webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: De putas con mi hermano...


 


Relato: De putas con mi hermano...

  Sentí que me correría en cualquier momento, intentaba desacelerar pero me era imposible. Eyacular se me presentaba mas una necesidad que otra cosa, en ese minuto percibía que necesitaba liberar todo el placer contenido durante esa masturbación en una explosión de semen. Pero no debía. No.
Si me corría ahora le daría el primer lugar a mi hermano, y no deseaba eso.
Desde hacía varios años nos masturbábamos juntos, creo que desde que el se presentó un día frente a mi y se bajo los pantalones y me dijo.
—Mira que velludo estoy.
Esa vez me sorprendí bastante, porque yo era un un niñato y no sabía que eso me esperaba. Cuando ví la polla de mi hermano cubierta de una gruesa mata de vello negro pensé: ¡Yo quiero tenerla igual!, luego recordaba cuál era el estado de mi polla. Pequeña, lampiña, blanca.
Por eso, cuando comencé a desarrollarme, sentí un alivio bastante grande.

Vi que mi hermano quería eyacular también, pero se contenía. Vi su expresión de placer en el rostro y cómo apretaba los músculos pélvicos, evitando que el chorro de semen brotara por sí solo.
La prueba era masturbarse por el mayor tiempo posible, sin detenerse, sin desacelerar, nada. Solo dándole duro por todo el tiempo que se aguante.
Mi hermano dejó escapar un grito de alivio y ví un potente chorro de semen salir de su polla y salpicar a un par de metros de distancia.
Ahora era mi turo, aumente la velocidad lo mas que pude y me acosté sobre el colchón para relajarme mas.
No ví cómo me corrí, solo sentí un placer increíble.
Mi hermano me miró y luego nos reímos por un minuto. Su polla seguía entre sus manos, era casi del mismo tamaño que la mía.
Mi pene medía 15 centímetros, la de el 20. Siempre me lo sacaba en cara. Aunque aun, la mía, tenía chance de crecer mas. Porque yo tenía 14, y el 18.
—Me has ganado—dijo él.
Solo pude reírme aun mas y me acaricie un poco los testículos.
Ese es, mas o menos, el contexto de cómo se origino la pregunta que salió de la boca de mi hermano. Aun ahora no comprendo cómo se le pudo haber ocurrido, pero bueno.
—¿Te gustaría irte de putas conmigo?. —la pregunta fue directa, sin preámbulos—es que yo no tengo el suficiente dinero, podemos pagarla a medias.
Yo era virgen, el no. Inclusive, en una ocasión, el había llevado a una tía a la casa y me dejó ver cómo se la follaba.
—Pero yo tengo 14…
—¿Y qué?, mejor para ti. Me hubiera gustado mucho coger a tu edad…
Vi que su polla se paraba nuevamente y el se masturbó otra vez. Rápidamente, con ritmo, acariciándose los huevos. Hasta que volvió a correrse, en poco mas de dos minutos.
—Aaaaah—dijo, y se acostó en la cama—¿Y qué opinas?
—Está bién.

Estaba nervioso ese día, mi hermano me dijo que lo esperara en la casa, mientras el iba a buscar a la puta.
Estuve sin masturbarme por mas de cinco días, quería estar bien lleno para eyacular bastante e impresionarla.
Tenía miedo, es verdad, esperaba en mi habitación caminando en círculos. Busqué tips en internet para no correrse tan aprisa.
Ví que un auto se detenía en mi puerta, era el. Se bajó del auto con una rubía preciosa, de pecho exuberante y mirada caliente.
El la venía agarrando del trasero, ella se dejaba.
Estaba en mi habitación cuando ellos entraron, ella me miro y dijo.
—¿El es el otro?
Asentí, y ella se acercó a mi, me acostó en la cama y me besó en los labios. Sentía su saliva ingresar en mi boca y tuve una erección. Al parecer ella lo noto, y acercó su mano a mi pantalón y me hizo cosquillas en la polla.
Se paró y fue al baño, diciendo.
—Voy a prepararme.

Mi hermano me arrojo algunos condones de mi talla. Me miró y no logro evitar reírse.
—¿Sabes cómo usarlos?
—No
—Bueno, dile a ella que te lo ponga.
Me preguntaba cómo lo haríamos, al mismo tiempo, ¿uno por la boca? y ¿otro por la concha? , ¿Por el culo?
Ella salió, sin ropa, dejando ver la concha mas linda que había visto en mi vida. Depilada, suave, con unos labios de comérselos.
Mi hermano fue el primero en empezar y se bajo los pantalones, dejando ver su polla, sin depilar, llena de vello y grande.
—¡Es el mas grande que he visto!—exclamó sorprendida, mi hermano sonrió vanidosamente, y se sentó en la cama con las piernas abiertas.
—Adelante—dijo el.
Yo estaba en un rincón, aun vestido mientras ella descubría el glande de la polla de mi hermano, me fijaban en el movimiento que describían sus senos con cada movimiento masturbatorio a mi hermano. Sus pezones, oscuros y duros, me causaban fascinación. No quería esperar mas a tocarlos y lamerlos. Pero su coño fue lo que mas me gustó, perfectamente depilado, precioso, excitante, suave.

Imaginaba cómo sería pasar la lengua por esos montes de seda, mientras ella se retorcía de placer.
Mi hermano no aguantó y se acostó en la cama, mientras ella seguía introduciéndose su polla dentro de su boca. Arriba y abajo, arriba y abajo, movimientos precisos.
—¿Tu hermano se quedará ahí para siempre?—preguntó ella, sin mostrar enfado alguno—¡Ven!, diviértete con nosotros.
Era el momento, debía ir y afrontar como hombre. Me bajé mis pantalones dejando ver mi polla totalmente erecta, me pareció que creció un cm desde la ultima vez que me la medí.
Ella em arrojó a la cama, junto a mi hermano, y agarró mi polla con ambas manos y descubrió mi glande.
Nunca lo había hecho, siempre me masturbaba con la polla cubierta. Sentí un leve dolor, y ella, al ver mi rostro, murmuró.
—No temas, es normal.
Cerré los ojos cuando ella acercó la boca a mi polla, y cuando sentí que se la había introducido a la boca fue como el paraíso mismo.
Su boca, caliente y delicada, se movía a través de mi polla, mas dura que una roca, acerqué mi mano y llegue a uno de sus delicados pezones, sentí una excitación que no había conocido antes. Eran tan deliciosos.
Mi hermano se pajeaba con una mano mientras veía como me la chupaban, ella alargó la mano y lo empezó a masturbar, mientras a mi me la chupaba y con la otra mano me acariciaba las pelotas.
—¿Quieres probar algo nuevo?—dijo ella, dirigiéndose a m hermano.
—Si—exclamo con determinación.
Ella agarró vuelo e introdujo uno de sus dedos en el ano de mi hermano, quien exclamó de placer y dijo que sentía que se correría repentinamente. ¡No pares!, le dijo a la puta, mientras ella le introducía el dedo con mas violencia.
—¿Quieres?—me preguntó
—No, aun no—respondí.
Mientras ella le metía el dedo a mi hermano, yo comencé a agarrarle una de las tetas. Perfectamente rellenas, tenía ganas de lamerlas…
—¿Follamos?—dijo ella, mientras mi hermano se masturbaba a sí mismo mientras le metían el dedo.
—¿Cómo?—pregunté yo, sentado en la cama, sin hacer nada.
—Que uno me folle por el culo…
—Esto es lo que haremos—dijo mi hermano, mientras se acariciaba un poco la polla, de pronto, agarró a la puta por la cara y le metió la polla en la boca. Ella se la chupó y luego el la soltó, continuó hablando— follate a mi hermano un rato, yo me pajeare mientras y después terminamos, yo te follaré por el culo mientras mi hermanito se corre en tu coñó.
—Perfecto—dijo ella.
El se alejó y se sentó en un rincón, con su polla en la mano comenzó a masturbarse.
La puta, de nombre Angela, se abrió de piernas y se acostó en la cama, comenzó a sovarse ese coño delicioso que tanto me hacía delirar.
—¿A qué esperas?—dijo ella, y comentó—nunca me lo he montado con un chiquillo—mirándome con desconfianza mientras intentaba ponerme un condón dijo—Sin forrito, será mejor… Tomo pastillas todos los días para follar mejor…
Agarre mi polla, mas dura que una piedra, y la conduje con cuidado hasta la entrada de su vagina. La note cálida, húmeda, no aguanté la tentación y le lamí un poco el interior, luego, en un acto de valentía, introduje sin delicadeza mi polla en ella.
Fue lo mejor, sentir cómo mi polla se abría paso entre su carne, perforándola, y luego aumentar el vaivén mientras sentía cómo mi glande rozaba su interior.
Era increíble, y al parecer ella lo disfrutaba de verdad. Porque gemía de placer y me rogaba que no parara, que lo hacía increíble.
Seguí penetrándola sin parar por diez minutos, descansando por cortos lapsos en los que me masturbaba rápidamente para aumentar el placer.
Mi hermanos seguía metiéndose dedos en el culo, al cabo de un rato paró y me dijo
—¡Hey! ¿Y yó?
Después, la puta se colocó en en cuatro y abrió mas las piernas, lamenté tener que sacar la polla de tan agradable ambiente. Mi hermano me explicó que tendría que ponerme por debajo, penetrarla rápidamente, con todas mis fuerzas, mientras el se la metía por el culo.
El, también con violencia, se la introdujo en el ano, ella cambió de expresión y dijo que le encantaban las pollas grandes.
Angela alargó la mano y le acarició los huevos a mi hermano
—También tus huevos son grandes, peludos, me encantan…
Me sentí un poco decepcionado, sin embargo no dejé que arruinaran el momento. Tenía sus tetas sobre mi cara, era mi oportunidad.
Alargué la lengua y la acerqué a sus pezones. Protuberantes y suaves, pasé mi lengua por entre su canal y con mis manos juguetaba con sus voluminosas tetas. Seguía penetrándole con furor. Ella me miró a los ojos y me dijo casi en un susurro.
—Nadie me había penetrado tan bien…
Aumenté las velocidad, con todas mis fuerzas.
Repentinamente, mi hermano sacó su polla del culo de ella.
—Me quiero correr—dijo frenéticamente—hermano, es toda tuya.
Ella, para finalizar con mi hermano, lo botó a la cama y lo masturbó con tanta violencia que en un momento temí que le arrancara la piel. Mi hermano no podía contraer mas el rostro por el placer.
—Me corro, me corro ¡Oh por Dios!
Ella, sin avisarle, le introdujo dos dedos en su ano. A lo que el respondió con el chorro de semen mas grande que había visto en mi vida. Salto de su polla e impactó son angelical y puto rostro de Angela. Ella lo tragaba con afán, y seguía masturbándole con la misma violencia.
<>, pensé.
Después, mi hermano la apartó y se siguió metiendo dedos mientras ella se acercaba a mi me me gritaba.
—¡Follame con todas tus fuerzas!
Le metí mi polla nuevamente e hice acopio de todas las fuerzas que tenía, fueron otros diez minutos intensísimos en los que pensé que la lastimaba.
Ella gritaba de placer y llegó al orgasmo mas de dos veces, a la tercera, sentí, con toda notoriedad, cómo su vagina se contraía en espasmos sincronizados con su maravilloso y suave cuerpo.
—¡Te la meteré por el culo!—le dije, y luego la día vuelta, aprovechando ese pequeño momento de vulnerabilidad y la abrí el ano para dejar paso a mi polla.
El espacio era reducido, causando mayor roce, mayor placer. Ella gritaba, gemía, yo le acariciaba esos labios vaginales y deliciosos. Metí dos dedos en su coño y después seguí penetrándola por el culo.
—Me correré…—le murmuré
—Será mi forma de agradecerte—dijo ella, y me volteó con violencia. Me arrojó a la cama, se sentó frente a mi y, mirando a mi hermano que seguía masturbándose, lo pajeó con tanta fuerza que pensé que lo que le había hecho a mi hermano no era nada comprado con eso.
Sentí litros de semen acumularse en mi polla, subiendo frenéticamente.
—Ya viene…
Y de pronto, mi pene se contrajo, el placer se extendió por todo mi cuerpo, apreté su seno derecho para sujetarme al mundo real que, por un momento, creía desaparecía.
Un chorro gigante de semen, espeso, caliente, saltó de la punta de mi polla, bañando la cara de Angela, ella lo recibió con satisfacción…
—¡No pares!—dije—aún me queda mas…
—¡Mas aun!—dijo ella con incredulidad, y miró al cielo, como agradeciendo por tanta leche…
Dos chorros mas, igual de grandes que el primero, saltaron de mi polla, mojando todo su cuerpo, después ella se acostó al piso, sobándose el cuerpo con mi leche. Yo seguí masturbándome, excitadísimo mientras veía a ella lamer sus manos embarradas con leche, mi leche. Luego, ella se masturbo un rato en el piso, los tres nos masturbábamos.

—Bueno...—dijo ella luego de media hora terminado todo, poniéndose el maquillaje en el rostro.—Debo decir que el pequeño me hizo el polvo mas delicioso que he tenido en toda mi vida… Y tu polla…—dijo mirando a mi hermano—es lo mejor… Nadie me había follado por el culo así.
Nos despidió con dos grandes besos en la boca y luego se alejó por la calle. Miré cómo su culo se contoneaba de izquierda a derecha, imaginando que volvía a poseerla. Tuve una erección nuevamente, mi hermano la notó y dijo.
—¿Vamos a masturbarnos?
Asentí, y subimos a la habitación.

 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 7
Media de votos: 8.43


Relato: De putas con mi hermano...
Leida: 5054veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis



 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .