webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Con mamá en su cama


 


Relato: Con mamá en su cama

  

Con mamá en su cama.



Mi mamá quedó complacida cuando le di la noticia. Esa tarde
vendría mi novia a casa para formalizar nuestra boda. Después de un año de
noviazgo, Martha y yo habíamos decidido que era hora de vivir juntos.



La comida transcurrió de buena manera y al anochecer dije a
mi madre que acompañaría a Martha a su casa. Regresé y encontré a mi mamá
mirando televisión en su cuarto. Me senté en su cama y como había hecho tantas
otras veces, me quedé en su habitación platicando con ella antes de irme a
dormir.



Me dijo que estaba feliz por lo de mi boda y yo sabía que así
era, pero notaba algo raro en ella, algo que no quería decirme.



Desde que mi papá nos abandonó, cuando yo tenía ocho años, en
casa quedamos sólo ella y yo y ambos eramos confidentes el uno del otro. Mamá me
platicaba de sus parejas y yo de las mías, pero esa noche ella estaba muy
callada y triste.



Yo había estado atareado con mi novia y además el trabajo,
por lo que me sentía muy cansado. Durante un rato guardamos silencio con mi
madre para ver televisión y el sueño me venció. Desperté de madrugada, quizá
serían como las tres. Me di cuenta que yo estaba en su cuarto y podía escuchar
que ella sollozaba. Eso me preocupó así que le pregunté qué tenía y por fin me
lo dijo. Un día antes ella había terminado con su pareja y eso la tenía muy mal.
Además sentía algo de tristeza porque yo me iría pronto de la casa.



-Estoy feliz de que vayas a casarte –me dijo-, pero no puedo
dejar de sentir cierta tristeza porque ya no estarás acá. Pero no te preocupes
por mí, es algo natural que piense en que te voy a extrañar.



La televisión y las luces estaban apagadas, pero yo podía ver
como brillaba un poco su cara, a causa de algunas lágrimas que mojaban su
rostro. Ambos estábamos acostados y hablábamos de frente, casi cara con cara. Yo
sentía su aliento tibio cada vez que me decía algo. Comencé a acariciar su
rostro con mi mano derecha y no pude evitar acercarme y besarla en las mejillas.
Entonces nos abrazamos y mi cara estaba pegada a la suya.



-No te preocupes por lo de tu pareja –le comenté-, tú eres
alguien muy especial y ya encontrarás a otra persona.



Seguíamos abrazados y entonces nuestros labios se tocaron.
Eso no hubiera tenido mucho de especial, porque cuando yo era niño, mi madre me
besaba no sólo en las mejillas, sino también en los labios, claro, sin otro
sentido que el de su afecto de madre, sin embargo, ahora nuestros labios se
unían de otra manera, en un beso húmedo y largo y un calor invadió todo mi
cuerpo. Sentí como un relámpago recorriéndome y ella seguramente también lo
estaba notando. De repente sentí una erección tremenda y por eso separé mis
labios de los de mi madre, quien después del beso dijo:



-No está bien que una madre de 38 años bese a su hijo de
veinte. Bueno, -continuó diciendo- tú siempre vas a ser mi bebé.



Ella me acariciaba el cabello y yo miraba una sonrisa de
felicidad en su cara.



-Hace frío para que te levantes y vayas a tu cuarto, podrías
resfriarte. Lo mejor es que pases la noche aquí.



Le contesté que sí, que dormiría en su cama. Estábamos
cubiertos y el calor y el cansancio me vencieron y dormí otro rato, hasta que al
moverme un poco hacia adelante, noté que tenía una erección tremenda y que mi
verga estaba rozando las nalgas de mi madre. Abrí los ojos en la oscuridad y a
pesar de que sabía que debería retroceder un poco, para evitar el contacto con
mamá, no lo hice. Ahí estaba yo, detrás de ella apretando disimuladamente mi
verga contra sus nalgas.



¿Pero qué me pasaba? Yo nunca la había visto más que como lo
que era: mi madre. Pensaba esto entre la oscuridad, pero no hacía nada por
alejarme de ella. Era tan rico sentir la dureza de su culo contra mi verga
hinchada, que yo deseaba prolongar ese contacto.



Estuve un rato así y entonces ella retrocedió un poco más y
ésta vez mi pito casi se incrustaba entre sus nalgas. Ella se había cambiado de
ropa y dormía con una bata de tela muy delgada, y yo estaba casi seguro que
ahora sentía mi fierro rozándola.



Haciéndome el dormido, pasé mi brazo derecho sobre el costado
de mi madre, a modo de abrazo y dejé caer mi mano sobre uno de sus senos. Jamás
había vuelto a sentir ese pecho. Sus tetas eran grandes y si bien habían perdido
un poco de su firmeza, no dejaban de ser muy hermosas. Yo ya no podía ni quería
controlarme. El deseo por ese cuerpo caliente de mi madre me tenía a mil. Moví
un poco mi mano y sentí su pezón, que rápidamente se puso duro al contacto de mi
piel. Ya no iba a parar. Comencé a pasar la palma de mi mano despacito por la
teta de mi madre y casi estaba seguro de que ella empezaba a jadear. Metí mi
mano por completo en su sostén y ahora apretaba ese pecho hermoso y caliente,
mientras estrechaba cada vez más mi verga contra su rico culo.



Se oían sus gemidos mientras le apretaba las tetas, pero no
decíamos nada. Entonces bajé mi mano por sus pechos, hasta tocar los vellos de
su concha. No podía creer que mi mano estuviera ahora en la pucha de mi madre.
Era tan lujurioso todo. Apenas toqué sus pantis, me di cuenta que estaba
totalmente mojada y sin pensarlo mucho, saqué mi pene del pantalón y haciendo a
un lado sus bragas, coloqué la punta de mi verga en su concha. Mi madre se
estremeció al sentir la punta de mi verga entre sus labios y despacio hice que
toda mi verga entrara en ella. Mamá chorreaba y fue fácil entrar en su pucha. Yo
me movía despacio, entrando y saliendo. Era mucha la excitación. Su baba me
tenía toda la verga lubricada. Me estaba cogiendo a mi madre. Su concha caliente
se estaba comiendo mi pito. Ya no eramos sólo madre e hijo, sino hombre y mujer.
No sabíamos si estaba bien o mal lo que hacíamos. Lo único que sabíamos era que
el deseo era mutuo y que no queríamos dejar pasar este momento.



Ahora, mientras me la cogía, yo le mordía los hombros y le
lamía y le besaba el cuello. Fue entonces que me atreví a hablar y le dije:



-Eres una mujer muy hermosa mamá.



-¿Te gusto mi vida?



-Claro mamá, eres una hembra bellísima.



-Huy, mi amor, me haces sentir muy deseada.



-¿Te… te gusta lo que estamos haciendo? –dije, y ella
contestó:



-Ay mi amor, me gusta como le das verga a tu mami. Métemela
así mi amor. Huy, has puesto muy caliente a tu madre mientras me rozabas con tu
verga.



-Ufff mamá, vas a hacer que me corra.



-No todavía bebé, porque te deseo mucho tiempo dentro de mí.



Entonces ella se alejó un poco para sacarse mi verga y se
colocó de frente a mí. Comenzamos a besarnos. Nuestras lenguas se enredaban y yo
mordía sus labios carnosos.



-Ay mi niño. Qué caliente me tienes.



Comencé a bajar hasta que mi boca quedo frente a sus tetas.
Le lamí los pezones llenándoselos de saliva, hum qué rico morder y chupar sus
pezones duritos.



-Ay mi niño, tú vas a hacer que tu mami se chorree. Así
lindo, sácale la leche de las tetas a tu mamá. Ah, mi vida, me has puesto como
una callejera.



Seguí lamiendo hasta que mi boca llegó a su pucha. Le quité
sus pantis y lamí la baba de sus bellos. Hum, ahora mis dedos le abrían la pucha
y mi lengua húmeda tocaba las paredes de sus labios. Los apretaba entre mi boca
y chupaba. Tenía la cabeza entre las piernas de mi madre y ella me tenía
sujetado del cabello y me apretaba la cara contra su pucha.



-Ay bebé ay ah.



Sentí cómo me invadía toda la humedad de mi madre. Acaba de
correrse y yo seguía chupando su concha, metiéndole la lengua hasta el fondo. El
aroma de esa panocha era para extasiar a cualquiera y yo no quería alejarme.
Terminó en mi boca pero seguíamos muy calientes y yo no dejaba de beber su
humedad que escurría hasta sus muslos. Parece mentira que no me había dado
cuenta de lo hermosas y ricas que eran las piernas de mi madre y ahora yo las
tenía para lamerlas y morderlas.



-Ufff hijo, así, chupa cariño, tómatelo todo mi amor.



-Sí mamá; huy, me excita tu aroma y me excita que estés tan
caliente.



-Me tienes como una perra en celo mi vida y soy sólo tuya.



La levanté para acercarla a mí, quería darle por la pucha
desde atrás y me acomodé tras de ella. Metí y mi verga con fuerza y ella lo
resintió con un gemido. La arremetía con mucha violencia y ella igual que yo
estaba ardiendo.



-Mamá, me voy a correr.



-Sí mi amor, hazlo dentro de mí, anda cielo. Lléname toda con
tu leche… ay cariño ufff.



Seguí cogiendo a mi madre con todas mis fuerzas, mi verga
rozaba las paredes de su concha y no pude contenerme más. Me aferré a sus tetas
mientras le llenaba la pucha con mi leche. Ambos gemíamos de placer.



-ufff mamá.



-¿Te gustó mi cielo?-preguntó ella.



-Sí, me encantó tenerte como mujer, aunque…



-¿Aunque?... sientes algo de culpa ¿no?



-Sí mamá, así es.



-Pues pensemos que sólo es algo lindo ¿sí?



Le di un beso en la mejilla y nos quedamos mirando. Después
acerqué mi boca a la suya y nos besamos. Yo sabía que ya no dormiría esa noche,
cuando sentí que mi verga se volvía a poner muy dura entre la mano de mi mamá.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 19
Media de votos: 8.32





Relato: Con mamá en su cama
Leida: 10836veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis