webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: La infantilización de Malena


 


Relato: La infantilización de Malena

  

La infantilización de Malena


Por Daniel (
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO
)


Esta es la historia de vida de una mujer sumisa que renegó
de ser adulta. Escrita de puño y letra por ella misma hasta el más intimo de sus
detalles. ¡Que lo disfrutéis!


Elmentos contenidos en este relato: infantilismo, lluvias,
dominación, humillación, cambio de roles, adultos en pañales, lenguaje obsceno,
fetichismo.


Prólogo: Mi hermana, mi cuñado y yo


¡Hola! Me llamo Malena, tengo 35 años y hace 5 años que vivo
en estas condiciones. Ante todo quiero contarles mi historia familiar para que
se entienda como llegué aquí.




Yo siermpre he sido una mujer sumisa y dominada por
naturaleza. Tengo una hermana, Mercedes, que tiene tres años menos que yo. Pese
a ser la menor de las dos, ella siempre fue mas lista. En todo terreno me ha ido
sobrepasando y humillando a cada paso. Tiene un carácter mas fuerte, es mas
decidida y mas talentosa. Siempre fue mejor que yo en la escuela, terminó antes
que yo sus estudios de hecho. En lo profesional coniguió triunfar donde yo
fracasaba y el lo personal siempre me ganó todos los hombres que me gustaban.
Mecha está casada desde hace 6 años con Diego, un hombre guapo y fornido que una
vez fue mi novio. En efecto hace 8 años Diego y yo salíamos juntos. La relación
pudo haber sido buena pero yo lo arruiné como siempre con mis inseguridades y
mis celos. El hecho es que Diego terminó fijandose en mi hermana y antes de que
yo me diera cuenta él y Mercedes estaban saliendo juntos y yo quedé colgada. Lo
que siguió en mi vida fue una serie de fracasos en cada relación personal que
intenté. Finalmente terminé aceptando que ella era mejor que yo y que Diego
merecía una mujer de su altura y no alguien tan insignificante como yo.


Después de tantos fracasos personales también empece a fallar
en mi vida profsional. Yo soy abogada, igual que mi hermana y estaba dirigiendo
un estudio jurídico. En breve después de romper relaciones con Diego casi llevé
el negocio a la banca rota. Para entonces le pedí ayuda a Mercedes, que tiene
los mismos estudios qu yo y gracias a ella las cosas mejoraron. Finalmente deidí
qu ella termine administrando el negocio y m convertí en su empleada. A esta
altura ta tenía en claro que siempre sería una sombra de ella. Con el tiempo
tampoco pude ejercer como empleada pues resultaba ser muy incompetente y sólo
causaba problemas. Finalment Mercedes de me despidió por ineptitud profesional y
desde entonces empecé a vivir de una renta que ella me destinaba mensualmente.


 


I – En busca de mi felicidad: Orinando la bombacha


Un día finalmente fui a ver a mi hermana al estudio para
rtirar mi renta mensual y le encontré algo depimida. Era la primera vez que la
veía así. Después de un rato terminó contandome cual era su problema. Diego y
ella no podían tener hijos. Después de varios estudios descubrieron que Mercedes
tenía un problema de esterilidad. Traté de consolarla pero inepta como soy, solo
conseguí emporar las cosas. "Mejor marchate Malena" me dijo ella. "Sos demasiado
inmadura para entender estas cosas".


Ya iba a marcharme cuando Mercedes tuvo una idea repentina.
"Esperá un momento Malena" me dijo. Se volvió hacia uno de sus escritorios y
hurgó entre sus papeles. Finalmente sacó una carpeta con un historial de
contratos civiles. Buscó un título determinado. Un nombre había venido a su
cabeza cuando habló de inmadurez. Finalmente encontró lo que neceitaba. Leyó un
título a mis espaldas: Contrato de infantilismo. Era un caso muy peculiar que
había ojeado hace un par de años, un contrato entre conyuges en el cual la
esposa cambiaba de roles para convertirse en hija de su marido a algo así.
Marcedes leyó un buen rato mientras yo le aguardaba obediente. Sabía que no era
buena idea desobedecer a mi hermana en aquella situación.


Después de unos diez minutos Marcedes se volvió hacia mí y me
habló: "¿ Me harías un favor Malena, en verdad ?".


"Por supuesto - respondí yo – lo que quieras Mercedes".


"Muy bien" dijo ella. "Quiero verte hacer pis…".


Me quedé atónita. "Como respondí, que haga que…".


"Que hagas pis, Malena quiero ver como lo haces…"


"Pero Mercedes, yo…".


"Por favor" insistió ella. "es importante para mí…".


Reflexioné un minuto. Sabía que Mercedes siempre tenía razón
en lo que decía. Así había sido siempre. Pensé que tendría una buena razón,
aunque seguía desconcertada.


"Esta bién - le dije- Vamos al baño".


"No, no..quiero que lo hagas aquí.."


"¡Aquí1 Pero…bueno ¿donde? "


"Allí mismo donde estás sentada"


"¿ Querés que orine este sillón ?…bueno, como quieras. No
entiendo porque pero en fin…"


Comencé a bajarme los pantalones, pero Mercedes me detuvo.
"No, no Malena, no te quites la ropa"




 


La miré desconcertada. Finalmente levantó un poco la voz y me
dijo en tono imperativo "¡Quiero que te hagas pis encima!"


Me quedé sin aliento. No atiné a contestar nada. Estaba
horrorizada. Hubiese querido salir coriendo de allí, pero no podía moverme.
Nunca me había atrevido a desobedecer a mi hermana. "Mi..mi ropa". Es todo lo
que atiné a decir.


"Yo me encargo de tu ropa luego" dijo con la misma firmeza.
"Y bien, Malena…Dijiste que harías lo que sea por ayudarme ¿no?. Que estás
esperando ¿Acaso no confiás en tu propia hermana?"


"Si…si, claro, yo…". De pronto sentí que no tenía salida. Me
moría de miedo de contradecirla. Finalmente me rendí y decidí aceptar.


Me senté en el sillón y traté de hacerlo, pero no era facil
conseguirlo. Tenía ganas de hacer pis pero la incomodidad y la veguenza me lo
impedían. Debo haber estado cerca de quince minutos intentandolo, bajo la
inquisidora mirada de mi hermana. Traté después de imaginarme que estaba sentada
sobre el inodoro y sin ropa. Me costó un buen rato. Tomé varias veces agua para
ayudarme. Marcedes me regañó un par de veces "Que esperás hermanita. ¿Acaso ya
no me querés? ". Puse todo mi esfuerzo. Finalmente, después de un largo rato
buscando posturas sobre el sillón, retorciendome, tomandome mas de un litro de
agua y tratando de imaginar que estaba desnuda en el toilet para vecer las
inhibiciones, conseguí mi cometido. Sentí de pronto unas pequeñas gotas de orín
que brotaban de mi vagina. Estaba tan concentrada en aquel esfuerzo que había
olvidado la situación en sí. De pronto reacioné: ¡Estaba mojando mi bombacha con
pis!. Sentí terror. Intenté contenerme pero ya era tarde. El envión inicial me
impidió detener aquel chorro que comenzó a brotar de mi argolla sin control.


Levanté la vista y vi como Mercedes me miraba sonriente y
satisfecha. Con esa mirada sobradora y altiva qu siempre ha tenido. Mientras mis
ojos se posaban en ella mi atención volvió mas abajo. A la altura de mi vientre.
Sentí como mi bombacha se empapaba y comenzaba a traspasar hacia los jeans y
casi de inmediato a la tela del sillón. Quería detenerme pero ya era tarde "¡Me
estoy haciendo pis encima!" grité de pronto.


"Si Malena, te estas haciendo pis encima" contestó mi hermana
victoriosa. De pronto sentí que me moría de verguenza. Aquello no podía ser mas
humillante.



Pero Mercedes corrió hacia mí y me abrazó con cariño.
"Gracias Malena" me dijo con dulzura. No sabés lo importante que es esto para
mí. De pronto me sentí mas relajada. Aquella sensación de contención que sentía
en los brazos de Mercedes era algo casi maternal. Me tomó de la mano y me dejé
llevar. "Vamos al toilet me dijo con la misma voz cariñosa, que allí tengo una
bombacha limpia y una falda para que te cambies". Tomé consiciencia de mi
situación, yo, una mujer de 30 años me había hecho pis encima como un bebe
delante de mi hermana menor y estaba de pronto disfrutando de aquellos mimos que
ella me propinaba agradecida. Cuando llegamos al toilet me odenó que me sentara
en el banco del vestuario y yo obedecí sumisamente. Me di cuenta que estaba
empezando a gustarme aquel juego. Mercedes abrió su locker y tomó una de sus
bombachas y una falda. Yo hice un ademán de empezar a quitarme los jeans y la
falda, pero Mercedes me detuvo. "No te preocupes Malena, yo me encargo de todo".
"Recostate" me ordenó.Yo obedecí sumisa y me recosté sobre aquel banco. "Ahora
levantá las piernas – me dijo – así. Muy bien hermanita…". De este modo me quitó
la ropa. Primero el pantalón de jean y a continuación mi bombacha orinada. Quedé
totalmente expuesta delante de ella, con la concha y el culo al aire. Para peor
con un olor a pis que no se aguantaba. "Mmm…Viole, que olor – me dijo ella – hay
que limpiarte enseguida". Aquellas palabras me produjeron una humillante
exitación. Casi sentí deseos de pajearme allí mismo. En seguida volvió Mercedes
con toallitas de papel y comenzó a limpiarme toda la vagina y parte de mis
nalgas que también se habían mojado con la terrible meada encima. Las caricias
de las manos de Mercedes sobre mi cuerpo me pusieron deseperada. A continuación
Mercedes me lavantó las piernas y comenzó a colocarme la bombacha limpia.
Nuestra pose era como si ella fuese mi mama y me estuviese cambiando los
pañales. Esta imagen fue fatal para mí. Mi exitación llegó al límite y no pude
contenerlo mas. Dejé que mis fantasías mas pervertidas fluyeran en mi cabeza. De
pronto era la hermana mayor cochina a quien su hermanita menor le estaba
poniendo los pañales antes de que se vuelva a hacer encima. Al instante en que
las manos de Mercedes terminaban de posarse en mi cintura para terminar de
colocarme la tanga "pañal" orgasmé brutalmente como nunca en mi vida. Fue un
orgasmo sucio, humillante, divino.


Mercedes lo notó pero se quedó callada. Comprendió que había
logrado en mí el efecto deseado. Otra vez sonrió victoriosa. Terminó de vestirme
y ambas salimos del toilet en silencio. Los minutos siguientes hablamos de
asuntos triviales, tratando de suponer que nada había sucedido. Yo me excusé
enseguida y me marché aprisa.


Dos días después Mercedes y yo hablamos por teléfono y
lentamente llegamos a tocar el tema. Yo confesé que me había hcho sentir bien su
cariño y que fue muy grato. Mercedes me dijo que estaba muy agradecida por aquel
favor y que si estaba de acuerdo le gustaría repetirlo la semana siguiente. Por
supuesto que acepté. La segunda vez me costó mucho menos hacerme encima.
Repetimos la escena del vestuario y una vez más me dejé llevar por mis fantasías
de ser la nena de mi hermana hasta que alcancé otro orgasmo magnifico.
Finalmente, después de aquello vencí mi verguenza y le confesé que me había
gustado lo sucedido. Me humillé tanto como fue necesario para llegar a los
detalles. Mercedes y yo nos citamos para la siguiente semana.


Esperé con ansiedad aquella cita. Había concurrido a su
estudio muy bien vestida. En gratitud a Mercedes elegí mi mejor vestuario para
orinarme encima. Una tanga de fina lycra, con unas pantymedias de seda italiana
y un pantalón de gamuza a la moda. Incluso me compré una blusa de satén, que de
antemano había seleccionado bastante larga para que sobrase batante debajo del
pantalón por debajo de la entrepierna para que el orín también la manchase. Unos
zapatos de charol lo coronaban todo. Mercedes me aguardaba sentada en su
despacho. Ni bien entré me incliné para saludarla con un beso en la mejilla. Al
momento hacerlo mi esfinter reventó tal como lo había previsto y mi hermosa ropa
quedó empapada toda de una sóla vez, la bombacha, las pantymedias, el pantalón y
la blusa tenían el mismo perfume cochino de mi orín. Me abracé a Mercedes y
segui orinandome por mas de tres minutos. Siempre con cuidado de no manchar sus
ropas, pues una mujer de su clase no podía permitirse tal cochinada de
ensuciarse como un bebe como yo lo estaba haciendo. Cuando terminé Mercedes me
besó apasionadamente y me acurrucó en sus brazos.


"Vaya hermosa sorpresa que me has dado Malena. Que elegancia
para orinarte, en verdad estoy muy orgullosa de vos". "Gracias Mercedes, le
contesté sumisa. ¿Vamos a cambiarme? ". Estaba ansiosa por ir al toilet a
continuar aquel juego morboso. Pero Mercedes me detuvo. "Yo también te preparé
una sorpresa, mirá detrás tuyo"


¡Me di vuelta y vaya que tuve una terrorífica sorpresa. Allí
detrás mío estaba Diego, el esposo de Mercedes, el mismo hombre que una vez fue
mi propio novio! "Hola Malena" me dijo con vos dulce. Comprendí que había visto
desde atrás toda la escena. "No te preocupes – me dijo – Mercedes ya me contó
todo sobre vos y tus necesidades. Yo estoy aquí para ayudarle a mi esposa". La
verguenza y la humillación que sentí fueron demasiado para mí. Una cosa era
compartir aquel secreto con mi propia hermana. Pero que un varón, que encima fue
una vez novio mío me viese en tal vergonzoso estado era demasiado para soportar.
Me tiré sobre los brazos de Mercedes y comencé a llorar desconsoladamente.


Mercedes me acunó con cariño "No te preocupes Malena, Diego
te va a entender igual que yo. Los dos queremos tu felicidad. No tengas
verguenza de mostrarte como realmente sos". Salté de sus brazos a los de Diego
que me consoló del mismo modo. Finalmente dejé de llorar y los tres nos
dirijimos al toilet de damas.


Cuando llegamos a la puerta entré con Mercedes y Diego entró
enseguida. "Pero Diego, no podés entrar aquí, este es el baño de mujeres". "No
hay problema – dijo Mercedes – aquí no hay ninguna otra dama mas que yo". Dicho
esto entre ambos me sujetaron y me recostaron sobre el banco como siempre lo
hacía Mercedes. Intenté resistirme, pero Mercedes me sujetó y me ordenó
imperativa "Quieta, Malena. Portate como una chica grande…". Una vez mas la voz
de mi hermana fue demasiado para una mujer sumisa como yo, no atiné a reaccionar
hasta que Diego me había quitado el pantalón. Luego se fue a buscar elementos de
higiene mientras Mercedes me quitaba las pantymedias. Finalmente y contra mis
quejas entre los dos me quitaron la bombacha. "Por favor –grité yo - soy una
mujer y me da verguenza delante de Diego".



El me miró sonriente. Yo estaba tirada sobre el banco en
posición fetal, con la concha y el culo al aire como un bebe y oliendo a orines
delante de un varón, que para peor una vez fue mi novio. No te preocupes Malena
me dijo él, yo no te veo como mujer sinó como a un bebe. La única mujer que
quiero es tu hermana." Aquellas palabras terminaron de destrozar mis defensas. A
continuación Mercedes y Diego comenzaron a limpiarme al unísono. Me sentí
profundamente derrotada destruida. Humillada como mujer y como adulta. Y
enormemente exitada. Diego lo comprendió al instante y m siguió el juego. Ambos
lo hicieron. Se besaron allí mismo y Mercedes dijo "hay que terminar de cambiar
a esta chica, Diego." Yo deseperaba por la verguenza de estar desnuda delante de
él. "Ponganme la bombacha, me da verguenza" grité una vez más. "Verguenza
debería darte haberte hecho encima" agregó Mercedes.


Diego comenzó a limpiarme la vagina al tiempo que terminó de
perderme el respeto allí mismo. "Hay que limpiarte bien ese agujerito con pis
que tenés aca entre las piernas antes de vestirse."., me decía.Yo estallé de
placer po semejante humillación y comencé alloriquear otra vez
desconsoladamente" Que verguenza" seguía diciendo mientras me limpiaba los
labios de la concha y me hablaba con su voz de macho "una chica tan madura y aún
no sabe usar este agujerito cochino para hacer pichi como una mujer grande. Mirá
el olor sucio que tiene tu agujero, Malena" seguía diciendo. Mientras sus dedos
de varón me tocaban sin ningún respeto y hacía más comentarios obscenos sobre mi
íntimo orificio de mujer, haciendome sentir denigrada al máximo como mujer y
como adulta. "mirá que mujer tan cochina sos, dijo finalmente al palpar mi flujo
vaginal. Además de haberte hecho pis ahora te estas empapando otra vez el
agujero como un bebe" Cuando me dijo esto estallé en el más denigrante y
asquroso orgasmo de mi vida. Cuando estaba lista esperé que Mercedes viniese a
ponerme la bombacha limpia, pero para mayor sorpresa aún apareció delante mío
con un pañal de talla adulta...


II – El contrato: quiero ser la hija de mi hermana


Tres días después Mercedes y Diego me citaron en el estudio
para lo que ellos llamaron una charla para el porvenir. Previendo lo que se
vendría concurrí a la cita una vez elegantemente vestida. Me puse mis mejores
bombachas y pantymedias y un traje muy costoso. Mercedes y Diego me recibieron
cortesmente.


Conversamos algunas trivialidades de momento hasta que
Mercedes fue al grano. "El asunto es este Malena: vos ya has dado muestras de
tus necesidades infantiles, ya sabemos que te guste que te consideremois igual
que a un bebe. ¿Cierto?" .


"Así es Mecha, como vos decís" respondí sumisamente.


"Además - añadió Diego – todos sabemos que tu vida adulta ha
sido un completo fracaso, tanto en lo profesional como en lo personal. Nadie lo
sabe mejor que yo que fui tu novio ¿ cierto Malena ?".


 



 


"Si Pablito" respondí muerta de verguenza "Siempre ha sido
así para mí".


"Muy bien – agregó Mercedes en un tono mas serio – el punto
es que vos te sentís más cómoda actuando como un bebe que como una persona
adulta. También es cierto que a Diego y a mí nos gusta mucho coniderarte de este
modo. Por otra parte como bien sabés nosotros no hemos podido tener hijos así
que es una gran descarga poder colocarte en ese papel".


"Estoy de acuerdo" asentí yo, entendiendo adonde quería ir la
conversación de Mercedes y Diego.


"Muy bien hermanita, entonces lo que queremos es legalizar
esta situación"


"¿Legalizarla?" pregunté curiosa y confundida


"Así es Malena. Mediante un contrato"


"Un contrato de infantilismo – agregó Diego – mediante el
cual se acuerde de ambas partes tu condición infantil y se nos otorgue tu
custodia".


"En otras palabras – agregó Mercedes – te adoptaríamos
legalmente como a una hija nuestra"


A toda respuesta me abracé a ambos deseperadamente. "¡Mama,
papa, si quiero!".


Nos quedamos los tres abrazados durante largo rato.


Finalmente Mercedes rompió el silemcio. "Muy bien, Malena.
Sin embargo hay algunas cosas que discutir. Existen cietas condiciones que
queremos estipular Diego yo"


"Si por supuesto" respondí exitada


Mercedes tomó de su archivo unos papeles y comenzó a leer.


"Ante todo, Malena. Nosotros vamos a requerir que tu conducta
de bebe se completa. No basta con que te hagas pis encima por tu propia
voluntad".


La miré extrañada. Mercedes notó un poco de susto en mi
expresión y prosigió en un tono mas dulce: "lo que quremos decir, mi amor, es
que para ser una mujer bebe vas a tener que volverte realmente incontinente.
Necesitamos que pierdas el control de tus esfínteres".


"Pero yo…como…"


"No hay problema – agregó Diego – recordá que nosotros te
vamos a cuidar siempre"


"¿Pero como lo vamos a coneguir?"


"Te vas a someter a un tratamiento – agregó Mercedes –
mediante hipnósis. Además de tomar cierta medicación. Diego y yo ya hicimos
nustra avriguaciones. No preocupes. Te vamos a ayudar a conseguirlo"


"Entiendo, como ustedes digan" respondí cada vez mas sumisa.


"Por otra parte vas a comenzar a usar pañales diariamente, a
toda hora"


"Y…como voy a hacer con…lo otro…"



Mercedes y Diego se miraron "quertemos decir que vas a tener
que volverte incontinente en todas tus formas Malena" agregó Diego. "Por tu
agujerito de hacer pis y por el de hacer caca". La manera infantil en que
hablaba Diego sobre mis organos intimos me exitaba terriblemente y me humillaba.


"Para que esto marche bien – agregó Mercedes – deberás
acordar en obedecernos siempre como un hijo obedece a sus padres". Yo asentí
inmediatamente. Después de todo ya staba acostumbrada a recibir ordenes de mi
hermana y de casi todos los demás todo el tiempo.


Luego discutimos varios puntos menores. Debería hacer algunos
cambios en mi vestuario, en mi hábitos alimenticios, en mis horarios, etc.
Acordamos que me mudaría al día siguiente a su casa para comenzar el tratamiento
de inmediato. Luego de unos pocos meses, si todo marchaba bien firmaríamos el
contrato formal de adopción. Yo sólo negocié una condición: que ellos deberían
hacerse cargo de mí por siempre. De mi mantención, de mi cuidado, de mi higiene,
de cambiar mis pañales, de alimentarme y darme todo el cariño que un padre le
brinda a sus hijos.


Finalmente Mercedes tocó un punto álgido: "Hay un asunto muy
importante en todo esto Malena y creo que debemos decidirlo ahora si queremos
seguir adelante". Yo me dispuse a escuchar atentamente.


Mercedes prosiguió: "no se puede firmar un contrato de
adopción sobre una persona adulta como en tu caso. Los contratos de este tipo se
ejercen sobre menores no emancipados y vos ya tenés 35 años. Excepto bajo
ciertas condiciones…"


La miré sorprendida y expectante. Diego entonces me aclaró:
"sucede que tenemos que disponer las cosas de modo que no figures como una
adulta competente delante un tribunal Malena."


Empecé a entender hacia donde querían llegar. Mercedes fue al
punto: "Aquí es donde necesitamos tu aprobación Malena. Necesitamos hacerte
pasar por retrasada mental. De este modo conseguiríamos que te retiren tus
derechos civiles y te otorguen a nuestro cuidado de por vida"


"Es sólo una formalidad – agregó Diego – pero es un paso muy
importante en tu vida. A partir de allí no hay retorno. Por eso tenés que
decidir por vos misma ahora".


Me recosté sobre la falda de Mercedes mientras me chupaba el
dedo. "¿Que tengo que hacer, mama?"


"Simplemente hay que someterte a un examen picofísico unos
días antes de firmar el contrato" me explicó Diego. "Vas a tener que
convencerlos de tu condición, para lo cual vas a tener que esforzarte un poco.
Ya que vos no sos una retrasada mental genuina, hay cosas que van a tener que
simularse. Por otra parte nunca fuiste demasiado inteligente lo cual va a jugar
en tu favor, pero vamos a tener que corregir algunas cosas más".


"No te preocupes agregó Mercedes, para ese entonces creo que
ya vas a ser realmente incontinente y esto va a ayudar mucho. Por lo demás te
vamos a hacer un tratamiento para ayudarte a disminuir lo mas posible tus
facultades mentales mas avanzadas". "Aunque no vas a dejar de tener la
consciencia de una mujer adulta vamos a intentar que te vuelvas un poco mas
tonta de lo que ya sos, querida hermanita"


"Gracias mamá" fue todo lo que atiné a decir mientras me
acurrucaba en sus brazos muerta de placer por lo humillante de aquellas
palabras. Luego de unos instantes comencé a orinarme encima como las veces
anteriores. De inmediato Diego y Mercedes me llevaron al toilet, m limpiaron y
me pusieron en pañales. Luego los tres volviomos al estudio a celebrar nuestro
acuerdo. Mecha y su marido destaparon una botella de champagne y brindaron por
su nueva bebe. Yo por mi parte quise sumarme a su brindis pero no me lo
permitieron. A cambio Diego puso a calentar leche y Mecha tomó un biberón de su
bolso. Me sentó en su falda y comenzó a darme el biberón.


Continuará…


 


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 7.00


Relato: La infantilización de Malena
Leida: 22575veces
Tiempo de lectura: 16minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
porno
Curso Doblaje
It developer
mobil porno
porno italiano 3G gratis
bahis siteleri
erotische geschichten
online bahis siteleri
wso shell
yerli porno
izmit escort



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .