webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mis Vacaciones en el Campo (4)


 


Relato: Mis Vacaciones en el Campo (4)

  

MIS VACACIONES EN EL CAMPO – 4




Esteban se dio cuenta de que intentar masturbarme ahí, con mi
madre sentada a la misma mesa con nosotros, habría sido un riesgo demasiado
tonto que habría podido arruinar todos nuestros planes; por ello, muy a su pesar
(y al mío), retiró su mano, no sin antes dejar mi conchita chorreando y su pija
caliente y abultada debajo del pantalón.


Mamá había resuelto ir al pueblo a hacer unas compras para
preparar unos sándwiches que comería en su viaje de regreso a Buenos Aires. Me
preguntó si quería acompañarla, pero le dije que iba a aprovechar a tomar sol.


No bien oí que el auto de Mamá se alejaba, corrí a la pileta,
quitándome todo. Ahí, desnuda como estaba, me recosté sobre una reposera y cerré
los ojos; a los pocos minutos, una sombra y una joven voz femenina que no
reconocí me sobresaltaron.


-Hola... Vos sos Carito, ¿no? -saludó una chica que vestía un
top blanco, sin breteles, y una cortísima minifalda del mismo color. Intuí que
no tenía bombachas puestas-. Yo soy Mariana, la hermana de Ariel.


-Ah, sí -respondí, incorporándome levemente. Acercamos
nuestros rostros y nos dimos un beso de saludo amistoso en la mejilla-... Tu
hermano me comentó anoche acerca de vos y de tu amiga Ayelén.


-Por lo que sé, no es lo único que Ariel hizo con vos
-sonrió, con un mohín de complicidad.


-No: es verdad; pero también me dijo que vos lo habías
ayudado para que aprendiera a coger como lo hace ahora.


-Sí, tampoco es puro mérito mío -admitió, sentándose en el
borde de la reposera que estaba al lado de la mía. En esa posición, pude
comprobar que no me había equivocado: con sus piernas semiabiertas, vi sin
mayores esfuerzos (tenía la minifalda a la altura de su cintura) su concha, tan
afeitada como la mía. Contuve mi deseo de acariciársela, como a veces lo hacía
con Liliana, mi amiga: no sabía si tenía instintos lésbicos o si, sencillamente,
se vestía así para su hermano-. Ayelén y otras también colaboraron; pero debo
reconocer que, siendo su hermana, pudo practicar más conmigo que con las demás…
Pequeñas ventajas que da el hecho de ser parte de la familia, ¿no? -añadió, con
una sonrisa burlona pero simpática. Luego, señalando mi conchita, exclamó-. ¡Qué
buen trabajo! ¿Quién te la afeitó?


-Mamá… Ayer -respondí, sin complejos, y habiendo hallado la
excusa justa para salir de mi duda respecto de las preferencias sexuales de
Mariana, acercando mis dedos a su conejito, pregunté-: ¿puedo? Vos también tenés
la conchita muy suave y bien afeitada. ¿Lo hacés vos?


-Si no hay nadie más, sí. A Ariel le encanta: le recuerda a
cuando era chica. A mí también, igual que a Alicia. Y a tu tío, ¡ni que hablar!
Pero, tocá. Tocá sin miedo. ¿Me dejás tocar la tuya?


Mi respuesta fue abrir las piernas de par en par, a fin de
facilitarle su acceso todo lo posible. Empezamos por rozarnos nuestros labios
externos con la yema de los dedos, como si nos hubiésemos puesto de acuerdo en
cómo iniciar las caricias. Nos chorreábamos a más no poder. Pese a que recién
nos conocíamos, le pedí, entre jadeos y gemidos, que se quitara el top;
necesitaba ver esas tetas que, hasta ahora, sólo imaginaba debajo de la tela. Se
detuvo un momento y, poniéndose de pie, se desnudó completamente. Se acuclilló a
mi lado y comenzamos a tocarnos las tetas mutuamente.


-Ariel me dijo que las tenías grandes, ¡pero son gigantescas,
mi amor! -exclamó acariciándomelas, como quien toca una bola de cristal; luego,
más por cortesía que por otra cosa, me preguntó-: ¿Puedo chuparlas?


-Para eso están -respondí, casi sin voz, por la
excitación-... Chupame entera, soy toda tuya...


¡Qué manera de chupar! Hasta creo que sacó un poco de
lechita… je, je. Estuvo así unos cinco minutos mamándome una y otra, mientras
yo, llegaba, orgasmo tras orgasmo, con mi dedo corazón en la conchita y el
pulgar acariciándome el clítoris. Ya tenía pensado chupar las de ella, tan
grandes como las mías, y después hacer un riquísimo 69, cuando llegó mi tío y
nos sacó de clima.


-Veo que mis dos "nenas" ya se conocen... ¿Qué hacen: juegan
a la mamá?


-Algo así -dijo Mariana, incorporándose lentamente, dejando
mis tetas llenas de saliva y mis pezones durísimos-. ¡Tu sobrina es una delicia!


-Ya sé… y no dudo de que tendrán todo el tiempo del mundo
para seguir conociéndose; pero ahora tenés que volver a tus tareas, mi amor
-aseguró Esteban, jugando con los pezones de su empleada/amante-. Me encantaría
cogerte ya, pero no puedo: mi hermana debe de estar por volver y si no se
encuentra con el hogar modelo que cree que es mi casa, nos vamos quedar sin
nuestra querida Caro.


Mariana, resignada, tomó su poca ropa, se vistió y volvió a
la casa. Yo, por mi parte, quería averiguar más sobre aquella chica que me había
puesto a mil, pero Esteban me miró y me dijo:


-Lo que dije recién, fue en serio… y también va para vos. No
podés quedarte así, desnuda… Hacé una cosa, mi amor -agregó, después de meditar
un poco-: andá al vestuario; ahí vas a encontrar una bikini que usabas cuando
tenías diez años… No sé si te acordás. Una roja.


-Pero tío... me va a quedar re chiquita: va a sobrarme cuerpo
por todas partes -protesté, excitándome con cada una de mis palabras.


-Ésa es la idea, mi niña… ésa es la idea. Pero, primero,
ponete de pie. No puedo más: ¿te gustaría hacerme la paja? Si querés, podés
chupármela -sugirió acariciándome la conchita-… además, muero por chupártela
así, depilada.


Diciendo esto, se puso en cuclillas y, despacito, me abrió
los labios mayores con las dos manos y metió la lengua entre ellos; me lamió el
clítoris, durísimo por los efectos de la boca de Mariana, y luego, me la metió a
fondo, como si fuera su pija. Bebió mis jugos y después, subiendo hasta mis
tetas, lamió la saliva que la hermana de Ariel había dejado en abundancia,
mientras yo le quitaba la malla y empezaba a reconocer su herramienta con mis
dedos. Su prepucio cedió paso al glande y comencé a masturbarlo. Volví a
sentarme sobre la reposera y tuve su pija a la altura de mi boca. Besé su gran
frutilla (un verdadero "frutillón"), la cual muy pronto tendría su baño de
crema, y, golosa, me la metí en la boca. Mi lengua la recorrió meticulosamente
y, engulléndola entera, sentí hasta la última de sus inflamadas venas sobre toda
la superficie de su aparato. Comenzó un firme mete y saca,
impulsado por sus caderas en dirección opuesta a la de mi cabeza. Con una de sus
manos guió una de las mías hacia sus nalgas y la dejó reposando ahí; sin embargo
y pese a mis doce años, mi instinto de putita me llevó a mover esa mano infantil
hacia el centro, buscando la raya, para finalmente meterle mi dedo corazón en el
culo. Mi intuición no me falló: gimió con un suspiro más allá de los que le
producía la mamada que le estaba dando, y explotó dentro de mi boca, inundándola
de cremosa y sabrosa leche que tragué, hambrienta de sexo.


De pronto, la voz de Mamá nos sobresaltó. A penas si tuve
tiempo de abandonar a mi tío a su propia suerte, corriendo hacia el vestuario.
Ahí, hallé la malla que me había indicado Esteban y, junto a ella, la que había
traído desde mi casa. Especulé que cualquier cuento que mi muy querido tío
pudiera inventar para zafar de esa situación frente a su hermana, sería mucho
más creíble y decente si me ponía la malla enteriza, regalo de Mamá. Mientras me
vestía, oí su voz deambulando por el jardín, preguntándole a Ariel si no había
visto al señor. Imaginé acertada y afortunadamente, que Esteban había tenido
tiempo para subirse el traje de baño, prenderse la bragueta y el botón y tomar
mi ropa, recogida en el camino hacia la pileta, en sus manos. Así, cuando salía
del vestuario, me dio el vestido y las sandalias; pude leer sus labios cuando me
dijo en silencio: "Ponelos en el vestuario, ¡rápido!". Obedecí y, en un
santiamén, volví al lado de mi tío quien, para evitar cualquier sospecha, me
empujó al agua. Mi cabeza emergía, destapando mis oídos, cuando mi madre hizo el
primer comentario:


-Así que estaban aquí... ¿Cómo no lo pensé antes? -se lamentó
brevemente, para después dirigirse a mí-. ¿Está linda el agua, Caro?


-Sí -asentí-. ¡Está bárbara!


Con la excusa de dejar a los mayores conversando de sus
cosas, después de un rato, salí me vestí (bueno, es una manera de decir) y me
fui a buscar a Ariel, que estaba regando las plantas, al otro lado del jardín,
con la casa de por medio, lejos de la vista de Mamá.


Al verlo con la manguera en la mano, se me ocurrió probar
algo que él había hecho y, de paso, devolverle el favor.


-¿No te gustaría regarme? -le pregunté, sugestiva; él iba a
levantar la manguera para mojarme, pero mi mirada lo hizo reaccionar.


-Justo estaba por esconderme detrás de un árbol para mear
-dijo, lujurioso-, pero si vos querés que te riegue, será un placer. ¿Dónde lo
querés?


-Si tenés muchas ganas, me gustaría en todo el cuerpo y en la
boca, para probar. Después, te lo devuelvo.


Por suerte, había estado bebiendo de la manguera como si
tomara de una botella. Obviamente, podía inundarme, porque me dijo que había
bebido más de un litro. Decidí quitarme el vestido y el calzado para que no se
mojaran y me puse en cuclillas delante de él, con la boca entreabierta. Temía
que si me meaba el cuerpo primero, tendría la herramienta tan dura cuando
llegara a mi boca, que me quedaría sin nada para deleitar mi paladar. Sacó su
semiflácida pija y comenzó a echar su líquido ámbar en mi boca. Cuando estuve
satisfecha con ese trago tan inusualmente delicioso, se dio cuenta y, sin parar,
apuntó a mis tetas, viéndome relamerme los labios, lo cual hizo que su poderosa
verga se pusiera más erecta y larga; no obstante, no dejaba de mear sobre mí.


Después, regó mi vientre, mientras mis manos esparcían el
líquido por mis tetas, pellizcándome los pezones… tironeando de ellos y, con voz
ronca y sensual, pedía: "Más… Dame más". Esa sensación de estar recibiendo lo
que muy pocas mujeres se atreven a pedir, por ser "asqueroso", me estaba
poniendo a mil. Por fin llegó a mi conchita donde, aún con chorros fuertes,
terminó tan maravilloso riego. Inconscientemente, sacudió su pija para que
cayeran sus últimas gotas y las recibí en mis dedos que me llevé a la boca,
chupándolos muy sensualmente; después, mi mano recorrió todo mi cuerpo desnudo y
mojado, mientras él convertía esas naturales sacudidas en una paja feroz. Yo
también me masturbé viéndolo excitado por mí. Comencé frotándome el clítoris y
finalicé metiéndome tres dedos en la conchita. Ambos llegamos casi juntos y,
luego, con un improvisado 69 sobre el césped, bebí su leche y él, mis jugos.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 9.00





Relato: Mis Vacaciones en el Campo (4)
Leida: 2516veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis