webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: MI INFANCIA


 


Relato: MI INFANCIA

  Hola, mi nombre es Karina. Este es desde luego, un nombre ficticio pues no soy precisamente una mujer, por lo menos no una mujer biológica. Soy una transexual, lo soy desde hace mucho tiempo. Tendría a lo sumo 15 años cuando empecé a salir vestida y a ligar. Pero ya me gustaba vestirme de mujercita desde lo 7 ú 8 años, esto con la ropa de mi mamá, quien era una bella mujer viuda que le gustaba disfrutar de la vida, pues le conocí por lo menos veinte amantes. A mi me daba cierta envidia ver como la trataban sus amantes, pues siempre le llevaban regalos, o por lo menos flores; además de que la llevaban a comer a lugares lujosos, pues algunas veces yo los acompañaba. Y que decir de la envidia que me daba escuchar a ella y a su amante del momento en los arrebatos de placer por las noches o a cualquier hora que tuviera visita. Mi mamá cogía a cualquier hora del día o de la noche y llegué a contarle cinco visitas en un día. Cuando salía de su recámara después de una visita, parecía que rejuvenecía cada vez más.
Me empecé a ponerme su ropa íntima por el rico olor que despedía, pues además de su perfume (siempre usó Chanel Nº 5) existían otros aromas para mi desconocidos en ese entonces. Ahora sé que eran los aromas del sexo. Sus pantaletas, siempre de suaves telas y encajes, algunas veces tenían además de los olores, algunos residuos algo pegajosos, que me encantaba oler y lamer, pues tenían un sabor muy especial. ¡Cuándo iba a pensar que ese sabor lo disfrutaría en la forma tan directa como lo disfruto hoy!; pues déjenme hacerles saber que ese rico sabor al que me refiero es el del semen, esa rica leche masculina que me gusta sorber directamente de la fuente, y que me sea depositada en la garganta y otra parte esparcida en mi cara, en mi cuerpo, en todas partes. ¡Y que decir cuando la vierte mi pareja en mi intestino! Sentir como se proyecta el chorro caliente, espeso hasta las profundidades de mi cuerpo. Bueno, retomando la narración, les decía que me vestía con sus ropas íntimas para sentir un poco de lo que ella sentía en compañía de sus amantes, pero siempre me faltaba "algo"; ese algo que sus amantes tenían y que la hacían gritar, gemir, pedir más y más. ¿Pero que era ese algo?
Dicen que la curiosidad mató al gato, pero a mi la curiosidad me enseñó a vivir a plenitud, pues un día se me ocurrió atisbar el cuarto de mi mamá cuando estaba con uno de sus amantes, y lo que vi me dejó bastante inquieta, pues no comprendí algunas cosas debido a mi corta edad (8 años). Lo primero que me llamó la atención y que me hizo decidirme a curiosear, fueron los gemidos que daba el hombre con quien mi mamá se encontraba en el cuarto, pues parecía que le estaban haciendo algo doloroso. A través de una rendija en la pared, vi a mi madre arrodillada entre las piernas de él, que estaba sentado en la orilla de la cama. La cabeza de mi mamá se movía hacia delante y hacia atrás y no alcanzaba a ver que era lo que estaba haciendo exactamente, pues creí que lo estaba mordiendo y que por eso se quejaba de esa manera. Una cosa que me sorprendió fue ver que el hombre, lejos de separar la cabeza de mi madre de su entrepierna, la tomó con ambas manos y se la acercó aún más a esa parte. En tanto, mi madre jalaba al hombre de la cintura para acercarlo aun más ¿qué estaba pasando?, me preguntaba. ¿Porqué el señor no se separaba de las mordidas de mi madre?, ¿porqué mi madre parecía querer comerse lo que fuera que tenía en la boca? Al fin, el hombre exhaló un fuerte suspiro en el que parecía que se le iba la vida y se recostó en la cama. Mi madre parecía empeñada en acabarse aquello que tenía frente a sí. Entonces vi con ojos casi desorbitándose, que mi mamá sacaba de su boca un tremendo miembro que en nada se parecía al mío, pues este era de un tamaño inmenso (por lo menos así me pareció a mí en aquel entonces), y que lo lamía con verdadera fruición despojándolo de una substancia blanca que aun le escurría y que también veía escurrir de la boca de mi madre.
Me quedé observándolos pues estaba tan impresionada, que no atiné a irme. ¿Sería ese objeto un instrumento de placer? Sabía que lo tenían solo los hombres, y que las mujeres carecían de él, pero ¿cómo hacerle para que yo ya no lo tuviera? Me quedé con esa y otras interrogantes pues algo mas estaba pasando en la recamara de mi madre. Subiéndose a la cama, mi mamá se colocó a gatas dejando ver sus hermosas nalgas. El hombre se dio varias sacudidas a su miembro y lo vi como se iba endureciendo y creciendo, mientras acariciaba el trasero de mamá. Acercó sus piernas a las de mi madre y apuntó el miembro hacia las nalgas de ella. Por la posición en que yo estaba, los dos me quedaban de perfil, así que observé como ese miembro se deslizaba lentamente entre esas bellas nalgas. Conforme iba entrando, mi madre exhalaba unos sensuales gemidos y entrecortadas palabras: ¡así papacito, así mi amor!; ¡despacio mi rey, suavecito!; ¡ayy mi amor, siento que me partes!; y otras por el estilo. Yo estaba cada vez mas sorprendida pues en un principio pensé que le estaban haciendo daño, pero esto se contradecía al ver su cara que traslucía una profunda satisfacción, y al ver como sus nalgas se repegaban al cuerpo del señor. Cuando estuvieron completamente unidos, sin dejar ningún espacio entre ellos, empezaron un movimiento de mete y saca que aumentaba de velocidad a cada momento. Los gemidos de mi madre se hicieron mas frecuentes y el señor parecía querer atravesarla de los empujones tan fuertes que le daba.
En un momento dado, el amante de mi mamá se repegó aun más a sus nalgas y se quedó quieto a la vez que emitía un profundo gemido. Mi madre gritó un: ¡Dámelo todo, amor, dámelo todo! Y se derrumbó en la cama boca abajo. El hombre se fue tras ella y después de un breve lapso, se levantó y pude ver como estaba su miembro ya empequeñecido y rezumando substancia blanca. Pero también vi las nalgas de mi madre: entre ellas estaba brotando más líquido espeso del que le salía al señor.
Me quedé pasmada por lo que había visto y me retiré a mi cuarto a tratar de dormir, cosa que definitivamente no pude hacer. En la cabeza me daban vueltas las imágenes y expresiones que había presenciado. No acertaba a definir quien había hecho que cosa. Mi madre se le veía una cara de satisfacción que no le cabía, el hombre igual; ¿quién había ganado?; o ¿no se trataba de una especie de lucha?; y la pregunta más importante que me hacía: ¿cuál papel me gustaría desempeñar?
Eso quedaba por despejar, y me dio para pensar durante varios días hasta que se presentó una oportunidad única de definir mi gusto.
Resulta que un día mi madre había citado a uno de sus amantes en la tarde y por alguna razón no pudo llegar (de seguro se estaba acostando con otro), y habló a la casa por teléfono para disculparse con el señor que la estaba esperando. Yo discretamente (como ella me había enseñado) me retiré a mi cuarto para no escuchar la conversación, pero el señor este parece que se molestó y le gritaba por teléfono que a ver como le hacía, pero él no podía irse así como estaba. Quien sabe que le dijo mi madre, pero el señor me llamó y me pasó el teléfono para que me dijera algo mi madre. Y lo que me dijo me dejó sorprendida, pues no esperaba yo esa solución. Me dijo en estas o parecidas palabras: mira Juan, me he dado cuenta de que algunas veces me haz visto cuando estoy con alguna visita, así que ya debes de saber lo que hago. Así que hazme favor de atender al señor en la forma en que yo los atiendo y no vayas a gritar mucho, ¿eh? Yo le contesté que solo una vez la había visto y que no sabía que hacer, a lo que ella me contestó: pues deja que el señor te diga lo que tienes que hacer y tú deja que te haga lo que él quiera, así que hazlo y luego hablaré contigo.
La verdad yo me quedé pasmada pues por mi corta edad no podía captar de que se trataba exactamente, y aunque en principio pensé en negarme, me acordé de que quería definir que papel deseaba tomar, y ese era el momento de probar uno de ellos: el de mujer.
El señor me tomó de la mano y me llevó casi a rastras al cuarto de mi mamá, donde a jalones me desnudo y tomando una bata de mi mamá me dijo que me la pusiera. Yo estaba dispuesta ya, a aceptar todo así que lo obedecí y una vez que la tuve puesta, me empujó a la cama y colocándome boca abajo, me empezó a besar las nalgas, al tiempo que me las apretaba.
¡Que sensaciones tan raras tuve!, no podía definirlas más que de una forma: se sentía rico!; aunque por mi tierna edad no sabía realmente de que se trataba, los besos que me daba en las nalgas, los apretones y de ves en cuando un lengüetazo en mi pequeño culo, ocasionaban intensas sensaciones que de alguna manera hicieron que nacieran en mi deseos de sentir lo que de seguro sentía mi mamá cuando alguna de sus muchas amistades se encerraban con ella en su cuarto y que solo una vez había visto lo que hacían.
El señor que estaba acariciándome y besando, se empezó a poner mas eufórico y algo violento, pues sus besos se convertían en mordidas y sus caricias en pellizcos. En una de esas, me hizo que me pusiera boca arriba y sus besos se trasladaron a mis pechos y mi cara, a la vez que sus manos me tomaban de las nalgas y me las abrían y sus dedos jugueteaban con mi culo queriéndose introducir en él. Esto me producía algún dolor pero se compensaba con los besos y chupetones que me daba en mis pequeños pechos.
Yo sentía que algo me faltaba, pero debido a mi inexperiencia no atinaba a saber que era. Pronto iba a saber de una manera ruda y dolorosa lo que faltaba.
Al colocarse el señor sobre de mí, algo duro y resbaloso se restregaba entre mis muslos. Un objeto cilíndrico y de una longitud como de medio brazo mío. ¿Sería lo que estaba pensando?, ¿aquello que vi a mi madre chupar como caramelo y luego metérselo en su culo?, ¿aquello que arrojaba una leche espesa y olorosa, que mi mamá lamía con verdadera gula?. Pero otra pregunta llenaba mi cabecita en ese momento: ¿me lo iría a meter por mi pequeño ano?, si lo iba a hacer, de seguro me mataría, pues comparando los tamaños de esa verga con el de mi culito, era algo verdaderamente desproporcionado. Me empecé a aterrar, pues a todas luces lo que el señor quería hacer era precisamente eso: clavármelo en mi estrecho culo y de seguro destrozármelo.
Pero he aquí que se colocó de tal manera que su verga quedó a la altura de mi cara, haciendo que me espantara mas de lo que ya estaba, pues vi en toda su tremenda esplendidez ese aparato que (ahora lo sé) es causa de tantos placeres y a veces de dolores, pero siempre deseado, perseguido por nosotras las traviesas.
Tomándolo con su mano, el señor me lo empujó hacia la boca a la vez que me decía: Ándale mamacita, bésalo, te va a gustar. Yo, obedientemente, lo besé en su punta, de la que salía un líquido espeso, baboso, oloroso, el que con mi lengua, libé suavemente, pues imaginé que tendría un sabor delicioso. Aunque yo esperaba un sabor dulzón, no me decepcioné del que tenía, pues me agradó por su salobre gusto.
Como el señor no se conformó con esto, me gritó: ¡Chúpalo estúpida!, ¡trágatelo todo!. Yo me quedé estupefacta pues no imaginé que lo tuviera que hacer, aunque eso ya lo había visto con mi mamá, pero al ver la inmensa verga que tenía enfrente me dio miedo de pensar que me podría asfixiar con eso metido en mi boca.
Obligada entonces a aceptarlo por la forma en que me lo empujaba el señor, me dolieron las quijadas al abrir tanto la boca, pues esa verga era de un diámetro muy grande. Como el señor se dio cuenta de que me podría lastimar si me obligaba a hacerle un trabajo oral como él deseaba, me la sacó de la boca y me hizo que me acomodara boca abajo. Como estábamos en la recámara de mi mamá, encontró fácilmente un tubo de lubricante y me llenó el culo con esa sustancia, metiéndola con sus dedos profundamente, originando en mi mente un cúmulo de sensaciones desconocidas para mí, pero eso sí, muy placenteras.
Se colocó el señor tras de mí, y abrió mis piernas sin dejar de acariciarme todo el cuerpo, principalmente las nalgas, y metiendo y sacando sus dedos de mi culo, lubricándolo y preparándolo para lo que seguía.
Cesando sus movimientos, quise voltear a ver que estaba haciendo, pero un agudo dolor se apoderó de mí, el que nacía de entre mis nalgas y me recorría como un hierro ardiente hasta el cerebro. Grité fuertemente pues por mi mente pasó mi imagen descuartizada, sangrante, palpitante. El señor, compadeciéndose de mí, retiró su verga (pues de eso se trataba, que me intentó meter su tremendo miembro en mi infantil culo), pero continué llorando.
Colocándose a mi lado, me acariciaba dulcemente la cara a la vez que me decía: perdóname chiquita, yo creí que ya tenías experiencia. La estúpida de tu madre debió de advertírmelo para no lastimarte. Pero mira, lo vamos a intentar otra vez pero de manera más delicada, ¿quieres?.
La verdad, yo estaba adolorida y asustada pero algo me hacía desear que se consumara el acto totalmente. Le pedí que fuera cuidadoso y que me dijera como me acomodara para no sufrir tanto. Entonces él me acomodó acostada sobre mi costado, y colocándose tras de mí, introdujo mas lubricante en mi ano y él mismo se cubrió la verga con esa sustancia. Con una mano tomó el glúteo que quedaba libre, y con la otra agarró su tremendo aparato. Lo colocó en la puerta del culo sin empujar, y abrió mis nalgas. Yo sentía la punta del glande que ya estaba entrando y no me producía dolor. Empujó un poco a la vez que me decía: reláte chiquita. Esta vez sentí como entró todo el glande y me dolió un poco, pero lo podía soportar. El señor se detuvo ahí y me dijo: ¿no te duele preciosa?, ¿meto otro pedacito?. Yo hice un movimiento afirmativo con mi cabeza, pues aunque el dolor era soportable, no dejaba de ser dolor. Sin embargo, estaba dispuesta a soportar más.
Otro leve empujón y entonces sí gemí de dolor, pues al borde del glande había traspasado el esfínter. Se detuvo otra vez la invasión y el dolor empezó a ceder, dejando paso a otro tipo de sensación. Mi invasor me tomó de los hombros y repegándose a mi espalda, fue introduciendo lentamente lo que quedaba de verga, que aun era bastante. Ya casi no sentía dolor y si experimentaba algunas emociones que nunca había tenido. Por reflejo, cuando mi jodedor se detuvo, apreté el recién atravesado esfínter, lo que emocionó al señor, que me acarició y besó con mucho énfasis. Después de este momento, enterró completamente y de un solo golpe su verga, lo que hizo que me desmayara pues el dolor fue fulminante.
Desperté con una extraña sensación, como de que algo estaba desgarrado en mi interior, pero a la vez sentía que mi vida a partir de ese momento ya no iba a ser la misma. Reaccionando, me toqué el culo, pues ahí era donde sentía dolor. Me alegré de no ver sangre u otra excreta, pues esperaba encontrar una zona de desastre después de lo que había pasado. En ese momento no había nadie a mi lado por lo que pensé que el señor con el que había estado ya se había ido. Me intenté levantar de la cama pero el dolor se intensificó, por lo que gimiendo, me volví a tender. En eso veo que el señor salía del baño y con una toalla en las manos se iba secando el miembro. Al verme que ya estaba despierta se acostó junto a mí y abrazándome me dijo: Eres lo mas tiernito que he cogido hasta ahora, lástima que tu no lo hayas gozado como yo. Pero vas a ver que la próxima vez que lo hagas, ya vas a disfrutar tanto como tu madre, y a aguantar las vergas que te pongan enfrente.
Yo no le contesté pues realmente no sabía que podía pasar de ahí en adelante, pero definitivamente en ese momento se definió mi futuro.
Comentarios a karikaliente187@hotmail.com.

 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 7
Media de votos: 8.14





Relato: MI INFANCIA
Leida: 7101veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis