webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Solo la puntita


 


Relato: Solo la puntita

  

SOLO LA PUNTITA




Sácala, ya sácala, ¡ay! pero sácala, bestia que me quema,
¡ay!, tu me prometiste meterme solo la puntita, ¡ay! Peccatum, consummatum est.





Ya hueón, di la verdad, no te creo que te
haigas enculau
a la doña, a la mujer de cónsul p’ hueón.



Franco cuñau, ¿entonces por que crees que manda
recogerme para que me lleven a su casa?



Bueno, por que la tía es buena gente y te da tu propina
por hacerle la limpieza.




Mañuco, que pronto tendrá que abandonar el orfanato por
límite de edad, estaba fanfarroneando ante sus tres amigos, acerca de sus
fantasiosas aventuras sexuales, precisamente conmigo que presido un comité de
damas que brinda apoyo filantrópico a esa institución benéfica.



Bernabé, Pepo y Rober, lo escuchaban incrédulos pero
invadidos por una erógena excitación, se ponían muy cachondos con solo
imaginar que pudiese haber una pizca de verdad en la fabulosa historia creada
por Mañuco. Sobre todo en el caso particular de estos muchachos, todos ellos
adolescentes con las hormonas en ebullición y con libertad restringida,
después de haber sido niños libertinos de la calle, acostumbrados a todo tipo
de desenfreno: sexo, drogas y dinero mal habido, entre otras desviaciones del
comportamiento.



La absorta audiencia estaba compuesta por los tres mas
avezados internos del orfanato. Bernabé un musculoso mulato que planeaba
debutar como boxeador profesional de un momento a otro; Pepo el mas buenmozo
del grupo que aspiraba a ser algún día gigoló de "alto vuelo" y Rober cuya
principal inclinación era el robo y todo lo relacionado a delitos afines;
lógicamente sus aspiraciones eran guardadas en secreto, aparentando ante Sor
María Gracia, la estricta madre superiora de la institución, un falso espíritu
de enmienda, a diferencia de la mayoría de los jóvenes internos que habían
optado sinceramente, por el buen camino.



En ese entonces me encontraba completamente al margen de
tales patrañas, ni siquiera imaginaba ser la musa inspiradora de tan férvidas
fantasías sexuales de este grupete de huérfanos.



En el orfanato me conocen como Doña Inés, tengo casi
cincuenta años, luzco un físico exuberante y muy bien formado, aún conservo
una tersa y nacarada piel que resalta la sensualidad de mi figura; estoy
casada con un acaudalado diplomático, bastante mayor que yo y de conducta muy
conservadora. Ocupo mi tiempo libre en obras altruistas, aprovechando la
vocación filantrópica de mi siempre atareado esposo.



La alta dirección del orfanato organizó, un peregrinaje a
un popular santuario, ubicada en las afueras de la ciudad. El retiro se
llevaría a cabo durante los tres días centrales de semana santa, con la
concurrencia de autoridades e internos, aprovechando las instalaciones del
albergue, en las cercanías de la milagrosa gruta.



Rober, se encargó de sustraer el documento en el que la
institución benéfica intentaba participarme aquel acontecimiento y lo
sustituyó por otro de idéntica apariencia pero con diferente contenido. En el
documento fraguado se me participó una misa de cuerpo presente para el día
viernes santo, a las diez de la mañana, en el local del orfanato. Para aquella
oportunidad los tres malandrines habían fingido una severa colitis, logrando
ser exonerados de la sacra excursión.



Por costumbre, el mismo viernes antes de partir, traté de
comunicarme con la madre superiora para confirmarle mi asistencia, pero al no
lograr comunicación, dejé un mensaje gravado en su celular. Al llegar, le pedí
al chofer que no regresara a recogerme y que pusiera la limusina al servicio
del consulado.



En la garita de control me esperaban, Rober vistiendo el
uniforme de la vigilancia y Bernabé con el vestuario veraniego del albergue.
El mulato me informó que Sor María Gracia me esperaba en su oficina, a fin de
coordinar detalles y que él me acompañaría. Al llegar a la puerta de la
dirección, noté la presencia de Rober que había venido siguiéndonos a corta
distancia y lo inaudito del caso fue que al ingresar al despacho, me di con la
sorpresa que en lugar de la madre superiora estaba sentado Pepo, vestido con
habito de monja, muy plácido, lucía una amplia sonrisa; tenía una botella de
licor en una mano, y la oficina estaba impregnada del inconfundible olor a
marihuana. Antes que pudiese reaccionar, un sonoro portazo me anunció un
arribo sin retorno. Los tres libertinos ya me tenían rodeada y completamente
atemorizada. Enmudecí, me sentí presa de pánico y luego un sonidito acuoso
delató mi turbación, un chorro de orina había descendido por entre mis
piernas, formando un charco sobre el que me encontraba parada.




Ya oye, tú que tienes una bocaza que parece aspiradora,
sécala a la doña, no vaya a ser que se nos resfríe. -Le dijo Pepo a Bernabé.





No por favor les suplico, no me hagan ningún daño, les
prometo que nadie sabrá nada de esto y les daré la recompensa que me pidan
si me dejan ahora mismo en libertad.



Mira tía, entiende las reglas de una vez, por cada
palabra que digas te va ha caer un palmetazo en el poto calato y si te
resistes, nos vas a obligar a inmovilizarte en forma dolorosa, ya sabes, tú
escoge como prefieres. -Me amenazó Pepo, tomando su rol en serio.




Se me acercó Pepo por detrás y con gran flema procedió a
desabrochar y bajar el cierre de mi faldita, luego de un tirón me la puso en
los tobillos. No pude contener un grito que me salió del alma, una combinación
de indignación, pudor, miedo y otras indefinibles sensaciones me invadieron.




¡No, no, eso no! -Le grité.



Ya pe hueón, métele tres palazos en el
culo, para que la tía sepa que no estamos jugando. -Exigió Bernabé a Pepo.



Ya tía perdiste, ahora colócate en posición, te quiero
ver inclinadita sobre el respaldo del sofá, ya carajo ponte en ángulo recto
de una buena vez. -Me ordenó Pepo.




Y tomándome fuertemente de un brazo me puso en la postura
que me había indicado. Yo me moría de vergüenza, tenía las nalgas casi al
descubierto, mi braguita francesa de encaje tenía esa característica, que en
este caso jugaba en mi contra, al igual que mi portaligas y mis seductoras
medias de nylon negras.




Mira cuñao ¡que tal ojetazo se maneja la doña!,
ese culo tiene unos cachetes de puta madre, mira ve, ya me estoy armando.
-Dijo Bernabé muy emocionado.




Yara zambo, todavía no le enseñes la pegada, ¿acaso
quieres asustarnos a la tía? -Recomendó Rober con preocupación.




Simultáneamente recibía tres fuertes palmetazos en las
nalgas, las que se me empinaron de dolor en cada oportunidad, para regocijo de
mi agresor, quien continuaba caracterizado de monja. Como sanción adicional,
me obligó por la fuerza, a beber uno cuantos sorbos de licor corriente y a dar
varias bocanadas del pitillo de marihuana, del que todos fumaban por turnos.




Déjenme que le pruebe su pichita a la doña, ésta
si que es una buena hembra. -Dijo el mulato.




Al instante, se hincó de rodillas detrás de mí,
lengüeteando y chupando ruidosamente la parte interna de mis muslos, con mayor
deleite precisamente allí donde había mayor concentración de orina y
simultáneamente me presionaba el ano con los dedos. Estas resultaban para mí
sensaciones desconocidas y a la vez desconcertantes, nadie jamás me había
hecho esas cosas y las únicas experiencias anales de mi vida, habían sido
solamente masturbatorias.



Bernabé desde su posición, ya tenía entre los dedos mi
prenda íntima y la deslizaba hacia abajo tirando del elástico, con lo que
dejaba completamente al descubierto lo más recóndito de mi humanidad. Rober
presuroso se esforzaba por descubrirme de la cintura para arriba, hasta dejar
mis senos colgando sobre el sofá, luego recostó la cabeza en el respaldo, con
la cara hacia arriba y disfrutó amasándome los senos y mamándome los pezones
cómodamente instalado.



Pepo le ganó mi ano a Bernabé, quien tuvo que seguir
lamiendo por las inmediaciones, mientras el mas vivo me comía el trasero con
la boca, yo completamente dominada por mis agresores, me limitaba
desconcertada a registrar mis nuevas sensaciones sin pronunciar palabra, pues
estaba terminantemente prohibida de hablar so pena de recibir inclemente
castigo.



A pesar de la múltiple incitación, yo me resistía
tenazmente al goce sensual, si me estaba lubricando los genitales y tenía el
clítoris en evidente erección, se debía únicamente a una reacción orgánica
como respuesta a estímulos mecánicos, pero de ninguna manera atribuible a un
disfrute de soterrada complicidad ¿Como una gran dama como yo, podría gozar de
tan reprobable acto de barbarie?





A la tía ya le han dado por el chico, lo tiene bien
flojito, cede hasta cuando le empujo la lengua. -Les comentó Pepo para mi
vergüenza.





Si, y ya está bien arrecha, con la mamada se le han
puesto duros los pezones. -Anunciaba orgullosamente Rober.



Por acá ya está pidiendo guerra la tía, ya tiene la
cresta
dura y le está chorreando jugo de la concha. -Dijo el
mulato después de estamparme la bemba entre las piernas y succionarme el
clítoris.




Sentía que, tanto el licor como, la marihuana que me habían
obligado a consumir, estaban dando resultados ó sería talvez, el nunca antes
experimentado estimulo múltiple que venía recibiendo; pero es el caso que la
agresión me estaba pareciendo cada vez menos lacerante y en cambio
progresivamente tenía mayor dificultad para controlar los traidores efectos.
Notaba con preocupación que mi indeseado estado de excitación, estaba
superponiéndose largamente a mi decencia y recato.



Rober se incorpora, se baja el pantalón, pone ante mis ojos
una erección que jamás había visto en persona, luego me coloca la punta de su
respingado miembro entre los labios y me exonera de culpa al ordenarme que se
la chupe. Yo inicié la succión tímidamente, pero él se encargó de dar la
profundidad y cadencia con sus acompasadas arremetidas, obligándome a
registrar sus dimensiones y rigidez. Los otros dos habían logrado acomodarse
entre mis piernas y venían trabajándome oralmente ambos orificios y no dudo,
estaban verificando los lúbricos efectos de mi inducida participación.



Bernabé por turnos, succionaba mi abultado clítoris y luego
me metía la lengua en el orificio vulvario, Pepo se daba un banquete con mi
trasero, ambos demostraban ser muy experimentados y estaban logrando vencer
mis resistencias, un monumental orgasmo se abría paso, ya no me dejaba
escapatoria, fui incapaz de acallar un prolongado gemido que sonó desgarrador,
ese fue el anuncio de mi desquiciamiento, empecé a sacudirme en forma
frenética. No pude menos que ponerme a llorar ante mi claudicación, los
estertores del orgasmo que se me venía eran más poderosos que mi decencia y
que mi voluntad, Mis contracciones anales me dejaban al descubierto, mi
agitada respiración y mis incontenibles gemidos ponían en evidencia mi abierta
disposición al gozo, era imposible seguir ocultando una verdad que se
desbloqueaba por si sola y que ya resultaba inocultable.



Ahora si me sentía gobernada por la lujuria y empecé a
sacudirme con insolencia y descaro, en ese momento ya no me importaba nada que
no fuese mi placer sexual, un placer del que, en esa intensidad, me había
visto privada durante toda mi vida, un placer que solo había existido en mi
imaginación y que ahora se estaba convirtiendo en realidad.



Después de gozar como una demente el profuso orgasmo, como
nunca antes lo había disfrutado, me sentí muy avergonzada por mi desenfreno y
les pedí a los muchachos que no me mirasen a la cara, quería disimular el goce
que lejos de aplacarme la excitación, había despertado en mí una voracidad
desbocada. La sentía dibujada en una insana expresión, que pretendía
ocultarles.




Te ha dado vergüenza tía, ¿Quieres esconderte?, bueno
pues, ven y ocúltate bajo mi regazo. -Dijo Pepo levantándose la sotana y
guiando mi cabeza con las manos, hasta ponerla entre sus piernas, luego bajó
el vuelo del hábito y mi rostro quedó oculto entre los lienzos.




La punta de su erecto miembro me buscaba la boca, Pepo que
no llevaba puesta ropa interior y que ostentaba una prominente erección,
trataba de embocar regulando la altura mediante la flexión de sus rodillas, al
sentirme protegida de las miradas, no tuve reparo en ayudarlo a lograr su
cometido y me inserté el erecto mimbro en la cavidad oral, por iniciativa
propia, a sabiendas que eso significaba otorgarles un salvoconducto para el
desbande general. Mas aún encontrándome a cuatro patas y con el trasero
descubierto, fuera de la protección de los lienzos. Rober comprueba la
relajación de mi músculo anal de cierre, me encañona por el culo y empuja sin
compasión, dejándome abotonada a la primera y procediendo luego a la total
penetración. El calor natural y la contextura de un falo verídico, me produjo
una insospechada sensación de bienestar, nunca antes había tenido un verdadero
miembro viril por ese conducto, el estímulo producido por expansión anal me
resultó por demás gratificante, más aún secundado por una suculenta
estimulación oral que Bernabé, tendido sobre la alfombra, me venía dando en
los genitales. No era para menos los efectos resultaban absolutamente
irrefrenables.




Mira a la doña que rico me menea el culo. -Dijo Rober,
haciéndome tomar conciencia de mis actos y obligándome a reconocer que
efectivamente, para mi asombro y vergüenza, me encontraba en plena danza
erótica.



Yo creo que Mañuco no nos ha cuenteado, se nota que a la
ñora le encanta tener su buena pieza adentro. -Comentario que en ese
momento no logré interpretar en exacta medida, dado mi estado de inminente
éxtasis.




Ambos trataban inútilmente de concertar sur movimientos,
pero el severo estado de engolosinamiento lo impedía, tuve que ser yo quién
con enérgicos sacudones de caderas pude darles la cadencia adecuada,
reiniciando luego rítmicas pero vigorosas rotaciones de cintura que lograban
elevar al máximo nuestro férvido estado de apetencia carnal. Un nuevo orgasmo
se me venía incontenible, la múltiple estimulación erógena, lo prohibido de la
circunstancia, el vigor, dimensiones y entusiasmo de los jóvenes miembros
viriles que me tenían ensartada y la denigrante forma en que venía siendo
tratada, hacían de la situación mas que lujuriosa, me sentía en una condición
muy próxima al de una perra y como tal quería gozar con todos los perros
disponibles en ese momento. El furor pasional iba en aumento el traqueteo de
un mete y saca interminable se hacía cada vez mas vigoroso y estimulante,
gritos de placer en todas las tonalidades se dejaban sentir, nadie estaba en
condiciones de concertarlos, varios orgasmos estaban viniendo juntos y yo
sacudía el trasero demencialmente, hasta que por fin los fluidos del placer me
inundaron las dos embocaduras, yo correspondí con entusiasmo el agasajo,
estrechando calurosamente a mis instrumentos de placer. Con enérgicas
contracciones del esfínter anal, le manifestaba a Rober mi agradecimiento por
el goce recibido, a Pepo que me había llenado la boca de semen, le demostré
que me había parecido delicioso y Bernabé que me saboreó hasta dejarme limpia,
pudo notar mi gran satisfacción, constatando mis pulsaciones vulvarias que se
esforzaban por expresar su gratitud.



La temperatura del ambiente se había elevado demasiado y
resultaba insoportable, Bernabé y Rober ya estaban completamente desnudos,
pero yo me sofocaba con la cabeza metida bajo la sotana de Pepo, además ya
había perdido el pudor y la vergüenza y no necesitaba seguir ocultándome.
Arriesgándome a otra paliza, le pedí a Pepo que se despojara del hábito.
Accedió a mi pedido, pero lejos de perdonarme el castigo, se deleitó
propinándome una severa punición escarmentadora.



Pepo ya desnudo se aprestaba a conectarme nuevamente por la
boca y Bernabé tendido sobre la tupida alfombra, seguía acaramelado con la
cabeza metida entre mis piernas. La posición en que se encontraba, dejaba ante
mis ojos su inmenso miembro negro en estado de férrea erección, al verlo por
primera vez, quedé muy perturbada, solo había visto algo similar en Internet,
en una oportunidad que no pude evitar la tentación de masturbarme. Desatendí a
los demás y quitándole al mulato su manjar de los labios, me levanté
nerviosamente y me coloque en posición de cabalgar. Abriendo con los dedos los
labios de mi intimidad, traté de abarcar con mi "sonrisa vertical", todo el
calibre de la enorme cabeza, lo que parecía imposible. El negro dirigió su
miembro con la mano y engarzó, yo me deslicé hacia abajo, entre gritos
desgarradores, no de dolor sino de placer, hasta sentir sus testículos
apretados contra mis nalgas. Inmediatamente el miembro del mulato se
contorsionó ágilmente al tope de mi dilatada y rebosante vulva, mientras tanto
Rober que se había apropiado de mi trasero, acuclillado a horcajadas detrás de
mí, luego de acomodarme, ya me tenía conectada por el ano nuevamente. Yo
cabalgaba rabiosamente sobre Bernabé y ambos aprovechaban la frenética
fricción, mientras tanto Pepo, a quién le estaba dando una efusiva mamada,
completaba el triplete. Los cuatro amancebados, nos sacudíamos como posesos.



Un ruido hecho por alguna persona nos detuvo, algo así como
un tropezón. Grande fue nuestra sorpresa al constatar que se trataba de sor
María Gracia que había regresado al albergue inquieta por el mensaje que le
dejé en su celular, nos había estado observando durante largo rato. En ese
momento me resultó difícil comprender como una persona de su capacidad, pudo
cometer un error tan elemental, como el de evidenciar su presencia en
circunstancias sumamente riesgosas.




Ya nos cagamos, es la madre superiora. -Dijo Rober.



No hay que dejarla escapar, anda tú Pepo que eres su
engreído, y ve como la dominas. -Recomendó Bernabé.




Pepo dejó su placentero emplazamiento y velozmente acudió a
la caza de sor María Gracia, logrando alcanzarla en el lobby contiguo. La
capturó de un salto felino, juntos cayeron sobre un gran diván de cuero. Él
quedó montado sobre el cuerpo estático de la religiosa.




Pepo cuidado con lo que haces. Te has metido en un
aprieto. Te exijo respeto, no olvides que has sido como a un hijo para mí.



Shshshshshshiiiiiiiiiii, cállese madrecita, yo no quiero
hacerle nada, pero que ellos no se den cuenta. Son unos enfermos y le pueden
hacer daño. Ya no tienen nada que perder, después de ésta nos vamos a fugar
los tres.



Pero muchacho respétame, estás montado encima de mí,
desnudo y en un estado de excitación salvaje. Hazlo aunque sea por mis años,
puedo ser más que tu madre. -Dijo la sor bajando los pies del diván.



Si madre, pero usted explíqueme ahora ¿como es que tiene
el calzón en el tobillo? -Le susurró Pepo al oído.



Ya Pepo no me avergüences más, no quiero que me repitas
esa pregunta, por lo menos ten piedad de mis consagrados hábitos.



Bueno madrecita, pero déjeme esconderlo para que los
otros muchachos no lo vean.



¡Pero madre, si lo tiene empapado! -Dijo al intentar
sacarlo.



Uuuuyyyyyyyyyy ¡Madrecita, que rico le huele el sexo!
–Añadió, luego de llevarse la prenda íntima a la cara y olfatearla
extasiado.



P, pe, pe, pero hijo, debes comprender que las religiosas
no somos de piedra, no me juzgues con tanto rigor.




El nerviosismo y desasosiego de sor María Gracia ya eran
evidentes. Sus pechos saltaban agitadamente al compás de su respiración, tal
vez empezaba a imaginar el pecaminoso desenlace.




Pero madrecita, si se la meto ahora la culpa no sería
suya. Por favor, déjeme ponérsela aunque sea por encimita. -Simultáneamente
a sus palabras, subió la mano por entre las piernas de la monja, hasta
tocarle la intimidad y constatar su excitación.



Niño, ¿que me estas haciendo?, no seas insolente, como
osas tocarme en esa forma.



Madre no sea malita, usted también está quemando, afloje
aunque sea un poquito, ¿si?, se lo prometo, déjeme meterle solo la puntita y
nada mas. -Mientras le hablaba, no dejaba de acariciarle el erecto
cuerpecillo clitorial.



¡No!, estás loco, no, no, no, hijo mío no, NO, NO, NO.
-Pepo no se detenía, seguía levantándole el vuelo del hábito, hasta dejar a
la vista la frondosa mata pélvica de la excitada monjita, su rebose era
caudaloso y le chorreaba por entre las piernas, que no las había juntado a
pesar de su negativa.



Si madrecita, déjese poner la cabecita ¿si?, ya pues,
aflójese un poquito. -Le suplicaba, al tiempo que se iba colocando en
posición.



Pero Pepo, Pepo por favor, tienes que prometerme que será
solo la puntita, que solo me pondrás el cabezón en el orificio, sin meterlo.



¡Ay!, pero despacito, júrame que me lo harás despacito.
-Aún indecisa, separaba ligeramente los muslos, allanándose a los ruegos.




Pepo la empitona gracias al momento de debilidad y
aprovecha la soterrada complicidad de la religiosa. La promesa fue quebrantada
al instante, resultó imposible evitar la penetración. La cavidad genital de
sor María Gracia estaba tan ávida, que lejos de ofrecer alguna resistencia,
involuntariamente engulló el erecto miembro que resbaló fácilmente hasta el
tope, debido a la pronunciada dilatación vaginal y a la gran descarga de
lubricación acumulada en el orificio de entrada. La monjita con sus continuos
ayes se encargó de mantener el gran enigma ¿Estaría gozando ó sufriendo
aquellos embates?, se preguntarían los demás, solo ellos dos conocían la
verdad, hasta ese momento.




Pepo, Pepo muchacho del demonio, saca, ¡ay! saca, saca
ya, ¡ay! sácamela que me quema, cumple tu palabra.



Madrecita, perdón pero se le ha escurrido sin querer, es
que estaba tan mojadita, ¡ay!, pero que rica está, la siento calientita.



¡Ay! Pepo, solo el cabezón, ¡ay!, tu me prometiste que
solo meterías el cabezón, ¡ay!, y ya me la has clavado completita.



¡Ay!, maldito, maldito que me haces, ¡ay!, sácame el
dedo, ¡ay!, sácame el dedo del culo, y deja, ¡ay!, deja de menearte en esa
forma endemoniada.



Madre, pero madrecita, usted también está moviendo el
culo bien rico.



Pero animal, ¡ay!, es que me quema, ¡ay!, es que no
comprendes que me quema, animal, ¡ay, ha, ha, ay, ho, ay, no, no, si, si!,
¡ay, ay!, maldito sacrílego, te vas a condenar si sigues fornicándome en esa
forma tan salvaje. Ay, ay, ay, ay , ay.



¿Que haces criatura?, ¡no!, ya no te salgas, ¡ay!, el
pecado ya ha sido consumado, sigue, sigue, así, ¡ay! peccatum consummatum
est, ¡ay!, si, si, sigue, ¿ay! así, la iglesia ya sabrá como perdonarnos,
si, si, si, más, más, que me quema, ¡ay!, sacude, sacude más, ¡ay!, me
quema, sacude mas, ¡ay!




La veterana religiosa fue presa del desenfreno y en un
arrebato de insensatez tomó la iniciativa y se colocó sobre el muchacho,
cabalgándolo con los vuelos de la sotana completamente levantados, lo montaba
con desesperación, con locura.



Solo ella era capaz de satisfacer su necesidad de mayor
fricción en esa intensidad y se restregaba agitando las caderas con violencia
para cuajar un orgasmo que ya venía incontenible.




Me vas a matar, ¡ay! maldito demonio, si me vas a matar,
¡ay!, el cabezón, ¡ay!, el cabezón, está muy adentro, ¡ay!, me quema, ¡ay!,
que me quema te digo muchacho, ¡ay!, me la sacas, si ya me vengo, ¡ay!, si
ahora si que me la sacas.




En el empeño por calmarse el picor vaginal, la monjita
sacudía las nalgas al viento, dejando a la vista su entreabierto ano al
separarse sus opulentos hemisferios en cada compulsión. Tan provocadora acción
no podía pasar inadvertida para Rober; de inmediato abandonó la oficina
contigua, para sumarse a la nueva pareja, lleno de entusiasmo.



Rober se amaña para buscar la mejor postura y encula con
comodidad a la sor, que completamente fuera de sí, sin detenerse, continuaba
estimulando los dos erectos miembros viriles a la vez, con sus violentas
contorsiones.




El culo, ¡ay!, el otro demonio, ¡ay!, el otro demonio me
enculó, ¡ay!, el culo, ¡ay! que me hacen, ¡ay!, me quema, si, ¡ay!, me
quema, ¡ay!, animales me van ha matar, ¡ay!, si, si, si, si, ha, ha, ha, ya,
ya, ahora si me vengo, ya me la sacan, si, si, si, yaaa, yaaaaaaa,
YAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA.




Un profundo e intenso clímax contenido sabe dios por cuanto
tiempo, gratificó su esmero. Los esfínteres de la monjita se encargaron de
agradecer jubilosos a los dos bienaventurados mancebos.



Los gemidos de placer se confundieron en ambos recintos, en
la oficina de la dirección, doña Inés también estaba gozando un profuso
orgasmo inducido por las esmeradas atenciones de Bernabé y las exclamaciones
de placer de una habitación se escuchaban como el eco del aposento contiguo.
Doña Inés estaba exhausta, su falta de costumbre en estos menesteres le
restaba condiciones para tan excesivo gozo, quedó tendida en el sofá,
salpicada de semen y saturada de placer.



Bernabé que no quería perderse el festín vecino, la dejó
dormitando y se unió al otro grupo. El zambo hizo su aparición en el lobby,
buscando una ubicación, en total erección y con su enorme miembro negro
reluciente por los jugos de doña Inés, La monja al verlo se impresiona y le
baila el ojo en una especie de tic nervioso y amedrentada le ruega:




Por favor, ni se te ocurra meterme esa tremenda verga,
podrías lastimarme.




Marecita, pero si me la chupa no se va ha morir ¿no?
-Dijo el mulato.




La monjita resignadamente accede sin palabras e inicia su
tarea oral con Bernabé, que se tiende placidamente en el diván de cuero;
mientras tanto Rober aún la tiene a cuatro patas, conectada por el culo.


Pepo se escabulle al otro recinto para no sentirse
comprometido con lo que le pudieran hacer sus compañeros a la religiosa.



La monjita fue agarrando confianza con la pieza de Bernabé
y conforme la chupaba le tomaba el gusto. A Rober no le quedaba duda de eso,
por que las pulsaciones anales que sentía eran cada vez mas intensas y la
madrecita ya iniciaba un discreto meneito.



Rober castigó los exuberantes glúteos de la superiora, con
fuertes nalgadas, sacudiéndolos y dándoles un intenso rubor.




¡Madre no sea tan arrecha!, acaba de venirse como una
perra y ya está moviendo el culo otra vez.




La monja sin chistar, aceleraba la cadencia, conforme se le
iba agitando la respiración.



Rober posa una de sus manos en la rebosante vulva y vuelve
a pegar, esta vez con mayor energía, la monja deja sentir leves gemidos.




¡Madre no sea tan puta!, tiene la cresta parada y
se le está chorreando el jugo de marisco.




Sor María Gracia mientras chupaba, levantó la vista hacia
los ojos de Bernabé y sin palabras, con la mirada vidriosa y suplicante,
parecía pedirle que se olvide del rechazo inicial y que ahora manifieste toda
su irreverencia.


La cadencia se estaba tornando endemoniada, agitaba las
caderas con violencia y succionaba el miembro de Bernabé con delirio.




No, como me vas a meter todo esto, ¡no!, no creo que
pueda aguantarla, pero si es enorme, y tan negra, ¡ay!, y tan cabezona,
¡ay!, no podré, ¡ay! muchacho pero si pareces un caballo. -Y continuaba
chupándosela a Bernabé y meneándole el culo a Rober.



¡Ay!, si me la metes me matas, ¡ay!, ¿no lo crees?, ¡ay!,
dios mío, ¡ay!, me matarías, estoy segura que me matarías, ¿no es verdad? -Y
se la volvía a meter a la boca y Rober gratificándose de relancina.



¡Ay!, negro prométeme, ¡ay!, prométeme que solo me
meterás el cabezón, ¡tu crees que me entre toda, ¡ay no!, mejor solo el
cabezón.



¿Tu crees que me entre todo esto?, ¡ay!, pero si eres una
bestia, ¡ay!, bestia, ¿me podrá entrar entera? ó ¿solo el cabezón?, ¡ay!,
negro júrame que solo me meterás el cabezón, júramelo negro, júramelo.




Nuevamente fue presa del descontrol y se atrevió a una
nueva iniciativa. Hizo el ademán de querer incorporarse y Rober la secundó, se
acuclilló retadora colocando su orificio vulvario al alcance de Bernabé quién
no atinó a adherirse al sobreentendido ruego. La monja impulsada por la
impaciencia, guió con sus manos la penetración del gran mimbro que lo devoró
por completo, Rober que la mantenía conectada por el culo, la acompañó en el
descenso, hasta dejarla empalada hasta el tope.



Rober reinicia la feroz zurra, mediante violentas nalgadas,
la monja gime ruidosamente pero asimila bien el castigo, lejos de
amedrentarla, al enardece y reinicia sus endemoniadas sacudidas de cadera,
tiene a los dos muchachos al borde de la eyaculación y ella ya no puede
contener su placer.



En la habitación contigua, doña Inés preocupada por el
alboroto, le pregunta a Pepo por la seguridad de la madre superiora, Pepo
intenta tranquilizarla y le responde que solo estaban tratando de persuadirla
para que no los delate. Doña Inés cree que ella puede contribuir a ese fin y
evitarle mayores sufrimientos a la religiosa. Intenta acercarse y se detiene
presa de una fuerte impresión. Sus ojos consiguen captar a la gozosa madre
superiora cabalgando sobre el gran miembro de Bernabé y simultáneamente
enculada por Rober.


Registra el momento preciso en que los tres estaban
alcanzando el tremendo clímax, al unísono, entre gritos y diabólicas
contorsiones.



La lúbrica visión, colmada de apasionamiento y morbo,
despierta nuevamente los deseos carnales de ambos, doña Inés, sin pedir
permiso, se encula solita en el erecto miembro de su afortunado ocasional
acompañante y ambos gozan de el último polvo de ese día.



El ruido del motor de un auto los regresa a la realidad, se
trata del transporte de sor María Gracia que ha ingresado a las instalaciones
del orfanato, tal vez por impaciencia del conductor, preocupado por la demora.
Ante la incertidumbre, los vándalos optan por la retirada, se visten con
prisa, dejando tirados sobre el piso los uniformes con los que se habían
caracterizado y se dan a la fuga por un escape posterior.



La directora desde el acceso principal, hace una señal
conocida al conductor, para que estacione el auto y la espere. Ambas damas
tratan de aprovechar el corto tiempo que les queda, a fin de concertar
versiones sin levantar sospechas. Con prisa y nerviosamente, acuerdan mantener
lo ocurrido en absoluta reserva, concluyen que denunciar el asunto daría lugar
a comprometedoras indagaciones que podrían resultar perjudiciales para ellas
mismas. Dada su reputación y jerarquía, no permitirían jamás que el embarazoso
asunto trascienda a la opinión pública.



Tratando de arreglarse raudamente lo mejor posible, para
que el conductor no tenga la menor sospecha de lo ocurrido, la madre superiora
desliza un inoportuno comentario, en su afán de sacar ventaja a doña Inés y
quedar como una victima de lo ocurrido.




No se preocupe doña Inés, seré absolutamente solidaria
con usted, no obstante que en mi caso se trató de una auténtica violación.



¿Está segura de lo que dice madre?, ¿entonces como me
explica su apasionada rotación de culo, en tan aberrante circunstancia?




Ambas rompieron a reír y se abrazaron efusivamente, dando
inicio a partir de ese momento, a una más profunda e íntima amistad.




No sabemos querida madrecita como les irá a estos pobres
muchachos fuera del orfanato, talvez mas adelante tengamos que prodigarnos
tratando de lograr su total readaptación social.



¿Usted cree doña Inés que llegue a suceder eso? Pero,
¿donde sería?, ¿Dónde llevaríamos a cabo esa abnegada labor?, por que estoy
segura que estos chicos ya no querrán regresar a este lugar.



Yo podría poner a su disposición mi casa de campo, donde
tendríamos absoluta reserva y discreción; eso si, a condición que usted no
deje de participar de las piadosas sesiones humanitarias.



Ni lo dude, desde ahora comprometo gustosamente mi
decidida participación, después de todo, mi vocación principal es la ayuda
al prójimo, sin importar los sacrificios o los riesgos que una tenga que
afrontar.




Y nuevamente se echaron a reír nerviosamente, pero sin
perder la esperanza.



OCTOPUSI 09/03/04.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 2
Media de votos: 10.00





Relato: Solo la puntita
Leida: 7575veces
Tiempo de lectura: 23minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis