relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: El Internado de Sandhurst, 04


 


Relato: El Internado de Sandhurst, 04

  

EL INTERNADO DE SANDHURST, CAPITULO 4



Al fin llego la mañana, y con ella la obligacion de iniciar
las tareas de un nuevo dia. Me levante de la cama con gran cautela, notando mi
forzado sexo molesto y dolorido, pero no parecia haber tenido sangrados durante
la noche, y aunque caminar no me era agradable podia disimular bastante bien. Al
menos ese dia no tenia clase de gimnasia, gracias a Dios. Cumpli con mis
obligaciones con un talante reservado y sin apenas hablar, mis compañeras de
clase nada sabian de lo que habia ocurrido, ni debian saberlo.


No pensaba provocar las iras de la Señorita Ernestina y de la
Enfermera Boldbricker llendome de la lengua, ademas tenia mis muy serias
sospechas de que, si no todos, si buena parte del personal del centro debia
estar en el ajo, en mayor o menor medida. Por la manera de actuar de esas dos
bolleras, no parecian muy preocupadas de que le fuese con el cuento a alguna
profesora. O simplemente estaba siendo una paranoica, y simplemente sabian que,
con la amenaza que pendia sobre mi cabeza si hablaba, no iba a decir ni pio. No
pense demasiado en ello, simplemente estaba bien agarrada... tenia que pasar por
el aro o afrontar las consecuencias que la rebelion me acarrearia. Suponia que
no habria sido la primera en pasar por esto, y si otras lo habian superado, yo
tambien lo haria.


La posibilidad de que con mi silencio hacia posible que lo
mismo le ocurriese a otras alumnas en el futuro me daba igual, la verdad, no
quiero engañarles haciendo ver que tenia complejo de heroina... yo solo queria
salir de ese lio del mejor modo posible, y no volver a poner pie en la verde
isla ni por todo el oro del mundo. Durante la tediosa clase de historia planes
locos fueron pasando por mi cabeza, pero los fui desechando uno a uno... todos
excepto una posibilidad. Si, como en las peliculas malas, conseguia que la
Directora me amenazase o abusase de mi delante de una camara, grabadora o
similar, eso podria servir... pero lo que podria ocurrir si la descubrian, hizo
que se me pusiese la piel de gallina, y me entrase un temblor repentino.


El lapiz cayo al suelo... y la profesora de Historia se
detuvo en medio de su exposicion, molesta por el ruido. La Señorita Matilda era
una profesora joven, de unos 30 años, mas bien delgada y de corta estatura.
Morena de cabello, no era lo que podria calificarse de belleza o mujer demasiado
atractiva, siendo mas bien, en cuanto a fisico, mas bien una mujer bastante
normalita. Digamos que seria el tipo de hembra que atraeria a los que les gustan
las universitarias pequeñitas, con un aspecto un tanto fragil. Claro que eso en
aquel momento poco importaba, pero se lo cuento, amigo lector, porque todos
sabemos el motivo por el que ha abierto este relato en su pantalla...¿verdad?.


Asi que la Señorita Matilda detuvo su exposicion, y me miro
fijamente. Yo estaba por completo ausente al rollo que estaba soltando, perdida
en mis problemas mas inmediatos, como se pueden imaginar. Todo lo que sabia era
que debia estar hablando de la Edad Media, y punto. No habia escuchado ni una
sola de sus palabras. Reparo al punto en mi expresion ausente, y con calma dejo
sus notas sobre la mesa, mirandome. Yo pensaba entonces "maravilloso, chica,
ahora te vas a ganar una bronca, y tal vez puntos de penalizacion. Lo que te
faltaba". La profesora comenzo a interrogarme sobre la leccion, y pronto quedo
claro que no solo no recordaba nada de lo dicho, sino que no sabia ni decirle
algo de lo que habia hablado, por nimio que fuese el detalle. Mi compañera de
pupitre, una francesa vivaracha y simpatica llamada Denisse, me chivo algo por
lo bajini... solo para escuchar en boca de la Señorita Matilda un "soplar en
clase, sin ser un ejercicio de examen, un punto".


Mi compañera, compungida porque ya habia acumulado dos la
semana pasada por llegar tarde a practicas de laboratorio, se levanto para
apuntar su nombre en una esquina de la pizarra, junto a la penalizacion. Era el
proceso normal. Al acabar las clases la tutora anotaba las faltas en su cuaderno
de tapas verdes, donde quedaban para siempre, a menos que fuesen redimidas por
trabajos adicionales. La señorita me hizo poner en pie, y mientras todas me
miraban, me puse roja como la grana. Parecera una tonteria preocuparse por una
simple bronquita en clase con la que llevaba encima, pero es que eso ya era
demasiado. Me senti levemente mareada, con la sangre palpitandome en los oidos,
agarrandome con las manos al pupitre para no tambalearme. A esto. la Señorita
Matilde me pregunto si me encontraba mal, y yo balbucee algo de que hoy no habia
pasado muy buena noche, que me dolia la cabeza... Ella asintio, y entonces...
¡Me indico que fuese a la enfermeria, para que la enfermera me diese algo que me
calmase!.



Esas palabras si que hicieron que me marease en serio. ¡Ir a
donde la puta de la Boldbricker, ahora!. Tras un par de segundos de vacilacion,
levante la mirada para replicarle... pero vi, o me parecio ver, un brillo de
malicia en sus ojos, una leve curvatura despectiva en sus labios... ¿seria todo
parte de los juegos de estas mentes enfermas?. No dije nada y me acerque a la
puerta, cuando me pregunto si necesitaba ayuda para llegar.Yo negue con la
cabeza, no queria que nadie fuese participe de mis desdichasm ademas necesitaba
estar sola para ordenar mis ideas. Sali pues, y afronte el recorrido hacia la
enfermeria, situada en la planta baja, junto a un jardin precioso lleno de rosas
y magnolias.


No habia nadie en los pasillos, no sabia bien que hacer...
Pero si desobedecia solo ganaria unos minutos o unas horas, y luego seria peor.
Asi que obedeci, camino del dispensario. Llame a la puerta, y la gorda de la
Boldbricker no intento disimular la cara de alegria que pusom cuando me vio
llegar sola, de modo inesperado. Tras cerrar la puerta me tomo de la barbilla, y
obligandome a mirarla a sus duros ojos me pregunto, mas bien me escupio a la
cara, si habia ido en busca de "atenciones". Yo le conteste con la verdad, a lo
que la muy bruja sonrio. Solo eso, sonrio. Miro el reloj en la pared, y me dijo
que teniamos 15 min antes de que acabasen las clases de la tarde, momento en el
que alguna alumna la visitaria. Una pena, solo 15 min... pero no estaba del todo
mal. Yo la escuchaba, al borde de perder el control. Sola junto a esa puerca
salida, con un rato de intimidad por delante, me asaltaron la cabeza las
imagenes de como se masturbo la noche anterior mientras Ernestina me violaba, y
senti nauseas.


Ella me tenia cogida de la barbilla, y sonreia, del modo mas
cruel que puedan imaginarse. No seria la enfermera la mente mas enferma o
retorcida que conoceria en Sandhurst, pero sin lugar a dudas era quien mas
disfrutaba viendo como victimas inocentes eran victimas de los abusos que alli
se propinaban. Viendo el miedo y el asco en mis ojos, disfrutaba de un modo que
no puedo describir. Lentamente me hablaba, preguntandome cosas como si tenia
deseos de arrodillarme ante ella y comerle el sexo,o de si preferia los azotes
con la mano o con una zapatilla. Yo comence a llorar en silencio, incapaz de
responderle. Comenzo a tocarme el pecho por encima de la ropa, sobandome sin la
mas minima delicadeza, como si fuese un camionero salido sobando a una fulana.
Me estrujaba las tetas sobre el sujetador, mientras me obligaba a sostenerle la
mirada. Lloraba, y sabia que con mis lagrimas lo unico que ganaba era excitarla,
pero no podia parar...


Cuando se canso de sobarme, me puso de rodilas de un
empellon, aun completamente vestida. Tomo una goma de las que se usan para
enrollarlas en el brazo y marcar las venas, para facilitar las extracciones
sanguineas, y con ella me ato las manos en la espalda. Se subio la falda,
dejando al descubierto sus piernas, fuertes como dos columnas, y gordisimas. Sin
embargo no parecian fofas pese a su gordura, eran las piernas de una persona que
habia hecho deporte, y no cabia duda de que su fuera era mas propia de un hombre
que de una femina. Convoz ronca y lasciva me ordeno arrancarle las bragas,
bajarselas usando solo los dientes.


Obedeci, acercando mi cabeza las grandes bragas de algodon
negro que vestia, y que estaban ligeramente humedecidas en el frontal, debido al
gran placer que le proporcionaba mi presencia. Mordi el elastico superior,
notando con asco como mi nariz tocaba su piel. La olia, la gorda sudorosa no era
la persona mas higienica del colegio, y ademas la oia jadear, excitandose mas a
cada segundo. La goma me apretaba cruelmente las muñecas, asi que intente
obedecerla lo antes posible.Ya sabia lo que venia despues. Cuando las bragas
cayeron vi su entrepierna peluda ante mi, y ella me tomo de los cabellos,
acercandome alli... separo las piernas y hundio mi cara en su ingle, mientras
los pelos me entraban en la nariz y en la boca, apenas podia respirar, pero a la
Boldbricker le daba exactamente igual. me coloco en la posicion en que me
deseaba, y dandome voces e insultos me ordeno comerla.Yo no sabia muy bien como
hacerlo, era mi primera experiencia al respecto, y eso la enfurecio. Asi que me
arreo dos sonoros bofetones con esa mano suya de praticante de pelota mano, que
me "animaron" a complacerla. Haciendo de tripas corazon, comence a lamerle su
raja, tragandome pelos, sudor y fluidos, ante lo que la gorda bufo, complacida.
Le daba largas lamidas y luchaba contra la nausea, mientras mi abusadora gozaba
de mis atenciones, gimiendo incotroladamente.


Entonces sono el timbre del final de clases, y la Boldbricker
lanzo una sonora maldicion. Yo pensaba que me habia librado, peor la perra iba
cachonda, y no me iba a soltar tan facilmente. Me puso en pie, y rudamente me
puso contra la pared, separandome las piernas. Me saco las bragas en un decir
amen, y antes de que supiese lo que ocurriase acuclillo detras mio, pegando su
boca a mi sexo, oliendolo y lamiendomelo. Y no, eso no me dio placer. Escuchaba
como se masturbaba freneticamente a mi espalda, mientras con una mano me sobaba
nalgas y muslos, su rostro empotrado en mi intimidad,ora oliendolo como una
perra, ora chupando y lamiendo. Me lleno de sus babas, hasta que note como
temblaba, mientras el orgasmo la recorria. Y mientras esa cosa asquerosa gozaba
a mi costa, me clavo los dientes en una nalga, dandome un mordisco que me hizo
chillar de dolor. Note sus dientes clavarse en la tierna carne de mis nalgas,
donde permanecio mordiendo hasta que sus espasmos de placer cesaron. Permanecio
asi unos segundos, hasta que alguien golpeo timidamente la puerta. Con voz de
fastidio le ordeno esperar un poco, levantandose y arreglandose la ropa. Me
acerco las bragas de un puntapie, y me ordeno marcharme. Yo aun no sabia que lo
que el dia me tenia planeado no habia hecho mas que comenzar...


UNA IMPRESIONANTE EXPERIENCIA NOCTURNA



Pude retirarme un rato a mi habitacion, donde me deshaogue de
nuevo llorando sobre la almohada. Era la segunda vez que lo hacia en menos de 24
horas,pero demasiado bien sabia que no iba a ser aquella la unica vez en que
enjuagase con mis lagrimas el blando almohadon, abrazada a el, buscando un
sustituto de mi lejana madre, tanto limpiandome de los abusos sufridos como
ganando energias para superar los que habrian de venir... Acudi a mi clase de
pintura, y al menos no me apretaron las clavijas en ella, pude emborronar mi
lienzo sin sentido, ya que al ser una actividad complementaria y no parte del
rigido sistema de las clases obligatorias, podia andar mas a mi aire. Despues
clase de informatica, que como siempre se me habia dado bien, me dejaba un rato
libre para revisar mi correo electronicoy relajarme. Estando en esa tarea,
cuando faltaban 5 min para acabar la clase, recibi aviso en pantalla de que
habia recibido un correo, y se me alegro el corazon, pensando que alguna amiga
de España, o un familiar, me habrian escrito algo. Lo abri... y me encontre con
los resultados de un analisis de alguna clase... no entendia nada... y no habia
remitente conocido.


Pero la ultima parte lo aclaraba todo, en un comentario final
"para los tutores de la paciente" se indicaba positivo en varias clases de
substancias ilegales, y el mensaje acababa con una sencilla nota de una linea:
"esta noche a las 2300, estate vestida y lista. Si no, ya sabes que ocurrira".
Me quede mirando la pantalla durante unos segundos, antes de borrar el mensaje,
para lo que necesite tres intentos. Si eso era lo que me mandaban, bien sabia yo
que debia estar dispuesta a lo que fuese... cuando fuese. Apenas pude tocar la
cena esa noche, y cada vuelta del segundero parecia durar una hora. Me puse ropa
interior limpia ( no se bien porque motivo lo hice), y espere mirando al reloj a
que viniesen a por mi, con la misma pasividad estoica de un condenado a muerte.
Al menos, fueron puntuales.


Exactamente a la hora, sono una debil llamada en mi puerta.
En cierto modo me sentia mas tranquila, dentro de lo aterrada que iba. Ya
estaba, ya habiamos empezado con lo que fuese... la interminable espera habia
acabado. Abri la puerta sin saber que me encontraria... y no me lleve una
sorpresa demasiado grande. Ahi estaba la Gorda, la Gran Masa de Carne, la
Boldbricker. ¿Quien si no podria ser?. Me aparte de la puerta para dejarla
pasar, mientras miraba al suelo, pero ella no entro. De hecho estiro su manaza,
y con los dedos gruesos como morcillas me apreto levemente el hombro,
atrayendome hacia ella. Yo puse cara de asco, pero no me apreto contra su
cuerpo. Se limito a sacarme de mi cuarto, y a cerrar la puerta tras de mi,
señalandome el pasillo.


Comence a caminar en silencio, mientras ella me seguia.
Recorrimos los silenciosos pasillos iluminados debilmente por las luces tenues
que se encendian durante el periodo de descanso,y por un pasadizo cubierto
entramos en el edificio anexo reservado al profesorado. Nos detuvimos brevemente
ante una puerta cerrada, que la Boldbricker abrio con una llave de aspecto
anticuado. Podia ser tecnologia de hacia cien años... pero la puerta era
condenadamente solida. La cerro tras nosotras, y la decoracion parecia ser la
misma. Me condujo a las dependencias interiores, de las que todo desconocia. Al
final llegamos a una sala de grandes dimensiones, equipada con butacas, una
pantallas de proyeccion y una tarima. Parecia ser una especie de auditorio de
reducidas dimensiones, para unas 40 personas aproximadamente, de los que se ven
en pequeños centros culturales, aptos para teatro aficionado, proyecciones de
cine-forum, y similares. Claro que habia algunos detalles singulares, de una
naturaleza tan reveladora como argollas en las paredes adyacente a la tarima
elevada, o una barra metalica colocada horizontalmente aproximadamente a un
metro de altura, sujeta por dos patas de acero atornilladas al suelo. Fui
acercada a ella, notando que la barra horizontal se encontraba envuelta en una
especie de funda de cuero negro. No habia nadie mas en la habitacion,que se
encontraba a media luz.


La Boldbricker se dirigio a un armario situado junto a la
puerta, mientras me ordenaba que me desnudase, y que lo hiciese rapidito. Asi lo
hice, preguntandome que clase de tormento me tendrian reservado, y temiendo que
esta vez habria ademas publico. ¿Que clase de personas me verian?. ¿Serian de la
escuela, o vendrian del exterior?. Y no menos importante...¿serian tan solo
espectadores o, temblaba ante la idea, participantes...?. Ya me veia asaltada
por una horda de pervertidos con la cartera llena para satisfacer sus oscuros
deseos, violada por todas partes, mientras una masa anonima se masturbaba en los
asientos... Pero no por ello deje de obedecer, y continue desnudandome, dejando
mi ropa al lado.


Eche un vistazo furtivo por encima del hombra, y vi como la
Gorda preparaba una serie de cuerdas y muñequeras... si, efectivamente iba a
atarme a esa barra. No pude reprimir las lagrimas, estaba por completo
convencida de que iban a violarme en masa. Cuando estuve desnuda por completo,
la Boldbricker volvio a mi lado, y sin dirigirme la palabra me puso unas
muñequeras de cuero, con acolchamiento en la parte interior, y dotadas de un par
de gruesas anillas metalicas cada una. Las ajusto empleando unas correas, y
despues se agacho a mis pies, para colocarme una tobilleras identicas. Notaba su
aliento cercano a mi sexo, y una vez me hubo colocado las 4 piezas, dedico un
par de minutos a sabarme piernas y nalgas, mientras susurraba obscenidades. Era
perfectamente consciente del miedo que sentia, y eso la excitaba, mas no me hizo
nada.


Con modos bruscos me coloco de pie ante la barra, haciendo
que me inclinase hacia delante, la parte media de mi abdomen apoyada en la
barra, descansando sobre el cuero que me separaba del frio y duro metal. Estaba
extrañamente calido, y tenia un tacto como el de los asientos de los coches
caros, pero no pude pensar mucho en ello. Hube de estirar mis brazos hacia
delante, tensos al maximo, y las anillas de mis muñequeras fueron atadas por
tirantes cuerdas a dos anillas de la pared, lo que me impedia moverlos.. A
continuacion abrio mis piernas, atando las anillas de mis tobilleras a las patas
sobre las que descansaba la barra. Asi quedaba perfectamente inmovilizada, pero
mi piel no resultaba lastimada. La postura no era muy comoda, pero siendo una
chica ligera, acostumbra-


da al ballet y la gimnasia, en la flor de la juventud, no me
era demasiado molesta.


A continuacion, la Boldbricker coloco un tripode ante mi
cara, a un metro de mi rostro, y sobre ella coloco una camara que enfoco hacia
mi. Oriento la camara y la enfoco hacia mi, conectando despues un cable que iba
de la camara a un PC conectado a la pantalla. Me ordeno que girase la cabeza y
mirase esa misma pantalla... donde me vi amplificada, mi rostro sujeto a un
primer plano de tres por cuatro metros, que permitia captar gasta el mas minimo
gesto, hasta la mas minima lagrima... ¿pero que clase de martirio tenian pensado
para mi?. La cosa se iba perfilando en mi mente.... pervertidos de mierda, putos
pervertidos del demonio que sin duda habrian pagado una pasta para asistir al
abuso de una chica joven, de alguien que podria ser alguien de su clase social,
incluso de una conocida... el miedo acentuo su sabor, subiendo desde mi estomago
hasta mi garganta, hasta mi boca. Buscaba una salida a modo acelerado, pensando
que debia haber intentado huir, lo que fuese... pero ya era tarde.


Estaba demasiado mimada, demasiado acostumbrada a vivir en
medio del lujo y la comodidad. La certeza de perder mi posicion y que me echasen
de casa habia nublado mi juicio... y ahora iba a pagar por ello. Oh, si, estaba
segura que iba a pagar por ello, tal y como Churchill dijo antaño. en Sangre,
Sudor y Lagrimas. Y para acabar de rematar la faena, coloco una tira de tela
negra sobre mis ojos,dejandome cegada por completo. Lo ultimo que escuche esa
noche de la Boldbricker fue que bajo ninguna circunstancia debia mover la cabeza
, o pronunciar ni una palabra. Podia chillar o gemir, sin hacer teatro o seria
castigada, pero ni una palabra. Me acaricio la espalda y el cabello, y oi sus
pasos que se alejaban.


No se cuanto tiempo paso, pero aunque pasase taaaan
lentamente para mi, no debieron ser mas de 10 o 15 minutos. Note como se
encendian luces, y varios grupitos de personas entraron en la sala. Debian ser
como dos o tres docenas de personas, que hablaban y cuchicheaban en voz baja.
Por mucho que me esforzase en escucharles, no era capaz de escuchar lo que
decian. Y las pocas palabras sueltas que capte se referian a cosas tan varias
como el tiempo, el resultado de las carreras del Domingo, o banalidades varias.


Ademas de comentarios sobre mi anatomia, de los que se
deducia que era de su agrado. Tras unos minutos las voces fueron cesando, y las
luces se amortiguaron. Notaba el calor de las luces de la zona del escenario en
mi piel desnuda, pero las luces del publico se amortiguaron, como si fuese una
sesion de teatro. Y en realidad, era algo muy similar. Esperaba un grupo de
sadicos monstruos perversos, y la realidad era aun mas triste... eran
simplemente personas aburridas de clase alta, que venian aqui no con el placer
intenso y prohibido de un criminal sexual, sino simplemente como parasitos
deseosos de entretenerse, para los que yo no era mas que objeto de una leve
atencion, tal y como eran sus caballos, o los bailes a los que asistian. Aunque
les parezca extraño, eso me enfado profundamente. Mi tormento no era merecedor
de mas atencion que si se tratase de una simple funcion, malditos hijos de mala
madre. Si hubiesen entrado con un silencio tenso y ansioso,incluso
racionalizando lo ocurrido podia encontrar un vago consuelo en que me habian
seleccionado por el incontenible deseo que provocaba en ellos. Y era simplemente
la funcion que tocaba,alli atada me daba cuenta de lo poco que les importaba...
probablemente acudian aqui cada x tiempo, y o sabian nada de mi, y me olvidarian
cuando llegase la siguiente. O eso pensaba entonces.


Una vez amortiguadas las luces, comenzo a sonar una debil
musica ambiental, un sonido ritmico y tranquilo, casi hipnotico. Al poco me
comenzo a llegar el olor a cigarrilos de marihuana encendidos entre el publico,
y la atencion se iba centrando...en mi. Las conversacio-


nes fueron cesando y escuche unos pasos mesurados que subian
a la tarima y se me acercaban por detras. Comence a temblar, ya empezaba, lo que
sea que fuesen a hacerme iba a ser ya.


Me puse tensa, esperando un golpe o la subita entrada de
cualquier cosa en mi sexo... y en lugar de eso lo que obtuve fue una suave
caricia en la mejilla, una mano claramente masculina pero suave y amorosa, me
parecio que de una persona joven. Al ritmo de esa musica hipnotica que cada vez
entraba mas en mi cabeza, fue recorriendo con esa mano mi rostro, mi cuello, mis
hombros, mi espalda... No rozaba mis zonas intimas, pero si la piel de todo el
resto de mi cuerpo. Una mano que me calmaba, que me relajaba... unas manos que
decian "no te preocupes, no podria hacerte daño aunque quisiera, es algo
contrario a mi naturaleza". Hasta que ese desconocido se arrodillo detras mio, y
note su aliento un segundo antes de que su boca se pegase a mi sexo.


No podia moverme ni una pulgada, amarrada como estaba. No
podia ni abrir ni cerrar las piernas, ni alejarme ni acercarme. Aunque hubiese
podido, no lo hubiese hecho. Esa boca se demoro largamente en mi entrepierna,
besando, lamiendo, comiendome. Poco le costo arrancar de mi las primeras gotas
de humedad, y los primeros gemidos placenteros... Cuando era el momento
adecuado, sin escogerlo mejor aunque yo lo hubiese pedido, se aparto de mi unos
segundos... solo para levantarse y apoyar su miembro en la entrada de mi cueva.
Lo dejo alli unos segundos y yo lo notaba, firme pero de tamaño moderado,
tranquilo y controlado. Me penetro leeeentamente, ayudandose de los dedos para
abrir mis labios vaginales, deslizandose en mi humeda vagina. Yo creia conocer
el cielo, de mis toqueteos y relaciones en asientos de atras de coches, pero lo
descubri en el instante en que esa mano bajo a mi sexo y comenzo a estimularme,
mientras ese pene delicioso se movia suavemente dentro de mi. Notaba el placer
que se extendia desde la explosion en mi zona clitoriana, penetrando en mi
cuerpo por la vagina, irradiando por todos lados. Era como la descripcion de una
historia de revista de chicas, no sabia que podia llegar a sentir tanto placer.
Y ese hombre era a la vez tan dulce y tan controlado, tan cuidadoso y tan
sensible en sus caricias.


Podria haber tenido un orgasmo notable solo con su pene, la
primera vez que el equipo de un hombre entraba en mi, pero con el roce experto
de esa mano la experiencia se convirtio en demoledora. Se que chille, aulle, y
me retorci pese a mis ataduras. Solo cuando mi orgasmo se extinguia, note como
palpitaba en mi interior, como su elixir vital se abria camino por mis entrañas.
Y cuando acabo, volvio a acuclillarse detras mio, bebiendo mis jugos y su leche
segun iban saliendo.


Yo estuve a punto de darle las gracias, de decir cuanto habia
gozado, pero las ataduras me recordaron en el ultimo momento las palabras de la
Boldbricker. No debia hablar. Asi que suspire de satisfaccion, para que el
supiese el placer que me habia dado. Pronto tuve ocasion de arrepentirme, y
llenarme de verguenza. Mi susupiro habia sido sonoro y sincero, y provoco risas
entre el publico. Se reian de mi, de como me habian llevado al paroxismo,
llevada por sus deseos a un orgasmo exquisito con el proposito de entretenerles.
Oi a la Directora, la Señorita Ernestina, actuando como maestra de ceremonias.
Informando a su publico de que las atenciones recibidas me habian preparado para
el segundo capitulo.


La musica cambio, se hizo tribal, mas pesada, mas oscura. Mi
benefactor se retiro, y alguien mas pesado ocupo su lugar. Escuche una voz
desconocida, de mujer madura, que exclamaba "mirad esa cosa, es monstruosa". Y
cuando se acercaba lo oli...podeis llamarme racista, aunque no crea serlo. Pero
soy capaz de reconocer a las personas de color ( es decir, a los negros ) por un
cierto olor que desprenden. No es que sean sucios, es que algo en su sudor huele
diferente, y yo lo noto. Un par de manos grandes y fuertes, pero no crueles,
acariciaron mis hombros. Si la persona era acorde al tamaño de esas manos, debia
ser un gigante. Parecia tremendamente fuerte, y yo intuia que le encantaba lo
que veia en mi. Al contrario que mi primer benefactor, ese angel que me habia
atendido, este hombre se mostraba mas ansioso, mas directo... poco tardo en
tomar mis pechos con sus manazas de gorila, en jugar con ellos, en amasarlos.


Oi varios grititos entre el publico, no lo veia pero sabia
que era debido a la ereccion que debia estar teniendo lugar ante sus ojos. Solo
podia pensar en que si a esos pervertidos les asustaba... como debia ser. Sus
manos bajaron, acariciaron mi entrepierna, y la musica subio de ritmo y volumen.
Me separo los labios con 4 dedos, acerco su miembro a mi sexo. Pero era muy
distinto que la primera vez, no habia esa ternura, esa delicadeza. Lo que si
habia era deseo, y al menos no notaba crueldad. Se abrio camino dentro de mi,
cediendome, llenandome. Lo hizo poco a poco, y resulto molesto pero no doloroso.
Al poco rato comence a sentirme llena de macho, su olor me inundaba las fosas
nasales, mis instintos de hembra que ya habia gozado, ese instinto animal
desatado, se fue imponiendo a mis cautelas cerebrales. Un negro de 2 metros que
debia tener el fisico de un Dios griego estaba follandome a conciencia, su
enorme polla luchaba para encontrar acomodo en mi, y sus dedos gruesos y fuertes
tambian bajaron para interesarse por la fuente de mi placer. El primer orgasmo
que esperimente fue mejor que este, pero goce entre las manos del gigante negro,
sintiendome esta vez una mujer plena, completamente desarrollada, que era
atendida como solo podia serlo una mujer adulta... Mi angel me habia preparado,
este individuo acabo lo que aquel habia iniciado. Con la excitacion que senti a
manos de aquel mi cuerpo se preparo para recibir el miembro de ebano, que aun
asi no pudo entrar en su totalidad, creo que quedo un buen pedazo fuera, por
fortuna para mi.


Note sus contracciones, primero la base, luego el cuerpo
medio, que de nuevo coincidieron con el final de mi orgasmo. Se retiro de mi
muuuuy lentamente, y me causo una notable molestia al retirarse, mas que al
entrar. Y como hizo mi Angel, bebio tanto mis fluidos como su leche. El coño me
palpitaba, estaba ahita, saciada por completo, ya no queria saber nada mas de
sexo, habia experimentado mas de lo que podia asumir en una noche. Estaba
derrengada, debia dar un espectaculo de puta satisfecha, con el pelo revuelto,
sudada y usada, cuan distinta de mi imagen un rato antes. Ahora escuchaba el
silencio respetuoso del publico mientras el negro se retiraba, como me miraban,
pensado sin duda que habian hecho bien en venir hasta aqui. Me sorprendia no
haber sentido mas dolor al ser usada por ese pedazo de animal, temia que fuese
una experiencia horripilante. Esa fue mi primera experiencia de como puede
responder el cuerpo a una excitacion extrema. Pero aun faltaba el postre, claro.


Escuche como unos pasos se acercaban a mi, y reconoci el
perfume que siempre utilizaba la Directora, una densa fragancia de lilas que
resultaba inconfundible. Me tomo bastante bruscamente de los cabellos, y alzo mi
rostro, hablando de un modo capaz de meter el miedo en las venas al mas pintado,
con un tono de dureza metalica indisimulada, de malvado gozo. Vean, damas y
caballeros, la expresion de gozo de esta putita.


Pueden ustedes pensar que solo es una jovencita algo
ligero de cascos, pero les pido que no se dejen engañar por esta carita de no
haber roto nunca un plato. La Casa les garantiza que no ha conocido varon antes
de esta noche, y aun asi ya han podido comprobar como ha gozado. Aprecien el
brillo de sus ojos, el sudor lujurioso que mancha su piel. Si, no se engañen,
esta zorrita puede no tener experiencia, pero sin lugar a dudad ha nacido para
ser usada, mancillada, ser sujeto de los placeres que se le impongan. Espero que
esta...demostracion, haya sido suficiente para que todos y cada uno de ustedes
aprecien este hecho. Asi que aqui la tienen, a punto, para ser iniciada en ese
placer que todos ustedes aprecian en tan gran medida. Señores, la puja para
iniciar su culo en los placeres del sexo se inicia en 3000 Libras.


Diossssssssssss!!!!. Alce la cabeza y lance un gritito de
sorpresa y miedo, que mas tarde me di cuenta solo debio servir para excitar aun
mas a la concurrencia. A punto estuve de insultarles y mandarles a todos al
diablo... lo unico que me retuvo fue el olor a lilas, que me recordaba la
presencia tan cercana de la Señorita Ernestina. Por no llamarla Celestina
Ernestina, Esclavista Ernestina o Hija de la Gran P. Ernestina. Algo en mi
instinto de supervivencia me decia que esa era una muy mala idea, asi que
desisti. Sinceramente, no habia ni una cochina cosa que pudiese hacer para
librarme. Y tuve que seguir escuchandola...


Y por supuesto , no olviden.... si, 3500... que podran
utilizarla del modo que deseen . No tienen porque ser amables, ni cautelosos...
eso es... 4000... pueden utilizarla del modo que deseen, para lograr alcanzar la
cumbre con esa parte de su anatomia que consideramos sagrada, o utilizarla
durante un maximo de 20 minutos. Excelente, 4200, y ha sido rigurosamente
examinada, su salud es de hierro, sin ninguna clase de tara o infeccion. Si
resulta dañada la Casa se encargara de ello, como siempre. Si, 4500... nadie da
mas?. Adjudicada en 4500 al Señor Magenta.
¿Dañada... no necesitan ser
cautelosos...?. Una cosa estaba aprendiendo esta noche, que por muy asustada que
creyeses estar, siempre podias estarlo un poco mas.


Habia pasado de sentirme no sabia muy bien como, pero desde
luego satisfecha sexualmente, con una introduccion al sexo por las que muchas
matarian, a volver al infierno. Y las llamas, cuando crees haberte librado de
ellas, son aun mas dolorosas. Escuche a alguien de andares no muy graciles, sin
duda con sobrepeso, que subia a la terima y se colocaba detras mio. Jadeaba, iba
obviamente excitado, y si el mal se puede percibir... esa era una persona mala.
Se inclino sobre mi sin tocarme, y me comenzo a hablar...


Buenas noches, chiquita. Quiero que sepas que solo lamento
una cosa de lo que va a pasar... que las normas no me permiten decirte mi
nombre. Siempre me gusta que las putitas a las que destrozo sepan mi nombre, que
obviamente no es el ridiculo apodo de Señor Magenta.
La voz era tan cruel
como las palabras, una voz dura y autoritaria,de un hombre maduro, acostumbrado
a imponer su voluntad, indudablemente de buena educacion y clase social.


Los mas crueles. Eres cara, perrita mia, pero la
posibilidad de estrenar por detras a una autentica damita como tu, libre de
complicaciones, no es muy frecuente por desgracia. Quiero que sepas que hare
todo lo que este en mi mano, y en mi polla, para que te resulte lento, largo y
lo mas doloroso posible. Yo no voy a sobarte el botoncito para que te corras de
gusto, hija de puta calientapollas. Yo te voy a partir el culo para mi unico y
exclusivo placer.
En ese momento yo hubiese preferido estar muerta, creanme.
Y para colmo, el muy cabron se permitio una bromita ridicula. Y creeme, esto
te va a doler a ti mas que a mi, jiji.
Eso me saco de mis casillas. No solo
me insultaba, se regodeaba en mi miedo y me iba a sodomizar en plan bestia, sino
que el muy puerco tenia que soltar sus paridas del tres al cuarto. No se bien lo
que dije...solo que me deshaogue a gusto.


Durante el tiempo que tuve antes de que me aplicasen un
aparato de descargas electricas deje muy clarito en palabras de camionero lo que
pensaba de el, de su santa madre y de sus gustos. Despues de la descarga, no
pude decir nada durante unos segundos, el aparato aturdidor cumplio bien con su
funcion. Cuando recupere el sentido estaba siendo amordazada a conciencia, con
una mordaza de bola, y la Directora se disculpaba ante ese individuo. Afirmaba
que una falta de disciplina asi no se habia dado en mucho tiempo. Por supuesto,
al haberle yo faltado al respeto, la sesion era gratis, y le rogaba disculpase a
la escuela. El tipo no le dio importancia, fijo que le habia puesto mas, y mando
quitarme la bola. Afirmo que pagaria lo convenido, pero que exigia el derecho a
"alquilarme" en un futuro proximo para "enseñarme educacion". La Directora
vacilo, pero la oi asentir. Bravo por mi arrebato, aun mas gasolina al fuego,
eso habia logrado.


Lo siguiente que percibi fueron sus manos sobandome por
detras. Nalgas, cintura, tetas... no rozo ni por un segundo mi sexo, si el resto
de las zonas de mi cuerpo que le interesaban. Susurraba que nunca iba a olvidar
este momento, y ya me temia yo que no. Su dedo pulgar se apoyo en la entrada de
mi ano, haciendo fuerza.


Mi ano no cedio, estaba demasiado cerrado, y yo tenia
demasiado miedo. Su respuesta fue abrirme las nalgas y escupir sobre mi ano una
, dos, tres veces. A continuacion repitio la maniobra... nada. Me dolia, pero no
penetraba. Me decia que mas me valia colaborar, pero yo no hice lo que me pedia,
no pensaba facilitarle el acceso. No dije nada, pero no hice fuerza como para
evacuar, como el me mandaba. Estaba encantado con mi resistencia, y mi
estrechez. En la sala todos nos miraban en silencio, aunque oia algunos jadeos y
suspiros que podrian provenir de gente masturbandose o follando. A mi, como
comprenderas, eso me daba igual.


El cabron siguio apretando, haciendome daño, pero sin
conseguir su objetivo. De vez en cuando felicitaba a la Directora por haber
seleccionado una puta con el culo tan prieto... yo callaba ante sus insultos.
Mando traer mantequilla, y de ella me unto el ojete. Con esa ayuda ya pudo su
dedo deslizarse dentro de mi... con notable dificultas. Dolia horrores, pero mas
aun me dolia la humillacion, y saber el tan grande placer que ese sadico estaba
obteniendo. Escucharle, afirmando que aunque el culo de la hija de una criada o
de una obrera en la ruina podian parecer iguales al mio, el culo de una princesa
y el de una tirada no tenian comparacion... afirmaba que lo habia descubierto
tras muchos años, que las "pijitas" eramos mucho mas placenteras... maldito
loco.


Uso su dedo para dilatarme un poco, un dedo grueso, pero solo
un dedo. Tras no demasiado tiempo lo retiro de mi, y se desnudo rapidamente.
Note una abultada barriga sobre mi trasero, parcialmente apoyada en mi. Pero lo
que me preocupaba era la punta de su instrumento, apoyada en mi agujerito. Oi
como se daba mantequilla en el rabo, decia que era una pena no poder hacerlo sin
ayuda, pero que en mi caso era imprescindeble. Aprete los labios, de hecho me
los mordi, para no darle el gusto de chillar, no queria darle ese gusto...


No aguante ni la primera embestida. Cuando me dio el primer
golpe de caderas, salvaje, y esa cosa comenzo a invadirme, aulle como si el
mundo se acabase. El tiempo se congelo, no habia mundo, no habia un publico
excitado a mi alrededor, no habia mas que mi ano violado y esa polla. No se
cuanto duro, pero se que no fue poco.


El tormento no cesaba, cuando penetraba un poco mas, cuando
me dilataba un milimetro mas, me la metia mas rudamente, aumentando su ritmo. Se
que comence a sangrar al poco tiempo, y que senti el ardiente dolor que
describen las vistimas de violaciones anales. Pero en mi caso no hubo placer
posterior, no hubo acomodacion al miembro invasor. Tan solo dolor, temor por las
heridas que me estaba causando, humillacion extrema.


Cuando su orgasmo se aproximo, me tomo de los cabellos, y me
estiro de la cabeza brutalmete hacia atras, como si fuesen las riendas de un
caballo. De ese modo se corrio en mis entrañas, con el miembro manchado en mi
sangre. A modo de despedida corto un pequeño mechon de mis cabellos, y me
escupio en el rostro. Con una risa enloquecida, y casi sin respiracion, salio
poco a poco de mi. Parecia que mis intestinos estaban pegados a su miembro. Yo
Lloraba como nunca en mi vida, mientras notaba como el publico se iba, volvian a
sus vidas "normales" tras haber contemplado el espectaculo.


Yo permaneci alli atada, hasta que la Señorita Boldbricker me
desato. Tenia el cuerpo incapaz de tenerme en pie, piernas y brazos dormidos por
la postura forzada que habia mantenido. Me tendio en el suelo, y me saco la
venda de los ojos. Los tenia tan humedos que no veia apenas. Me aplico
antisepticos y antibioticos en la zona herida, ademas de limpiarla y colocarme
un tampax en el ano, para contener la hemorragia.


Su voz reflejaba la excitacion que sentia, ronca, mientras me
decia que no era grave, que habia visto cosas peores, que aquel que me habia
alquilado ladraba mas que mordia... aunque no cabia duda que me habia abierto el
culo a base de bien. Sus gruesos brazos me tomaron en brazos, semidesvanecida, y
me llevo a la enfermeria. Alli, presa de las pesadillas en el sueño inducido por
medicamentos, acabo la noche de mi presentacion en "Sociedad".



 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0





Relato: El Internado de Sandhurst, 04
Leida: 2793veces
Tiempo de lectura: 23minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis