webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Las duchas del Gimnasio (2)


 


Relato: Las duchas del Gimnasio (2)

  

Baje del taxi, abrí la puerta de entrada del Edificio, tome
el ascensor y entre al Departamento, por suerte no estaba ni mi madre ni mi
hermana, me dirigí al baño, y comencé a desvestirme. Me saque las calzas, y
suavemente la remera pues estaba pegada en mi cuerpo por el semen seco en mi
espalda y vientre. Me dio asco, me vinieron arcadas, abrí la ducha y me metí
bajo el agua con toda la ropa en la mano para enjabonarla mil veces.



Al contrario de mis pensamientos, esa noche dormí
profundamente, pues estaba exhausta. El sábado transcurrió normalmente, quería
sacarme de mi cabeza las imágenes del viernes en las duchas del gimnasio pero
era inútil. A las 21 Hs. me paso a buscar mi novio para ir a cenar.



-- Hola mi amor!. Le dije dándole un beso al entrar a su
Auto. Me sentía la más hija de puta de Argentina.



-- Holaaa mi vida, te extrañe!. Me contesto, haciéndome
sentir peor.



No quería entrar en dialogo, pero el quería saber como
estaba, que había hecho los últimos días, etc, por motivos laborales nos veíamos
cada 2 o 3 días. Trataba de contestarle naturalmente, pero era obvio que se daba
cuenta de mi malestar, entonces comenzó con el famoso ¿Que te pasa? Nada le
conteste, ¿ Que te pasa?. Nada..y así y así.



Cenamos en un Restaurante bastante elegante para mi gusto. Y
nos fuimos a dar una vuelta con su auto. Paro el mismo en la costa, una bella
vista de la luna y estrellas confundiéndose con el mar, de íntimo no tenia nada
pues estaba lleno de autos y gente caminando y paseando, típico de un sábado por
la noche.



El me abrazo, y comenzó a besarme, respondí tibiamente a sus
besos, pero fui encendiéndome, no se que me pasaba pero me excite muchísimo y
lleve mi mano a su entrepierna.



-- …epa!...Mariana!...je..que pasa?.. Me dijo el entre
sorprendido y asustado.


-- esta lleno de gente..para un poquito.


-- No paro nada. Le dije seriamente mirándolo a los ojos.


Le desabroche el pantalón y con un poco de habilidad, pues
estábamos los dos sentados en el auto, se los baje. Su pija estaba semierecta,
supongo que por los nervios de tanta gente alrededor. Baje mi cabeza y me la
metí toda en la boca, con una mano la tome, pajeandolo y con la otra le tocaba
los testículos. Se la chupe desenfrenadamente, parecía una puta, se le puso dura
como yo la quería y mas me calentaba. Se la chupaba llevándola hasta ni
garganta, sacándola de mi boca y pasándole la lengua rápidamente por su cabeza y
todo su miembro. Habrán pasado 15 minutos y note que estaba por acabar.



-- Mariana..ahh..mari..estoy por acabar..ahh. Me dijo el
sabiendo que me enojaba y mucho cuando me pedía que no saque mi boca. Pero esta
vez era diferente, quería sentir el semen en mi boca, quería tragarlo y así lo
hice.



-- Ahhhhh…Uhhhhh…Ahhhhhhhhhh. Acabo intensamente, me di
cuenta por la cantidad de semen que salio de su verga y que me encargué de
tomármela toda. Se la limpie suavemente tragando hasta esa última gotita que
sale. Me reincorpore a mi asiento y el rápidamente puso el auto en marcha. Note
que había mucha gente pero no me importo en lo mas mínimo, el por su apuro en
marcharse creo que si le importo. Manejo velozmente hacia mi casa sin dirigirme
la palabra. Freno en la puerta del edificio.



- Chau Mariana. Me dijo sin mirarme.



-- Chau. Le conteste. Y subí a mi Departamento.



Llore toda la noche hasta que finalmente me dormí. El lunes
fui a trabajar y mi gran dilema era concurrir o no al gimnasio luego del
trabajo. En cualquier momento de mi vida no habría duda, no solo no iría mas a
ese gimnasio si no que creo que me mudaría de ciudad. Pero pensaba muy distinto
estos últimos días.



Llegue al Gimnasio, no salude a nadie, fui directamente hacia
el vestuario a ponerme la ropa de sport y realice la clase como de costumbre.
Termino la misma e hice un poco de complemento de pesas, estaba uno de los
muchachos del viernes pasado pero ni lo mire.


A diferencia de los anteriores días, fui al vestuario agarre
mi bolso y me fui sin ducharme. Cuando estaba saliendo, Daniel, el dueño del
mismo puso su mano en mi hombre y me detuvo.



-- Hola Mariana, como estas?. Me dijo.



-- Hola dani..muy bien..gracias. Le conteste haciéndome la
sorprendida.



-- Veo que estas apurada…no quiero molestarte, solo quería
saber si querías salir a tomar algo esta noche.



--….ehhh. Me quede muda. Sorprendida. Daniel era una persona
muy apuesta, muchas chicas morían por el.



-- Bueno..si no podes..te entiendo… Me dijo al escuchar mi
silencio.



--…nooo..nooo..esta bien..dale…Pasame a buscar por mi casa.
El tenía mi dirección en el registro de socios. Nos despedimos con un beso.
Llegue a mi Dpto, ducha, vestuario, maquillaje… quede realmente muy atractiva,
me puse un vestido negro a las rodillas muy sensual. Esperando que llegue me di
cuenta que estaba demasiado nerviosa, me vino a la mente la imagen de Daniel
entrando al vestuario cuando estaba con esas personas…la imagen estaba estacada
en mi cabeza. Me preguntaba que pensaría de mi…que seguro debía tener una imagen
equivocada. Sonó el timbre y baje. Muy amablemente me abrió la puerta de su
auto, nos dirigimos a un Púb. muy de moda, y la velada hasta ese momento era mas
que amena. Conversando de distintos temas, riéndonos mucho.



-- Bueno Mariana, que hacemos?..tenes ganas de ir a otro
Pub?..a bailar?..queres que demos unas vueltas con el auto. Me preguntaba el
dirigiéndonos al coche.



-- No se Dani, lo que vos quieras..no tengo problemas.
Siempre corta, siempre vergonzosa, me enojaba conmigo misma por no demostrar
determinación para una absurda decisión.


-- Ok..demos un paseo. Me dijo.



Dimos una vuelta lentamente por toda la costa, siempre
conversando, escuchando música.



-- Paramos un rato acá..si?. Paro su auto en una rotonda
frente al mar.



-- Bueno. Le conteste.



Pasaron 20 segundos, veo su cuerpo acercándose al mio, su
mano tomo mi nuca y suavemente me empujo hacia su boca. Me quede inmóvil, solo
atine a abrir mi boca y nuestras lenguas se entrelazaron. Su boca no se
despegaba de la mia, trató de acercar mas su cuerpo abrazándome, también lo
abracé tibiamente. Estaba comenzando a disfrutar mucho el estar besándonos. Pero
su mano bajo hacia mi rodilla y la subió rápidamente levantándome el vestido y
apoyando sus dedos en la tanguita sobre mi vagina.



--…espera dani..espera…. Le dije sacando con dificultad mi
boca de la suya.



--..shhhhhh. Me dijo empujando nuevamente pero no tan
suavemente mi boca sobre la suya. Trate de zafarme…pero me tenia con un brazo
abrazándome contra su cu