relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: La prima masajista de mi esposa


 


Relato: La prima masajista de mi esposa

  Este es mi primer relato, yo soy fanático de estos relatos y decidí escribir algo que me paso hace aproximadamente una semana. Mi nombre es Carlo tengo 38 años y llevo 15 años de casado con mi esposa Luisa de 42 años, nunca hasta ahora le fui infiel,
Todo comenzó cuando mi esposa fue a una sesión de masaje, donde su prima q era masajista profesional, ella me dijo q la acompañara que no quería ir sola, y decidí acompañarla, ya estando en la sala de espera, note que había una sola chica con (Tatiana) así se llama la prima de mi esposa, ella salió nos saludo y dijo que esperáramos como 10 minutos que pronto nos atendería, transcurrido el tiempo, ella salió, vestida con una bata que le llagaba a la cintura y una falda corta que hacia que se vieran sus majestuosas piernas, Tatiana es una chica alta como de 1.75 cm de altura, unos senos grandes y duros ya que se realizo unos retoques en el cirujano, y sus piernas ayyy sus piernas son hermosas, se ven suaves y brillantes, y un culito redondito y durito.
Hola luisa, como estas, al fin te decidiste a venir le dijo Tatiana,

si prima es que estoy un poco tensa,
hola Carlos, como estas tu también vienes a quitarte la tensión…..
noooo taty (así le digo por cariño) solo vine a acompañar a luisa. Pasen al salón.
Era un salón grande, había un sofá, una camilla donde se acuestan para recibir los masajes, una mesa pequeña con flores, una fuente que deja escuchar el sonido del agua, y en el ambiente un olor a naturaleza y de fondo una música con sonidos de aves, todo esto estaba hecho para que las personas se relajaran fácilmente.
Pasa prima, ve al vestidor y te cambias, mientras acomodo la camilla, dijo taty.
Cuando mi esposa se fue al vestidor, me quede viendo esas majestuosas piernas q tiene taty, ella se dio cuenta de mis miradas y me dijo, tú no vas a hacerte el masaje,
yo le conteste, no,
pero si eso es bueno me dijo, hazlo y veras q no te arrepentirás, me quede un rato pensando, en como seria sentir esas manos acariciando todo mi cuerpo, y la reacción se sintió en mi pene, cuando note su erección, le dije a una sola voz, SIIIII lo hare,

en eso regreso mi esposa y se acostó en la camilla y taty comenzó a echarle en su cuerpo una serie de aceites relajantes, ella le comenta a mi esposa q yo había decidido realizarme el masaje, y mi esposa dijo, que bien, espero q lo disfrutes como yo lo hago..

Como la sesión dura de 35 a 45 minutos, decidí retirarme del salón, para que mi esposa no me pillara buceando a su prima.. me fui a la sala de espera a leer unas revistas

Transcurrido el tiempo, entre nuevamente, y vi como taty le acariciaba los muslo a mi esposa, ella estaba boca arriba desnuda completamente y note que sus senos estaban duros su pezones se veían excitadísimos,.
Pasa no te quedes allí, me dijo taty, ya termino con luisa, mi esposa se paro y me dijo esta sensación es maravillosa, y me dio un beso profundo, de esos q me da cuando hacemos el amor, beso q respondió mis sospecha, ella estaba excitada, estaba caliente.
Taty le dijo, pasa al sauna y termina de relajarte allí mientras termino con Carlos, ok, dijo se fue a la otra habitación donde había un sauna.
Estando ya solos me dijo, quítate la ropa que te hare la mejor relajación que te hallan hecho, un tanto
Nervioso fui al vestidor y me quite toda la ropa y me coloque una toalla pequeña que estaban allí, pero no pude controlar mi erección, se me notaba toda en la toalla, me dirigí a la camilla y me acosté, en eso taty comenzó a untarme los aceites, olían a flores, olían riquísimo, pero mas rico eran esas manos suaves y caliente que sentía en toda mi espalda, luego la coloco en mis piernas y comenzó a frotar mas fuertemente, a medida que subía, me subía también la toalla, rosando mi entre piernas y parte de mis nalgas, así estuvo un buen rato, ella callada, me imagino q concentrada en lo q estaba haciendo y yo, en las nubes, esa sensación era exquisita, de pronto me dijo voltéate, y yo me quede paralizado, o noooo, aun estaba excitado digo excitadisiiiimo, y que iba a pensar ella cuando me viera así, o no, q voy a hacer. Voltéate por favor me dijo nuevamente, y lentamente gire, colocando la toalla sobre mi pene rápidamente, ella lo noto y me dijo, veo que te esta gustando el masaje, me sonreí, y le dije, es que no lo pude aguantar, ella me contesto tranquilo, y me unto nuevamente el aceite por mi pecho y masajeo suavemente, yo quede con la mirada fija a sus hermosos pecho que se veían descomunales y apetitoso, ella noto mi mirada y me dijo te gusta lo que vez, le respondí un poco temeroso, siiii, son hermosos, bueno creo que los podrás mirar mejor así, quede asombrado cuando se quito la bata y tenia una blusita blanca, casi transparente y no llevaba sostén, eran dos melones rosados, le dijes dios pero q bellos son, ella, sonrió, y paso sus manos por mi barriga y las bajo hasta mi pene que estaba a millón, comenzó a masajearlo suavemente, y me dijo veo que esta a punto, creo q puedo ayudarte en eso, me comenzó a hacer una “paja” maravillosa, sentía escalofrió por todo mi cuerpo, en ese instante mis manos se posaron sobre sus tetas y comencé a acarícialas, me senté en la camilla y bese sus labios, fue un beso aun mas caliente q los de mi esposa, nuestras lenguas se unían y jugaban dentro de nuestras boca, mis manos llegaron a su entrepierna y note su humedad, estaba excitada, creo que desde mucho antes, como era un poco incomodo la posición, le dije que nos fuéramos al sofá, allí nos besamos nuevamente, le fui quitando la falda y tenia un hilo dental minúsculo, ella comenzó a besarme el pecho y recorrió todo hasta llegar a mi verga, y de un jalón se la metió en la boca, poco a poco la saboreaba, diossss esa sensación era increíble, sentía corrientasos en mi cuerpo, mis bolas parecían reventar, papi te deseo mucho me decía, la senté en el sofá le quite la pantaletica, y le dije ahora soy yo el que te va a dar masaje, le levante las piernas y comencé a lamer su cuquita, estaba súper húmeda y olía a sexo, ese olor que vuelve loco a cualquier hombre, ella germia de placer, se retorcía, decía masss papi, masss méteme tu lengua todaaaaa, así dure unos minutos, cuando ella me agarro por la cabeza y casi q me mete completo en su vagina, estaba teniendo su primer orgasmo, se retorcía en el sofá, y murmuraba algo, pero no comprendí lo q era, aguantaba las ganas de gritar mordiéndose sus labios, su cuerpo tembloroso se quedo quieto por un momento en el sofá, yo la besaba por sus piernas , su grandes pecho, ella me miro fijamente y me sentó, me dijo quiero meterme ese gran huevote, se lo puso en la puntica y poco a poco se fue sentado encima, hasta que entro completamente, ella se doblaba de pasión, me aruñaba mis hombro, sentía como aprisionaba mi pene, con su vagina, y comenzó a cabalgarme lentamente y luego mas rápido y mas rápido, veía como entraba y salía cada ves mas brillante debido a su flujos vaginales q inundaban todas mis bolas, sentí estremecerse y comprendí q venia otro orgasmo, al mismo tiempo sentía corriente recorrer mi cuerpo y mi pene se endurecía masss, yo también me venia, no tuve tiempo de sacarlo, y comencé a llenarla toda por dentro, mientras al mismo tiempo ella también acababa, nos apretamos tan fuerte q casi nuestros cuerpo eran uno solo, su vagina succionaba todo mi pene, sentía como latía, derramando hasta la ultima gota de leche dentro de esa maravillosa y caliente vagina. Aun mi pene estaba un poco erecto, ella lo tomo y nuevamente lo metió en su boca, dijo, hay chico quiero verte nuevamente en posición de combate, asi lo saboreaba, lo chupaba con gran experiencia, hasta que estuvo nuevamente en posición, la coloque en posición de perrito y se lo metí todo de un solo envió, ella grito suavemente y apretaba con fuerza el sofá, se la metía con fuerza y poco a poco baje el ritmo, y con mi dedo comencé a jugar con el orificio de ese hermoso culito, humedecí mis dedos con el flujo de su vagina y poco a poco lo fui introduciendo en su culito, ella apretaba como para q no sacara mi dedo de dentro de ella, germia de place, yo le dije a hora le toca a este huequito, y ella respondió, siiii papi métemelo todo, papi, soy tuya, quiero sentirte en mis entrañas, lo coloque en la punta y comencé a presionar hasta que entro toda la cabeza de mi pene y ella se resistió, le dije, tranquila que esto te va a gustar a un mas, deje que su culito se amoldara a mi pene, metí el resto de mi pene y ya no había resistencia, comencé a bombear suavemente y a medida iba aumentando, esa sensación era geniallll, su culito apretadito, ella moviéndose como loca, gimiendo, y diciéndome siii papi que rico, no paresss por favor, sigue, mes vuelves loca, siiiii, metela toda, estuvimos varios minutos hasta que sentí nuevamente esa corriente en mi cuerpo, mi pene se preparaba para otra gran acabada, ella también estaba apunto, ya que mientras la penetraba le acariciaba su clítoris con una de mis manos, ya no aguannnto le dije y ella respondió siii papi lléname con tu leche mi culoooo, sentí estallar dentro de ella, fue como un volcán en erupción, salía y salía gran cantidad de leche, llenando todo dentro de ella, y ella se retorcía como una culebra en su andar, caímos los dos al sofá yo aun dentro de ella, nos quedamos unos minutos abrazados, cansado, nos miramos a los ojos, me dio un beso, me dijo tiernamente fue maravilloso, yo también le respondí, si fue espectacular, creo q aun mas que los que tengo con lucia, LUCIAAAAA, dijo ella, y se paro rápidamente a recoger la ropa, nos habíamos olvidado completamente de ella, ya estaba por salir, me fui al vestidor y me limpie con las toallas que quedaban allí, ella, rociaba con aromatizante el salón.
A los pocos minutos llego mi esposa, ya vestida, y nos vio, yo sentado en el sofá y taty en su escritorio, y me pregunto que tal estuvo la sesión de masajes amorcito, fantástico, fue una sensación increíble, quede completamente relajado creo que voy a venir mas a menudo respondí, viste mi amor yo te dije que esto era maravilloso, mire a taty y vi en su rostro una sonrisa de picardía.
Nos despedimos, con un abrazo y un beso en la mejilla, y en ese instante taty me susurro al oído, te estaré esperando…



 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 20
Media de votos: 8.70





Relato: La prima masajista de mi esposa
Leida: 8642veces
Tiempo de lectura: 2minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis