webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: El helado (2: Irene pierde su virginidad)


 


Relato: El helado (2: Irene pierde su virginidad)

  

EL HELADO (2ª parte). Irene pierde su virginidad.


Llevaban ya tres meses como novios, todavía no habían pasado
del sexo oral. Miguel prefería esperar y dejar que fuera Irene la que decidiera,
pero sabía que no se le iba a escapar, que tarde o temprano Irene le pediría que
hicieran el amor y le entregaría su virginidad.


En cada encuentro entre ellos, Miguel la excitaba más y más,
e Irene disfrutaba más y más y, cada vez pedía más. Hasta que un día en que
estaban tomando un refresco en la terraza del bar a principios ya del otoño
Irene le dijo a Miguel:



Este fin de semana mis padres se van a ver a mi abuela, y
me voy a quedar sola. Les he dicho que me quedo con Esther en su casa.


Bueno, mejor, podremos pasar más tiempo juntos – se alegró
Miguel.


Sí, pero he pensado... – empezó a explicar tímidamente
Irene – que...es que ya es el momento... de que pierda mi virginidad. – se
atrevió a decir por fin.


¿Estás segura de eso? – le preguntó Miguel.


Sí, completamente.


Si es lo que quieres, lo haremos. Yo lo prepararé todo
¿vale?


Vale.


 



Así, Miguel lo preparó todo con esmero. Decidió preparar una
cena romántica, para la que compró langostinos, cava, helado, flores para Irene
y sábanas de seda. Pensó que Irene se merecía una primera vez inolvidable. Por
eso preparó la cena con paciencia, pasando casi toda la tarde del sábado
cocinando. Puso las sábanas de seda en la cama, llenó el piso de rosas rojas,
que eran las preferidas de Irene, puso la mesa con su mejor vajilla, un mantel
bueno, y velas rojas. A las ocho en punto se vistió con un traje negro y salió a
buscar a Irene, que estaba en casa de su amiga Esther. Le había dicho a Irene
que tenía que vestirse con un vestido elegante porque le había preparado una
cena especial, así que cuando la vio con aquel vestido negro, de tirantes,
ajustado, que marcaba su preciosa figura de mujercita, se quedó alucinado.
Estaba hermosa y maravillosa.



¿Vamos, señorita? – le dijo a Irene ofreciéndole su brazo.


Vamos – contestó ella cogiéndose a él.



Así la llevó hasta su casa y nada más entrar en el piso,
Irene se quedó alucinada. La mesa estaba perfectamente preparada, había flores
por todas partes, velas en la mesa y sonaba una canción de amor.



¡Qué bonito! – exclamó la muchacha.


Me alegro de que te guste, quiero que hoy sea un día
especial para ti.



Se acercaron a la mesa y Miguel separó una silla de la mesa y
le indicó a Irene que se sentara. Irene se sentó y Miguel se dirigió a la cocina
y volvió unos segundos más tarde con los platos de langostinos. Puso uno frente
a Irene y el otro en su sitio.



Espero que el menú sea de su agrado, señorita. – dijo
Miguel como si fuera un camarero.


Gracias.



Sirvió el cava y empezaron a comer, mientras Irene empezaba a
explicarle a Miguel lo que había hecho aquella tarde. Tras el primer plato,
Miguel sacó los postres: helado de chocolate.



¡Mmmmm, me encanta! – exclamó Irene empezando a saborear el
helado, dejando que se deshiciera en su boca.


Pues a mi me encanta ver como te lo comes. Me excita mucho
– aseguró Miguel.


¿De verdad te excita? – preguntó Irene un poco ingenua.


Sí, desde la primera vez que te vi.


¡Qué pillín eres!



Miguel sonrió pícaramente. E Irene siguió comiendo el helado
sin dejar de mirar a Miguel a los ojos, lamiendo la cuchara con lascivia, en
cada cucharada que se llevaba a la boca. Miguel se estaba poniendo como una moto
sólo con verla, pero tenía que ir con calma, paso a paso, según el plan trazado.


Cuando terminaron de comerse el helado, Miguel se acercó a la
cadena de música, subió el volumen y luego le pidió a Irene para bailar. Ésta
aceptó y Miguel la cogió por la cintura, la atrajo hacía él y empezaron a
bailar, despacio, lentamente, haciendo que sus cuerpos se rozaran. Miguel besó a
Irene en el cuello, mientras sus manos descendían hacía el culo de la joven y lo
acariciaba con libidinosidad. Eso hizo que su sexo empezara a crecer entre
ambos, e Irene sintiera el bulto apretado contra su vientre. También ella
acarició la espalda de su chico, y le besó en el cuello. Se sentía un poco
insegura, pero a la vez decidida del paso que iba a dar. Bailaron un par de
canciones más, sintiendo sus cuerpos pegados el uno al otro, hasta que Miguel se
separó de ella, la cogió de la mano y la llevó hasta la habitación. Frente a la
cama, volvieron a besarse. Miguel le acarició el hombro desnudo, y con su mano
descendió por el brazo de la muchacha, cuando llegó a su mano, se la apretó y
esta se sintió más segura. Sin dejar de besarse mutuamente, Miguel le desabrochó
el vestido a la chica. Esta le quitó la americana, y luego trató de
desabrocharle los botones de la camisa, pero su torpeza y el nerviosismo se lo
impidieron, por lo que fue Miguel quien se desabrochó la camisa y se la quitó.
Irene nerviosa empezó a besar su pecho desnudo. Mientras Miguel le quitaba los
tirantes del vestido, y dejaba que este cayera al suelo. Luego, le desabrochó el
sujetador, y la hizo tumbar sobre la cama. Se quitó el pantalón y se arrodilló
entre las piernas de la muchacha, le quitó las bragas y acercó su boca al húmedo
sexo. Irene se estremeció al sentir la respiración de él sobre su sexo, e
inmediatamente sintió su lengua, acercándose a su sexo, lamiendo su clítoris y
chupeteándolo con suavidad. De vez en cuando sentía los fríos dientes de Miguel
mordisqueando su clítoris. Irene sentía que su cuerpo estaba en total
ebullición, que ardía de deseo y placer sin límite. Miguel también se estaba
excitando y notaba que su sexo estaba cada vez más hinchado, deseoso que
penetrar a aquella belleza, pero debía ir con calma, lograr que se corriera.
Así, que continuó lamiendo y mordisqueando su clítoris, luego descendió hasta su
vagina e introdujo la lengua, la metió y sacó varias veces, haciendo que Irene
se estremeciera nuevamente. A continuación Miguel acercó sus dedos al sexo
femenino, y los introdujo, primero uno, que movió despacio, luego introdujo
otro, y de nuevo los movió despacio. Irene volvió a estremecerse y Miguel ante
la buena recepción de la chica a aquella nueva caricia, decidió seguir
masajeando el sexo femenino, buscó el punto g y empezó a estimularlo con cariño.
En poco segundos Irene estaba en el séptimo cielo del placer a punto de alcanzar
el primer orgasmo, por lo que Miguel la siguió estimulando hasta que logró que
se corriera, entre espasmos y gritos de placer.


Entonces, Miguel se puso en pie y se quitó los calzoncillos,
su sexo estaba en total erección, y Irene lo miró con temor y admiración a la
vez. Deseaba a aquel hombre más que nada en el mundo, igual que Miguel deseaba
poseer a aquella muchacha, sentirse dentro de ella, sentir ese calor que sólo se
siente cuando se está dentro de una mujer. Por eso se acostó junto a su preciosa
chica, la besó con ternura, acariciando su mejilla y de nuevo le preguntó:



¿De verdad lo quieres?


Sí – respondió ella mirándole fijamente a los ojos.



Así, sin dejar de besar a su chica, Miguel se colocó sobre
ella separándole suavemente las piernas. Irene pudo sentir el erecto sexo de su
amante sobre su vientre y abrazó a Miguel, estaba nerviosa. Miguel cogió su sexo
y lo acercó hasta el sexo húmedo de la muchacha y empezó a introducirlo con
mucha delicadeza, primero la punta, tratando de vigilar todas y cada una de las
expresiones que Irene. Esta sintió un pequeño dolor que enseguida remitió,
Miguel apretó un poco más, introduciendo un poco más e inmediatamente sintió el
himen rompiéndose. Irene sintió algo en su interior que se rompía, pero no había
dolor. Miguel metió un poco más su sexo, muy despacio, hasta lograr que todo
estuviera dentro, empezó a moverse muy despacio dentro de la chica y esta
enseguida comenzó a sentir el placer llenando su sexo.


Eran dos cuerpos unidos por un mismo objetivo, dos almas en
una sola, amándose como sólo un hombre y una mujer enamorados pueden amarse. Los
gemidos de ambos se unían en una canción de placer, Miguel se movía despacio,
dentro y fuera, fuera y dentro, mientras Irene le rodeaba con sus piernas y
trataba que acercar el masculino sexo al suyo, para sentirlo más profundamente.
Ya sólo había placer entre ellos. Irene gemía sin cesar, mientras Miguel la
penetraba una y otra vez. Miguel sentía como a cada embestida aquel húmedo sexo
lo envolvía más y más, haciendo que su pene se hinchara más y más, y el placer
fuera aumentando gradualmente.


Irene cerró los ojos, sus sensaciones se intensificaron aún
más, Miguel la miraba embelesado y pensaba que era la criatura más hermosa del
universo. Irene empezó entonces a apretar a su amante más contra sí, era signo
evidente de que estaba apunto de alcanzar un nuevo orgasmo, por eso Miguel
aceleró sus movimientos en una imparable carrera hacía el clímax, logrando que
la muchacha estallara en el mejor orgasmo de su vida. Cuando Irene dejó de
correrse, Miguel siguió empujando hasta alcanzar su propio placer, entre
espasmos y convulsiones de placer. Cuando ambos se quedaron quietos, Miguel
observó a su chica. La besó con ternura y luego se tumbó a su lado.



¿Estás bien? – le preguntó a Irene abrazándola.


Sí, muy bien. ¿Sabes? Te quiero.


Yo también te quiero – dijo Miguel, que sin saber como se
había sentido atrapado por la inocencia de aquella criatura que tenía entre
sus brazos, y ahora sólo soñaba con compartir el resto de su vida con ella.



Erótika. (Karenc)


Del grupo de autores de TR.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 3
Media de votos: 7.00





Relato: El helado (2: Irene pierde su virginidad)
Leida: 4647veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis