webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Me dejo tocar el culo en el colectivo (1)


 


Relato: Me dejo tocar el culo en el colectivo (1)

  

Me dejo tocar el culo en el colectivo. 01 Por lindo culo 04.
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO



Esto ocurrió a la hora pico. El bus venía atestado de gente.
Y estábamos apretados unos contra otros a tal punto que nos sosteníamos
mutuamente, lo cual era una situación en cierto modo agradable, una vez que uno
se resignaba a no tener autonomía de movimientos. Así que íbamos acunados por la
masa de gente que nos mecía en sus suaves vaivenes.


Era, pues, una excelente oportunidad para ver de apoyar mi
nabo en algún simpático trasero femenino, amparado en la excusa de la falta de
posibilidades motrices. Miré a mi alrededor, pero la fémina más cercana estaba o
seis o siete cuerpos de distancia, en medio de la masa compacta. Así que me
resigné a no tener suerte en este viaje.


Pero tuve la impresión de que el hombre que estaba detrás de
mí estaba teniendo suerte.


Con mi culo.


Yo tengo un culo bastante mullido y redondeado. Y el
caballero que tenía detrás parecía estarlo apreciando. Como de moverme, ni caso,
dejé que el buen hombre continuara apoyando mi trasero, esperando que la cosa no
pasara a mayores, y de paso valorando la presencia que se estaba haciendo notar
en mi culo.


Mi compañero de viaje, no presentaba una erección, pero iba
en camino, sin duda.


No obstante, pude sentir que el volumen de su miembro bajo el
pantalón, tenía dimensiones bastante considerables, aún mayores que las mías,
aún en su condición de semi-relajación. Debo reconocer una cierta sensación de
erotismo, dada la situación, avalada en cierto modo por mi falta de culpa al
respecto. Así que me permití disfrutar con mi sensibilizado culo, del creciente
cilindro que estaba creciendo contra la unión de mis nalgas.


La situación parecía carecer completamente de peligro, y
todavía faltaba mucho tiempo de viaje, así que haciéndome el distraído, dejé que
el caballero de atrás me siguiera apoyando. Me preguntaba si lo estaba haciendo
a propósito, o si la temperatura o lo mullido de mi culo, más los leves
rozamientos involuntarios, traicionaron su carne más allá de su voluntad.


Mientras me entretenía en estas reflexiones, el bulto del
caballero me estaba entreteniendo a su propia manera. Hermoso tronco cargaba el
caballero. Sentí que mi propio bulto también estaba creciendo. Y bueno, me dije,
lo justo es justo. Y traté de distraer mi atención del nabo con que el caballero
me expresaba su involuntaria simpatía.


Entonces sentí la mano del caballero posarse cálidamente en
mi carnoso posterior. Experimenté un estremecimiento: ¡el hombre lo estaba
haciendo a propósito! Me di vuelta para echarle una breve ojeada, era un poco
más alto que yo. Al ver que yo me dejaba, el hombre volvió a acariciar mi culo
con su mano grande y fuerte. La situación se había vuelto insoslayable, y ambos
sabíamos que yo me estaba dejando. ¡Y tan sólo estábamos a mitad de camino de la
siguiente parada!


Entonces empezó a darse el gran gusto con su mano. Me apretó
los cachetes con ganas, como para sentírmelos bien, yendo de uno al otro. Y
volvía a acariciarme los glúteos desvergonzadamente, aprovechándose de nuestra
situación. Sentí que me subían los colores.


La polla se me había puesto a mil. Y cuando sentí su mano en
la base de mis pompis me rendí a esa mano dominante. El caballero parecía
entusiasmado con mi culo, su respiración se había vuelto más fuerte. Y la mía
también. Y su mano irreverente me estaba soliviantando el trasero, llenándomelo
de sensaciones fuertemente eróticas. Yo entrecerré los ojos, en una expresión de
abandono, con la boca abierta y entregada. A los cinco minutos de eso, mi culo
volaba de calentura.


Y entonces añadió su polla a su mano, empujándola entre las
nalgas. La sensación de tener ese enorme nabo frotándose entre mis cachetes, me
provocó un jadeo involuntario. El hombre lo festejó, poniendo su otra mano en mi
cintura, para poder manejar mejor mi culo. Y me lo restregó contra su caliente
tranca, haciéndome contornear con movimientos laterales.


En un momento en que parpadearon las luces del bus, sentí su
caliente boca depositar un húmedo beso en mi cuello. Era el colmo. Apenas
llevaríamos quince minutos desde que comenzó a magrearme el culo, y ya me tenía
loco de calentura. Entonces no pude aguantar más, y aún aparentando un disimulo
que no sentía, llevé mi mano atrás, sobre su polla, y comencé a acariciársela,
apretándola con todas las ganas. Siempre a través del pantalón. Estaba caliente
y era enorme.


Y así me quedé, manoseándosela a través del pantalón mientras
él me seguía metiendo mano en el orto.


Y de pronto, metiendo su manota por debajo del elástico del
náutico y el calzoncillo, sentí su dedo urgándome el ojete. Levanté el culo para
facilitarle la tarea, y entonces tuve el enorme placer de sentir la penetración
en mi culo de ese dedo, grande y fuerte. Me lo metió hasta el fondo del orto, y
ahí me lo estuvo cogiendo con el dedo, haciéndo que mis ojos se humedecieran y
la visión se me pusiese turbia. Yo seguía estrujándole la polla con mano
apasionada.


De pronto, su otra mano se metió por la parte delantera del
náutico, entró bajo el calzoncillo, y me agarró la polla. A partir de allí, mi
mente se volvió un torbellino de sensaciones eróticas. Su mano atrevida había
comenzado a ordeñar mi polla, y la mía estaba haciendo lo propio, mientras su
grueso dedo seguía cogiéndome el orto. No le duré mucho, la doble caricia había
demolido lo que podía haber sido una tibia resistencia, y yo era sólo apasionada
calentura en manos del caballero. Tampoco él me duró mucho, pronto sentí mis
dedos bañados por los calientes chorros de semen caliente que empezaron a
brotarle del enorme glande. Y me vine bajo sus caricias enérgicas, sin lograr
disimular demasiado los gemidos de calentura. Luego sacó sus dedos embebidos de
mi semen, y me los puso entre los labios para que los lamiera. Yo estrujé su
pantalón impregnado con una gran mancha de semen y también recogí lo más que
pude, para llevármelo a la boca, y chuparlo y tragarlo.


Todavía faltaban dos paradas del bus. Pero ya nos sentíamos
fraternos. "¿Te gustaría que te invite a tomar un café?", me preguntó con su voz
cálida y baja. "Sí, pero la leche me la das después, en un hotel", le contesté
suavemente.


Y aferrándome fuertemente de un brazo, me guió hasta la
salida, como si fuera su novia.


Yo nunca antes había tenido una experiencia gay, pero
intuitivamente sabía quién manejaría las cosas en esta relación.



Si quieres hacerme algún comentario, menciona el relato,
escribiéndome a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO
. Recuerda que me interesa tu disfrute, así que
cuéntame.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 10
Media de votos: 7.30





Relato: Me dejo tocar el culo en el colectivo (1)
Leida: 9104veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis