webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Nuestra historia


 


Relato: Nuestra historia

  

Como me cuesta recordar los momentos vividos mientras espero
a que abras por fin los ojos. No se como hemos podido llegar a esta situación,
no se como en algún momento pude plantearme mi vida sin ti.



Mi mente corre por mis recuerdos, buscando el momento en el
que te hiciste con el control de mi vida, donde los sentimientos se impusieron
por primera vez a la razón, vuelan al día en el que por fin hablamos sin ningún
tipo de tapujos, en el que nos abrazamos y comprendimos que todo este tiempo
habíamos sido uno aun sin quererlo.



Hace mas de tres años que empezó toda esta locura, con una
carta en la que te prestaba mi ayuda para lo que necesitaras, para poder seguir
adelante y salir de ese bache en el que estabas metido, te mandaba mis
diferentes números para que en caso de necesitarlo me llamases, aunque hacia
tiempo que no teníamos contacto no podía dejarte de lado.



Empezamos por tontería a mandarnos mensajes al móvil, a
escribirnos cartas locas de aventuras vividas y a llamarnos solo para contarnos
que nos habíamos acordado el uno del otro en cierto momento, hasta que en una de
esas llamadas cuadro que estábamos los dos en la misma ciudad y quedamos para
vernos después de tanto tiempo.



Cuando salí del voluntariado me temblaba todo, estaba muy
nerviosa y cada minuto que pasaba sin verte me sentía peor aun. Miraba a todas
partes, no sabía si te reconocería, habían pasado más de siete años desde la
ultima vez que te vi, y mi recuerdo de ti era borroso, solo sabia como eran tus
ojos y pensé que eso me valdría.



Estaba ensimismada pensando en la ultima vez que te vi cuando
te acercaste por la espalda y me asustaste chillando mi nombre como un loco,
falto poco para que terminase colgada de la farola mas cercana. No recordaba tu
humor, se me había olvidado lo mucho que te gustaba asustar a la gente con
bromas que solo tú entendías, pero cuando te iba a gritar me miraste a los ojos
y me abrazaste.



Seguían siendo tan bonitos como los recordaba. Verdes,
profundos y sinceros, nunca podré olvidarlos, son los ojos más bonitos que he
visto en mi vida.



Abrazada a ti volví a sentir la seguridad de antaño, sentir
que nada ni nadie podría hacerme daño estando entre tus brazos, habían cambiado
muchas cosas desde nuestro ultimo encuentro, yo ya no era una niña, había
crecido en todos los aspectos, tu ya no eras un chico que se negaba a crecer y
ahora no era yo la que lloraba pidiéndote que no me soltaras, si no tu quien se
aferraba a mi con fuerza.



Ese día paseamos agarrados durante más de tres horas a pesar
de que los dos teníamos unas resacas tremendas, hablamos sin parar de los años
que habíamos estado separados, de las cosas hechas, de tu pasado, del mío, del
presente de los dos. Nos tocábamos y acariciábamos a cada paso, intentado
asegurarnos así que era real, que por fin volvíamos a estar juntos.



Me llevaste a casa, subiste a saludar a mi madre y a mi
hermano, cenamos los cuatro juntos y te fuiste prometiendo que volveríamos a
quedar y así lo estuvimos haciendo los siguientes nueve meses paseando toda la
tarde y escribiéndonos mensajes por las noches, bebiendo cervezas en lugares
insospechados y abrazándonos con una ternura inusual para dos buenos amigos.



Compartimos todos y cada uno de los momentos de nuestra vida,
los buenos, los malos, los tristes y los cómicos, contigo podía hablar sin miedo
de cualquier cosa, y aunque a ti te costaba más poco a poco fui conociéndote.



Llegaron las fiestas de veranos y con ellas las mas esperadas
de todo el año, Fiestas de Puerto Viejo. Eran las mejores fiestas sin duda, y
dentro de ellas a los dos nos gustaban mucho el día en el que todo el mundo
salía a la calle vestido con los pijamas del sexo contrario, intercambiando así
los papeles por una noche.



Salimos cada cual con su cuadrilla y a cierta hora de la
noche nos juntamos las dos. Aquello parecía una orgía en pequeña escala, tus
amigos y mis amigas se iban emparejando para pasar una noche loca y tú y yo nos
íbamos quedando solos, riéndonos de lo que estaba pasando.



Pusieron una salsa en el garito en el que estábamos y salimos
a bailar, las manos resbalaban por ambos cuerpos y al final no pudimos evitar
besarnos. Pero no era el momento adecuado, nos separamos rápidamente y miramos
si alguien nos había visto, gracias a dios no quedaba nadie, así que nos
agarramos de la cintura y nos fuimos a casa.



Los mensajes empezaron a escasear, ya no quedábamos tanto y
siempre poníamos excusas sin fundamento para no vernos. Nos alejamos a pasos
agigantados, y ninguno de los dos le poníamos freno. Llegaron las fiestas de mi
pueblo y poniendo la mejor de mis caras salí a cenar y a pasármelo bien una
noche. A eso de las cuatro de la mañana me llamaste borracho perdido, diciendo
un montón de cosas que no entendía, así que quedamos a la tarde siguiente para
hablar de los que estaba pasando.



Nada mas vernos nos fundimos en uno, nos abrazamos y besamos
en medio de la calle sin importar que nos vieran, sin pensar en lo que diría la
gente, solos tu y yo en un mundo paralelo. En ese momento comprendí que ya no
podríamos separarnos nunca, que pasase lo que pasase siempre estaríamos juntos,
pasase lo que pasase.



Pasaron las semanas y nos veíamos casi a diario, tu habías
vuelta a vivir en casa de tu madre para estar mas cerca. Yo faltaba a la
universidad para estar contigo y luego nos íbamos a pasear y a cenar, siendo por
unas horas una pareja que se quería normal y corriente, pero a la hora de
dejarme en casa volvían los fantasmas de la gente y la familia, así que me
dejabas a dos manzanas de mi casa o te bajabas una estación antes del metro.



Por fin llego la gran noche, estaba todo planeado, yo me iba
a quedar a dormir en casa de una amiga, y tu madre no iba a pasar ese fin de
semana en casa, así que podríamos compartir esa noche.



A las diez me monte en el metro arrepintiéndome de no haberme
arreglado mas, pero no quería que mi madre sospechara nada, por lo que me puse
unos vaqueros, una camisa y una chaqueta.



Llegue a tu casa medio temblando, iba a perder mi virginidad
y estaba segura de lo que iba a hacer pero no podía evitar estar preocupada. ¿Y
si no estaba a la altura?, al fin y al cabo tu tenias 34 años y mucha mas
experiencia que yo, que con 19 todavía no había hecho el amor nunca ¿Y si no lo
hacia bien?, ¿Y si pasaba como con mi ex novio y me hacías daño?, y la peor de
todas ¿Y si me dejabas por no saber hacerlo?



Cenamos tranquilamente, pusiste música y estuvimos bailando
un buen rato. Entraste en tu cuarto, me pasaste un pijama, me guiñaste un ojo y
me dijiste que mejor nos íbamos a dormir. Nos fuimos a la cama me abrazaste y me
diste un beso muy tierno y cerraste los ojos. Fui yo quien empecé a acariciarte
buscando excitarte y tu solo me correspondías con pequeños suspiros cuando
tocaba tu cuello.



Quería que te despertaras y me acariciases, quería que me
hicieras el amor aquella noche y no estaba dispuesta a que después de los
nervios y el mal rato no me hicieras tuya aquella noche.



Así que empecé a besarte más y mas por el cuello, acariciando
tu oreja, jugando con los pelos de tu pecho, empecé a besar tu clavícula y por
fin reaccionaste abrazándome y besándome.



Besamos cada centímetro de nuestros cuerpos, con ternura al
principio y con una pasión loca después. Fui yo la primera que se lanzo sobre tu
pene erecto para besarlo y lamerlo, lo devoraba con autenticas ganas, como si
fuese la ultima vez que lo tendría para mi.



Volví a subir besándote por completo buscando tu boca y me
puse a horcajadas sobre ti, buscando sin saberlo que me penetraras, pero tu no
querías hacerlo todavía y con un giro cambiamos de papeles y ahora eras tu el
que se perdía entre mis piernas, lamiendo mi clítoris y jugando con tus dedos en
mi agujero. No tarde mucho en correrme, estaba a cien, y creo que mis gritos
despertaron a medio edificio.



Volviste a mi cuello, besándolo y lamiéndolo y poco a poco te
situaste entre mis piernas y me penetraste despacio, solo me molesto un poco, no
dolía y parecía que no iba a sangrar, pero te quedaste unos segundos quietos,
abrazándome. Creí que me derretiría allí mismo, que mi mente me abandonaría y
solo me quedaría esperar a que aquel placer se pasara, pero entonces te
empezaste a mover poco a poco, despacito y entonces si creí que me volvería
loca. A cada embestida me decías un te quiero y mi orgasmo llego y se quedo a
vivir en mi repitiéndose cada muy poco, hasta que rompí a llorar teniendo miedo
de no poder aguantarlo.



En ese momento arqueaste tu espalda y gritaste, nunca te
había visto así, pero me encanto sentirte tan excitado. De golpe sentí un calor
en mi interior y comprendí que acababas de correrte dentro de mi, que ese calor
venia de tu leche y sin poder evitarlo me corrí una vez mas.



Pasamos la noche abrazados, hechos un nudo con las sabanas y
nuestros cuerpo, yo te desperté un par de veces mas, y en las dos conseguí que
me hicieras el amor, estas veces siento todo mas pausado, con mas cariño y el
doble de mimos.



Sonó el despertador, tenia que irme y aunque me costo
muchísimo no podía evitarlo. Me llevaste a casa y nadie sospecho nada, todo
había salido bien y empezamos a planear nuestro próximo encuentro.



Hace ya un año y medio de aquello, y ahora estoy aquí, en la
habitación de un hospital, recordando cada momento, con autentico miedo de
perderte, y todo por culpa de la presión.



Me arrepiento de haberte presionado para hacerlo de algún
modo oficial, en ese momento se empezó a venir lo nuestro abajo, en el momento
en el que juntamos a nuestras madres y les explicamos que aun con la diferencia
de edad y siendo primos, nos habíamos enamorado y no estábamos dispuesto a
dejarlo por ellos. En ese instante empezaron los problemas, los malos
entendidos. Gente de nuestra familia nos dejo de hablar, mi madre me echo de
casa, amigos que nos dieron las espalda…todo esto te toco de una manera
impresionante, volviste a encerrarte en ti, a no hablar, a no querer salir.



Una noche cuando volvía a casa después del trabajo dispuesta
a poner punto y final a toda esa locura, a decirte que estaba dispuesta a irme
contigo donde fuera con tal de poder estar juntos y ser felices, te encontré
tirado en el sofá, durmiendo. Solo que no dormías, tampoco respirabas y a tu
lado estaba la medicación que te había recetado el nuevo psiquiatra para poder
dormir.



Y ahora solo me queda esperar a que abras los ojos y me mires
como solo tu sabes hacerlo, aunque no se si podré soportar el verte un día mas
en esta cama, o si alguna vez podré superar el daño que creo que te he hecho,
pero solo se que quiero que vuelvas a mirarme para intentar superarlo, y estar
una vez mas, a tu lado.



Este relato esta basado a trozos en la vida real, aunque por
suerte mi chico nunca se rindió, y todavía hoy luchamos por que lo nuestro salga
adelante.


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Nuestra historia
Leida: 20509veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
porno
Curso Doblaje
It developer
mobil porno
porno italiano 3G gratis
erotische geschichten



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .