webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Accidente en la Jungla (3)


 


Relato: Accidente en la Jungla (3)

  

ACCIDENTE EN LA JUNGLA (3)

 

NOTA ACLARATORIA: Dado que los anteriores relatos resultaban poco detallados y
bastante subjetivos -puesto que el comentario de la protagonista dejaba mucho
que desear- esta tercera entrega viene añadida con trozos del diario del Padre
Joaquín, lo cual nos ayudará a ver la historia desde el punto de vista de dos de
los implicados en la trama. Tengo que dar mi agradecimiento a determinado autor
de relatos que me indicó dónde hallar parte del diario del sacerdote, lo cual me
ayudó a desarrollar esta historia.

 

 

 

Rendida en el suelo; estaba rendida al mismo tiempo que supercabreada por lo que
acababa de hacer. Aquellos negros, aquellos salvajes, aquella puta selva... 

¿Que coño me estaba pasando? ¿Cómo me había atrevido a hacer lo que hice con
esos bichos? ¿Cómo he podido caer tan bajo?. Me entraba una rabia que me daban
ganas hasta de arañarme, de arrancarme los pelos, de...

 

Estaba esperando al cuarto. Ya sabeis, me tenía que follar a cuatro negros para
que se les calmara un poco la sed acumulada por estos años de castidad forzada.
Me incorporé, intenté despacharlo corriendo y...

 

Entre la penumbra distinguí una sombra. Una sombra de alguien alto, algo
encorvado y que caminaba con dificultad... Jajajajjaa.... para vosotros,
pervertidos que, seguramente disfruteis de lo putas que lo pasé, os diré
que  si os imaginais a otro energúmeno de esos que venía dispuesto a follarme,
os equivocais: se trataba del padre Joaquín, el misionero.

 

"¿Que ocurre, padre?" -le pregunté-

 

"Nada, hijita, nada.... solo que... "

 

 Hizo una pausa y ví que tragaba saliva con dificultad."...Es que... -continuó.
le costaba hablar- ... a mi me consideran casi como uno más de la tribu y...
-prosiguió- en el sorteo de a ver a quien le toca verter su semilla en tí,
vamos, ya me entiendes, pues, pues..."

 

Hizo un esfuerzo por continuar.

 

"Digame -le insté- ¡¡¡ dígame de una puta vez!!!"."

 

 Era tal mi mosqueo por todo lo que me estaba pasando que al final lo pagaba
siempre con ese jodido cura...

 

...............

 

(Extractos del diario del Padre Joaquín)

 

(.....) Padre Joaquín (...) adopté ese nombre por mi preceptor un hombre santo y
piadoso que (...), pero bien sabe el señor que bajo mi hálito de santidad se
esconde una carne en cuya efervescencia juvenil sufría de arrepentimiento al
derramar su fluido. Sí, nunca conocí hembra. Nunca supe de los misterios de la
carne. ¡Qué menos de los misterios del alma! A veces, al no comprender las cosas
les damos un nombre, las definimos, creyéndonos así que comprendemos el misterio
que se nos escapa (...) No sólo ignoramos, sino que ignoramos que ignoramos, y a
la hora de ignorar, al etiquetar, lo que a unos les supone gloria, a otros nos
supone pecado (...) No he sentido nunca tan cerca una hembra como sentí a mi
madre, pese a que falleció cuando  yo aún era muy joven. He seguido los senderos
del señor desde edad muy temprana, y (...) sus caminos me llevaron a este
poblado. Ahora, aquí, ante ella, posiblemente me hallo ante la mayor prueba
de cómo el demonio usa la tentación para probarme. No sé, estoy tan confuso y
(...)

La conozco y sé quien es; veo poco la prensa, y aun menos la televisión. Quiero
decir, que la veía poco cuando estaba y estoy en algun viaje de regreso a casa.
Pero como los informativos son necesario alimento para quienes, como yo,
procuramos estar alerta de donde se halla el sufrimiento y dolor en el mundo
para salir a combatirlo, a ella la ví varias veces por esa pequeña pantalla.
Llega bastante; es una mujer deliciosa que expira voluptuosidad por donde pasa;
pese a todo, creo descubrir un cierto aire arrogante y prepotente. No sé, no
puedo saberlo, solo asumiré la faceta que de ella me ha enviado el señor. Ella
es mi prueba, mi tentación (...)"

 

"Que yo -prosiguió- era el cuarto afortunado."

 

 ¡Qué estúpida!, ¡Qué engreida!, ¡Qué mal hablada!... blasfemias, insultos, ...
es algo diabólico... con lo modosita que se le vé ante la cámara... desde
luego...

  Basta con que yo le dijera que era el cuarto como para que ella se echara a
reir de forma prepotente , al tiempo que me decía

 

 "JAJAJAJAJAJAJAJAAJA....... No padre, usted no es el
afortunado....jajajajajajajajaa.... la afortunada soy yo...

Ande, no moleste más, marchese y déjeme dormir de una puta vez."

 

Marché indignado... indignado por aquella actitud, por aquella mujer, por
aquella arrogancia. No sé si estaba haciendo bien. Por un lado, la
calentura ya me subía. Pero por otro, pese a todo estaba superando bien la
prueba que Dios me había soltado.

 

Estuve toda la noche reflexionando. No sé que diría o pensaría ella de mí, pero
durante los dos días que llevaba allí siempre  me había tratado despectivamente.
Pese a que el climax sexual se palpaba en el ambiente y yo y mi libido no éramos
ajenos a aquello, despues de lo ocurrido esa tarde (ni siquiera me había dado
las gracias en todo el tiempo que llevaba allí), me podía más la rabia e
indignación que sentía hacia ella que la atracción física o sexual que su cuerpo
pudiera despertar en mí. Reflexionaba, reflexioné mucho esa noche. Era, sin
duda, una enviada del maligno; pero no solo por su impronta lascivia, sino
porque la maldad habitaba en ella. Parecía que, al margen de las formas, no
había en ella nada de humano. Y (....)

 

Así pensé, pensaba y reflexionaba al tiempo que en mis oraciones le pedía a
Dios que me iluminara y me diese comprensión para actuar de la manera más
cristiana durante todo aquel trance. (...)

 

...............

 (De la libreta de notas de "Cristina")

 

  Me libré de una buena... no creí que pudiera hacérmelo con otro
negro asqueroso despues de lo mal que me sentía y el cabreo que tenía conmigo
misma. Menos mal que el cuarto era... el puto cura ese....
jajajajajajjaajaja.... ese viejo que a lo mejor ni se le levanta.

 

Bueno... me hizo gracia el chiste... " No padre, usted no es el afortunado, la
afortunada soy yo... jajajajajjaaa... ande, ande, márchese por ahí a repartir
ostias y bendiciones... jajajajajajajaja.... la verdad es que tengo cada
ocurrencia... hummm... no sé, parece que me ha cambiado el humor. ¿Será poor el
superorgasmo que tuve? ...uffffff no lo quiero ni recordar... todo lo bien que
me supo me produce asco... es como si lo tuviera que hacer con un bicho, con un
animal... uaggggg.... pero mejor no pensar en eso.

 

¿Feliz...?  no sé, me alegró eso, que el cura fuera el premiado. Pese a todo, no
sé porqué, ahora mismo mi moral está por los aires. Estos salvajes no acaban
conmigo. ¿Quienes piensan que soy yo?... jajajajajajajaja.... y encima ese
curita mediando entre nosotros... pues no esta mal, oye... ayyyyy.. se me acaba
de ocurrir una idea que... jajajajajajjajaajjajaa.. espera, voy allá...

...............

 

(Extractos del diario del Padre Joaquín)

 

Me despertó de malas formas. Estaba en mi tienda durmiendo y ella llegó en plena
noche.

"¿Que pasa padre,-me dijo- se ha quedado dormido rezando?... "

"No hija, no... ¿ha sucedido algo? ¿Que hace usted aquí?."

No respondió. La educación en ella brillaba por su ausencia. Me hizo un gesto
para que me incorporara al cual yo respondí.

 

"A ver -me dijo- explíqueme ciertas cosas porque..."

 

Empezó a preguntarme por las costumbres de la tribu. Yo, que aun estaba medio
dormido, hice un esfuerzo por escucharla. Reconozco que no tenía ganas de su
presencia allí, así que intenté responder buenamente a sus preguntas con
el ánimo de que se marchara cuanto antes. 

 

"..sí, ya le digo, si... ellos no son polígamos; es más, cuando el marido de
alguna mujer muere, ellos piensan que el espíritu del difunto aun puede fecundar
a la mujer y..."

 

" ¡Buen argumento para las adúlteras y las putas! -me interrumpió- 
jajajajajajaja."

 

 Me calmé. O al menos lo intenté. Jamás llegué a sentir tanto rencor por alguien
como lo sentía por ella. Que el Señor me perdone pero (...) ¿qué le pasaba? ¿por
qué se interesaba por todo ello? y esa risa... parecía tan... parecía que
el propio diablo se reía a traves de ella desde el mismísimo infierno.

 

Estuve respondiendo a sus preguntas a medida que me daba cuenta que su alegría
iba in crescendo. Me preguntaba adónde pretendía llegar con todo ello hasta que
al final me dió la respuesta.

 

"Ya está, padre, ya está.... jajajaja..... ¡bien!, ¡bien!, ¡bien!... va a tener
usted la oportunidad  de poder sacar a alguien del infierno..."

 

 ¡Del infierno! En esos momentos yo tambien la veía como vecina de tal antro
aunque bajo otro punto de vista.  Seguía  sin entender nada, pero prestaba
atención:

 

"Vale pues... padre, le tomo por marido.... ¡ja! ¿que le parece?."

 

 Aunque me cogió algo aturdido, entendí la idea y ví adonde quería llegar. Entre
los miembros de la tribu, el respeto a la mujer del prójimo era sagrado. Tenía
aquella civilización salvaje, muchas actitudes que nos hacían parecer sociedades
menos salvajes que las nuestras. Sé que en nuestra civilización el adulterio, el
onanismo, la sodomía, la homoxesualidad, etc, está a la orden del día. Allí no,
allí aun había algo que les hacía parecer la sociedad perfecta cristiana sino
fuera porque aun conservan sus supersticiones y ritos.

 

"Pero hija, no entiendo como..." -me dirigió tal mirada de odio que casi me
asusté. No sé, pero tenía un hálito fuerte, una personalidad tan arrolladora que
en esos momentos me dominaba.

 

"¡Déjese de ostias, padre!...Usted no cree en sus ritos, así que nos casamos tal
y como manda la Ley de la tribu y de cara a Dios o a María Santísima no ha
pasado nada..., todo mentira. Usted no tiene que renunciar a nada, solo hacer
esa puta pantomima conmigo y así me dejan en paz esas putas alimañas... o eso
o..."

 

Era asquerosa... era insoportable... era blasfema... era chantajista... era la
mejor carne y la peor sangre que encontré en la tierra.

 

"... o, -prosiguió diciendo- voy a ellos, padre y les digo que usted se corrió
fuera...jajajjajajajajjaa... ya sabe... ¡demonios uhhhhh..... espíritus que se
alimentan de su semen.... uhhhhh...! .... jajajajaa.... a usted se lo cargan.."

 

Callaba, solo callaba. Tenía la mirada en el suelo.; prefería mirar cualquier
gusano de la tierra antes que a ella. Salí de la tienda sin dirigirle la
palabra, ni una mirada siquiera. Esperé un rato; intentaba calmarme, pensaba...


 

En el cielo, el día se asomaba con un hermoso amanecer.(...)

 

...............

(De la libreta de notas de "Cristina")

 

""El cura; ese tipejo que no tiene otra cosa que hacer que venirse a repartir
salmodias entre los negros me ha ayudado. Habló con los de la tribu y, muy a sus
pesares, tuvieron que acceder por mi condición blanca a un matrimonio acorde al
color. Por lo visto, la cosa no fue bien sencilla, pero el puto misionero parece
un buen negociante, sobre todo cuando bajo su cabeza pesa mi amenaza. Le
ofrecieron de todo por que no se uniera conmigo... jajajaja... no sé muy bien
como serán esas complejas leyes y supercherías, pero se van a joder esos
salvajes a partir de ahora. Esto no va a quedar así. ¡Cómo me trataron!... ¡Como
si yo, yo, yo, fuera la puta del pueblo... ! no, no, no, no.... esto no va a
quedar así... me las van a pagar... lo juro...

Y luego ese cura, ese jodido cura... ¿Qué le pasa? ¿porqué se comporta tan
distante conmigo?...jajaja.... seguro que es porque lo pongo bien caliente y
como el pobre no puede pues... jajajajajaja... ese piensa que soy tonta. Lo que
tiene es una calentura conmigo que le va a reventar la polla. Bueno, en una hora
empezará el ritual de boda y... ¡hala, a hacer la pantomima!...""

 

Cuando escribía en mi libreta de notas las anteriores palabras, me llenaba del
optimismo y la seguridad que da la ignorancia. Poco sabía de que las cosas
tomarían un cariz muy distinto del que suponía. Y ahora me arrepiento, me
arrepiento de todo lo que hice, de como me porté con el Padre, con los salvajes,
con todos. Pero debo confesar que ese arrepentimiento no viene fruto del daño
que les pude hacer a ellos, sino del resultado de su venganza contra mí.

 

Según el ritual salvaje, la ceremonia de casamiento eran las danzas, flores,
agasajos, etc. Se hizo esa noche al calor de la hoguera. Ellos brincaban,
bailaban, y, en el fondo se sentían un poco tristes. "¡Que se jodan!" -pensé; su
tristeza era mi felicidad. En cambio, al novio, al padre lo ví serio, bastante
serio. Parecía mosqueado. ¿Mosqueado?.... ello me molestaba un poco. Debería
sentirse orgulloso, complaciente, feliz de que, aunque fuera en broma, una tía
como yo lo hubiese elegido de esposo. "¡Gilipollas!", pensaba... me dirigí a él,
me acerqué un poco al oido y, por hacerle una gracia le susurré..

 

"Padre, no se olvide que en la noche de bodas... jajajajaa... ni tocarme un
pelo.. ¿se imagina lo que podría decirle de usted a estos salvajes? ¿se imagina
lo que podría decir de usted en la televisión cuando vuelva?... jajajajaa..."

 

Él sabía bien a que me refería; el ritual de la boda incluía que los amantes
compartieran durante las tres primeras noches un lecho especial. Se trataba
de una especie de saco de dormir fabricado con pieles y bastante ajustado. En él
cabrían bastante estrechas dos personas, y solo tenía una abertura para sacar
las cabezas. Por lo visto, la chorrada por lo que se habían inventado  aquello
era para evitar que en las tres primeras noches, deambularan  entre los amantes
los espíritus del aire, y que el hálito sexual de los cuerpos no fuese
corrompido por esos diablos o qué sé yo... vamos, que imaginación sí que le
echaban esos putos bichos.

 

Acabamos la fiesta y nos hicieron un pasillo que conducía a nuestra tienda. Abrí
el pliegue que hacía de puerta y pude ver allí en el suelo el susodicho catre
nupcial : Kelembek, le llamaban. Yo ya me iba a meter en él y darle las buenas
noches al padre. Por supuesto, él que durmiera en el suelo o que se fuera por
ahí a masturbar monos. Pero por lo visto no pudo ser, no,  ¡Que va!... los
negros esos estaban aguardando fuera, esperando recibir nuestras ropas para
después asomarse y ver que ambos estábamos juntitos dentro del Kelembek; luego
se marcharían. Eso me dijo el padre. ...JODER.... y "..¿a estos putos gilipollas
que les pasa?... tendrían que haberlos matados a todos... venga, padre, venga...
parece que la pantomima todavía no ha acabado."... me dí la vuelta y me empezé a
desnudar. El misionero ya lo había hecho, y estaba dentro del saco. Afuera de
oía el rumor de los salvajes.

Dentro de la tienda, para joder a los morbosos que leen esto, no había luz, por
lo que el cura no me pudo ver mientras me desvestía. Cogí mis ropas, las arrojé
fuera de la tienda y...

 

...............

 

(Extractos del diario del Padre Joaquín)

 

(...) así fue, Señor como entró y se posó a mi lado tu adversario. La tuve más
cerca que a ninguna mujer aquella noche y, sentí por una vez la dulzura de las
llamas infernales que ebullían por mi bajo vientre... (...) Perdóname, Señor,
perdona mis pensamientos y sentimientos, pero el más humano de los pecados no
llegó a consumar el acto. Era un sitio tan estrecho y apretado. Era un lugar
donde bailaba en el aire cual plaga mortal la fornicación... era mi cuerpo que
respondía a los instintos más grotescos y... era ella. En un principio, mis ojos
descubrieron a través de las sombras su recortada silueta de hembra; sí, mis
ojos y mi imaginación, pues no hay lugar para el pecado que antes no halla
encontrado su asilo en la mente.(...) mientras se adentraba en la estrechez del
lecho, no pude evitarlo, y sentía como su carne rozaba mi cuerpo. Estába tan
apretado que... Al principio introdijo sus piernas... ¡Dios bendito! ¡Cómo pude
notar su olor a hembra, su suave piel tan cerca de mí!... Al deslizarse hacia
dentro, sus pies tocaron accidentalemente aquello que inspiraba mi virilidad y
que se encontraba en perfecta erección. Sentí un cosquilleó, una pasión tal que
sólo ella logró apagar con sus viles palabras

 

"Vaya -dijo- parece que Dios te ha abandonado, ¿eh?... Pues ya sabes, a un lado,
ni tocarme y si estás caliente te haces una paja, pero no salpiques..."

 

Ella en esos momentos no sabía que el Kelembek era analizado por los miembros de
la tribu para ver si se habían vertido restos de semen fuera de la vagina o la
boca. Yo no podía hacerlo. Pero, ¡que me perdone el Señor!, mi excitación
primera se transmutó en odio al oirla hablar así... sentía algo que jamás he
sentido antes con cosa humana. ¿Humana?. Sigo dudando que lo fuera...".

 

Al meterme dentro del Kelembek, ví que el viejo estaba empalmado.Me día cuenta,
porque al deslizar mis piernas por la abertura, mis pies dieron contra su polla.
Tenía una gran polla el curita, sí.   Me hacía gracia. Le advertí que no pensara
ni rozarme, cosa dificil pues estábamos bien enlatados en la mierda aquella. Los
negros de la tribu se asomaron por la tienda. Nos vieron ahí juntitos a los dos,
examinaron nuestras prendas para aseguarse que estábamos desnudos y se fueron...
probrecillos, iban empalmados .... QUE SE JODAN.... QUE SE JODAN.... QUE SE
JODAN...

 

Lo del cura me mosqueaba. Este cabrón -pensaba- podía haberme evitado la mierda
que pasé con estos putos salvajes si se le hubiese ocurrido antes mi idea. Me
encontraba en una posición bastante privileguiada. Sabía que tenía la sartén por
el mango en esos momentos, que era yo la que dominaba la situación, y ello me
animaba. Era como en casa. Jajajaja.. conmigo no puede nadie. Yo soy la que
manda, en la ciudad, en la selva... soy la reina... he nacido para eso...
jajaja.

 

Sin embargo, no pensaba sino en vengarme de todos, para sofocar la rabia que me
hizo sentir toda aquella humillación de los anteriores días,  empezando por el
cura. Así que empezé a moverme un poco. Él se dió la vuelta a un lado para
evitar rozarme más. Sin embargo, sabía que estaba despierto y excitadísimo. Yo
me aproveché de ello. Empezé a quejarme de lo estrecho que me resultaba aquello
y no paraba de moverme mientras suspiraba y gemía... jajajajaaja... empezé a
gemir de una forma provocativa... y seguí moviéndome, y refregando mis pechos
por su espalda, mis muslos por sus piernas, mi coño por su trasero... y gemía,
suspiraba y me quejaba de lo incómodo que se estaba allí... oí como respiraba
agitadamente y se encorvaba. Me dijo que ya se habían ido los salvajes, que ya
podía él salir de allí, que... pero le avisé que si a alguno le daba por
asomarse en plena noche y lo veía fuera del kelembek, la situación sería
peligrosa... no quería que se marchara, lo que quería era provocarlo, joderlo...
el pobre estaba que se salía... jajaja... empezé a hablarle, a decirle lo mal
que lo había pasado... él me pedía que callara y durmiera. Me agarré a la
confesión para que no le quedara otra cosa que escucharme; y tuvo que hacerlo.
.... ví que no podía más... y se las hice pasar más putas. Tuvo que escuchar con
todo lujo de detalles mis actos con los de la tribu... su respiración era
superagitada... sabía que no podía más, pero ni por un momento sentí compasión
por él. A mí me alegraba todo aquello, me sentía cómoda... jajajajajajajaja...
aun hoy no supe valorar las consecuencias que me acarreó todo aquello.

 

Cuando me cansé de joder al cura me quedé dormida. Sólo desperté al día
siguiente. Él ya no se hallaba dentro del lecho, así que salí de aquel sitio, em
vestí y decidí ir a tomar algo de desayuno.

 

Durante todo el paseo, bullía en mi mente la forma de vengarme de aquello. Ese
día estuve tantenado un poco el terreno para ver como reaccionaban los salvajes.
Prácticamente por donde yo pasaba, iba dejándoles mi rastro en forma de
erecciones... aquello les palpitaba. Yo veía que pese al deseo y esfuerzo que
hacían por retenerse, ni uno de ellos me hubiese puesto la mano encima. Empezé a
sentirme cómoda, más cómoda acaso. Era como cuando en televisión ante las
cámaras ponía cachondo a algún televidente que, mirarme sí que podría, pero...
de ese agua no beberás... jajajaja...

 

Al misionero lo ví despues, durante la comida. La verdad es que me aburria un
tanto allá, y pese a escribir alguna que otra cosa en mi libreta de notas (algo
de lo que escribí lo anexo al presente relato), poco tenía que hacer para
entretenerme. De esa forma, la venganza que planeaba no era tan solo para mí un
algo que debiera hacer, sino tambien un punto de escape a esa rutina. Me
sonreía, todo aquello me iba a resultar divertido. Pero mi alegría aun fue mayor
cuando dí en en blanco al relatarme el misionero algo que había acontecido en el
poblado esa misma mañana.

 

Por lo visto, seis individuos de la tribu, de los más jóvenes y fogosos, fueron
pillados "in fraganti" cometiendo actos que iba contra la Ley de ese pueblo. Su
ejecución fue inminente, y el terror supersticioso que invadía aquello (debido a
su creencia por el derrame de semen) no hizo sino aumentar el respeto a mi
persona y evitarme cuanto pudieran.

 

Me reía por dentro. Me invadía el dulce placer de quien se sabe con la victoria
en la mano. Sabía que yo era la que tenía el poder real sobre ellos, la que iba
a decidir sobre su vida, su muerte y sus demonios.

 

Antes de que cayera la tarde, le pedí al padre que enviara a tres o cuatro
salvajes a que rescataran un par de maletas pequeñas que habían quedado entre
los amasijos del avión estrellado. Así lo hicieron. Cuando me las entregaron me
quedé a solas, las abrí y... jajaja... allí estaban mis armas. Tenía pensado
iniciar al día siguiente mi contraataque; ¡se iban a cagar esos!.... jajaja...
pero... pero esa noche aun me quedaba darle caña a alguien; al misionero.

 

Llegó la noche, y él ya se había metido en aquel saco, desnudo, por supuesto. Yo
empezé a desnudarme lentamente mientras le hablaba con malicia. Me desnudaba
mientras cantaba, cantaba como si estuviera haciendo un strip-tease.... Le iba a
dar la noche de su vida al puto cura ese... jajaja...La verdad es que fui un
poco putilla, pero no os pienso contar todo...

 

 

(Extractos del diario del Padre Joaquín).

 

 

Dios bien sabe que nunca pasó por mi mente hacer lo que hice, que nunca me
llegué en mi arrogancia a considerar su brazo justiciero, pero no podía soportar
más todo aquello, sobre todo despues de la segunda noche. Esa vez, pude ver como
en ella el brillo de maldad se reflejaba en sus ojos; sabio es el mal que se
oculta en el espejo de la belleza.(...) al entrar al Kelembek (...) volví,
como la noche anterior, a hacerlo yo primero, y una vez dentro, entré en piadosa
oración. Pero el nivel de concentración en el rezo me fallaba, más cuando ella
me hablaba e intentaba que fijara mi atención entre las sombras que delataban
sus voluptuosas formas. Se hallaba aun fuera, y la oía tararear algo, cantonear.
Arrojó sus ropas a la puerta, y se dispuso a entrar en aquel saco junto a mí.  

 

Lo que a partir de ese instante ocurrió quizá ayude a comprender el transcurso
de los acontecimientos; es por ello por lo que no le hago reparos a la hora de
tener que detallarlo todo(...)

 

Estaba en posición lateral, hacia un lado. Como ya sabeis, la abertura para
entrar allí era un hueco estrecho que servía para sacar la cabeza.. Yo aguardaba
que ella se entrara por mi espalda para evitar así el menor contacto con su
pecaminoso cuerpo. De ahí mi posición de lado. Pero las cosas esa noche iban a
transcurrir para mí peor de lo esperado.

 

Ella entró por donde yo me hallaba de frente. Estaba claro que quería
provocarme. Me quedé quieto, sorprendido, mudo, excitado y no reaccioné cuando
sentí como frente a mí empezó a deslizar sus pies, sus piernas y a introducirlas
lentamente en aquél saco... el contacto era obligado, pero al entrar sus pies de
frente, chocaron de nuevo contra mi miembro en erección. Yo tuve una
convulsión e intenté curvarme, pero ella...  ""Vaya, vaya Padre... parece que
tiene usted algo ahí abajo que le molesta ¿no?... jajajaja..." Ella no evitaba
el contacto, no... sus pies me tocaban aquello mientras seguía diciendo ...
"huy..huy..huy... parece que esto está más grande, según siento, segun
tocoooo... a ver, a ver... " y empezó con sus pies a jugar con mi miembro  "...
jajaja... Padre... lalalalalala.... ¿le gusta?... jajajajaja..."

"¡Pare, por Dios! -le dije- ...¡pare de hacer eso!", al tiempo que con mis manos
cubría mis partes, las cuales se hallaban al borde de un espasmo...

"Pero Padre -decía ella-  no se ponga así, si era solo una bromaaa....
lalalala... jajaja... además, no sé si vamos a estar hoy un poco apretados
aquí... corrase a un lado, Padre.... ¡corrase!, ¡corrase!... jajajajaja...."
 Creía que no podría soportar más aquello. Le pedí que entrara de una vez y se
dejara de (...) . Ella se apoyó sobre mi cabeza "para penetrar bien", decía y
mientras se deslizaba hacia adentro, aprovechando que tenía sus manos sobre mi
cabeza, me puso su parte púbica en plena cara.... Fue una sorpresa que hizo que
el corazón casi me dejara de latir... "¿Que, Padre, le gusta? ... ¿siente como
huele y que matita de pelo rubito hay?... ¿a que nunca ha tenido uno tan
cerca?... jajajaja... ¿le gustaría chuparlo?... jajajaja.." . E intentó frotarse
contra mi cara, pero reaccioné y la volví de un lado, de forma que pude soltar
sus manos de mi cabeza. Aun así, me lo frotó por las mejillas, y entrando,
entrando, tambien tuve que sentir sus senos por mi rostro ... Dios mío.... Dios
mío... como lo pasé...

 

Cuando al fin se halló dentro, conseguí darme la vuelta para evitarla. Estaba
sofocadísimo, era imposible evitar aquello. Iba a reventar. Yo suspiraba y gemía
mientras respiraba agitadamente y ella... ella me hablaba, me hablaba y reía,
seguía moviéndose y rozándose contra mi espalda mientras me decía con voz
demoniacamente lujuriosa .... " ...hmmmm... ahhhh... corrase, Padre, corrase un
poco.... es esto tan estrecho y calentito... corrase, Padre, corrase...".

 

No tengo que añadir que no se cansó de buscar mi ruina en todo el tiempo que
estuvo despierta. Al final, cuando se cansó, quedó dormida; Yo no podía dormir.
Aproveché el instante, la noche y el sueño para salir afuera. No podía soportar
más la presión que tanta líbido acumulada ejercía sobre mi pene. Era algo
terrible. Pensé en quitarme aquello pero eviatndo caer en pensamientos, pues
sabía que con solo un poco que me hiciera, ya me aliviaría la salida de semén.
Me alejé unos pasos de la aldea y me adentré en la espesura. En aquellos
momentos podía en mí más el aliviarme aquello que el temor a las fieras de la
noche. Entre las matas, sentí palabras y ruidos. Me asomé y sorprendí a cinco de
los de la tribu (a los que no pude identificar entre la oscuridad) cometiendo el
acto prohibido entre ellos. Me vieron sorprendidos y asustados. (...) De ellos
no se supo más. Seguramente huyeron. Eran victimas, pero no victimas de la
lascivia, sino de esa maldita mujer del infierno. Y ella lo sabía. Por ello al
día siguiente (...)

 

Seguía con mi plan; al sacerdote lo tenía excitadísimo, y entre los negros, cada
vez quedaban menos. De las maletas que esos salvajes me trajeron, saqué el arma
con el cual iba a darles mi golpe definitivo... Seguro que ellos nunca habían
visto nada igual.

 

Al fondo de una de ellas, entre la ropa se encontraba un juego de ropa interior
que siempre llevaba conmigo por si se me terciaba la ocasión con algún famoso
que ayudara en mi carrera. Era de encaje negro. Liguero, medias, sujetador... y
un salto de cama cortísimo y transparente. tanga ajustado y... ¡vamos!, como
nunca vais a tener la oportunidad de verme vosotros. 

 

Me enfundé las medias, el liguero, me vestí con ello y, ¿sabeis lo que hice?... 
jajaja... pues salir así a dar una vuelta por el poblado.

 

Al verme los de la tribu, se quedaron sorprendidos. Más que sorprendidos,
estupefactos. Los tenía boquiabiertos, con los ojos como órbitas y empalmados.
Al principio, tardaron en reaccionar, pero al poco, al rato, evitarban mirarme.
Pero era más la curiosidad y el deseo entre ellos que su voluntad... jajaja...
algunos se enconvaban, intentaban aliviarse echándose agua sobre sus partes,
echándose a tierra y giminedo mientras se quejaban de la molestosa erección que
les hacía explotar. Nunca creí ver tanto deseo y tanta sangre acumulada en
presíón bajo sus taparrabos. Los pobres... jajaja... no podían ni tocarse, ni
frotarse, ni... 

 

Huían de mí, de mi vista, les resultaba provocativamente insoportable todo
aquello. No sé cuantos caerían aquél día, pero ese "mírame y no me toques" es
algo que de siempre me ha encantado ¿vendrá de ahí mi afición a las cámaras?. No
lo sé. De lo que estoy segura es de cómo me pude divertir ese día a costa de
ellos.

 

 

(Extractos del diario del Padre Joaquín)

 

 

Si todo lo que hasta entonces pasó me parecía el colmo de la provocación, lo de
ese día fue la gota que colmó el vaso. Mi odio (Dios me perdone) crecía hacia
ella paralelo a mi deseo. El sentido de la caridad y la compasión me cabía tan
solo para aquellos pobres salvajes que tan mal lo estaban pasando, y que no
tenía la culpa de que un demonio como aquél se hubiese establecido entre
nosotros. Y ese día ya fue el que decidí dar una lección al demonio en su propio
territorio: en el infierno.

 

Por noche, antes de ir a dormir, hablé con la asamblea de la tribu. Ellos me
habían pedido caridad, que la retuviera o que marchara con ella de ese lugar
porque la situación se les había vuelto insoportable. Yo les pedí tambien
caridad, caridad y ayuda. Debían hacer con ella un ritual de purificación de
sangre para que su raza permaneciera perfecta en la reproducción.

 

Lo que les pedí, en definitiva, era una orgía, una orgía colectiva que sirviera
de lección para ella y aliviará los pesares de ellos. No fue con estas palabras,
pero consistía en una antigua creencia que tenían entre sus leyes y que databa
de (...)..

 

Prefiero apartar los detalles de lo ocurrido durante aquella, mi tercera noche
con ella en el Kelembek. Sólo deciros que incluso llegó al extremo de
masturbarse a mi lado mientras estábamos allí juntos. Pero pronto llegaría el
siguiente día, y ahí....

 

...Me desperté con mal cuerpo. Despues cuando desayuné, no sé que coñó echarían
esos salvajes en la comida que hizo que me retirara a dormir. Tenía sueño. Sólo
cuando desperté supe a qué venía todo aquello. El PUTO CURA ME LA HABIA JUGADO.

 

...............

 

(Extractos del diario del Padre Joaquín)

 

La ví como quedó sobre un artefacto de maderas protegido por pieles. Nunca había
visto usar ese utensilio, e ignoraba para qué servía aquello. Ataron sus
tobillos y la inclinaron hacia adelante. Quedó haciendo un ángulo de 90º, de tal
forma que estaba de espaldas, con el pecho sobre el artefacto, el culo hacia
afuera y las piernas, sin tocar el suelo, entreabiertas y en posición vertical.
Una escuadra. Como seguía aún medio dormida por la droga que había tomado
durante la comida, no nos fue dificil ponerla allá. Lo dificil fue cuando
despertó. "¿Qué pasa aquí? ¿Que coño estais haciendo?.... Padre, ¿Qué coño
significa todo esto?... Jajaja... lo lleva mal, lo lleva muy mal conmigo, usted
no sabe..."

"¡qué!... - le grité- lo mismo que usted puede contar lo que quiera y a quien
quiera, yo podría hacerlo. Usted es una perra, un puta, un demonio. ¿ha visto
como ha tenido a toda esta pobre gente?. Por ellos sí, por ellos sí siento
lástima y no por usted... jajaja... ahora soy yo el que ríe... nada de lo que me
diga me convencerá... intenté aguantar su furor, su ardor, sus pollas... al fin
y al cabo ha sido usted, y no otro quien los ha puesto así... quien siembra
vientos, recoge tempestades. jajajaja.. " 

 

Dirigí unas palabras al hechicero para que diera comienzo aquello. Estaban allí
veintidos miembros de la tribu. A ella la pude ver alterada, alborotada,
gritando como una posesa... por su boca se vertían blasfemias. No aguanté más,
día una orden para que le taparan la boca y así hizo uno de ellos, la tapó con
su miembro. Ella apenas podía tragar aquella mole negra, pero él apenas podía
contenerse. La tenía cogida por el pelo y se la metía por la boca con tales
embestidas que le provacaba naúseas. Mientras, los otros ya andaban de faena.
Empezaron a desnudarla. Ella intentaba protestar, pero le era imposible. Pude
ver como mamaba, como mamaba aquello, como corría el líquido por su barbilla, y
como sus ojos atemorizados se abrían más al sentir como la desnudaban y
sobaban. Se le saltaban las lágrimas, no sé si del asco o de la humillación,
cuando... su cuerpo dió un sobresalto. Alguien la cogió por detras y se agarró a
sus hombros. Estaba penetrándola. Creí escuchar un quejido en ella...

 

...............

 

Me enchufaron una polla en la boca y me estuvieron follando por ella. Era
asqueroso. El puto cura me miraba mientras sentía como aquellos bichos me
desnudaban. Sentía naúseas y asco de todo aquello. Estaban sobando mi cuerpo, me
estaban metiendo una verga hasta la garganta, y algún hijoputaaaaaa ahhhh.... me
había clavado su polla en mi chochitoooooo.... ayyyyyy....uaha,uah... sin apenas
moverme, casi sin poder respirar me dí cuenta de la situación y me llené de un
gran temor.... ¡OSTIAS,OSTIAS,NO NO NO!... si iban a estar follándome todos
esos, y iban a acabar en mi chochito, ..... ME IBAN A DEJAR PREÑADA... Y ESTA
VEZ SI QUE ME TOCABA..... ¿QUE IBA A HACER YO PREÑADA DE UN NEGRO? ....NO,
NO,NO..... ¡MI DIGNIDAD!... MI CARRERA PROFESIONAAAAA AUHHHH.... NO PODÍA,
NO...... No podia quedarme preñada de un salvaje de aquellos... ERA LO PEOR.... 
jJODER, JODER.... ME TENIA ENCHUFADA UNA MANGUERA QUE ME IBA A DESCARGAR....  
HOSTIAS....NOOOOOOOO

 

Gracias a Dios que el mierda a quien me tenía llena la boca se corrió pronto. Me
lo tragué (no sé ni como) y pude hablar.....

 

"¡PADRE!, ¡PADRE JOAQUIIIIIINN!..... NO DEJE QUE SE ME CORRAN DENTRO DE LA
VAGINA, NOOOOOO...... ! ¡QUE ME VAN A DEJAR PREÑADA DE NEGROOOOS!....Dígale
usted que por la boca, que se corran en mi boca, que yo les juro que me bebo
todo, pero ¡se lo suplico!, que no se me corran dentrooooo!.... Metamela usted,
por favor, métase usted dentro y no se mueva, y que ellos me den por la
bocaaaaa......auuuuuujhhhhh ah.. aha.... ayyyy...."

 

Me hizo caso el cura. Ello me salvó. El que tenía enchufado atrás, se me vino
adelante, lo cual aproveché para cogerle la polla con mis manos, ordeñársela un
poco entre mis labios y... tragarme su asquerosa corrida mientras el gritaba....
HIJOPUTAAAAAAA!!!!!! 

 

...............

 

(Extractos del diario del Padre Joaquín).

 

No pude resistir a su deseo. En parte por mí, en parte por no ser tan cruel y
porque algo de piedad hacia ella me quedaba. Hablé con el salvaje que la estaba
penetrando y les dije a todos que yo iba a ser quien le diera por allí, mientras
los otros "me ayudaban por delante". Estaba en completa erección, y acerqué mi
miembro hasta su apertura vaginal. La note lubricada, y al apoyar mi punta sobre
su puerta, sentí como se la tragaba toda, casi sin esfuerzo, aquella cálida
cueva. Un cosquilleo y una sensación de placer sin igual invadió mi cuerpo. Un
alivio y una excitación a un tiempo. Una gloria y un infierno. Entre rendido y
excitado, me dejé caer sobre su espalda mientras mis manos abrazaban sus pechos.
La tenía cogida, enganchada, penetrada... oí como suspiró, y creí ver cierto
placer en su rostro, mientras, me decía... "Auhhh... Padre..Padre...quedese ahí
quietitoooo...ah, ah, ah,..... no se me mueva, por dios, no se me mueva ni
excite, no sea que se me vayaaaah.... ufffff... que se me vaya a correr y vaya a
enchufarme uno de estooooouhhhs..."  La noté excitada; y obedecí, no me
movía. Apoyada mi cara sobre su espalda, recostado, podía verla mientras se la
estaba chupando al negro. Lo hacía con fruicción, lo hacía.... como una perra en
celo, ...(...)  

 

Pero al poco de estar ahí, aguantando el dificil embate, sentí como ella agitaba
ritmicamente sus caderas... síiiii., estaba empezando a moverse, a mover
fuertemente sus caderas y su trasero... "Venga Padreeee... Vengaaaaa.... deme
caña... fólleme, por Dios, muévaseeee..."... Empezé a moverme, al principio un
poco torpe, pero al poco el instinto tomó mi cuerpo y dí en bombearla y follarla
de una manera salvaje mientras oía su excitación entre los suspiros y gruñidos
que sus labios dejaban mientras chupaba aquél falo... Estuve al menos quince
minutos dándole, y aguanté más de lo que pensaba.... Sentí que ella tuvo un par
de orgasmos, sobre todo cuando casi le arranca a un negro la polla de un
mordisco debido a su excitación... Yo no pude contenerme más y vacié mi semilla
pecaminosa en su cálido y jugoso vientre... sentí casí un desmayo místico, fue
un bombazo, algo de lo que tardé varios minutos en recuperarme. Así quedé,
rendido sobre su espalda y tomando aliento. Al poco sentí como ella, en su furor
uterino, me decía;

 

"¿Que ostias hace, Padre?... Si usted ya ha acabado, yo no, así que salga de ahí
y dígale a algún bicho de esos que me FOLLEEE, que me PENETREE.... que me meta
su polla, por favor... que me la metaaaaannn..."

 

Tal fue lo que hice. Ella estaba fuera de sí. Veía su rostro, sus ojos casí
cerrados, su lengua lamiendo sus labios, su cuerpo casi sin fuerza y sus manos
apretadas hacia adentro. Empezaban a darle por atrás uno por uno , y acababan
vaciando sus negras mangueras en su garganta en un ritual casi de locura,
dantesco.Ella pedía más, agotada, en múltiples orgasmos, sumida en la más
grotesca escena de sexo que jamás pueda presenciar nadie. Era animalesco. Ví
como en varias ocasiones tuvo que vomitar parte de todos los litros que tragó,
lo cual no molestaba a los de la tribu, pues creían que estaba purificándose.


 

Cuando llegó al desmayo, dos o tres de los que quedaban se corrieron dentro de
ella. Aun en su inconsciencia la oía gemir.

 

La desatamos y la llevamos hasta la tienda. Allí quedó sumida en el sueño. Le
hacía falta un buen descanso; sé que no podía sentir remordimiento. Sé que ella
era un demonio, el demonio del deseo, y que aquel infierno era su hogar. Sé que
sólo ella provocó aquella situación. Y tambien sé que un alivio recorría mi ser,
pues a partir de entonces andaría con más cuidado a la hora de jugar con fuego.

 

Pero no todo acabó ahí. Yo pensé que, tras el ritual purificador tribal, los
miembros de la tribu habían acabado con la orgía. Y así era. Pero aún no había
cesado del todo, ya que quedaba alguien por hacerlo. Alguien que no se
encontraba presente en la fiesta debido a su posición social. Alguien como
aquella mole de grasa que era el Jefe de la tribu.

 

 

Al despertar me encontraba rendida. Lo del día anterior había sido mucho. No sé
cuantos eran, pero creo que sacié el ansia y vacié las pollas de toda la tribu.
¿que cómo fue?.... jajaja.... me ahorro detalles. Además, no lo recuerdo muy
bien, creo que estaba algo atontada por lo de la droga que me dieron en el
desayuno. Pero así y todo recuerdo que tuve que pedirle a ese puto cura que me
follara para que no me dejara preñada ningún asqueroso de aquellos. 
BRRRRR....AGGGGGG.... dios, solo de pensarlo me dan naúseas, escalofríos y....
bueno, cuando desperté ví en la tienda al sacerdote. Estaba con la cabeza gacha,
serio y...

 

En esto entraron varios salvajes a la tienda portando un trono .NOOOOOOO........
DIOS, NOOOOOOOO...... era el cerdo, EL GORDOOOO....,el cabrón del jefe de la
tribuuu. ¿Que era aquello? ¿NO HABIAN TENIDO YA SUFICIENTEEE?  ¿QUE COÑO
PRETENDIAN ?... ¿QUEEEEEEE....?

...............

 

 

(Extractos del diario del Padre Joaquín)

 

 

(...)lo bajaron con dificultad y ví como lo echaron sobre ella. Me resultaba
patético, asqueroso. No sé quien era peor de los dos. Ella era un monstruo, y
él, él.... resultaba monstruoso. La oía gritar, pedir auxilio

 

"PADREEEE...... PADRE, POR FAVORRRR.... ¡quíteme este bicho de encimaaaaa! POR
FAVOR, no deje que me la meta, no deje que me folle este monstruo,¡¡¡ NOOOOOOO
.....,AAAAAhhhhhhhh !!!...... PADREEEE.... QUE ME HAAAAAAA..... QUE ME HA METIDO
LA POLLAAAAA!!!1

 

Ví aquella masa amorfa deslizándose con dificultad sobre el cuerpo de ella. Lo
cubría casi por completo, sólo dejaba asomada su cabeza por encima de su hombro
, sus piernas separadas a un lado y sus brazos. Si no es por el catre mullido
que tenía, pensaría que ella podría morir aplastada por aqél elefante... Lo oía
gruñir, gruñía y se movía como una bestia mientras veía la cara de terror de la
muchacha...

 

"PADREEEE:....... ¡QUE ME LA ESTÁ METIEDOOOOOAAAAAAAAHHH ...!¡PADREEEE..... QUE
SE ME HA VERTIDO YAAAAAA.... QUE ME HA LLENADO DE LECHEEEEE... Y SIGUEEE.....
POR FAVOOOOOR..... AGGGGGGGGG...!!

 

Veía solo eso, sus ojos abiertos, su boca gritando y pidiendo auxilio, y cómo
bajo el manto de grasa que la cubria, sobresalían sus piernas
separadas, abiertas en forma de V y sus brazos al aire pidiendo clemencia.
Tambien veía como el jefe embestía contra ella con todo el ímpetu de su cuerpo y
su peso acumulado hacía que en cada embestida temblara todo el catre y parte de
la tienda

 

¡¡AUHHHHHHH......PADREEEEE.... QUE ME PREÑAAAAA..... QUE SE HA CORRIDO YA EL
BICHO ESTE Y SE ME VA A CORRER OTRA VEZ DENTROOOOO.......QUE NO
PARAAAA.....ahhhhhahahhahahaaaaaaa...... haga
algoooooo.......AHHHHHHHHH.......".

 

Sabía que ya había eyaculado. Y sabía que eso era lo que más temía ella. Marché
de allí dejando que el gordo se saciara de su cuerpo y se corriera las veces
que deseara en ella. ¿Ella?.. decidí no volver a tratarla más como a una
persona. Me había demostrado que no lo era. Aunque quizá, yo tambien había
dejado de serlo por su culpa . Si en aquella batalla había un ganador, sin duda
alguna habría sido el demonio de la lujuria.

 .......................

 Ese mismo día, por la tarde, una expedición que buscaba los restos del avión
estrellado me halló en el poblado y al fin pude ser rescatada de allí. Durante
el regreso, intenté convencerme a mi misma que nada de aquello me había
sucedido, que nada fue verdad.

 

Sólo hace unos días recibí una misiva de aquél pais y me hizo rememorar algo que
ya creía superado. La carta era del padre Joaquín; más que carta, era un
chantaje...

 

 

SALUDOS.


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Accidente en la Jungla (3)
Leida: 4098veces
Tiempo de lectura: 26minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis



 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .