webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Venezolana desvirgada


 


Relato: Venezolana desvirgada

  

En el invierno de 2002, cuando yo tenía unos 20 añitos, tuve
una experiencia inolvidable, que me hizo gozar como loco, me mostró el infinito
y me dio vuelta la cabeza. Ahora paso a relatarles lo que sucedió aquella noche
increíble. Yo había sido invitado por unos amigos míos a un asado, en un country
en las afueras de Buenos Aires.


Los comensales eran alrededor de 30, pero lamentablemente, y
como en general sucede en estas ocasiones, éramos más hombres que mujeres, así
que yo traté de ponerle buena onda al asunto, y así pasarla lo mejor posible,
aunque no tenía ninguna esperanza de irme con una hembra del lugar. La mayoría
de las chicas eran conocidas mías, todas entre 19 y 21 años, algunas muy lindas
pero con un grado de estupidez en sus mentes que llamaba la atención.


Pero había dos mujeres, mejor dicho dos "fierros" que partían
la tierra al medio, y a las cuales yo nunca había visto en mi vida. Jaime, un
amigo mío, me las presentó ya que eran sus amiguitas: una se llamaba Damasia (17
años) y la otra Lucía (18 años), dos chicas venezolanas que estaban de paso en
Buenos Aires, para conocer y divertirse.


La menor de las hembras tenía unas tetas IMPRESIONANTES, que
le quitaban el aliento a cualquiera (debería medir 120 de tetas), un culo
redondo, bien formado aunque no muy grande y una cara angelical, que te
inspiraba paz, paciencia y tranquilidad. Cuan equivocado estaba yo!! Medía 1.70
mts y llevaba la ropa bien calzada, como una yegua en celo. No voy a gastar
tiempo describiendo a Lucía, ya que la que le dio rienda suelta a mi locura
sexual fue Damasia. En seguida nomás de habernos conocido, nos pusimos a charlar
amistosamente, de temas variados, tales como familia, costumbres, viajes,
gustos, deseos y objetivos… y nos contamos qué hacíamos de nuestras vidas. A
todo esto, ya habíamos terminado de comer hacía más de una hora y en el lugar
volaba el alcohol.


Nos estábamos poniendo a punto para una noche completa, a
toda máquina! Seguimos conversando un rato, mojando nuestras bocas con vino
espumante y de pronto, la charla tocó un punto crítico: la Masturbación. Damasia
me admitió que se hacía la paja casi a diario, y que en general, le venían unos
calentones terribles por las noches. Ella estaba de novia (obviamente su chico
estaba en Caracas por esos días) hacía un tiempo, y al cabo de un rato, me
admitió que era virgen, pero me dijo: "Es un tema que me tiene sin cuidado, no
me preocupa; sé que llegará el momento, y no tendré ningún problema en hacer el
amor cuando corresponda. Mi novio también es virgen, y por el momento, no quiere
tener relaciones sexuales conmigo".


¡Pobre infeliz!, pensé yo para mis adentros. ¡Tiene una flor
de yegua a su lado, y no es capaz de cogérsela como corresponde! Yo le confesé
que también estaba de novio y que mantenía una buena vida sexual con mi chica.
En ése momento intuí que algo bueno iba a pasar y supe que yo mismo tenía el
poder de la situación. Sólo había que actuar sigilosamente, sin hacer ni decir
ninguna boludez. De ahí en más, el desarrollo de la noche dependía de mí.
Seguimos charlando durante un rato más, y yo me iba calentando poco a poco, y
cada vez más… y más… Damasia me miraba con una cara de deseo increíble, y en un
momento me dijo: "me gustaría que vos vivieras en Venezuela, así nos vemos más
seguido, sos muy simpático". Esta última frase terminó de encenderme, y mis
sentidos interpretaron que ésta niña estaba necesitada de una buena pija, o una
guerra total.


Cuando llegó el momento de irse a bailar, uno a uno, todos
los autos se fueron retirando, y Damasia me dijo que quería ir conmigo al
boliche, en mi auto. No necesitó hacer ni decir nada más. Yo todavía tenía mis
dudas sobre si sucedería algo o no, pero el hecho de quedar los dos solos en
auto, enseguida me dio una gran esperanza. Se sentó en el asiento del
acompañante y no dijo ni una palabra. No habíamos andado más de 200 metros (por
las calles internas del country) cuando yo detuve el vehículo. Le pregunté si le
podía dar un beso…(yo trataba de ser lo más formal posible, a causa de los
noviazgos de ambos; si hacíamos una trampa, por lo menos que fuera con el
consentimiento de ambos, y no forzada).


Ella accedió moviendo la cabeza, y ahí nomás le partí la
boca; apretamos muy fuerte, con dientes, labios y lenguas mezclándose y
haciéndose una sola cosa, que causaba mucho placer y nos calentaba demasiado.
Damasia agarró mi mano derecha y la puso sobre su concha, como pidiéndome que la
frote un rato; yo no lo podía creer, pero empecé a trabajar sobre su chucha
instantáneamente (por encima del pantalón) y ella comenzó a gemir. Seguíamos
besándonos, y al ratito le estaba agarrando sus enormes tetas duras, que
parecían dos músculos ejercitados. Ahí nomás le saqué la remera y le chupé bien
los pechos, al mismo tiempo que los saboreaba (masajeaba) con mis manos. Yo
pasaba mi lengua por encima de ambos pezones, que deberían tener para ése
momento 5 cm de diámetro, y estaban tan duros, que hubieran podido cortar
vidrio. Obviamente, Damasia quería mi pija, a toda costa, así que se abalanzó a
mi entrepierna, y empezó a tocar mi paquete, que ya estaba duro como un sable
corvo. Lo acariciaba, lo apretaba, y yo gozaba como un condenado…


Después de un minuto, me bajó el cierre del pantalón y sacó
mi "pinga" (como le decía ella a mi pene) al exterior. La venezolana fogosa me
empezó a hacer la paja con una suavidad que parecía ser experta en la materia (o
mejor dicho parecía haber nacido con una pija dura entre sus manos). A mí me
encantaba, me estaba llevando a un nivel de excitación supremo; pero lo que más
me gustaba era la cara de puta que ponía Damasia mientras me masturbaba. En un
momento dado, ella solita llevó mi pene a su boca, y se lo comió todo,
haciéndome una mamada perfecta, con el ritmo ideal, las caricias en los huevos,
y los gemidos de una profesional del sexo. Fue algo que nunca olvidaré. Yo no
podía creer como esta flor de puta seguía siendo virgen… evidentemente, había
una contradicción. Como yo no quería disminuir la calentura de la jovencita, le
bajé sus pantalones, y le metí un dedo adentro de su vagina, que ya estaba
lubricada como para permitir el ingreso de un camión… muchos jugos chorreaban
por la vulva y sus carnosos labios. Su clítoris asomaba, como pidiendo que se
encarguen de él rápidamente.


Le hice la paja con uno, dos y luego tres dedos; Damasia casi
lloraba de placer, gemía como una degenerada. Ella cada tanto volvía a agarrar
mi pija, como que no se quería desprender de aquél duro instrumento en ningún
momento. Nos desnudamos por completo, y fuimos a un lugar más tranquilo, ya que
la calle en donde estábamos estacionados era bastante transitada, así que para
evitar problemas, nos trasladamos a una calle casi abandonada, siempre dentro
del country. Llegamos y pasamos inmediatamente para los asientos traseros del
auto; así estábamos mucho más cómodos. Les juro que la vagina de la venezolana
emanaba un olor delicioso, que había llenado por completo el interior del
vehículo. Yo moría por saborear ese manjar de los dioses, así que comencé a
chuparle la concha; le metía la lengua hasta donde podía, le succionaba el
clítoris y mordía con amor sus carnosos labios vaginales. Cada tanto le metía un
dedo hasta el fondo, y le rozaba el ano con otro dedo. De golpe, ella me avisó
que se venía, así que concentré mi lengua en su clítoris (o "bicho", como
Damasia le llamaba), y a los 10 segundos tuvo un orgasmo que la mandó a la luna.
Ahhhhhhhhhhh, gritó durante casi un minuto, y aplastaba mi cabeza contra su
concha, pidiéndome más, casi sin dejarme respirar !! Yo no podía creerlo.


Le dije que no podía más de la calentura, que quería coger
ahí mismo con ella, que era una flor de yegua, y que yo tenía cantidades
industriales de leche en mi interior, para ella solita. No dudó un instante pero
me dijo que sólo con un preservativo lo haría. Me puse el forro a una gran
velocidad y me tiré encima de Damasia.


Coloqué sus piernas sobre mis hombros, y dejé el camino a su
chucha despejado. Le metí la pija muy suavemente, acordándome de su virginidad,
y tratando de evitar cualquier tipo de dolor producido por la penetración de mi
miembro (18 de carne) Le dolió un poco cuando entraba hasta el fondo, y se le
escaparon un par de lagrimas, pero enseguida la chica estaba gozando como
ninguna. Me pedía más velocidad, que la coja hasta el fondo, que le reviente las
entrañas, que la llene de leche. Yo le di más ritmo, y me puse al límite, casi
llegando al orgasmo. "Métemela más adentroooooo, y sácamela por la bocaaa", me
dijo. Eso me terminó de volver loco. Le dije que estaba por acabar, y la
venezolana me comentó que ella también estaba cerca, así que se la metí 4 o 5
veces más, y los dos explotamos en un delicioso orgasmo, que casi nos fulmina.
Gritamos como enfermos mentales durante varios segundos, y quedamos exhaustos,
uno encima del otro. Damasia me dijo que había gozado como nunca antes en su
vida, que había sentido un placer indescriptible, y que recordaría este polvo
por el resto de sus días, por haber sido el primero. Miré el reloj, y eran las 5
de la mañana. Estábamos en problemas, porque ella debía encontrarse con su amiga
Lucía, que para ése entonces, ya estaría de regreso en la capital.


Me correspondía llevarla de vuelta. Lamentablemente, no
pudimos coger una segunda vez, por cuestiones de tiempo, pero en el viaje de
vuelta hacia la ciudad, la venezolana se encargó de darme una mamada prodigiosa,
mientras yo conducía por la Panamericana. Le acabé en la boca, y mi querida
Damasia se tragó toda la leche, a modo de despedida y de aprecio a esta pija que
tanto la había hecho gozar.


A los dos días, se volvió a Venezuela, y nunca más la he
vuelto a ver, pero desde aquel episodio, sueño todas las noches con encontrarme
con una venezolana fogosa.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 7
Media de votos: 8.29





Relato: Venezolana desvirgada
Leida: 10066veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis