webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Cuidando un abuelito, vivi la noche de mi vida


 


Relato: Cuidando un abuelito, vivi la noche de mi vida

  

Cuidando un abuelito, vivi la mejor noche de mi vida


Hola me llamo Viviana tengo 47 años, y este ultimo año me
dedique a cuidar abuelitos, lo que les voy a contar es un resumen de los cuatro
últimos meses.


Después de atender un par de señoras mayores, me llaman para
cuidar al abuelo de una intima amiga mía, sin problemas voy a la entrevista con
sus nietos, y me cuentan que de salud esta mejor que bien, tiene 76 años, fue y
según me contaron un gran deportista y un amante de la buena vida y de una salud
de hierro, pero había caído luego de su viudez en una gran depresión, dejo de
visitar a sus amigos y familiares, y no cuidaba de sus comidas ni de su salud,
estaba como disperso, y no se le conocía una sonrisa en los últimos meses.


Desde ya lo que me ofrecían era muy buena plata, el horario
de 10 de la noche a 9 de la mañana, cuatro veces por semana, tenia un par de
enfermeros a disposición las 24 horas, pero venían a bañarlo y suministrarle sus
medicinas a eso de las 9 de la noche.


Mi función especifica era leerle, hacerle un café todas las
noches, y acostarlo, por la mañana era despertarlo con un buen desayuno,
comentarle las últimas noticias del diario y si tenia algún problema llamar al
médico, a los enfermeros y en todo caso a la familia.


El hombre en cuestión era delgado, bien conservado por el
ejercicio, algo canoso, cosa le quedaba muy bien, muy buen aspecto general, en
su juventud debe haber roto más de un corazón.


El tema en si es que el primer mes lo pase aburridísima, ni
una palabra, no hacia un gesto, y para pedirme algo, solo monosílabos y gestos
adustos.


Todos los días después de acostarlo y darle su café, yo
limpiaba los utencillos y me acomodaba en un sillón en la habitación justo
frente a la suya, por cuestiones de seguridad debía dejar la puerta de su pieza
abierta, pero yo entrecerraba la mía por una cuestión de intimidad, aunque el
menor ruido que se producía yo podía escucharlo.


Al principio dormí vestida, era invierno y la verdad es que
creí que me iba a levantar cada dos minutos, pero con el correr de los días me
di cuenta que eso no solo no había sucedido, sino que no iba a suceder, Don
Alberto así lo llamaba, no necesitaba de nadie y menos de mi, por lo menos hasta
ese tiempo.


Un día ya primavera, hacia mucho calor y decidí ir a trabajar
con un vestidito de algodón muy liviano, luego de la cena y del café llevo a Don
Alberto a su habitación y lo ayudo a acostarse, le doy su café, apago la luz de
la habitación y me dirijo a la mía luego de higienizarme. Me daba no se que
acostarme con un vestido tan lindo y arrugarlo, como imagine no tener que
levantarme de urgencia, y como nunca había sucedido, decidí quitármelo, les
comento que traía solo puesta una tanguita de leopardo que me encanta y me hace
sentir muy sexy y un corpiño de encaje negro.


Cuando tengo el vestido ya a la altura de mi cabeza, siento
que me están observando, miro hacia la puerta de mi habitación y noto que había
olvidado cerrarla, estaba abierta de par en par trato de ver un poco más allá, y
noto dos ojos que me están clavando la vista sin pestañar, al mismo tiempo que
me doy cuenta de esto, Don Alberto que me llama, Vivi por favor veni rápido, sin
más y sin pensarlo, además era la primera vez que me llamaba con urgencia, voy
así como estaba, me paro frente a el, y lo único que me dice es gracias. Con una
sonrisa en los labios me dice gracias Vivi, fue sin querer, pero no me perdí ni
por un instante del placer de verte así, sos mi primer alegría en meses, yo no
sabia si estar molesta, sonrojada, el comentario me había pegado, detrás de su
imagen tan ruda y adusta, había aparecido el hombre.


Don Alberto, que le paso, disculpe si hice algo indebido. Por
el contrario, me contesto, no me hubiera atrevido nunca a pedírtelo, pero me
dormía todas las noches pensando en tu cuerpo desnudo. Epa, esto era más de lo
que me podía imaginar que me sucedería y menos con Alberto.


Yo seguía paradita delante de él media en bolas y no sabiendo
que hacer, además sentida lago muy raro dentro de mi, lo estaba mirando a los
ojos casi llorosos y de pronto, sin más me quito el corpiño, lo pondo sobre la
silla y tomando las dos tiritas de mi tanga leo pardina, me doy vuelta y
comienzo a bajármela muy despacito, cuando llego a destapar mis muslos
completamente me voy agachando y mostrándole el culito limpio y abierto todo
para él, me doy vuelta nuevamente y otra vez frente a el le pido me haga un
lugar en la cama.


Por favor me dice, soy yo quien te suplica entres en la cama
conmigo de dice. Cuando corre las sabanas noto que se ha sacado su ropa interior
y decidimos sin decirnos nada quitar completamente las sabanas, no se imaginan
como me impacto ver el cuerpo de este hombre desnudo, nada que ver con lo que me
había imaginado, no solo no me produjo ninguna reacción desagradable sino que
por el contrario era realmente un cuerpo viril, bien mantenido, y ni se imaginan
cuando pude notar el tamaño de su miembro, no había visto nada igual en mi vida,
ni mi marido, ni mi jefe creo que ni en videos aparece semejante pija.


El se dio cuenta al instante que su verga me impactó, de
inmediato comenzó a acariciarme, muy dulcemente, se notaba mucha experiencia, en
un momento me toma de la mano y me guía a que lo acaricie yo a él, como se
imaginaran empezamos por esa poronga, si muerta ya me parecía algo especial,
cuando empezó a crecer, i lo hizo muy despacio, mis ojos no podían creer lo que
veían, y ni les cuento como empecé a mojarme, en un momento sin darme cuenta ya
lo estaba pajeando, y minutos después y sin tomar conciencia de ello, lo tenia
metido en la boca.


La situación era, él recostado casi sentado sobre el respaldo
de la cama , con las piernas abiertas, yo de rodillas entre sus piernas, con la
cabeza metido en su ingle y con las dos manos tirando de esa pielcita para
atrás, para podérmela meter toda en la boca, les cuento esto porque su cabeza
era impresionante, me costaba abrir la boca para metérmela. Bueno ya era hora,
saque su pija de mi boca lo becé en los labios, le pedí que se acomodara bien en
la cama, cerro sus piernas y luego de un abrazo muy cariñoso y sin desprenderme
de él, lo fui montando de a poco, muy despacito, subí una pierna por sobre su
vientre, mientras el me acariciaba el busto y luego las nalgas con ambas manos.


Una vez que estuve sobre Alberto, lo llene de besos, el
jugaba con mis pezones hasta ponerlos duros como carozos de aceituna, despacito
y con dulzura comencé una paja en él como para lograr la rigidez necesaria y
luego con la ayuda de la misma manito, comenzamos entre los dos a introducir
semejante pija en mi pagina, era viejo zorro, un poquito la cabecita adentro, y
luego afuera como no pudiendo o queriendo, otro intento, la cabecita dentro y
otra vez afuera y vuelta a empezar, cuando ya me desesperaba de la calentura, y
creí que empezaba otra ronda de jueguito, de golpe un empellón y la pija hasta
el fondo, me ocupaba toda, no quedaba un lugar, ni de lado ni de fondo, sentí
que me presionaba las partes más profundas, tome un respiro, el también, y
comenzamos un vals, que acompañamiento, toda la experiencia de sus años en un
polvo que me marco, nada conocido igual, lo tome de los hombros me incorpore lo
mas que pude, el comenzó otro juego con mis orejas pechos y pezones, y ya el
movimiento comenzó a ser más sensual, cada vez me la sacaba más pero en la otra
oleada era más adentro, empecé a sacar mi lengua señal que estoy por acabar, sus
ojos comenzaban a quedar cada vez más en blanco, hasta que por fin le pedí por
favor que me acabara, y lo hizo, no se de donde saco fuerzas, semen y voz para
gritar, pero acabamos en un alarido, si los dos. Cuando me separe de el y me
recosté toda en la cama sentí como de mi vagina salían chorros de semen, un
tesoro por Alberto guardado para ese día.


Y ese fue el primer día de cuatro meses de locura. Un beso
Viviana


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 8
Media de votos: 7.50





Relato: Cuidando un abuelito, vivi la noche de mi vida
Leida: 13185veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis