webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mamando leche desde chiquita.


 


Relato: Mamando leche desde chiquita.

  

Hola, esta es la historia de una chica que estaba loca por el
sexo oral.


La conocí por mail, ya que en una página vio mis intereses
sexuales, mi perfil y mi foto, se puso caliente y me escribió. Yo no tardé mucho
en contestar, y al enviarle una foto mía desnudo, enseguida ella me respondió
enviándome otra donde aparecía una chica super-escultural, modelo de fotografía
por lo menos y con silicona por todos lados.



En ese momento yo pensé que se trataba de un barbudo con
ganas de broma, y le dije que no me creía nada que fuese ella en realidad, así
que le pedí que me enviase una foto por ejemplo, comiendo pasta.


El resultado fue inmediato. Evidentemente no era ella, pero
me dijo que si no había enviado su foto era porque no me conocía y además le
daba un poco de vergüenza porque ella no era muy guapa, ni delgada, ni muy
atractiva. Pero ahora ella me pedía una foto mía bebiendo 7up desnudo, para
cotejar mi cuerpo con la de antes.


Evidentemente, no me costó nada comprar una lata de 7up y
sacarme la foto para que pudiese comparar con la otras. Se la envié y ella me
respondió que se puso muy calentita con la foto y se masturbó varias veces
pensando en cómo le llenaba la boca con mi biberón.


También me dijo que como no tenía cámara digital, tenía que
sacarse una foto con la de una amiga o escasear a escondidas una antigua. Lo 1º
que hizo fue escasear una antigua donde aparecía en la playa con una amiga. Dijo
que seguro que esperaba que no la volviese a escribir porque se creía muy fea.


No era muy guapa la verdad, y estaba "un poquito gorda", pero
la ingenuidad que se apreciaba en su mirada era más que suficiente para que
pudiese masturbarme fantásticamente mientras veía su foto en mi monitor.


En cuanto terminé, me puse a escribir y se lo hice saber. Me
respondió que le había encantado pero que no se creía que yo con mi cuerpo
pudiese masturbarme con uno como el suyo. Además me dijo que le gustaría ver una
foto para creérselo.


Así que esa misma noche, saqué una copia por la impresora, me
recreé en su boca, y justo cuando me iba a correr, lo hice sobre su cara,
dejando toda mi leche condensada sobre su rostro impreso. Durante el orgasmo e
inmediatamente después, saqué varias fotos para que pudiese comprobar cómo me
excitaba.


Cuando lo recibió, me respondió enseguida diciendo que la
había hecho llorar de emoción, porque consideraba que ningún chico podía
sentirse atraído sexualmente por ella. También me dijo que seguidamente, se
masturbó 4 veces seguidas pensando en cómo le llenaba su boca con mi polla y
fluía mi ambrosía por su lengua deglutiéndolo y bajando por su garganta.


Ella ya me había hecho saber que lo que más le excitaba del
mundo era ver vídeos y fotos donde una chica le hacía una mamada al chico y éste
se corría en su boca. Sencillamente se imaginaba la situación y se masturbaba
con un cojín mientras chupaba un consolador de goma. Acostada, apretando sus
piernas contra la esquina del cojín conseguía unos orgasmos bestiales, chupando
un pene artificial con desesperación mientras soñaba cómo le inundaba la boca.
ESA era su fantasía, su ÚNICA fantasía. Por eso, y después de leer mis relatos y
saber de mis intenciones y conocimientos sobre este tema, quiso fantasear
conmigo.




Poco a poco nos fuimos conociendo más y nos escribíamos
contándonos cómo nos masturbábamos pensando el uno en el otro. Un día ella
decidió por fin pedir prestada una cámara digital y se fotografió mientras se
masturbaba con mis fotos. Me excité tanto que me hice 3 pajas pensando en su
boca de mamadora inexperta.


Después de alguna semana, empezamos a planear un encuentro
real ya que ella sólo vivía a 50 kilómetros de mi ciudad (a media hora por
autopista). Así que quedamos en que yo la iría a buscar a la estación de
autobuses y después pasaríamos el día disfrutando el uno del otro. LOS DOS
SABÍAMOS MUY BIEN QUÉ QUERÍA EL UNO DEL OTRO.


Impaciente por conocerla, se me cayó el café por el pantalón
en la cafetería de la estación. Estas cosas siempre pasan cuando menos deben.
Ella llegó y el saludo fue increíble, nada distante como si me conociera de toda
la vida e hiciese mucho que no me veía.


Le dije que la invitaba a un café pero en otro sitio porque
allí ya me conocían bien y le enseñé mis pantalones manchados. Me dijo :Uy qué
dolor, espero que no se me haya dañado lo que tú ya sabes. La tranquilicé
diciéndole que todo estaba bien.


Salimos por la ciudad y fuimos a una cafetería y pedí un café
con leche, ella lo pidió solo. En cuanto se fue el camarero me dijo que la leche
la prefería tomar después. Ahí tuve una erección de caballo. Sólo sonreí y le
dije que tenía razón.


Nos tomamos el café apresuradamente, y fuímos a un hotel que
ya tenía concertado. Mientras íbamos en el coche le pregunté si ya había mamado
alguna vez a un chico y me dijo que no,


Una vez tuve un amigo también gordito que quiso ser mi
novio. Un día vino a mi casa y me dijo que tenía muchas ganas de follarme.
Entonces se desvistió y cuando ya estaba esperando ansiosa por hacerle una
mamada me dijo que me dejara de tonterías, me abrió las piernas y me
desvirgó a lo bestia en segundos. Después se fumó un cigarrillo y al cabo de
una media hora me dijo, "hora te voy a terminar de hacer mujer". Yo me
propuse hacer realidad mis sueños pero él me volteo a lo bestia, puso aceite
de cocina en su polla y me metió de un envión la mitad de su polla por mi
culito. Yo sentí bastante dolor pero él siguió por un par de minutos
follándome por el culo hasta que se corrió. Lo pasé muy mal porque sangraba
por el coño y por el culo, y después ya no me apetecía hacerle una mamada
porque su polla estaba roja de sangre y olía muy fuerte a caca. Entonces se
vistió y se fue, dándome un beso que asqueé.


Y seguiste teniendo mucho ese novio?


Nooooooooo, ni de broma, además a los dos días me llamó y
me dijo que lo quería dejar porque conmigo no lo pasaba bien. Y como soy
tonta, me pasé dos meses llorando por un gordo que nunca quise y que nunca
me gustó…


Pues sí que estamos bien…, ¿y no tuviste más novios?


No, porque como cada vez estaba más gorda nadie me decía
nada, y el único que me dijo algo fue un amigo del otro que como le contó la
historia, venía a probar suerte conmigo. Pero claro sólo me dijo que quería
follar conmigo, y a mi eso ya no me excitaba…


Ajá. ¿y de dónde viene tu afición por las mamadas?


Es que me da vergüenza


Me las vas a hacer a mí ¿y te da vergüenza???


Si porque es un poco fuerte, pero la verdad es que tienes
tazón (ja ja ja…) Bueno pues resulta que de niña vivía con nosotros un señor
mayor amigo de mis padres al que yo llamaba abuelo. Como mis padres
trabajaban él se hacía cargo de mí, así que un día lo descubrí viendo una
película porno mientras se hacía una paja. Al principio se sobresaltó, pero
a los segundos hizo como si nada hubiera pasado. Yo le pregunté porqué hacía
eso y me dijo que los hombres que no tenían mujer, lo hacían para sentirse
mejor. Entonces le pregunté si yo le podía ayudar a sentirse mejor y me dijo
que sí, que sólo tenía que chuparle su cosota para que le saliese una leche
que le molestaba porque tenía los huevos llenos de