webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Para señoras casadas solamente...


 


Relato: Para señoras casadas solamente...

  

SOLAMENTE PARA SEÑORAS CASADAS


Historias placenteras


Original de


ANALBO


Esa mañana, en el principal diario de la ciudad Capital de la
Republica, en el rubro 59, un aviso rompió todos los parámetros. Aquellos que
buscan permanentemente en la enorme cantidad de avisos sexuales, publicitados
por bellas Ninfas, ofreciendo sus servicios a distintos precios, de acuerdo a
las posibilidades del cliente quedaron desarmados, sin palabras. Esta asombrosa
realidad, daba por el piso con los ofrecimientos sexuales de las chicas, que
tuvieron una baja en los pedidos de turnos de casi el 50%. ¿Tenia algo que ver
uno con el otro? Y, sí…. Y mucho, sino lean el CLASIFICADO:


"350 milímetros por 72, para tu gozo mujer NECESITADA.
Solamente casadas. No importa la edad. ABSOLUTA RESERVA. Cuatro turnos por día
de dos horas. 150 dólares la hora. No voy a domicilio. Gay abstenerse. Pedir
fecha y hora al teléfono 00/329-7890. Para púberes precios especiales. UNICO
AVISO".


Una PUBLICACIÓN así, primero fue tomada a risa, pensando en
la broma de algún chistoso. Los pedidos bloquearon la línea. Hubo más llamados
de curiosos que solicitud de turnos. Hasta los medios enviaron movileros cuando
obtuvieron el domicilio de tamaña oferta. Radios, canales de TV y diarios. Un
mundo de periodistas frente a una hermosa y antigua casona a casi cien metros de
la artística entrada de hierro fundido, rodeada de un ENORME parque arbolado, en
esa vecindad de casas quintas y residenciales de fin de semana.


- Hola. Sí, ese es el número… pero a CABALLEROS no damos
informes… Solamente a damas… No molestar por favor, porque estamos
trabajando…Disculpe que interrumpa la comunicación.


Era una mujer la que atendía los llamados con mucha
corrección y colgó el auricular…


Los medios ayudaron al portentoso, publicando su teléfono y
dirección tantas veces, que le llovían pedidos hasta del exterior. Los
periodistas quería fotografiar al Magnifico. Iban a hacer cualquier cosa con tal
de lograrlo. Pidieron entrevistas ofreciendo buena paga. Nada, el Magnifico no
aceptó. Solamente podían verlo las mujeres casadas y las púberes, con turno y el
bono que acreditaba el pago.


Todo ese gran movimiento, trajo sus consecuencias. El
Magnifico Portentoso, debió cambiar el sistema ante los comentarios de las
pacientes:


- ¡¡ Hola!!... ¡sí, hable usted con tranquilidad!... ¡
Reserva absoluta…


- Claro usted está muy tranquila, señora… pero puede que
algunos inescrupulosos esperen nuestra llegada y nos fotografíen…Soy de clase
muy pudiente, pero oculta, que sufre la escasez de sexo, no por eso dejo de ser
una honorable mujer… yo quiero reserva del turno, pero busquen la forma que los
encuentros no se hagan allí…. El lugar es muy conocido… ¡por favor vuelvo a
llamar en dos días… - y así se sucedieron varias otras llamadas que preocupaban
la buena marcha del negocio. Cuando la agenda del Magnifico estuvo cubierta en
casi todo un mes, con más o menos 100 entrevistas, unas 200 horas de sexo
vigoroso, pues los sábados y domingos, no daba turnos, los reservaba para
eventos especiales, para su propio goce, recibiendo a las púberes, su manjar
preferidos.


--00—


El Magnifico decidió cambiar de morada y mientras él recibía
su primera cita en otro lugar, el periodismo continuaba merodeando la bella
casona del Barrio Residencial.


PRIMERA JORNADA


Sonó el timbre de entrada al piso 22 de la Avenida del
Libertador. Una mujer, adustamente vestida, abrió la puerta. Una joven señora.
Bella adulta, tratando de esconder su rostro detrás de grandes y oscuros
anteojos, abonó trescientos dólares. Tenía el turno reservado anticipadamente
por teléfono. La secretaria privada del Magnifico, le entregó una cartilla
lujosamente diagramada con las instrucciones. Lo que asombró a la paciente fue
la delicadeza del cuadernillo y la limpieza del texto, que usaba un glosario con
mucha ética, a pesar del verdadero motivo de su visita a tan suntuoso y
lujurioso sitio. Un extraño aroma la invadió, acompañada de una música muy
especial y relajante, además de las luces que invitaban a no perder un minuto,
para la iniciación. Las paredes de colores claros, vestidas con cuadros
modernos, sin alusiones al sexo. Un lugar digno de un lechado de virtudes. Las
instrucciones indicaban: Puerta "A", duchas; "B", masajes y "C", el paraíso. La
dama entró al primero, donde la aguardaban dos mujeres, con vestimentas
orientales, una especie de Geisha, con una tina "Yacuzi" lleno de burbujas con
aguas en movimientos que golpearían su blanca piel, como manos de ángeles
acariciándola. Mientras una de las Geisha, la ayudaba a quitarse la ropa, la
otra con un toallón de seda cubría sus espaldas. Un vaho, vapores de perfumes
sensuales, excitantes, iban despertando como un afrodisíaco extrañas sensaciones
nunca percibidas en su cuerpo. Una vez desnuda, ambas mujeres le colocaron un
gorro para que no se le moje el cabello y una telita transparente que cubría su
vista. Ella podía ver a través de la misma, pero nadie podía ver sus ojos, a
menos que lo permitiera. Así eran las reglas. Se hundió en un mar de espumas y
sales, que sabían a glorificación de lo desconocido. Estaba en un mundo
inexplorado por ella. Era el Podio del deleite, la complacencia, la pasión, el
goce delicioso, la satisfacción carnal. Era el principio de la invasión de
extravagantes deseos que abrieron sus libidinosos pensamientos. La lujuria la
invadía. Un intemperante e inmoderado sentimiento de entrega la invadió,
convirtiéndola en una voraz hembra con apetitos insatisfechos. Una vez
finalizada la primera sesión pasó a masajes, donde otro ambiente de maravillas,
con otros olores, como efluvios que la penetraban y la exaltaban íntimamente,
Entre las dos Geishas la ayudaron a recostarse sobre una camilla muy especial,
se sintió trasladada, rumbo a un mundo desconocido. Jamás había tenido
convulsiones tan profundas, nunca algo semejante, tan delicioso, había hecho
estremecerla tan profundamente, hasta que, casi avergonzada, no pudo contener su
primer orgasmo en manos tan delicadas. Las manos de ambas mujeres la llevaron a
dormitarse de tal manera que se complacía solamente con eso, ya estaba en el
paraíso.


--00—


A su vez, había un formulario, que solamente contenía una
pregunta: ¿Servicio completo? Y la Paciente había respondido: únicamente sexo.


Salida de los vahos del Yacuzi, y el relajamiento de la
sensual sesión de masajes, la mujer, envuelta en el Toallón de seda
transparente, penetró extasiada en el amplio salón, "El Paraíso". Las luces
tenues, producto de velas de colores que despedían emanaciones que la convertían
en una irrefrenable y lujuriosa hembra dispuesta a hacer lo impensable. Un
ambiente condicionado para tal evento terminó de exaltar sus deseos, penetrando
en un nuevo y desconocido mundo, donde lo sicalíptico le había hecho perder los
deberes de una madre de familia. Un suave humo de inciensos paradisíacos,
acompañado por una música que la invitaba a una bacanal y desmedida tarde de
placer. Cerró sus ojos. Sus músculos se contrajeron y cuando quiso reaccionar,
se encontraba en el centro de un círculo acolchonado, que desde abajo iba
elevándose. Era el lecho del placer. Se dejó caer lentamente, ebria, fogosa,
ardiente casi chocando la furia de sentirse tomada, maltratada gozando hasta el
éxtasis. Una voz melosa, dulce y sin agresiones de palabras groseras, le dio la
bienvenida a la dama que le había tocado en suerte haber sacado el primer turno,
en la tarde inaugural en el Paraíso de los Placeres:



Sea usted bienvenida, bella dama al Paraíso de los
placeres… estoy a su disposición. Sus deseos son órdenes para mí… cuando
usted disponga podrá verme, no así mis ojos, como yo no veré los suyos, ese
ha sido su deseo. Apoye su brazo sobre la almohada, y entonces estaré con
usted… - Los perfectos brazos de la bella dama accionaron la llave del
cielo, y como en un sueño, apareció la figura del Magnifico Portentoso,
envuelto en un tul negro y con delantalillo que le cubría sus pudendas
partes. Sus ojos cubiertos con el mismo material que ella. Podían verse.
Observarse. Solamente los ojos permanecían ocultos. Ella temblaba. Él se
sonrió.


¿Miedo?...


¡No!... Vergüenza…


¿primera vez?...


Si… Jamás pude hacerlo… - y se quebró. Giró sobre sí y se
abrazó al Magnifico. Este no se atrevió a acariciarla. No estaba en sus
requerimientos. Ella tomo la iniciativa, acariciando su pecho… - ¿Puedo?...


Sin fronteras… sus deseos son órdenes reitero. ¿Acepta
usted mis caricias?... – tomó la suave mano del hombre y la llevó lentamente
hacia sus senos.



--00—


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00





Relato: Para señoras casadas solamente...
Leida: 13004veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis