relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mis Vacaciones en el Campo (1)


 


Relato: Mis Vacaciones en el Campo (1)

  

MIS VACACIONES EN EL CAMPO – 1



Había terminado mi escuela primaria. Casi todas mis
compañeras irían a las montañas a celebrar tan magno acontecimiento. Yo, en
cambio, me quedaría en la Capital Federal y, con suerte, en alguna localidad de
los suburbios.


Mamá era divorciada desde mis cinco años y trabajaba como
secretaria de un importador de productos industriales… o algo así. Lo cierto es
que, con su sueldo, no había podido poner dinero para el viaje de fin de curso:
prefería invertirlo en la casa o en libros para mi inminente secundario. La otra
que no acompañaría a las chicas era Liliana, quien pasaría dos meses en Punta
del Este, con sus padres.


Liliana era una excelente amiga mía, con quien había
compartido el florecimiento anticipado de nuestros cuerpos. Si bien aún teníamos
piernas, manos y caras de niñas, nuestros pechos habían comenzado a crecer de
manera increíble, desde los diez años, aproximadamente. Ahora, tres años
después, solíamos afirmar, con inocultado orgullo, que más de una chica de
dieciocho, bien desarrollada, querría tener tetas del tamaño de las nuestras. En
cuanto a nuestros pubis, ya tenían algunos vellos: a mí se me notaban menos, por
ser rubia; pero Liliana, de cabello castaño oscuro, parecía tener una mata,
cubriéndole toda la concha… O, por lo menos, gran parte de ella.


En fin: volviendo al relato que me ocupa en esta ocasión,
diré que ya estaba resignada a quedarme sola, intentando rescatar de mi pasado
alguna amiga, vecina o prima -pese a saber que ninguna de ellas me haría
divertir como Liliana-, cuando llamó mi tío Esteban (hermano de mi mamá), para
invitarnos a ambas a pasar unas vacaciones en su estancia, al sur de la
provincia de Buenos Aires. Ella no podría, pues debía trabajar: recién en marzo
tendría quince días libres; pero, para entonces, yo debería regresar a la
Capital Federal, para comenzar mi nueva etapa de colegiala. De todas maneras,
Mamá creyó injusto privarme de esta oportunidad.


-Mirá, Esteban: lo único que se me ocurre es ir este fin de
semana con Carola, dejarla ahí con vos, para que tome un poco de aire puro, tome
sol, se bañe en tu piscina, ande a caballo y esas cosas… Yo, por mi parte,
regresaría siete días después, para busCarola.


-¡¿Tan poco tiempo la dejarás?! -reaccionó, sonriendo-. Por
lo que sé, se ha portado muy bien este año. No tiene ninguna asignatura
pendiente y, como médico que soy, te digo que tu hija necesitará todas sus
energías para afrontar las responsabilidades del secundario, el cual conviene
que comience con la mente despejada y verdaderamente descansada. Por otra parte,
Laura, vos sabés que quiero a Carola como si fuera mía… Mucho más que una simple
sobrina. Dejala todo el tiempo que quiera quedarse; se divertirá mucho. Y, si
llegara a aburrirse, yo mismo me encargaría de llevarla de regreso a tu casa.


Mamá no pudo negarse a tan amable ofrecimiento de su hermano
y, ese mismo fin de semana, partimos rumbo al campo. La idea era pasar Año Nuevo
juntos los tres (mi madre, Esteban y yo), que, ese año, fue domingo, y sin
pérdida de tiempo, ella volvería a casa, dejándome con mi querido tío.


Al rededor de las once de la mañana, a la media hora de
nuestro arribo, Mamá le pidió que, en su calidad de médico pediatra, me
revisara.


-No es normal que, a los 18 años, tenga los pechos de una
mujer diez años mayor -explicó, preocupada.


-No es común -corrigió, suave y tranquilizador-, pero eso no
significa que Carola sea un fenómeno. Te sorprendería saber cuántas chicas de su
edad, y algo menores también, pasan por mi consultorio con el mismo "problema",
por denominarlo de alguna manera. No entraré en tecnicismos que te complicarían
la vida, pero te diré que se trata de la glándula del desarrollo que, a veces,
hace este tipo de "travesuras"… especialmente, en las niñas. De todas maneras,
como todos los años, la revisaré. Esta vez, sólo para que te quedes tranquila;
¿de acuerdo?


-De acuerdo; pero no dejes de revisarla, ¡por favor…! -rogó,
por fin.


Esa tarde, me había ido a la piscina, con la malla enteriza
que fue mi regalo de Navidad. No era nada provocativa, a pesar de mi gusto, pero
mis tetas se notaban irremediablemente y, no obstante el escaso escote, parecían
reventar el corpiño del traje de baño, sobresaliendo un poco en su parte
superior.


Allí y así, tomando sol sobre una reposera, luego de una
rápida zambullida, me encontró Esteban, también en traje de baño. Me saludó de
manera casual.


-Tu madre insiste en que te revise, como cada año: está muy
preocupada por el tamaño de tus tetas -me dijo, mirándolas, casi con lujuria;
luego de un momento, exclamó-: ¡son espectaculares, Carola! Bueno, vamos:
quitate la malla -ordenó, cariñoso, volviendo al tono de siempre.


Naturalmente, me puse de pie y, como todos los años, obedecí,
no porque le tuviera miedo, sino porque me atraía y estaba convencida de que él
sentía exactamente lo mismo por mí. Mi certeza se basaba en el recuerdo del año
anterior, cuando sus espléndidas manos masculinas me palpaban (¿o acariciaban?)
los pechos -algo más pequeños, desde luego-, el estómago, deteniéndose
brevemente en el ombligo, haciéndome cosquillas alrededor de él y metiendo su
meñique dentro; luego, había continuado hacia abajo, hasta hacer otra "escala"
en mi conchita, por entonces, sin ningún vello; recordé algo que suspiró en ese
momento, para sí mismo: "¡Cómo me gustaría que siempre la tuvieras así…!".
Separaba mis labios vaginales, me acariciaba la vulva y el clítoris. Aquella
evocación me estremeció, a punto tal que sentí mis acalorados líquidos empapando
las paredes de mi vagina. Si cayó alguna gota, no lo supe, pues el cemento donde
estaba parada, circunando la piscina, hervía (casi tanto como yo), de modo que
se habría secado inmediatamente.


-Bien, Caro: estás muy bien. A esta edad, no podrías estar
mejor -añadió, con una evidente segunda intención, sin tocarme aún-. Por lo
menos, por lo que puedo ver…


-¿No vas a revisarme, Tío? -pregunté, con inocente
sensualidad, intentando provocarlo.


-Sí: por supuesto. ¿Hay algo en especial que te duela o te
moleste?


-No -respondí, acariciándome de forma "casual" los pezones,
color cobrizo, mientras se erguían ante él-: no me duele nada. Sólo que éstos no
se paran parejos; ¿qué te parece?


-Me parece que deberías pellizcarlos más seguido y probar qué
sucede cuando alguien te los chupa.


-Bueno: puedo pellizcármelos, como ves -aseguré, cumpliendo
con mi palabra y proporcionándoles suaves tironcitos, uno por vez, terminando
con el derecho-. Pero, ¿cómo haría para chupármelos?


-Dentro de unos meses, podrás: no te aflijas. Pero, por el
momento, yo podría ayudarte; si estás de acuerdo, por supuesto…


Caliente por lo que eso significaba y acarrearía, asentí.
Tomó mi teta izquierda con ambas manos y comenzó a sobarla; luego, se la metió
en la boca y comenzó a chupar y chupar. ¡Dios santo, qué placer…! Mi tío y yo
gemíamos al unísono. Luego, en un corto descanso entre uno y otro seno,
adivinando mi pensamiento, me dijo:


-No te preocupes: tu madre acaba de acostarse y dormirá unas
tres horas.


Al meterse mi otro pecho en la boca, lo sentí mordiéndome el
pezón y lamiendo la areola. Si antes dije que hervía, ahora estaba en llamas. No
pude más y alargué las manos hasta su pija, hecha un tronco bajo la tela de su
traje de baño. La izquierda se negó a abrirse y con la derecha le desabroché la
malla y le bajé el cierre de la bragueta. Luego, sí: mi mano rebelde soltó su
verga, para volver a agarrarlo, cuando su pantaloncito cayó.


Sin más experiencia que lo que había visto en alguna película
porno, empecé a hacerle la paja. Esteban no esperaba esta reacción de mi parte,
por lo que su excitación se multiplicó quién saber por cuánto.


-¡Sos una yegua puta! -exclamó, casi en éxtasis.


-Lo sé, pero me encanta que me lo digan.


Enseguida, me acuclillé frente a él y me metí su pija en la
boca, mientras seguía masturbándolo; también quería sentirlo dentro de mi concha
y de mi culo, pero me di cuenta de que debería esperar para eso. Por el momento,
me dediqué a disfrutar del inédito sabor de su verga que chupaba, mientras mi
lengua jugaba con su glande. Después, me dijo que era su turno: me recostó sobre
la reposera, abrió mis piernas y, con una mano, acariciaba su miembro, lleno de
mi saliva. Esa vista me excitó aún más, si cabe. Con la otra, frotaba mi concha,
hasta que me metió el dedo corazón. Su lengua llegó hasta mi clítoris, empapando
los pelitos. Tras unos minutos, yo ya me había corrido unas cuantas veces en el
transcurso de su "revisión médica", y me dijo que era hora de que perdiera mi
virginidad y cambiamos de posición. Esta vez, él se recostó sobre la reposera y
yo monté su pija, subiendo y bajando, al compás que marcaban sus brazos, pues me
tenía firme de la cintura. Pronto, el ritmo se hizo frenético e intuí que el tío
Esteban estaba a punto de estallar dentro de mí; pero no: a sugerencia suya,
desmonté y me preparé para recibir la explosión. Volví a meterme su poronga en
la boca y sólo unos instantes después, sentí que su líquido cremoso me inundaba,
hasta la garganta. Con todo placer, tragué, sin dejar que se me derramara una
sola gota. ¡Qué delicia…!


Luego, nos vestimos: tampoco era cuestión de abusar de
nuestra suerte.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 8
Media de votos: 9.38





Relato: Mis Vacaciones en el Campo (1)
Leida: 6326veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis