webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi vida sexual de los 12 a los 47 (01)


 


Relato: Mi vida sexual de los 12 a los 47 (01)

  

MI VIDA SEXUAL DE LOS 12 A LOS 47 AÑOS (1)


Como en la narración anterior, les comentaba, que a mi padre
se le ocurrió la idea de cambiarnos de casa e irnos a vivir con los abuelos. En
el anterior relato, les pido disculpas si no fui muy explicito, pero la verdad
es que apenas recuerdo esos hechos. Llegamos a vivir con ellos cuando yo contaba
con 14 años y en verdad, mi vida dio un giro completo, ya que me volví una
persona normal; ya no tuve ninguna aventura sexual y solamente me acompañaba
como siempre ese vació en mi vida que hacia que me desesperará de no volver a
experimentar lo que había hecho en la anterior casa. Fui creciendo, estudie,
termine mi carrera y al mismo tiempo laboraba en una oficina de gobierno.
Mientras pasaba ese tiempo, mi único desahogo era masturbarme y pensar que tenia
sexo con alguna vecina, compañera de la escuela, del trabajo, etc., se me volvió
un carácter muy agrio, pero al fin salí de la pubertad y de la adolescencia. Al
poco tiempo conocí a una muchacha llamada Raquel que ahora es mi esposa, era muy
tímida, controvertida, acomplejada, o sea que tenia muchos defectos, pero me
enamore de ella; nos casamos, en la luna de miel comprobé que era virgen, y
tuvimos un hijo a los 2 años, durante los primeros 4 ó 5 años, todo fue normal,
como un matrimonio común y corriente, pero después de comentarles lo que paso,
se volvió a despertar eso que tenia muy dentro de mí y que pensaba que lo había
dominado.



Raquel trabaja como maestra en una escuela particular, regida
por monjas, de no se que orden, así que es muy religiosa, se espantaba si
hablábamos de sexo, delante de otras personas, y me decía que si no me hubiera
conocido, ella se hubiera vuelto monja. En una ocasión nos invitaron a pasar un
fin de semana en la escuela de monjas, para llevar a cabo un retiro religiosa,
habían invitado a todos los maestros con sus esposos o esposas, las monjas y
todo lo llevaría acabo un sacerdote como de unos 45 años. El primer día el
sacerdote no hablo de las relaciones sexuales en el matrimonio, sobre los puntos
de vista positivos y negativos del placer y que no deberíamos de practicarlo,
etc., o sea todo aquello que prohíbe la iglesia; mientras hablaba el sacerdote,
volteaba a ver a mi esposa y ella estaba roja de estar escuchando esto. Poco
después, nos retiramos a las habitaciones que nos habían asignado, nos metimos a
la cama y quise hacerle el amor a mi esposa, pero ella dijo que no, que nos
podían cachar y tendría problemas en su trabajo, así que entre enojado y
caliente, me pare de la cama, me vestí y salí al patio a fumar un cigarro.



Como los automóviles se habían estacionado en el patio de la
escuela, me subí al mió y ahí me fume un cigarro, todo estaba en silencio y me
quede dormido, no se cuanto tiempo. Cuando desperté, me salí y prendí otro
cigarro, pensando que me pondría en medio del patio de la escuela y ahí me
masturbaría, como desquite de que no había hecho el amor con Raquel. Mientras me
dirigía al sitio mencionado, vi una luz que se prendía de una pequeña ventana
rectangular, que quedaba a nivel del pasto y con una curiosidad de morbo, me
asome al vidrio. Pensando que iba a ver alguna monja desnuda, mi curiosidad
dacallo cuando descubrí que era la habitación del sacerdote, este ya se había
quitado el hábito y se encontraba en calzoncillos, su físico era robusto, moreno
y acababa de prender un cigarrillo. Al instante se quito lo que restaba de ropa
y se acostó en la cama, comenzó poco a poco a tocarse su miembro como
queriéndose masturbar y eso me dio un poco de risa, pensando que ellos también
tenían necesidades sexuales.



A los pocos segundos, se escucho unos golpes pequeños en la
puerta de la habitación y el sacerdote dijo: ¡pase!. Mi sorpresa fue mayúscula,
ya que era mi esposa Raquel, quien entraba a la habitación en bata; cerro la
puerta, quedo a un lado de ella y dijo: ¡buenas noches padre!, ¡buenas noches
maestra! Le contesto el sacerdote, pase usted, ya la estaba esperando.



Si, padre –contesto Raquel-, entre afirmando y un poco
tímida.


Siéntese, maestra, aquí a un lado de la cama, no le de pena,
ya sabe usted que tiene que cumplir su penitencia.



Con esas palabras comprendí que mi esposa era una mujer
hipócrita y puta, ya que por lo que se veía no era la primera ves que sucedía
esto. Raquel se sentó a un lado de la cama a la altura de las piernas del
sacerdote, al instante que este habría las piernas y seguía tocándose el miembro
que comenzaba a pararse. Mi esposa había engordado un poco a raíz del embarazo,
pero eso no le quitaba que tenia sus atributos a simple vista.



En la plática de hoy en la tarde, la note que se ponía roja
maestra.


Si, padre, un poco –contesto Raquel.


¿Tuvo pensamientos pecaminosos?


Sí, unos pocos


¿Pocos o muchos, maestra?


Bueno la verdad, muchos, padre.


Entonces tiene que cumplir su penitencia, maestra, sino Dios
la va a castigar.


No, padre, que no me castigue, prefiero cumplir la
penitencia.



Al instante, mi esposa, extendió una mano y comenzó a tocarle
el miembro al sacerdote, al principio solamente se lo apretaba un poco, pero
este comenzó a crecer en una forma extraordinaria, al poco tiempo vi que entre
la mano de Raquel, se encontraba un miembro, grueso, muy grande, tal ves media
unos 22 ó 24 cms., tenía circunsición, parecía hongo y de un color muy moreno.
Poco a poco mi esposa comenzó el ritmo de subir y bajar su mano, en unos
momentos, en forma rápida, pero en otros se detenía y bajaba el ritmo. El
sacerdote solamente cerraba los ojos y comenzó a respirar en forma agitada,
mientras Raquel empezaba a tomar un color rojo su cara, ya que ella es blanca
con el pelo negro, se estaba calentando; pero mi esposa no le importo la
reacción del sacerdote, ya que estaba bien concentrada en lo que hacia. Al
principio de esto mi reacción fue de coraje, pero al continuar viéndolos comencé
a calentarme. Ella se veía que tenia experiencia en masturbar, aunque nunca lo
había hecho conmigo.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 3
Media de votos: 10.00





Relato: Mi vida sexual de los 12 a los 47 (01)
Leida: 2458veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis