webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Secretos de pueblo


 


Relato: Secretos de pueblo

  

Secretos de pueblo :




 


En los pueblos los secretos son más grandes, más secretos y
más pesados. Lo dicen todos los psicólogos que nacieron en pueblos. Cada vez que
escuchaba eso me reía porque yo misma venía de un pueblo y tenía mi secreto como
todos, pero lo llevaba escondido en la memoria para que no me molestara.



Con mi pequeño rostro de adolescente inocente y un cuerpo
deseable de mujer, yo podía despertar todas las pasiones en los hombres. Eso lo
sabia y lo utilizaba a mi conveniencia desde el día que comprendí que el sexo me
ofrecía una sensación de bienestar y que merecía ser vivida en plenitud. El
único problema eran mis fantasmas que cada vez crecían más y al mismo tiempo
diversificándose. Yo sabía que todo el mundo tiene sus fantasmas, pero también
sabía que no todos eran capaces de vivirlos y yo quería experimentar todo
aquello que la fantasía dibujaba en mis pensamientos ya que me producía orgasmos
profundos y también me servía para descubrir las facetas ignoradas de mi
personalidad.



Comencé a darme cuenta de mis perversiones cuando fui incapaz
de negarme a los avances de un antiguo novio de mi pueblo. Mi ex producía un
juego sadomasoquista que me daba rabia y me excitaba al mismo tiempo. Nosotros
hacíamos el amor con mayor vehemencia después de cada pelea. Un día regresé al
pueblo para visitar mi familia y con mi ex nos encontramos por casualidad. Allí
él repitió ese juego. Después me dijo que era una puta; pero eran justamente
esas palabras que me excitaban, cuando él me trataba con grosería y que yo me
quedaba en un silencio mortal.



Esa situación me había servido para comprender mejor mi
propia personalidad y allí tomaba conciencia que ser ultrajada me excitaba. Los
fantasmas de ser violada y abandonada iban adquiriendo cuerpo en mi interior y
quería demostrarme a mí misma que podía ser capaz de ser una mujer sin
frustraciones ni deseos incumplidos. Esa idea se me había pegado al cuerpo como
una segunda piel y cuando era adolescente uno de mis tíos abuelos se había
aprovechado de esos deseos que me surgían abundantes, aun cuando yo misma no
quería reconocerlo. El ya era un hombre de edad, campesino y bruto en todos sus
modales, su sola presencia me intimidaba y siempre estuve dispuesta hacer
cualquier cosa que me pidiera.



Ahora era un simple anciano desconfiado como todos los
campesinos de la región. Yo iría a visitarlo ese fin de semana y si continuaba
tan perverso como siempre hasta le permitiría que me violara otra vez, porque
con él siempre fueron especies de violaciones. Lo pensé y me tenté de la risa
por la ocurrencia. Al fin y al cabo el incesto era un fantasma que también me
gustaba vivirlo.



Todo esto lo iba pensando mientras me dirigía a mi antiguo
trabajo donde almorzaría con mis antiguos colegas que me habían invitado; ellos
querían saber como me estaba yendo en mi nueva empresa, en España, donde me
había instalado desde hacia tres años a causa de la crisis económica argentina.



Con los años yo había ganado experiencia, y la experiencia me
decía que, era la actitud de uno que condicionaba a los otros. Por eso cuando
terminamos de comer y mis ex compañeros de trabajo quisieron mostrarme las
reformas que habían hecho en el viejo taller me alegró. Yo había trabajado como
secretaria y los talleres no los conocía muy bien, esa era la oportunidad de
poder conocer un lugar que me había estado prohibido cuando trabaja en esa
fábrica, y los acompañe contenta de esa complicidad que me estaban ofreciendo.
El taller era lóbrego, sin mucha iluminación con muros repletos de herramientas
que colgaban ordenadamente sobre un largo banco de trabajo donde cada uno de
ellos podía aislarse mirando la pared. Al centro había una mesa grande de
formica blanca que servia para las reuniones. Ellos eran seis hombres que se
acomodaron alrededor de la mesa mientras me servían un café, yo me senté en una
silla un poco separada y uno de ellos se apoyó frente mío, sentado sobre la
mesa, con un pie en el aire y el otro apoyado sobre el suelo, así me iba
hablando. Su bragueta estaba a la altura de mis ojos y yo no podía evitar
observarla. Mis ojos estaban como hipnotizados sobre ese lugar; él se dio cuenta
porque un bulto comenzó a formársele debajo del pantalón ante la erección que
estaba teniendo. Ese hecho era embarazante y mientras más discreta yo pretendía
ser más mis ojos estaban atraídos por ese bulto imaginándome su pene duro.
Entonces sentí el deseo sexual subir por mi cuerpo, me estaba excitando y sentía
mi vagina ya húmeda; entonces mi rostro se puso rojo de vergüenza.



En esa situación, donde yo tenía problemas por ocultar la
vergüenza de que ese grupo de hombres, antiguos camaradas de trabajo, me estaba
atrayendo hasta revolver mis tripas con sensaciones eléctricas de gozo, yo
pensaba que no podía rechazarles nada. Los otros hombres también se dieron
cuenta de lo que me estaba sucediendo y uno vino para instalarse detrás mío.
Entonces apoyó sus manos sobre mis hombros y sentí un cosquilleo por todo el
cuerpo y cuando quise levantarme turbada por lo que venía de sentir, me obligó
bruscamente a quedarme sentada en la misma posición. Esa actitud bruta me excitó
más aún y, cada que me excitaba en situaciones inesperadas, me quedaba en
silencio sonriendo. Entonces sonreí provocativa y un tercero se arrodillo frente
mío, me observó fijo un instante y de golpe comenzó a quitarme el pantalón y la
bombacha al mismo tiempo. Yo me sorprendí cuando levanté un poco mis nalgas de
la silla para facilitarle el trabajo de desnudarme sabiendo que estaban por
violarme.



Sostenida por el hombre que estaba detrás, no podía moverme
mucho. Esos hombres miraban mi desnudez con mirada aguda como fotografiando
mentalmente mis piernas, mi vagina y cada una de mis partes erógenas queriendo
grabárselos en sus memorias. La moral era un problema religioso y mi única
religión era el sexo, lo sentía sobre cada palpitar de mi cuerpo que me
solicitaba penetraciones groseras y violentas, buscando siempre tener orgasmos
más profundos que satisficieran mi esencia de mujer caliente y sedienta de
placer. Yo estaba inhibida, paralizada por lo que estaba sucediendo en ese
taller y cuando el tipo que estaba arrodillado frente mío metió torpe su dedo en
mi vagina, no pude contenerme más y tuve el orgasmo tanto en la cabeza como en
el vientre.



Luego me desnudaron completamente y me empujaron contra el
banco de trabajo donde apenas pude sostenerme para no caerme. Yo no sabía como
instalarme, pero ellos tampoco sabían como debían hacerlo. De todas maneras no
tenía ganas de negarles nada, me encontraba como una muñeca de trapo dócil y
consintiente a los caprichos sexuales de ese grupo ávido de placer y yo pasaba
de manos en manos ofreciéndome en cuerpo y alma. Pero diciendo " ¡basta ya!..."
con una voz baja que les aumentaba la excitación. Uno tocó mi cola, mojando con
saliva su dedo y terminó por hundirlo con fuerza hacia el interior de mi ano.
Otro entretenía su boca mordiéndome los pezones como si fueran frutillas
maduras, mientras el tercero jugaba tratando de pellizcarme el clítoris porque
yo abría mis piernas en compás. Yo sentía tanto gozo por delante que por atrás y
terminé por tomar entre mi mano la verga de uno ellos que se estaba masturbando
para ayudarlo. Con dos de mis dedos fui moviendo su pene, pero estaba tan
excitado que enseguida eyaculó con fuerza sobre mi cuerpo. El Hombre que había
quedado sin ocupación, era un compañero de edad avanzada que siempre me había
cuidado cuando habíamos trabajado junto, yo era como su hija decía por ese
entonces. El dudaba, no sabía que actitud tomar, pero se tenía el pene en la
mano; entonces con la cabeza le hice señas para que también se aproximara y
terminó sentándose sobre el banco de herramientas con las piernas abiertas
frente mío. Su sexo me impresionó porque nunca había imaginado que un hombre de
su edad podía tener un sexo tan grueso, era un pene violáceo con dos grandes
venas hinchadas que parecían querer reventar y que terminaba en una glande roja.
De pronto imaginé ese miembro llenado toda la cavidad de mi útero y hasta mi
boca comenzó a segregar. Tuve que hacer un esfuerzo para poder llegar con mi
rostro hasta su sexo; entonces lo introduje adentro de mi boca casi tocándole
con mis labios sus testículos y cuando eyaculó adentro de mi garganta me tragué
su esperma y lo seguí chupando por todo el cariño que le tenía.



El hombre que estaba detrás mío había cambiado su dedo por su
sexo y me culeaba como un animal, con fuerza, con violencia y sin amor,
golpeando sus testículos sobre mis nalgas. Era el más joven de todos ellos y yo
sentía que me iba a romper el ano en mil pedazos cuando de pronto un gran chorro
de un liquido tibio inundó el interior de mi recto, fue como si hubiera
descargado una enema entera de esperma en mi interior. Yo estaba loca de
excitación e iba de orgasmo en orgasmo gritando de dolor y de placer porque era
terriblemente agradable sentir un pedazo de carne tibia entrar por mi vagina,
otro por mi ano, un tercero que ocupaba mi boca y mis manos ocupadas masturbando
dos otros enormes sexos que pedían ser calmados. Ese había sido un placer que me
sumergió en lo más profundo de mí misma y me hizo perder la razón. Nunca antes
en mi vida había experimentado un deleite tan vigoroso.



Cuando mis ex compañeros de trabajo satisficieron todos sus
instintos animales me dejaron en libertad y me senté de nuevo en la silla donde
me fui poniendo las ropas lentamente. Yo flotaba todavía en una agradable nube
de ebriedad sexual cuando uno de ellos dijo "Ya no eres la adolescente que
trabajabas aquí, ahora eres tan mujer que es difícil de contenerse delante tuyo,
discúlpanos". Yo no respondí nada, pero ya los había disculpado aún cuando ellos
se quedaron con la culpa de no poder controlar sus deseos carnales.



Cuando regresé a casa me acosté desnuda sobre la cama, todo
mis huecos ardían de dolor, pero era un dolor exquisito y mi cuerpo sentía aún
el perfume de esperma de esos hombres que habían eyaculado en mí, por adentro y
por afuera. Yo hubiera querido quedarme más tiempo sintiendo esa sensación, pero
le había prometido a mi familia que iría a visitarlos al campo; entonces, de
malas ganas me di un baño. Mi madre ya me estaba esperando en la cocina.



Any Lorac ( POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO
)


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 6
Media de votos: 8.33





Relato: Secretos de pueblo
Leida: 5675veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis