webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: incesto en Bolivia (version mejorada)


 


Relato: incesto en Bolivia (version mejorada)

  Hola amigos, los felicito por la excelente página que tienen. Soy de Cochabamba- Bolivia, tengo 32 años de edad y lo que les voy a contar es verdad y ocurrió hace 4 años. Mi madre tiene 60 años o sea que cuando paso esto tenia 56, es viuda desde sus 40 años, ella es de pollera, alta, morena, y con un cuerpo muy bien conservado para su edad.
Una tarde que regresaba de clases temprano porque el docente no fue, me encontré con la puerta de calle con llave, algo que solo hacemos por las noches, pensé que no había nadie, subí a mi departamento y escuche el ruido de la ducha y con sigilo me asome a la puerta y esta no estaba cerrada totalmente, así que mire por esa pequeña abertura y justo mi madre se jabonaba su entrepierna, ella estaba de espaldas, mire aquel trasero grande que aun se mantenía firme y claramente se notaba que mi madre era realmente velluda, porque los pelos le llegaban al inicio de la raya de su culo. Comienza a enjuagarse y se da la vuelta, casi muero del susto, pero estaba con los ojos cerrados, así que seguí mirando y pude ver la vagina más peluda que jamás había visto. Decidí entrar a mi cuarto sin hacer ruido, y mirar por la rendija para las llaves, porque mi cuarto queda justo en frente del de mi madre y la ducha está entre los dos cuartos.
Sonó el teléfono y mi madre salió rápidamente envuelta en una toalla pequeña y dijo:
- "Hola? compadre como esta, no, no me he olvidado, seguro para las cinco, no, el chico llega para las nueve todavía, bueno chao”.
Pensé que iría de visita a la casa de sus compadres, así que seguí mirando hacia su cuarto. Ella entra a su cuarto y sin cerrar la puerta comienza a sacar ropa de su ropero que esta ubicado de frente hacia mi cuarto. Recorro con la mirada su cuerpo, veo como envolvió la toalla alrededor de su pecho y llegando a cubrir a penas su trasero. Se para frente al espejo y deja caer la toalla al suelo provocando en mí una excitación terrible. Comienza a vestirse con calma porque recién eran las 4:30 de la tarde, se coloca un calzón negro casi transparente y algo pequeño para aquel trasero, un sostén color rosa que hacia resaltar sus grandes senos, finalmente una pollera y una blusa ligera. Al ver todo aquello me excité tanto que saque mi paloma y comencé a pajearme, y de pronto suena el timbre de calle. Mi madre arregló un poco su pollera, se puso unos zapatos con tacos y con el cabello aun mojado y sin trenzar salió apurada; me asomé a mi ventana para ver quien era y vi el coche de mi padrino de promoción, un tipo cincuentón, alto y de caminar firme y serio.
Eran casi las cinco y pensé que venia a recoger a mi madre, pero escuche que entraron al departamento riendo y mientras el le decía que estaba muy guapa y que tenia muchas ganas de “comer carne”, mi madre solo se reía. Seguía mirando por la cerradura y vi entrar a mi madre a su cuarto, se puso frente al espejo y comenzó a arreglar su cabello, entonces entró mi padrino y se paro a su lado colocando su mano sobre el trasero de ella, pensé que el se ganaría una cachetada cuando se dio vuelta mi madre, pero ella se acerco más y abrazándolo por el cuello comenzó a besarlo con fuerza, podía verse como ella introducía y sacaba su lengua de la boca de el, mientras este le apretaba los senos con una mano y con la otra acariciaba el trasero de mi madre por encima de su pollera.
En ese momento sonó el timbre y se soltaron rápidamente, salieron del cuarto y mi madre bajo a ver quien era mientras mi padrino le decía que la esperaría en la sala. Regresó al poco rato y le dijo que se había llevado un gran susto, pero que solo eran unos amigos míos que me buscaban. Se escucho cerrar la puerta de entrada y creí que ya salieron, me eché en mi cama unos cinco minutos y recordaba todas esas escenas. Decidí salir a pasear un poco para calmarme, pero antes miré por la ventana y ví que el coche de mi padrino seguía estacionado. Salí de mi cuarto tratando de no hacer ningún ruido y cuando pasaba por la ventana de la sala escuche ruidos y voltee rápidamente la mirada, encontrando a mi madre sentada en el sofá grande y de rodillas frente a ella estaba mi padrino con su cabeza metida entre las piernas de mi madre. Ella estaba con su rostro levantado hacia arriba con los ojos cerrados, moviendo su cabeza de un lado a otro y con sus manos acariciaba la cabeza de mi padrino. Tenia las piernas bien abiertas y la pollera recogida sobre su cintura. Se notaba que estaba gozando de la mamada de concha que recibía, porque sus gemidos eran fuertes y continuos.
Hipnotizado por aquella escena me puse de rodillas y continué mirando desde una esquina de la ventana aprovechando que en ese lugar había un macetero dentro la sala. Luego de unos minutos el se puso de pie entre las piernas de mi madre y con ayuda de ella dejó caer sus pantalones. Solo podía ver el trasero de mi padrino porque estaba de espaldas hacia mi, pero los movimientos que hacia indicaban que metía y sacaba su verga de la boquita de mi mami. No paso mucho rato hasta que mi padrino dio unos pasos hacia atrás y mi madre levantándose del sillón lo abrazó y besó. Regrese a mi cuarto rápidamente y al poco rato mi padrino entra al baño diciendo: "eres una pendeja, pero te he llenado con mi leche carajo".
Se me ocurrió asustarlos así que tome mi celular y llame al teléfono de la sala, me contesto mi madre y le dije que ya regresaba en 20 minutos, ella se puso nerviosa y me dijo que me venga con calma. Se desato un gran movimiento y en menos de 10 minutos mi madre estaba despidiendo a su compadre. Ella entro a su cuarto y cerró su puerta. Supuse que se había dormido porque ya no había ningún movimiento, así que salí con mis cuadernos a la calle y toque el timbre para que salga a abrir la puerta. Me recibió y me dijo que salía un rato a la pensión de enfrente por comida, porque había llegado recién de su negocio.
En fin, ni bien salio corrí a su cuarto y encontré la ropa con la que estaba y resulta que la muy pendeja se había limpiado su rana con su calzón porque estaba mojado y tenia un olor fuerte.
Desde aquel día espiaba y seguía a mi madre las veces que se podía.
Basta decirles que entre sus eventuales amantes había un tipo casi de mi edad, un chofercito de taxi. Algunas noches este nos llevaba hasta mi casa, y yo no sospechaba nada; hasta que un día llegue un poco tarde al negocio de mi madre con intención de ayudarla y ví que ella ya había terminado y se iba en un taxi, la seguí en otro taxi y pude ver que no había nadie mas con ella en el asiento trasero, mi curiosidad crecía, hasta que el taxi entro a un motel, me baje y espere que salga el taxi para preguntar al chofer si mi madre se encontró ahí adentro con alguien. Pero el taxi no salio hasta después de una hora, me di cuenta que la cita de mi madre era con el chofer.
Durante casi 3 años seguí y espié a mi madre, y por las noches me masturbaba pensando en ella y tratando de encontrar una forma de poder sacarle fotos y quizás chantajearla a mi favor.
El año pasado en sus cumpleaños realizamos una fiesta aquí en mi casa a la cual asistieron casi toda la familia, compadres y amigas de mi madre. La fiesta terminó casi a media noche y todos estaban borrachos porque tomaron desde temprano. Yo no participe porque al día siguiente tenia un examen, pero de rato en rato salía al balcón y miraba como mi madre bailaba provocativamente con sus cuñados o compadres. Esto me molestaba y excitaba al mismo tiempo. En fin, cuando todos ya estaban borrachos baje y les pedí que se retiraran porque mi madre debía descansar. Los despache y lleve apenas a mi madre a su cuarto porque ella pesa alrededor de los 80 kilos, pero muy bien distribuidos. Cuando llegamos a su cuarto la coloque sobre la cama y me fui a mi cuarto para seguir estudiando, pero mi mente no podía dejar de pensar en que esta era la oportunidad que tanto había deseado. Fui a su cuarto con mucho nerviosismo, pero al final pudo mas mi excitación y sentándome a su lado le hable, pero ella no reaccionó ni siquiera cuando le di un pequeño empujón. Convencido que mi madre estaba completamente dormida le separe sus piernas suavemente, luego comencé a levantar lentamente su pollera y ví que llevaba un calzón tan pequeño que los labios de su vagina rebalsaban por los costados, no aguante más, se lo saque y me agache para comenzar a lamer y chupar aquella concha llena de grandes pelos grises y blancos recordándome que pertenecía a una mujer de casi 60 años y era de mi madre. Sentí embriagarme con su olor y por aquellos jugos agridulces que tragaba con desesperación. La desnude con calma para que no despertara, aunque ella estaba como muerta; cuando la vi totalmente desnuda saque mi paloma y lo coloque sobre sus labios, luego le abrí la boca con mi mano y empuje mi paloma, ella comenzó a chuparlo inconscientemente y cuando sentí que estaba por salir mi semen me puse de pie y desnude rápidamente. Me coloque en su encima y la penetre suavemente, besando sus pechos y probando el sabor que mi pene había dejado en su boca. Creí morir cuando abrió los ojos, pero era solo un reflejo porque su mirada se perdía en el infinito. No tardé en eyacular dentro de ella, me levante a mirar su agujero y al ratito vi como mi semen salía y se escurría hacia su culo.
Me eché a su lado para recuperarme un rato, pero el sueño me venció y desperté cuando sentí una mano que agarraba mi paloma; era mi madre que adormilada jugaba con mi parte, quise escapar de ahí y de pronto despertó, al principio ella solo me miro y miro al techo echándose de espaldas, pasó un par de segundos que me parecieron eternos hasta que me dijo:"cuéntame todo por favor", quise explicarlo, pero ella me interrumpió diciendo que lo mejor seria callar y jamás contarlo a nadie. Se volcó hacia mi y me miro fijamente, entonces comencé a contarle que la espié muchas veces y que sabia de sus jueguitos con mi padrino, sus cuñados, y algunos clientes. Ella enrojeció y ahora ella era la que quería explicarme, pero la interrumpí subiéndome rápidamente sobre ella y comencé a besarla, ella quería separarse pero yo la abrase más fuerte hasta que sentí que ella acariciaba mi espalda y mi trasero. Ahora ella correspondía a mis besos abriendo su boca y metiendo su lengua; con una mano ella tomo mi paloma y la coloco a la entrada de su sexo, entonces puso sus manos sobre mi trasero y me jalo haciendo que la penetre de un golpe. Mi verga entro fácilmente porque ella tenia su concha completamente mojada, tan mojada que se podía escuchar un “plaf, plaf” cada vez que nuestros sexos chocaban producto del mete y saca. Le pedí que me montara y soltando una carcajada ella cambiamos de pose y comenzó a cabalgarme. Se movía con fuerza, haciendo que sus senos se muevan en un bamboleo que me excitó y excita hasta ahora. Para no acabar rápido con abrazo apreté su cuerpo con el mió haciendo que ella calme sus movimientos y mientras nos besábamos acaricié y apreté sus nalgas; mis manos recorrían su espalda y sus costados hasta llegar a sus muslos, para luego buscar sus senos y llevar sus pezones grandes hasta mi boca para que los pueda chupar, morder y jalar. No sé que tiempo llevábamos amándonos hasta que mi madre me dijo entre jadeos que estaba por “orinarse”, comprendí que esa era la palabra que ella utilizaba cuando llegaba al orgasmo; entonces yo quise terminar junto con ella y comencé a mover mis caderas hasta que eyacule cuando ella estaba en pleno orgasmo. Dejó caer su cuerpo sobre el mió, con su rostro sudoroso y jadeando con fuerza cerca de mi oído. Cuando se calmó un poco bajó de mí encima acomodándose de costado puso su cabeza sobre mi brazo y con una mano acariciaba mi pecho. No dijimos nada solo nos mirábamos y luego de suspirar me dijo que había disfrutado mucho, pero que se sentía muy mal consigo misma y con los ojos llorosos me pidió que lo sucedido sea nuestro secreto. Con palabras dulces y caricias le prometí que nadie se enteraría.
Espero no haberlos cansado por ser muy detallista en mi relato, en el próximo seguiré contándoles como fue nuestro primer día como amantes.
Si alguien desea contactar con nosotros para darnos sus críticas ó compartir experiencias nuestro correo es: parejacochala@yahoo.com.ar

 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 4
Media de votos: 10.00





Relato: incesto en Bolivia (version mejorada)
Leida: 6825veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis