webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi esposa, mi hermano y mi compadre cogiendo


 


Relato: Mi esposa, mi hermano y mi compadre cogiendo

  

Era miércoles por la tarde y después del horario de trabajo
fui a recoger a mi esposa a su oficina para dirigirnos a casa, en el trayecto me
comentó que nuestro compadre Antonio le dijo que pidiera permiso conmigo para
salir con él, el viernes después del trabajo porque quería llevarla a un motel
que se acababa de inaugurar en las afueras de la ciudad.


Recordarán los lectores de los relatos anteriores, que ya
teníamos algún tiempo de haber iniciado relaciones sexuales de mi esposa con mi
compadre y también con mi hermano Juan. Linda (mi esposa) ya había salido con
ellos por separado y también habíamos hecho trío con ella alguno de ellos y yo.


Como de costumbre, esto nos propició una excitación muy
grande y nuestro encuentro sexual de esa noche fue de lo más placentero y lleno
de comentarios y expresiones que nos incrementaban la calentura. Al día
siguiente, mejor dicho la noche siguiente fue lo mismo, no podíamos apartar de
nuestras mentes la idea y los comentarios preparativos para este acontecimiento
tan importante en nuestra vida sexual de pareja. La sola idea de hacer aquello
posible, nos ponía tan calientes que dimos rienda suelta a nuestros pensamientos
y expresamos cada idea y deseo por cumplir en esa cita.


El viernes ella argumentando con sus compañeras de oficina,
que yo estaba fuera de la ciudad, nuestro compadre José la llevaría a casa pues
era sabido de los demás que éramos compadres. Así las cosas iban caminando muy
bien pero el viernes casi al medio día Linda me llamó para decirme que mi
hermano Juan, le llamó para pedirle que saliera con él el mismo viernes por la
tarde, de tal modo que se complicarían las cosas para poder cumplir con los dos.
Excuso decir la emoción y excitación que esto nos causó a los dos y todo sin
podernos ver ella y yo a la cara al momento de la emoción ya que esto fue por
teléfono. Le pregunté que si ella deseaba salir con los dos y me contestó que
sería casi imposible que se le volvieran a juntar las oportunidades con los dos
la misma tarde, pero por separado, que esa idea la consumía en calentura, yo le
dije que a mi me pasaba lo mismo. Mi hermano y mi compadre no se conocen, entre
ellos nunca ha existido contacto. (solo a través de la vagina de mi Linda).


Ella arreglaría el asunto diciendo a mi compadre que la
dejara después de la cogida en un centro comercial que está cercano al motel y
que yo la esperaría allí a las siete de la tarde porque teníamos otro
compromiso, mi hermano estaba citado en el mismo lugar pero a las siete y media.
Tal como lo planeamos así sucedió, dejé a mis hijos al cuidado de la chica que
los atiende todos los días y luego mi suegra se encargaría de ellos en la noche,
en nuestra casa hasta que nosotros regresaríamos "del cine" lo cual era muy
normal algunos viernes del mes. Antes de las siete estaba yo en el
estacionamiento del centro comercial esperando a que mi compadre me devolviera a
mi esposa, toda cogida, por supuesto, para hacer el cambio de cogedor. Por el
retrovisor de mi camioneta visualicé el coche de Antonio y encendí las
intermitentes para hacerme notar, se acercó, se bajó Linda y dijo adiós. Linda
subió a la camioneta y sonrojada y sonriente, se acercó y me besó en la boca
ardientemente, le dije, "sabes a verga" y ella sonrió y dijo "no lo puedo negar"
y nos dimos otro beso con intercambio de lenguas.


Estuvimos unos momentos en la camioneta mientras esperábamos
a mi hermano, me contó algo de lo sucedido con mi compadre y yo le preguntaba
muchas cosas pero ella me dijo que mejor me las platicaba "de bulto" cuando
estuviéramos desnudos en la casa. Los besos siguieron y el manoseo por mi parte
no se hizo esperar ya que a esa hora estaba oscuro en el lugar donde estábamos.
Al tocar su entrepierna y retirar el calzón con mis dedos, me di cuenta de lo
mojadita que estaba su panochita, metí uno de mis dedos y lo saqué para
llevármelo a la boca y saborear el semen de Antonio, volví a meter la mano entre
sus piernas pero ahora le bajé el pequeño calzoncito hasta las rodillas, volví a
meter mis dedos y a chuparlos luego, finalmente le dije que no se subiera los
calzones otra vez, sino que ya se los quitara para darle una emoción extra a mi
hermano.


Luego vimos el coche de Juan e hice lo mismo, encendí las
intermitentes mientras Linda se bajó para dirigirse al coche de Juan. Se fueron
puntualmente con la instrucción de volver a las diez y media. Yo me quedé en mi
camioneta con la verga toda dura y chorreando de precum, con lo caliente que
estaba, me dieron ganas de masturbarme al amparo de la oscuridad de aquel
estacionamiento, saqué la verga, le di unas cuantas jaladas pero luego la guardé
para disfrutarlo mas tarde con mi putísima esposa, me dirigí a un resataurant
bar que está en el mismo centro comercial, y esperé a que pasara el tiempo
mientras tomaba unas tres cervezas y comía una botanita y veía un televisor para
distraer mis pensamientos llenos de lujuria. Desde las diez estaba yo todavía
con la verga dura en la camioneta en espera de mi hermano y mi cogelona esposa,
llegaron antes de la hora señalada y ella se bajó dándole un beso en los labios
para después subirse a la camioneta y besarme a mí. En el trayecto a casa me
contó muchas cosas y se me acercó y sacó mi verga para acariciarla y darle
algunos besos, yo le acaricié la entrepierna, encontrándola sin calzones y toda
mojada con textura viscosa y pegajosa, eso casi me hace eyacular en ese momento.


Llegamos a la casa como a las once y cuarto de la noche, mi
suegra se fue después de reportarnos lo bien que se portaron los hijos que ya
estaban dormidos. Apenas se cerró la puerta y nos comenzamos a besar y a
quitarnos la ropa uno a otro como desesperados, dejamos la ropa tirada en el
trayecto a la recámara y cerrando la puerta, encendidas las luces y desnudos,
comencé a hacer preguntas y recibir respuestas mientras con mis manos y mis ojos
revisaba todos los orificios de mi esposa, que me dijo, "ninguno se escapó de la
verga, me la metieron por todos lados" aquí está el relato de ella: Juan me
acaba de dar la ultima descarga de leche en el culito, primero me comenzó a
besar y decirme lo mucho que le gusto, me mamó la vagina hasta hacer que tuviera
un orgasmo, luego me indicó que le mamara la verga mientras me la metía por
enrte los pechos, se me montó encima con sus bolas entre mis pechos y la verga
metida en mi boca, le di una mamada tan sabrosa que me descargó toda la leche en
la boca y en la cara, se recostó a mi lado y nos besamos tanto que se le paró de
nuevo su vergota y me pidió que me acomodara de perrito, me la metió por la
vagina y la sentí que me llegaba muy adentro, me estaba cogiendo tan rico
mientras me comenzó a acariciar el ano metiendo uno de sus dedos y mojándolo con
los jugos de la verga y la vagina, como sentía muy rico, hasta me acomodé cuando
sentí que me la sacó para apuntarla al culito, me acordé de la vez que lo
hicimos juntos contigo y ustedes dos me cogieron por primera vez por mi culito.


Tu hermanote fue tan tierno y cuidadoso al hacerlo, que no
tuve mucho dolor y mientras el me cogía, yo me masturbaba como si no me hubiera
venido ya varias veces. Me agarraba con fuerza por las caderas y me la metía
toda hasta el fondo, cuando sentí que estaba eyaculando dentro de mí, me vino el
orgasmo y me estremecí como loca.
¿Y mi compadre? "ese es un cabrón de
primera": Desde que salimos de la oficina, me acercó hacia él y metió la mano
libre entre mis piernas, me agarraba la vagina y me masturbaba, luego me mostró
el bulto que se traía en el pantalón, se sacó la verga y manejando, a plena luz
de día, me tomó por la nuca para que se la mamara, yo solo se la mamé por unos
momentos pues me daba miedo que fuéramos a chocar y yo allí con la verga clavada
en la boca, el resto del camino al motel lo fui masturbando y solo le limpiaba
el exceso de liquido con mi boca, ya en el hotel, como detecté que tenía ganas
de que le mamara la verga, me hinqué frente a él y se la mamé hasta que se
descargo totalmente adentro de mi boca, quiero que sepas que la leche del
compadre es mucho mas espesa que la de mi cuñado, eso si, tu hermano eyacula más
abundante.


Para entonces, yo ya le había mamado la panochita a mi Linda,
encontrando sabor a semen mientras observaba sus labios enrojecidos de tanta
verga, eso a mi me calienta muchisimo y me siento afortunado de tenerla conmigo,
también le metí la verga mientras escuchaba los comentarios de lo que le había
sucedido en el hotel, primero con mi compadre y luego con mi hermano, y le
descargué abundante leche mientras ella me calentaba más con su narración.
Continuó con su relato: El compadre se acostó de espaldas y yo me subí encima
de él, tu sabes como me gusta meterme su vergota gruesa en esa posición, me
gusta irme clavando poco a poco hasta que ya toda adentro, me muevo y balanceo
hacia adelante y hacia atrás para sentir el roce de la verga gruesa con mi
clítoris. Así, en esa posición, lo manejo yo, ya que el es muy desesperado para
cogerme, así solo me acaricia las nalgas y los pechos con las dos manos libres
mientras yo me ensarto en su vergón, estuve mucho rato clavándome en la verga de
tu compadre hasta que le saqué toda la leche y lo dejé sin nada
.


En eso estábamos cuando me acomodé detrás de mi esposa y le
comencé a pasar la verga por entre sus nalgas, deslizándosela ayudado por los
jugos de su panochita cogida, de mi hermano y mi compadre, ella se me acomodaba
para facilitarmelo y le comencé a meter los dedos en el ano, me preguntó que si
quería cogérmela por el culo y sin esperar respuesta, se acomodó en posición
empinada sobre sus manos y rodillas con su culo levantado y expuesto. Acomodé la
verga en el orificio del ano, notando que lo tenía algo coloradito por la
reciente penetrada de mi hermano y comencé a empujar suavemente, no hubo dolor
ni resistencia, ya el camino lo había abierto mi hermano, estaba lubricado
todavía, cada metida y sacada de verga notaba algo de liquido blanquecino
envolviendo mi verga, se lo dije a mi esposa y me dijo "es la leche de tu
hermano", incrementando así mi excitación. Linda empujaba más hacia atrás para
facilitar la penetración, le dije: "Te faltó verga verdad" "si, hubiera
aguantado a otro y otro mas en este día, no se que me pasa que ando muy
caliente". Por lo pronto después de esa cogida por el culito, le mamé de nuevo
la panochita hasta que obtuvo otro orgasmo para que pudiera dormir tranquila.


Espero sus comentarios. Un saludo.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 10
Media de votos: 8.70





Relato: Mi esposa, mi hermano y mi compadre cogiendo
Leida: 18151veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis