento, como buscando el orificio donde
meterlo, el pene andaba muy lejos de mi ano, como por mi espalda, así que arquee
la espalda y levante el trasero asta dejarlo cerca del pene, de pronto el pene
choco contra el lado de mi ano, lo que me produjo dolor, porque el pene era muy
puntado, luego me pego otro puntazo, ya me lo iba a bajar de encima cuando me
metió la punta, pero algo pasaba porque no me lo podía meter mas adentro y me
causaba dolor, pero deduje el problema, no había mucha lubricación, me saque al
perro de encima y me eche saliva en el ano, luego le eche saliva al pene del
perro, pero era muy poca, porque cuando lo intente de nuevo me lo metió, pero
costaba y dolía, así que fui a la cocina, y saque un poco de aceite de cocinar,
el perro me siguió, me eche en el ano, metí mis dedos asta adentro para
lubricarlo y luego el pene de perro, el intento coger con mi mano cuando le eche
aceite.


Me fui con el hacia mi pieza, pero no alcance a llegar porque
el perro me afirmo con las patas de un costado, así que me puse en 4 en el
living, a mi alrededor estaban los sillones, ese día no había alfombra, solo
estaba el piso de madera, el perro me tomo por la cintura, yo arquee la espalda
de nuevo, y me lo metió, esta vez entro fácil y no dolía nada, empezó a
metérmelo muy rápido, yo comencé a masturbarme, sentía todo el peso del perro
sobre mía, y sus patas afirmándome fuertemente de mis caderas. Se sentía muy
bien, pero al rato comencé a sentir el ano muy tenso, y me empezó a incomodar,
empecé a moverme como tratando de safarme, y el perro reacción afirmándome mas
fuerte, empecé a sentir de repente mucho dolor, sentía que me partía en 2
–Sale!!! Sale!!! Me duele!!!- gritaba yo, pero no podía zafarme, al moverme me
dolía aun mas, los ojos se me llenaron de lagrimas, me estaba doliendo mucho,
uno de los dolores mas fuertes que he sentido, y el perro no paraba.


sentía como el pene golpeaba en mi interior con la pared del
recto, en mi estomago sentía una puntada cada vez que el perro me embestía al
chocar el pene con mi interior, sentía que el ano se me rajaba. Y eso era lo que
me pasaba, mi ano se rajaba, después de un rato insoportable, en el que creo que
esta me desmaye, el perro se quedo quieto, sentía que el pene del perro me
partía en 2, sentía una cosa inmensa en mi interior. El perro se bajo de encima,
y cuando lo hacia comprendí que el pene no saldría, no sin rajarme el ano y
llevarse todo mi interior junto con el., cuando el perro se giraba sentí un
dolor intenso, el pene de perro como que se doblo hacia el lado derecho y hizo
aun mas presión.


Pero el perro se quedo hacia al otro lado, quedamos trasero
con trasero, y aun me dolía, sentía como si tuviera el corazón en el ano. Estuve
pegado al perro un rato eterno, los ojos se me cerraban solos, el perro de
pronto comenzó a tironear, y el pene se zafo, junto con un grito mío, sentí
claramente como se rajaba mi ano, caí hacia un lado, y sentí que tenia todo
mojado el trasero, en el suelo había una poza de semen, sangre y de lo otro.


Tenia que levantarme, pero no pude hacerlo, tuve que
arrastrarme asta el baño, me metí a la tina y encendí el agua, estaba fría pero
no importaba, me limpie como pude, salía mucha sangre, estaba muy asustado,
pensé que me iba a desangrar, como no paraba la sangre, se me ocurrió ponerme
unas toallas protectoras de mi mama, me la puse en el ano y así me paro de salir
sangre. Salí del baño y como pude limpie el piso, eche al perro al patio
abriendo la puerta y me acosté.


Cuando llegaron mis papas, pensaron que yo estaba enfermo, me
preguntaron por sangre que había en el baño, yo les dije que me había salido
sangre de nariz. Desde ese día estuve 2 meses con dolor en el ano, apenas podía
sentarme, pero lo hacia nomás para no despertar sospechas.


Al final se me curo el ano, pero al vérmelo con un espejo, me
di cuenta que me quedo grande, se había rajado de verdad, después de esa vez no
volví a hacerlo jamás con un perro, asta hace poco cuando descubrí fotos y
relatos en Internet sobre el tema, lo que me hizo darme cuenta que al menos no
era el único. Incluso estoy pensando en sacarme algunas fotos, pero no he tenido
aun la oportunidad.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 42
Media de votos: 8.29





Relato: Lo que hice a mis tiernos 13 años
Leida: 41836veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis