webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi primera vez con mi hermana


 


Relato: Mi primera vez con mi hermana

  

No sé como empezó. Sólo sé que de un momento a otro mi hermana y yo nos
encontrábamos manipulando nuestros órganos sexuales. Recuerdo que solíamos
hurtar las cartas pornográficas de nuestro hermano mayor para deleitarnos
observando las candentes figuras que en ellas aparecían.


Quizá esto nos incentivó a buscar un mayor placer por medio de la exploración
de nuestros sexos. La primera vez que introduje un dedo en la vagina de mi
hermana fue para mí el más feliz de los acontecimientos. Siempre me había
preguntado como podía caber mi enorme pene en ese agujerito tan pequeño. Yo
tenía en ese entonces 14 años y mi hermana 11. Ambos desconocíamos totalmente lo
que era un orgasmo o una eyaculación. Simplemente sentíamos la urgencia de dejar
al descubierto nuestros órganos sexuales y tocarlos delicadamente. Siempre
rogábamos en nuestra mente para que nuestros familiares se vayan y nos dejen
solos. Entonces sí que empezábamos a vivir, a disfrutar.





A ella le gustaba mostrarme su culito y se ponía de espaldas para que yo
pudiera apreciarlo. Quizá, inconscientemente, temía que ese monstruo que yo
tenía entre las piernas se decidiera a perforar ese conejito apretado. Entonces
yo me ponía entre sus piernas y masajeaba mi pene entre sus apretados rincones
de sus muslos, experimentando una exquisitez nunca antes sospechada. Poco a poco
mi interés sexual se fue haciendo más intenso. Sentía como mi pene vibraba de
angustia por introducirse en ese delicioso canal que prometía mil placeres. Yo
luchaba porque mi hermana se pusiera de espaldas y me permitiera explorar ese
agujerito maravilloso que tenía en la unión de las dos piernas. Pero ella,
siempre me lo negaba y me ofrecía su culito, al que también adoraba pero algo en
mi interior me decía que ese agujero no era el apropiado.



Cierto día, no pude controlarme y cogí a mi hermana y le bajé los pantalones
cortos que llevaba y su calzoncito y le obligué a que se pusiera de espaldas y
abriera las piernas. ¡Qué espectáculo! Allí estaba su chochito tímido!. Parecía
gritarme: ¡lámeme!, ¡Cómeme!. No pude resistir ese divino espectáculo e
inclinándome tomé entre mis labios esa extraña boca que se me ofrecía
insinuante. ¡Qué placer tan grande!. El solo hecho de besarlo era como tener
todo el oro del mundo. ¡Cómo amé a mi hermana, entonces, por permitirme
contemplar, lamer y acariciar su coñito. No podría sino besarlo en gratitud a su
lindo regalo,



Primero fue un dedo, luego otro. Después mi mente huyó.... Instintivamente
sentí que debía introducir mi tembloroso pene en ese hoyo que prometía mil
placeres. Lentamente coloqué mi verga sobre esa deliciosa labia y busqué la
gruta... Mi hermana cerró los ojos adivinando el dolor que ya se presentía. Todo
sucedió de repente. Mi verga encontró su objetivo y empezó un lento ascenso...
Gruesas gotas de lágrimas corrían por las mejillas de mi hermanita mientras su
himen era destrozado por esa brutal de carne que no respetaba ni siquiera los
íntimos lazos de sangre.



Parecía como si me hubiera transformado en otro. Jadeaba entrecortadamente
como un león herido. Mi único objetivo era destrozar ese sexo virgen que tenía
al frente. Al fin, mi empeño se vio recompensado. Llegué a mi destino. Solo me
detuve cuando sentí que la cabeza des mi miembro se topaba con otra muralla al
fondo. Todavía faltaba unos 5 cm. por entrar pero mis esfuerzos eran inútiles.
El pequeño coño de mi hermana era insuficiente para albergar las 7,8 pulgadas de
largo y 1,5 pulgadas de diámetro de mi verga. Instintivamente comencé a bombear
hacia dentro y hacia fuera...despacio...despacio, mientras mi hermana se tapaba
la boca con ambas manos para no dejar escapar los gritos de dolor que pugnaban
por librarse desde lo más profundo de su ser. Las lágrimas seguían mojando sus
mejillas y se deslizaban hasta caer sobre la manta.



¡Qué dicha sentí ante su dolor!. Era una forma de demostrar mi dominio, el
dominio del macho sobre la hembra. También era una forma de castigarla por
permitir que pecara con esa relación incestuosa. En el fondo me sentía culpable
porque algo en mi interior me indicaba que lo que estaba haciendo no era
correcto. Sin embargo, en ese momento, la lujuria no me permitía razonar
libremente y seguí atormentando a mi pequeña hermana con un ritmo que iba
creciendo a medida que mis bolas luchaban por liberar su primera descarga
seminal. Fueron diez minutos de tensión hasta que sentí como deben sentirse los
dioses... era una sensación nueva, asombrosa. Era una mezcla de alegría y miedo.
Parecía como si me fuera a desmayar. En el último instante me abracé a mi
hermana dejando descansar todo mi peso sobre su frágil cuerpo; me agarré de sus
hombros y empujé mi verga hasta el fondo, hasta toparme nuevamente con algo que
me impedía continuar... Mi vista se oscureció. Cerré los ojos y me mordí los
labios a medida que sentía como ríos de lava que corrían desde lo más profundo
de mi ser hasta la punta de mi verga y se depositaban en el fondo de una cuevita
del amor que aprisionaba mi pene.



No sé cuantos segundos o minutos permanecí asiendo con fuerza el cuerpo de mi
hermanita como queriendo fundirme con ella. Cuando me di cuenta de lo que había
sucedido me retiré con miedo y casi bruscamente. Solo en ese momento me di
cuenta que pequeñas manchas de sangre se veían sobre el colchón... Fue divino.



Me gustaría conocer su opinión. Así mismo me agradaría me den su consejo para
volver a follarme a mi hermana. Estoy tentado hasta a narcotizarla... Ella se
llama Teresa.


Escriban a POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 9
Media de votos: 7.33





Relato: Mi primera vez con mi hermana
Leida: 10643veces
Tiempo de lectura: 3minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis