webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi profesora de gimnasia (1)


 


Relato: Mi profesora de gimnasia (1)

  

Mi profesora de gimnasia


Cap. I


Me estoy lavando las manos, frente al espejo de los baños del
vestuario de chicas. Miro si mi estado físico ha mejorado, pero lo veo igual,
pese a los esfuerzos de mi profesora por ponerme en forma, la pobre infeliz.
Observo que mi cuello está rojo, aún me cuesta respirar.


Encima del mármol tengo sus bragas, empapadas. Las huelo
profundamente… hummmmm exquisitas, tienen todo su aroma. Es un perfecto botín de
guerra. Ahora toca "interrogar a la prisionera", como se diría en argot militar,
aunque dudo que pueda decirme nada, ¡¡¡jajaja!!!


No hacía más de 2 horas que había vuelto a dejarme en
ridículo delante de la clase, para varíar. Había sido incapaz de hacer las 150
abdominales que nos exigía más las 50 extras que siempre me cargaba a mi, por un
motivo u otro, daba igual.


Yo me había apuntado al gimnasio por obligación, me lo exigía
el médico y muchas ganas de sudar y perder allí la tarde no tenía, pero debía
hacerlo. Ya empecé con mal pie cuando intenté ligármela en los pasillos,
pensando que era una alumna cuando en realidad era la profesar. Creo que allí ya
me cogió manía y empezó su particular persecución en mi contra.


Mientras huelo de nuevo sus bragas me toco la polla que está
bien dura y pienso en el festín que tengo preparado en el vestuario. Asomo la
cabeza y la veo allí, "esperándome". El vestuario no es muy grande y,
evidentemente, esta desierto. Mi venganza había empezado cuando terminamos la
clase. Me fui a duchar y esperé en una sala del gimnasio donde nunca comprueban
si queda alguien. Como Nika, la profesora, es una enferma del deporte, después
de nuestra hora de gimnasia se queda una rato más para machacarse a gusto. El
portero de la instalación le deja las llaves para que cierre ella, ya que todo
el mundo se marcha a su casa.


En cuanto la vi entrar me esperé un tiempo prudencial y, tras
asegurarme que estaba en la ducha, entré y me escondí en los aseos. No pude
resistirme a mirarla en la distancia, mientras se soltaba la toalla y la colgaba
justo en la entrada de la ducha. Era una prepotente y una engreída, pero tenía
un cuerpo por el que suspiraban todos los chicos del gimnasio: Rubia, unos
pechos impresionantes, unas abdominales marcas, 1,70, unas piernas bien
formadas, fuertes. La tia se cuidaba, y mucho; lo que pasa es que tanto deporte
se le había subido a la cabeza… y por eso debía darle su merecido.


Mientras se enjabonaba el cuerpo no podía dejar de mirarla…
si todo salía bien ese cuerpo sería mío, estaría a mi disposición para lo que yo
quisiera. A pesar de mi "odio" al deporte, yo había jugado al fútbol de pequeño,
hasta los 20. Posteriormente seguí con el Tenis y el Futbol-Sala, así como
alguna que otra sesión de gimnasio. Al no tener tiempo fui dejándolo y me volví
muy vago. Con esto quiero decir que no estaba mal físicamente, un poco de
barriga pero la disimulaba sin problemas. 1,80, moreno y de complexión normal,
tenía éxito con las mujeres, y me imagino que el hecho de que ésta me rechazara
el primer día, me clavó una espina que ahora iba a sacarme.


Lentamente entro en la zona del vestuario donde están los
bancos y me siento frente a ella. Los bancos tienen una parte para sentarse a
cada lado y un listón superior con perchas. La tengo allí, inmovilizada y
expuesta a mis ojos. Le he atado las muñecas a la barra superior, los brazos
bien separados. He atado sus tobillos justo al otro lado del listón superior,
opuestos a las muñecas, de forma que está colgada de la madera superior, con la
piernas bien abiertas y mostrándome su coño reluciente. Me acomodo para verla
mejor. Con las manos hace fuerza para no lastimarse las muñecas (que le sirvan
de algo sus músculos). Las gotas de sudor se deslizan desde lo alto de sus manos
y pies hasta los glúteos de su culo y al interior de su coño. Mueve la cabeza
hacia delante y hacia atrás, buscando relajarse o escuchar algún ruido que le de
una pista de lo que va a pasar seguidamente. La he amordazado y le he tapado los
ojos…. No debe saber nunca quien soy.


El objetivo está claro: ponerla cachona, muy cachonda,
hacerla sufrir hasta llegar al límite, hasta que me suplique que la folle, que
me ruegue que la desate. Quiero tener su voluntad en la palma de mi mano o,
mejor aún, en la punta de mi polla. Me levanto para observarla de cerca. Tiene
unos pies preciosos (la cuerda que los inmoviliza acentúan su belleza); inicio
un suave masaje sobre ellos. Niki se exalta, nota que alguien la está tocando,
pero no sabe quien es. Mi masaje la debe relajar, porque deja caer su cabeza
hacia atrás, quedando su pelo rubio colgando, precioso. Mientras sigo tocando
sus pies, mi lengua inicia un sube y baja por sus pantorrillas, primero una y
luego otra, sintiendo sus duros músculos tensados por el esfuerzo. El sabor
salado me vuelve loco.


Ligeros gemidos salen de su boca, no se si por el esfuerzo
que está haciendo o por el placer que recibe con mis caricias. Esa sensación se
acentúa cuando mi lengua juega con la parte de atrás de sus rodillas, uno de los
puntos erógenos más sensibles de las mujeres. Mi respiración también empieza a
acelerarse, cuando mis manos cambian sus pies por sus fuertes muslos… mi polla
crece por momentos y no se ni como no me dejo de tonterías y se la meto hasta el
fondo de su coño…. Pero no, debo hacerla sufrir, que suplique, que llore de
placer.


El sudor sigue resbalando por su suave piel, acentuado por el
placer que siente. Su coño desprende olor de hembra cachonda… mis caricias
surten efecto, a pesar de lo incómodo de su posición. Le regalaré un momento de
placer, solo un segundo: sin apenar rozarla, mi lengua recorre su húmedo coño,
desde la parte más baja hasta justo donde el clítoris palpita cada vez que la
sangre recorre su cuerpo. En ese momento ella se estremece y arquea su espalda,
subiendo el pubis buscando un mayor contacto con mi lengua. Inmediatamente la
retiro, no puedo ser tan generoso con mi víctima, no estamos aquí para que ella
lo pase bien. Vuelvo a sentarme en el banco para seguir observándola, como
respira agitadamente buscando con su cabeza donde está su verdugo y torturador
para que siga con su tarea. La oigo gritar tras su mordaza, sollozos
desesperados que no me ablandarán el corazón.


Mientras la observo recuerdo como ha llegado a este estado de
indefensión. Mientras salía de la ducha yo me escondía en lavabos, y dejé que se
fuera secando tranquilamente. En el momento que puso su toalla en la cabeza vi
mi oportunidad y no la desaproveché. Con un pasamontañas en la cabeza para
evitar ser reconocido me había abalanzado sobre ella en el momento que no podía
ver nada. Era muy fuerte pero descalza como estaba y privándola de los sentidos
más básicos yo tenía todas las de ganar.


La tumbé sobre el banco y le até las manos a la espalda con
su propia camiseta. Ella seguía con la toalla liada en la cabeza intentando
entender que le estaba pasando. Con las inmovilizadas, me senté sobre su espalda
y pude operar con tranquilidad. No llevaba nada preparado, por lo que tuve que
improvisar: Cogí su cinta del pelo y se la puse a modo de venda para los ojos,
ya que era elástica y se le ajustaba perfectamente.


- ¡Maldito hijo de puta! ¡Si tienes cojones desátame y da la
cara, cabrón! – no para de decirme moviéndose sin parar. Por suerte, mis 82
kilos de peso bastaban para que no se moviera la muy guarra, pero a pesar de eso
me costaba mi trabajo. Había puesto una pierna a cada lado del banco, ya que
entre los dos bancos había espacio suficiente para que mi pierna cupiera. No
quería seguir escuchándola, por lo que tenía que encontrar algo para hacerla
callar… y que mejor que su propia ropa.


Cogí uno de sus calcetines recién "usados" y se lo puse en la
boca. Me costó lo mío, pero al final, amarrándola del pelo desistió de su
resistencia y abrió la boca. Rápidamente le amordacé con sus shorts
completamente empapados en sudor para que no lo escupiera. Se lo até bien fuerte
y quedó totalmente privada de la vista y del habla. Ahora sería más fácil
dominarla. Me levanté un poco y le di la vuelta. La visión era impresionante: su
cara prácticamente no se veía, entre el pelo alborotado, la cinta que la cegaba
y la mordaza que le había puesto, pero su pecho subía y bajaba a un ritmo
trepidante para recuperar la respiración. Esos pechos increíblemente bien
formados me volvían loco… y casi me cuesta muy caro.


En mi momento de distracción, ella provecho para levantar las
piernas y cruzarlas por delante de mi cuello, de forma que automáticamente te
tumbó sobre el banco. Tenía sus tobillas cruzados apretándome el cuello y
quitándome la respiración. La verdad es que mis manos hacían toda la fuerza
posible pero no conseguía separar sus piernas de mi cuerpo ni un milímetro. Cada
vez apretaba más hacia abajo, ahogándome contra el bando. Evidentemente empecé a
mover mis piernas en todas direcciones sin parar, con la suerte que en uno de
los movimientos le pegué justo en la boca del estómago, lo que aligero la
presión sobre mi cuello y pude levantarme y librarme de sus garras. Ella tosía y
se retorcía sobre el banco por el dolor, mientras yo recuperaba el aliento a
marchas forzadas. Había ido de un pelo pero debía espabilarme si quería
inmovilizarla definitivamente.


La cogí y la solté de las muñecas, atándola rápidamente con
sus calentadores a la barra superior del banco, quedando medio colgada mientras
tosía a través de su mordaza. Se aguantaba como podía sobre el banco mientras la
ataba a conciencia. Yo no decía nada, para que no me reconociera la voz, aunque
si que me quité el pasamontañas porque tenía mucho calor, con el esfuerzo. Una
vez la tuve bien sujeta, hice lo mismo con sus piernas, atándolas a la misma
altura que sus tobillos pero justo al otro lado. Su cabeza caída hacia atrás me
decía que estaba derrotada, que había perdido su última oportunidad para
escapar… ya era toda mía. Luego me fui al baño a recuperar el aliento y me llevé
sus bragas, a modo de trofeo.


Después del descanso me levanto para seguir con mi trabajo.
Me despojo de toda mi ropa y me quedo desnudo. Nunca había visto mi polla con
semejante tamaño, creo que me va a explotar. Me enrollo sus bragas en mi muñeca
y me acerco a ella de nuevo. Su cuerpo brilla más que nunca y me está esperando,
temblando pero seguro que deseando que vuelva a tocarla.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 5
Media de votos: 4.40





Relato: Mi profesora de gimnasia (1)
Leida: 8816veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis