webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi hermano el ginecólogo


 


Relato: Mi hermano el ginecólogo

  

Me llamo Rosa, soy la benjamina de siete hermanos y hasta
hace un par de años, he vivido con mis padres en un pequeño pueblo de
provincias. En un pueblo cercano, hay una filial de una gran empresa y yo
llevaba trabajando en ella unos diez años. Hace unos dos años, los jefes nos
reunieron en la empresa para comunicarnos que reducían la plantilla y que dicha
filial se iba a convertir poco más o menos en almacén. A los más viejos, los
jubilaron, otros se quedaron en el paro, unos pocos se quedaron dentro de la
empresa y a otros nos destinaron a otras filiales o a la sede central como
ocurrió en mi caso. Con los ahorros que tenía y con la ayuda de mi familia
compramos un pisito en la ciudad. Yo, nunca he sido agraciada físicamente, al
contrario que algunos de mis hermanos que han heredado el cuerpo sexy de mi
abuelo materno. Nunca había tenido novio, y todo lo que sabía sobre sexo era a
través de amigas, televisión o revistas. Yo había recibido una educación muy
puritana y la vida en la ciudad me resultaba extraño, aunque poco a poco me iba
acostumbrando.


Siempre he sido muy irregular con mis reglas. Por aquel
entonces llevaba dos meses sin tenerlo y yo creo que mi madre sospechaba de que
estaba embarazada. Al final opté por ir al ginecólogo. Comenté con mi madre por
teléfono y a ella le faltó tiempo para llamar a mi hermano Justo que es
ginecólogo. Justo es el segundo de los hermanos y me lleva 15 años, por lo que
yo era muy pequeña cuando se vino a estudiar a la facultad y no hemos tenido
demasiado trato. Mi hermano, además, había enviudado un año atrás. Me citó en su
consulta para el día siguiente, a última hora.


Cuando llegué a su consulta, se estaba despidiendo de su
última paciente, y oí cómo decía a la enfermera que en cuanto recogiera todo, se
podía marchar ya que yo era su hermana. Enseguida oí cómo se iba ella y Justo me
hizo pasar a su consulta.


--Rosa, mi niña, me alegro de verte –me dijo mientras se
quedaba mirándome unos instantes y luego me daba un fuerte abrazo.


Con lo tímida que yo era, me sentí estupendamente entre sus
brazos. Nos sentamos en el sofá y empezó a hacerme preguntas profesionales. Me
hizo desnudarme de cintura para abajo y tumbarme en una camilla. Entonces me
preguntó si era posible que estuviese embarazada.


--¡Pero sin tengo 26 años y todavía soy virgen! –exclamé.


Justo me miró con cara de sorpresa. Luego me miró y comentó
que no me encontraba nada raro, que me iba a recetar unas pastillas para
corregir el desarreglo. Con la cara roja como un tomate, le dije que había
sentido un cosquilleo agradable mientras me palpaba. Él se quedó mirándome sin
decir nada y entonces me ordenó que me desnudara del todo que me iba a mirar
todo el cuerpo, pero no en esa camilla estrecha e incómoda. Me ayudó a
levantarme al tiempo que se quitaba la bata y la corbata. Movió una estantería y
ahí había una puerta que comunicaba con su apartamento. Me llevó a su habitación
y me tumbó en la cama. Empezó a tocarme las tetas, con dos dedos masajeaba los
pezones que se me iban poniendo más duros que una piedra a cada instante. Luego
me besó en la boca, siguió bajando sus labios por el cuello y llegó a mis
pechos. Los lamió y chupó como un goloso. Yo notaba ni seso mojado.


--Con la boca es como mejor puedo saber si tienes algún
problema, mi vida, y veo que están perfectos.


Mientras besaba mis pechos, su mano había bajado a mi
conchita, que ya estaba ardiendo. A Justo se le veía un bulto enorme a través
del pantalón. Se quitó la camisa y me rogó que le quitara yo el pantalón y el
boxer. Por fin se quedó desnudo. Tenía un cuerpo magnífico. Mientras le
desnudaba, no dejó de acariciarme y empezó a frotar más y me fue metiendo un
dedo, yo le dije entre gemidos que siguiera, que me gustaba mucho. Luego metió
dos, tocó el clítoris y lo movía rítmicamente con movimientos circulares. Yo le
decía:


--¡¡¡Ahhhh!!! Ssiii... sigue así....


Me preguntó si me gustaba a lo que le contesté que sí, que me
encantaba y me dijo ahora vas a saber lo que es gozar de lo lindo. Yo mientras
le tocaba su suave, ardiente, enorme y gruesa polla. Entonces se puso entre mis
piernas y comenzó a lamerme, me chupó el clítoris mientras me metía dos y hasta
tres dedos lo que me provocó el primer orgasmo de mi vida. Luego le dije que
quería hacerle lo mismo. Se dio la vuelta y formamos un 69. Mientras él hacía su
parte con mi concha, yo empecé pasando mi lengua por su enorme polla, luego me
la metí a la boca y lo chupé y lamí como una golosina hasta que los dos nos
corrimos al mismo tiempo. Yo le llené su boca por segunda vez con mis jugos
mientras que él llenaba la mía por primera vez con su cálida leche, que me fui
tragando sin derramar ni una gota. Nos tumbamos abrazados y entre susurros me
decía:


--Cariño, cielo, tienes unos pechos y una conchita
riquísimos.


Enseguida volví a notar que su polla ya estaba dura otra vez
y lista para seguir. Entonces, me abrió totalmente de piernas y me la metió de
una sola embestida. A mí se me salieron las lágrimas de lo que me dolió. Se
quedó quieto unos instantes mientras mi cuerpo se acostumbraba a su flecha,
mientras me besaba en la boca y en los pechos. A la vez, con un dedo masajeaba
suavemente mi botoncito y empezó a moverse muy despacio. Ya no diferenciaba
entre el dolor y el placer que me causaba. Poco a poco fue aumentando el ritmo
de las embestidas. Yo gemía y me estremecía de placer y le gritaba:


--Más rápido, aahhh, mmmmmm, sssiiiii, métemelo hasta el
fondo cariño.


No aguanté más y me corrí. Él seguía con el mete y saca hasta
que sentí sus espasmos y su leche calentita corrió por mi interior lo que me
provocó otro orgasmo. Cuando intentó moverse para no aplastarme, lo abracé con
fuerza y le dije que no se moviera, que me gustaba tenerlo encima con su
maravillosa polla todavía dentro de mí. Eso hizo que se volviera a excitar y
después de otro mete y saca, nos volvimos a correr. Después de recuperar un poco
las fuerzas, me hizo dar la vuelta y cogiendo un poco de vaselina empezó a
untarme en mi agujerito trasero. Entonces me puso a cuatro patas y empezó a
meter y a sacar el dedo. Cuando lo vio suficientemente dilatado, empezó a
meterme su polla. Yo le gritaba que parara, que me hacía mucho daño. Él me decía
que estuviese tranquila, que se me iba a pasar enseguida y que iba a volver a
gozar. De un empujón sentí su vientre chocar con mi culito. Comenzó a moverse
lentamente y empecé a gemir de placer. Me hizo tener varios orgasmos y en el
último sentí su chorro caliente de leche que entraba con una presión que no
había sentido antes ya que según él había sido el mejor orgasmo de su vida.


Al poco, la enfermera que tenía lo dejó y cogió a otra
persona. Como en la ciudad nadie conocía el parentesco que nos une y como no nos
parecemos físicamente, nos pusimos a vivir juntos. A los papás les dijimos que
era para ahorrar.


También me ha animado a lo largo de este tiempo a conocer a
otros hombres y me he acostado con un par de ellos, pero no hay comparación
posible. Ninguno es mejor que Justo.



 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 6
Media de votos: 7.83





Relato: Mi hermano el ginecólogo
Leida: 11348veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis