webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Rituales sexuales


 


Relato: Rituales sexuales

  

Cuando acepté aquel trabajo no era consciente de los riesgos
que entrañaba. Debía iniciar el estudio antropológico de una tribu que había
sido recientemente descubierta en el centro de África, en una selva virgen. La
Universidad en donde daba clases había decidido que era mejor que me tomara esas
"vacaciones" para recuperarme de la separación de mi esposa, que había sido muy
traumática, quedándome yo con nuestros dos hijos: Pablo y Alicia, de 11 y 12
años respectivamente. Yo por entonces tenia 35 años, y estaba de bastante buen
ver.



Como solamente íbamos a estar un mes allí, me lleve a los chicos conmigo, para
que vivieran una experiencia única en la naturaleza mas salvaje. No pude
imaginar cuán única sería...



Nos instalamos al lado de su campamento. Eran una gente muy reservada, ya que no
conocían a los hombres blancos, y se sabia poco de ellos. Vivian en chozas
comunales y no parecían peligrosos. Se habían mostrado siempre muy reservados,
pero también curiosos por la novedad que aparecía ante ellos. Nosotros éramos
cinco personas. Otra antropóloga mas mayor que yo, de unos 40 años, los chicos y
yo.



Para integrarnos con ellos adoptamos algunas de sus costumbres, como ir
desnudos. En casa siempre habíamos sido reservados, y al principio nos costo un
poco. Tuve que explicarles que era natural, aunque en la ciudad no lo hacíamos,
y que era muy cómodo además. Al principio evitábamos encontrarnos incluso, para
no vernos, pero nos fuimos acostumbrando, aunque algunas veces no podíamos
evitar estar medio empalmados, y era un poco de compromiso. Al indígena le tuve
que llamar la atención, porque lo pille empalmado delante de los chicos, que le
miraban al rabo alucinando.



A los pocos días ya estábamos muy integrados, y ellos habían cogido confianza y
nos miraban con todo el descaro del mundo, iniciando tímidos acercamientos. Mis
hijos lo llevaron bien, estaban siempre con nosotros, pero habían jugado con
chicos de la aldea, siempre a mi vista, y parecían estar pasándoselo en grande.




Conseguimos comprender que los indígenas nos estaban pidiendo ayuda. Llegué a
entender que algunos habían muerto, y que muchos no aparentaban buena salud. Me
llevaron a una tienda apartada, donde una pareja, una mujer y un hombre jóvenes,
permanecían en la cama. Estaban muy enfermos, casi moribundos. Enseguida me di
cuenta de lo que buscaban en nosotros, y la doctora y yo comenzamos a
reconocerlos inmediatamente. Tras observar sus genitales no tuvimos duda:
sífilis. Seguramente algún miembro de la expedición que les había descubierto
había follado con alguna mujer de la tribu, contagiándole la enfermedad, y
parecía que haber bastantes afectados. Inmediatamente distribuimos pequeñas
dosis de penicilina de nuestro muy bien surtido botiquín que habíamos traído.
Acertamos al distribuir al dosis, ya que a la semana o diez días, la aldea había
recuperado una alegría tremenda. Todos se encontraban mucho mejor, incluso los
moribundos. La penicilina les había hecho un efecto fulminante, ya que nunca
habían estado expuestos a ningún medicamento.



Su relación cambio radicalmente con nosotros, pasaron a considerarnos una
especie de grandes magos. Esto distorsionaba un poco mi estudio, pero
seguramente nos permitiría participar mas activamente de su vida social.



La sorpresa me la lleve cuando, al entrar un día en la aldea, me encontré a una
pareja follando en la tienda comunal, a la vista de todos, chicos y mayores, que
actuaban con total normalidad. Yo también lo intente, pero me era imposible de
abstraerme. Estaban a la vista de unas cincuenta personas, y actuaban con una
libertad total. El chico la estaba montando a cuatro patas, y la mujer, mucho
mas mayor que el, gemía sin cortarse en absoluto. Al momento la escena me
comenzó a provocar una erección. Vi que otros hombres mostraban sus erecciones
sin ningún pudor, permaneciendo sentados o andando sin darle mayor importancia.
Un hombre mayor se hacía una paja mientras miraba la escena. Cuando estuvo a
punto de correrse, avisó a los demás y me quedé pasmado al ver que una chica
joven se acercaba y ponía su boca a la altura de la pija. El chorro blanco de
esperma salió disparado directamente a la boca de la muchacha, que estaba
abierta. Es más, cuando terminó de salir la espesa guasca, la mujer tomó el rabo
al hombre y se puso a chupárselo para tragarse todos los restos.



Mi polla siguió irguiéndose, y provocando las miradas de la gente, ya que estoy
operado de fimosis y ninguno de ellos lo estaba, así que veían mi rabo un poco
raro. De repente vi que mis hijos estaban allí también, sentados con los demás
de la aldea. Me habían visto llegar y me miraban boquiabiertos. Pablo se tapaba
con las manos la erección que presentaba, pero el chico que estaba sentado entre
ellos dos, de unos catorce años, estaba sentado mostrando su polla totalmente
erecta sin ningún recato, incluso rascándose los huevos de vez en cuando. Me
violento un poco ver aquel rabo dispuesto tan cerca de Alicia, que miraba de
reojo hacia todos los sitios para evitar verme.



Decidí comportarme normalmente y les salude al entrar. La pareja que follaba
termino entre grandes gemidos. Ella permaneció un rato con las piernas hacia
arriba. Es una práctica aconsejada algunas veces para retener el semen dentro y
favorecer su evolución para quedarse preñada. La mujer era bastante mayor, así
que no creo que ya pudiera tener hijos, no lo sabia en aquel momento.



Empecé a observar que los ritos sexuales tenían mucha importancia para aquella
gente. No parecían tener ningún pudor en hacerlo abiertamente. Las relaciones
homosexuales también eran frecuentes, y las parejas que se formaban eran de lo
mas dispares.



Los cortejos eran cortos. Solamente había que mostrar la predisposición. En una
ocasión vi a un abuelo de la tribu dándole a mamar el rabo a un niño. A nosotros
no nos tocaban, no lo habían hecho todavía, porque nos veían muy diferentes.
Estaban tan agradecidos por haberlos curado que nos iban a considerar miembros
honorarios de la tribu, y tenían un rito para eso.



Los jóvenes pasaban las típicas ceremonias de iniciación en la pubertad. Pero
para nosotros no habría pruebas Éramos miembros de pleno derecho porque habíamos
demostrado nuestra sabiduría al curarlos. Me imaginé que las pruebas de los
chicos incluiría algún tipo de iniciación sexual, pero no podíamos negarnos a
ello, de seguro ofenderíamos sobremanera a la tribu. Además, como experimento
sociológico era impresionante. Por otra parte, la doctora estaba encantada ante
la posibilidad de poder follar.



El día fijado para la iniciación los chicos salieron a cazar una gacela, como
prueba de madurez. Mi hijo iba con ellos. Se estaba convirtiendo en un autentico
salvaje. Alicia también. Me ponía enfermo verla despatarrada por todos sitios,
enseñándole el coño a todo el mundo, pero la chica lo veía ya como algo muy
normal. Alguna vez sorprendí a alguno mirándoselo directamente, y me daba pánico
que nos perdieran el respeto y ocurriera algo.



Cuando volvieron los chicos con la gacela muerta empezó la fiesta. Todos
estábamos reunidos, bebiendo un aguardiente que fabrican fermentando hierbas,
bastante fuerte. La siguiente fase del rito nos dejo helados. Los chicos tenían
prohibido tocarse y pajearse hasta ese momento, de hecho a mi me había llamado
la atención que aunque mostraban erecciones, no se pajeaban ni follaban ni nada.
Si que vi como alguno se la mamaba a algún hombre adulto, pero nada más.



El jefe de la tribu dijo algo, y los chicos empezaron a pajearse allí, delante
de todos. Pablo no parecía estar nada cortado, y se masturbaba orgulloso, porque
era de los mayores y tenia un rabo bastante grande para su edad. En un momento
me quedé helado. Uno de los chicos mayores se inclino sobre la gacela y la
folló. Así, directamente. Le metió el rabo en el conejo y le empezó a dar
enculadas, delante de todos. Cuando se la saco se acerco al jefe, enseñándole el
rabo, el jefe dijo algo y todos aclamaron. Vimos que el chico mostraba el rabo
corrido, con semen, y que el jefe confirmaba que era un hombre, que había echado
la primera lechada...



Inmediatamente ocupo su lugar otro chico, y luego otro, y otro, así hasta los
seis jóvenes. Mi hijo resulto ser un buen follador. Se corrió enseguida, con
fuertes enculadas y un gemido de placer que dio con su voz que aún era de niño,
y sacó la verga llena de semen. El ritual exigía que se le enseñara al jefe y al
padre en la ceremonia, así que me vi mirando la polla de mi hijo, llena de semen
de otros tíos y después de haberse tirado a la gacela, y todo esto con el rabo
totalmente tieso.



Una de las chicas jóvenes que no participaba en la ceremonia, de unos diez años,
se me acercó y empezó a  acariciar mi pito. Pasó así un tiempo murmurando
cosas en su dialecto. Nadie decía nada. Nadie daba muestras de desaprobación. Mi
pija fue endureciéndose hasta alcanzar el máximo. Fue cuando la niña se metió mi
polla en la boca, delante de todo el mundo. La gente me animaba. La doctora se
acercó y me dijo que estaban pidiendo que me moviera y que tocara a la niña. Yo
alucinaba con lo que aquella criatura me estaba haciendo. Fue una de las mejores
mamadas que me habían hecho. Cuando estaba a punto de correrme, presa del morbo,
el jefe me indicó que siguiera, y le largué una corrida sensacional dentro de su
boca. La chica se lo tragó todo, dejándome el rabo limpio totalmente. Mi corrida
fue celebrada también por todos. Al parecer tenían la creencia que el semen
contenía todas las esencias del ser. Sobre todo la sabiduría, y que si se lo
daban a beber a los niños, estos serian mas sabios. Era por este motivo por el
que, prácticamente, ordeñaban a los mas viejos, porque se les consideraba mas
sabios. En cuanto alguno la tenia dura, enseguida tenia a un niñato
comiéndosela. El jefe me indico que la chica que me la había comido era su hija,
y que me iba ha hacer el honor de corresponderle. Como Pablo ya había iniciado
la ceremonia, no se le consideraba ya apto para beber semen. Alicia si era
considerada apta, y el jefe la llamó, levantando su traje de ceremonia y
mostrando una buena erección y un pito bastante gordo, con el capullo muy
desarrollado. Quise decirle que se detuviera, pero la doctora me dijo que ni se
me ocurriera porque eso ofendería sobremanera al jefe. Alicia se acercó con
timidez y le agarró el rabo. Lo masajeó un ratito y cerró los ojos al metérselo
en la boca con dureza. El jefe dio un respingo y le indicó que fuera despacio,
le hizo unos cariños en los rubios cabellos y le dijo con gestos que le pasara
la lengua por la pija y luego le comiera el capullo. Ver a mi hija de 12 años
comiéndole el rabo a un abuelo me produjo una sensación extraña. Además tenía
que tragarse el semen que le diera. Pero la empalmada no se me bajaba para
nada...



Los chicos ahora descansaban. Algunos se pajeaban, como para recuperar tanto
tiempo sin hacer algo tan placentero. Todavía no vi a ninguno follar, pero casi
todos los hombres se pajeaban, entre ellos Pablo, que se hizo su primera paja
viendo la mamada de Alicia y después la leche que se escurría por el conejo de
la gacela.



El jefe se corrió empujando la cabeza de Alicia hacia él. Ella al principio se
atragantó, pero no dejó escapar ni una gota. Se lo tragó todo y limpió el pene
después con gran maestría. Cuando termino el jefe me hizo un gesto con la mano,
indicando que lo había pasado bien, que mi hija era buena mamadora. Yo me quede
pensativo. Hasta ahora podría haber hecho que todas las mujeres de la tribu me
la chuparan. No sabia si Pablo y Alicia ya lo habían hecho antes y habían
probado el semen de toda aquella gente. No quería saberlo....



Ahora era el turno de las chicas. Correspondía al jefe desvirgarlas a todas, a
las seis, incluida a su hija. Vi como se desarrollaba la escena. Se pusieran
todas a cuatro patas, incluida Alicia, cuyas nalgas yo podía ver perfectamente,
a unos metros, totalmente blancas en comparación con el resto. Mi pito volvió a
endurecerse. El jefe se acercó mientras se acariciaba la polla y untando en el
conejito de las chicas un liquido. Las vírgenes eran del jefe. Empezó la follada
con una bastante gordita, de unos once años. Fue muy cuidadoso y le dilato bien
el conejo, la polla del jefe entro con suavidad en aquella cueva virgen, ante
toda la aldea. El jefe la enculó a cuatro patas unos instantes, mientras la
gente volvía a darse fiesta. Ahora había parejas follando y masturbándose por
todos sitios. Un niño de unos ocho años se acercó y me chupó el pito otra vez en
ese momento.



Enseguida el jefe le sacó la dura picha a la gordita y se la puso detrás de
otra. Vi que el hombre tenia que desvirgarlas, pero no tenia que correrse. La
ultima fue su hija. Estaba en último lugar porque el semen del jefe, el hombre
mas sabio, era el mas deseado, y el le iba a dar su regalo a su hija.



También fue cuidadoso con ella. También a cuatro patas, pero dejo que fuera ella
quien le guiara el rabo y controlara la clavada. Cuando estuvo dentro dejo que
la vagina se acostumbrara al nuevo tamaño, como con el resto de las chicas. Esta
vez su metesaca era más rápido, no quería su hija sufriera mucho rato. Metió su
pija mas fuerte y gimió, derramando su leche dentro del coñito. Cuando la
desmonto enseño orgulloso su rabo desinflado y cubierto de jugos, y el conejo
dilatado de la chica, con gran fiesta por parte de todos. Pasó la lengua por el
sexo de su hija. Eso significaba que el coño tenía la bendición real de por vida



Llegaba el turno de los chicos. Todos tenían sus pollas duras de nuevo, y se las
acariciaban muy suave ante lo que venia ahora. Las tías seguían a cuatro patas.



Al parecer, lo chicos elegían a la chica que más les gustara. El que escogió a
Alicia no me gusto nada. Era de los mayores, unos 14 años, y era un tío grande y
fuerte. Tenia una de las pollas mas grandes de los jóvenes. Vi claramente como
el gran pito entraba en mi hija y como ella gemía y se la acomodaba para tenerla
dentro sin problemas. El chico gimió cuando sintió la humedad de ella
envolviéndole el sexo. Empezó a follársela muy fuerte, tanto que se le salió la
polla algunas veces, hasta que comprendió cómo tenia que moverse. Alicia tuvo su
primer orgasmo en ese momento, y el chico se fue dentro de ella, dejando su
semen dentro.



Pablo resultó un buen semental. Vi como se tiraba a una muchacha a cuatro patas.
Era buena hembra, de unos 13 años, pero con un conejito bien formado y abultado.
Vi como situaba su rabo en la entrada del coño y como apretaba el culo para
clavársela a la tía. Lo hizo despacio, sin parar de gemir del gusto que le daba.
Llegó un momento en el que su rabo de 15 cms pareció ser absorbido hacia dentro,
y su pelvis empujada hacia la chica. Su respiración se aceleró, diciendo lo
bueno que era eso. Sus clavadas eran cortas, lo que hizo que no se saliera ni
una sola vez. La primera follada de mi hijo fue un éxito completo. La chica se
corrió y el fue una auténtica taladradora, la dejo bien llena de semen. Según
los tíos terminaban el polvo, se entendía que ya eran adultos, y podían hacer lo
que quisieran. El tío con el rabo mas grande del campamento, un chaval de 17 o
18 años que lucia un rabo de unos 21 cms se acercó a la doctora, con el aparato
mirándole directamente. Ella ni abrió la boca. Se dio la vuelta y le ofreció la
vagina. El tío se puso tras ella y comenzó a trabajárselo, para prepararlo. La
muy cerda casi gritaba cuando el tío le metió dos dedos, y después cuatro, pero
el tío los sacaba tan brillantes que no se podía negar que estaba lubricando
como una puta. El chico resultó ser muy bueno manejando su aparato: La doctora
jadeaba muy fuerte, la clavada duró bastante, y la doctora debió correrse tres
veces. La corrida del tío fue bestial, derribando a la doctora, que dio con las
tetas y la cara en el suelo. Cuando el tío se salió, el coño de ella permaneció
abierto un momento, por lo que había tenido dentro.



Vi como algunos chicos empezaban a ofrecer su culo. Se acercó a mí uno que
tendría 11 años o así, y se me puso delante, también a cuatro patas,
ofreciéndome un ojete tierno y dejando ver su colita y sus huevos sin pelos
colgando. Vi cómo mi hijo era requerido también por otro chico de unos 15 años.
Tenia la polla pequeña, pero unos huevos enormes. Seguro que lo iba a dejar
lleno de semen. El chico fue cuidadoso con él. Le trabajo un rato, se lo chupó
un tiempo mientras el rabo de Pablo se veía entre las piernas totalmente
endurecido de nuevo. Le metió la picha suavemente y lo fue follando despacio,
cosa que no evitó que su cara hiciera muecas de dolor continuamente. Aguantó
bien la follada, aunque perdió la erección, imagino que como consecuencia del
dolor.



La fiesta termino muy tarde, y mis hijos ya no vinieron a dormir a nuestro
campamento. Se quedaron en la aldea, y al día siguiente, cuando fui a buscarlos,
los encontré durmiendo abrazados. Alicia tenia el coño muy dilatado, con
abundante esperma seco manchándolo por fuera y por el interior de las piernas.
El pene de Pablo estaba como irritado, y su culo también aparecía con rastros de
semen seco.



El día de la despedida llego y tuvimos que hacer las maletas para volver a la
civilización. La despedida fue brutal, con una gran fiesta que siempre
recordaremos (En la fiesta, el jefe le metió la pija a Pablo, me la chuparon
casi todas las niñas pequeñas de la aldea y tuve mi último polvo con la doctora,
y no menos de 16 personas deben haber acabado en la boca de mi hija). En el
viaje pacté con la doctora que esto seria un secreto entre nosotros.



Mi relación con mis hijos cambio radicalmente. Pasamos a ser una familia mucho
mas abierta. Seguimos durante mucho tiempo follando entre nosotros tres. No lo
habíamos pensado, pero la noche que volvimos a casa, y estando yo ya en la cama,
mi hija vino a mi cuarto desnuda. Actuó como hacían los de la tribu, dejándome
claro que quería follar. Había adoptado su forma de actuar. Se sentó en la cama
con las piernas abiertas y tocándose el conejo. Yo me destape, dormía desnudo, y
deje mi rabo a su alcance. Lo agarro y empezó a mamármelo, dedicándome una de
las mejores mamadas de las que he disfrutado, y se puso a cuatro patas delante
mío, ofreciéndome su conejo. Yo le dije que había también otras formas de
hacerlo, que también daban mucho gusto, ya que solamente habían follado a cuatro
patas o en la postura del misionero. Le dije que se sentara encima mío,
controlando ella la clavada. Así lo hizo, metiéndose mi pito sin ninguna
dificultad. Empezó a moverse arriba y abajo, disfrutando del gusto que le daba
controlar ella la velocidad y la profundidad de la follada. Así estábamos cuando
Pablo entro, ya que estábamos con la puerta abierta y gimiendo como cerdos, y se
nos quedo mirando alucinado, no sabia que también se podía follar así. Se quito
el calzoncillo que traía y se quedo de pie mirándonos con su pija parada a más
no dar. La escena me calentó tanto que me corrí enseguida, llenando el coño de
mi hija por primera vez con mi leche. Alicia se sacó mi rabo y, aunque estaba
muy caliente aun no se había corrido, se dispuso en la cama para recibir a
Pablo.



El chico no perdió el tiempo, ya había aprendido que las tías recién folladas no
necesitan preparación previa, y se la metió de una atacada. Venia observando que
era bastante duro follando, que le gustaba dar buenas enculadas. Me imagine su
polla flotando entre mi semen dentro del coño de Alicia y como su esperma se
mezclaba con el mío. Ver a mis hijos follando me volvió a calentar muchísimo,
así que participe en la escena a través de Pablo. Me situé detrás de el con el
rabo ya empalmado, y empecé a trabajarle el ojete mientras se seguía tirando a
Alicia. Pablo gemía, y yo notaba como su ano recibía mis dedos dilatándose a su
paso, aunque todavía era bastante estrecho. Le había visto follar mas veces con
aquel chico que lo desvirgo en la fiesta, así que seguramente su culo no hubiera
recibido pollas como la mía, cosa que no ocurría con mi hija.



Puse mi rabo en su culo, y aprovechando su movimiento fui introduciéndole mi
capullo dentro. Pablo gemía, pero su ano respondía bastante bien al ataque de mi
verga. Cuando mis huevos pegaron con los suyos comprendí que la tenia toda
dentro. Empecé a empujar un poco mas, provocando que Pablo se apretara contra
Alicia, montando así un sándwich de lo mas sugerente. Nuestras corridas vinieron
al momento. Al descargar Pablo y note como su ano se apretaba y se aflojaba, y
mi rabo respondió a eso con una gran corrida en lo mas adentro de mi hijo.
Alicia casi gritaba del gusto. Creo que había tenido su primer orgasmo.



Los tres nos hemos convertido en unos amantes extraordinarios, y cuando podemos
intercambiamos fluidos, los tres juntos o por separado. Alguna vez nos visita la
doctora que sabe que en mi casa puede disfrutar de un par de vergas sin
problemas. Siempre nos reclama su ración de semen, aunque prefiere tragarlo que
recibirlo en el coño o en el culo.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 14
Media de votos: 9.07





Relato: Rituales sexuales
Leida: 14864veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis