webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: MIS HERMANAS


 


Relato: MIS HERMANAS

  
Les voy a contar lo que me ocurrió a principios del verano pasado con una de mis hermanas, son de esas cosas que suceden sin haberlas planeado con antelación.

Primero me presentaré: Somos cuatro hermanos. Yo soy el único chico y tengo 22 años, por encima de mí hay una chica con 24 y por debajo una de 19 y otra de 17.

No se pueden imaginar el rollo que es estar en medio de chicas. Todas te piden favores, (esto lo hacen de manera muy mimosa y cariñosa):
– Déjame un poco de “pasta” que no me alcanza…
–Tráeme esto que yo no puedo ir….
– Acompáñame a este sitio… (cuando le interesa a alguna que yo vaya con ella).
– “Porfa” déjame tu mini- cadena para escuchar música…
– Ven a buscarme con el coche, … etc., etc.

Y no digamos el uso del baño, ellas tardan un montón en salir, te ves morado para localizarlo vacío, y cuando lo consigues, ya están dando golpes en la puerta para que lo abandones, pero ésta vez ya no de forma cariñosa, sino de mala leche.
Y no le pidas que recojan o te echen una mano en la limpieza de tu cuarto:
– No puedo, tengo prisa...
– Hoy me es imposible….
Otras veces, refunfuñan:
– ¡Cuando lo tengas bien ordenado!
La verdad es que mi cuarto es muy pequeño, ya que para que mi hermana menor tuviera su habitación hubo que partir una más grande en dos estancias y a mi como chico, me tocó la más pequeña en la que tengo una cama y una estantería - armario y ni siquiera se le pudo poner una puerta sino una cortina, por lo que allí pasa todo el mundo cuando quiere.

Bueno por otra parte, también tenemos sus buenos momentos, nunca estamos aburridos cuando nos juntamos todos, siempre sale algún tema gracioso que le haya ocurrido a alguno para reírnos y pasarlo bien. Especialmente cuando nos reunimos los cuatro en la habitación que comparten las dos chicas. Tienen las camas juntas y nos tumbamos dos en cada cama, vestidos o con pijama, claro, y empiezan a contar tonterías. Bueno a mí me llaman cuando les interesa algún tema de cotilleo, casi siempre sobre chicos, y allí pasamos montón de tiempo, a veces hasta nos quedamos dormidos, especialmente si no están los padres en casa por alguna causa.
En esos momentos es cuando destaca la hermana mayor para hacer tonterías, como ponerse un camisón de mamá con un cojín en la tripa y empezar a chillar como que está de parto y las otras le siguen el juego durante largo rato. O empezar guerra de almohadas o de pellizcos, siempre las tres contra mí desde luego. Y ya comprenderéis que siempre hay alguna que se pasa con el lugar donde pellizcar
La verdad es que así estuvimos mucho tiempo y nunca ocurrió nada que no fuera un juego, aunque a veces alguna estuviera en ropa interior.

Las dos chicas mayores están más unidas entre sí, aparte de que comparten habitación se compenetran entre ellas muy bien, pocas veces se pelean.
La pequeña pasa un poco de ellas y siempre va a mi favor, me da la razón en todo. Por eso casi siempre las peleas son contra nosotros dos.
Pero en general luego nos llevamos de maravilla, y son muchos más los buenos momentos que los malos rollos.
Yo desde luego no puedo quejarme, ya que al ser el único chico entre ellas, me tienen muy mimado especialmente con los regalos. Aunque entre ellas se regalen cualquier tontería, los mejores regalos son para mí, que normalmente siempre suele ser ropa, cada una me trae lo que le gusta y yo me pongo todo lo que me traen. Aunque claro gran parte de ese dinero es mío, ya que gano un poco con chapuzas que hago y siempre suelo tener ahorrado y ellas me lo piden o me lo buscan en mi habitación.

Entre nosotros nos hemos bautizado con “motes cariñosos” que normalmente sólo los empleamos en casa. A la mayor le decimos “Pati” nombre que derivamos de Patito porque siempre está diciendo que ella es el “Patito feo” de la casa, cosa que no es así, lo que ocurre es que está un poco celosilla de las otras dos. Sin embargo, ésta es la más alegre y simpática. Como esté presente, siempre hay risas en la reunión. Ella misma se encargó de buscarnos a los demás nuestros propios “motes”. A la segunda le puso “Supertetas”, porque es muy agraciada en esta parte de su cuerpo y la verdad es que las tiene muy bien puestas. Lo sé porque se lo he oído a ellas y algunas veces la vi en sostén, que por cierto, los suyos cuando están colgados para secar, destacan de los demás. En la realidad sólo le decimos “Super” para que no se nos acompleje, y a veces “Teti”
A la pequeña y más guapa de las tres, como siempre nos referíamos a ella como la “Enana”, se quedó con “Ena”. A mí, me dicen “Boli”.
El nombrecito salió porque cuando yo tendría dieciséis o diecisiete años y aprovechando la hora de la siesta me puse a hacer una buena “manola” y luego me quedé dormido.
Dio la casualidad de que la mayor, entró a buscar algo, seguramente mi monedero, y me encontró en aquella situación: Dormido, con los calzoncillos bajados, con todo al aire y encima de mí una de sus bragas. Al menos tuvo la delicadeza de cubrirme con la sábana. Pero luego el hecho fue motivo de risas, burlas y chantaje con decírselo a mi madre o mucho peor a mi padre, que en ese tema era muy estricto. Para mofarse repetía a cada momento:
– ¡Pensé que era un Boli!… ¡Y sin capucha!…

No tardó en hacérselo saber a la segunda, que aunque por aquella época era pequeña todavía, le repetía a cada momento:
–¡Esconde bien tu ropa interior, que por aquí hay un cerdo que la roba para enseñársela a su “boligrafito”!
Y cuando yo pretendía pegarle volvía la amenaza con contarlo a más gente. Incluso ahora cuando ya han pasado años de lo ocurrido, sigue recordándolo a veces, así que hasta la pequeña se sabe la historia.
Por eso no es extraño que si tardo un poco más de la cuenta en el baño, los comentarios mientras tocan a la puerta sean de todo tipo:
– “Guárdala ya que voy a entrar”.
– “Que se te cae” –O cosas por el estilo.
Y lo mismo ocurre cuando estoy en la ducha. Como no tenemos cierre por dentro, muchas veces han llegado a destaparme la cortinilla para cachondearse diciéndome:
– ¡Te pillé con ella en la mano! ¡Ya está bien marrano! ¡Suéltala cerdito!
Como saben que no me gusta, pues lo hacen hasta las tres juntas para más juerga.
Además no se cortan ninguna de ellas de entrar en el baño cuando estoy lavándome o afeitándome se limitan a decir:
–Lo siento pero me meo – y se sientan tan tranquilas a orinar aunque les vea todo el culo por detrás.
Tampoco tienen costumbre de llevarse su ropa limpia al baño cuando se duchan, por lo que siempre salen de él hasta su habitación con la toalla puesta o simplemente algo puesto por delante con todo al aire por detrás.
Así que cuando pillo a alguna saliendo de la ducha de esta manera me vengo, le tiro de lo que lleven para hacer que se vaya a todo correr hasta su habitación medio en cueros. Eso si lanzándome todo tipo de improperios: “marica”, “cabrón” pichacorta” “masturbador” son los piropos que me dedican.
Esto sólo ocurre cuando no están cerca los padres, pues con ellos, somos más formalitos.

Lo que iba contando en la cabecera de la historia, como ya dije, ocurrió por los primeros días del pasado verano. “Super”, (la que va por bajo de mí), llevaba varios días rondando a mi lado para que la llevara en mi coche a la capital, ya que vivimos en un pueblo a unos 60 kilómetros de ella, pueblo que aunque es bastante grande, no hay algunas cosas, que sólo se encuentran en la ciudad y ella quería algo para su ordenador, o al menos eso me decía.
Algo parecido a esto era su “cantar” diario:
–Anda “Bolin” cariñito, llévame el viernes por la tarde, díselo a papá y convéncelo, que contigo me dejará. Que tú eres muy bueno. El mejor hermanito que tengo. (Como si tuviera otro)

Tanto rato mareándome que acabé aceptando y la llevé; pero de lo que menos se preocupó ella era de comprar, sino que nada más llegar llamó a un tipo con el que llevaba saliendo alrededor de un mes más o menos y que muy pronto se presentó donde estábamos.
El sujeto por cierto me caía fatal. Y resulta que estaba trabajando allí y habían quedado citados a costa del hermanito tonto, ya que mi padre si lo sabe no la deja marchar.


Se hicieron sus carantoñas delante de mí y me sentí utilizado, claro. Así que cuando pude miré a escondidas a mi hermana y le dije bajito:
–Esta me la pagas.
Su respuesta fue darme un besito en la cara para decir:
– ¡Qué buen hermanito tengo!
– (Encima recochineo) –pensé yo para mí.

Cuando consideré que era hora de volvernos a casa se lo dije, pero claro estaban engolosinados y no tuvieron bastante tiempo de disfrutar, así que empezó otro lloriqueo de mi “Super” hermana:
– ¡Anda cielito! Móntatelo con papá y dile que has visto a alguien y nos quedamos aquí con él hasta mañana. “Porfa” “Porfa” Así nos damos una vuelta esta noche por aquí.
– ¡Claro! –habló el cachondo de él – os podéis quedar en mi piso, que estoy yo solo.

Así que por dar gusto a mi hermanita que confieso soy incapaz de negarle algo, llamé a casa diciendo que me había encontrado con un amigo y nos quedábamos en su casa hasta el día siguiente.

De manera que estuvimos dando una vuelta tranquilamente y luego fuimos al piso para preparar la cena.

Era un apartamentito con una sola habitación, salón, cocina y baño, muy bonito sí, pero pequeño.

Después de cenar, dijeron de salir otro rato.
–Me gustaría ir a una “disco” -me habló mi hermanita. –Si no te apetece te puedes quedar en casa o pasamos por un cine, que yo sé que te gusta.
–¡Ah no! –le contesté yo enseguida. –Yo voy con vosotros.

¡Qué listos!, se querían deshacer de mí, pero les salió mal la jugada porque no los dejé ni un momento. Estuvimos juntos hasta bien entrada la madrugada. Y para joderles más también me agarraba de la cintura de mi hermana para que no la llevara el sólo.

Ya en casa de nuevo, el muchacho preguntó:
–¿Cómo hacemos para dormir?
Mi hermana me miró sin saber qué decir.
Pero yo, que me lo había visto venir, ya tenía pensada la respuesta y salté:
–Hombre, uno en el sofá y dos en la cama, porque no hay otro sitio.
Los dos callaron.
–Supongo, –continué, aprovechando el silencio –que no vamos a dormir dos tíos en la cama y dejarla a ella en el sofá. Ni tampoco voy a permitir que delante de mí te acuestes con mi hermana en la cama, –lo dije muy serio para que no quedaran dudas.
–No, si mejor os quedáis vosotros en la cama, yo duermo en el sofá- dijo él resignado, –lo que pasa es que es bastante pequeña, 80 cm. de colchón.
–Nos achucharemos un poco –le dije con malicia para darle envidia.

Así lo hicimos, pero claro, no habíamos llevado pijama ni nada para cambiarnos, así que él le dejó una camiseta a mi hermana, para que se la pusiera para dormir y no se le arrugara la blusa que llevaba.

Ella pasó a cambiarse al baño y tras despedirse de su amiguete, entró a la habitación.
Yo estaba ya tumbado en la cama, sólo con mi boxer, pues no iba a dormir con ropa, y por otra parte mi hermana ya me había visto así muchas veces como yo a ella.

Pero cuando la vi entrar con aquella camiseta que le quedaba por encima de las rodillas y con esas supertetas que se le apreciaban y se le movían bajo la tela, no pude menos que decirle:
– ¡Joder hermanita, no había reparado nunca lo buenísima que estás.
– ¡Imbeeeecil! –fue su respuesta remarcando mucho la e y con una especie de tono musical mientras apagaba la luz.

En cuanto se recostó en la pequeña cama dándome la espalda, la camiseta se le subió hasta las bragas, así que no tuve que acercarme mucho para notar su culo rozándome por delante, cosa que me hizo una sensación especial. De una manera autómata pasé mi mano izquierda sobre su cintura bajo sus pechos pero por encima de la camiseta. En principio no dijo nada, así que yo confiado, metí ahora mi mano bajo su camiseta y le palpé la teta izquierda mientras decía:
–¡Qué gordita y qué suave!
Entonces se volvió de repente y me lanzó un guantazo que no pude esquivar por lo que me dio de lleno. Se levantó de la cama muy enfadada y amenazó con irse con su novio.
Yo le dije que si ella se iba cogía el coche y me volvía a casa solo.
Hablábamos en tono bajito, casi susurrando para evitar que el otro nos escuchara.
Ella volvió a echarse, y yo me acerqué de nuevo colocando una pierna sobre las suyas que estaban al aire porque como dije, la camiseta se subía y no le tapaba ni el culo.

Ahora parecía resignada y volví a la carga pasando mi mano desde su tripa a sus hermosos pechos. A estas alturas yo estaba bastante excitado y tenía arrimado mi paquete a su cuerpo.
– ¿Qué pretendes loco? –dijo muy bajito.
–Ver cómo es el cuerpo de mi mejor hermanita- contesté tranquilamente.
Continuó poniéndome pegas y rechazos que no recuerdo porque yo estaba cada vez más calenturiento.
Mis manos ahora recorrían todo su cuerpo desde las tetas a las braguitas, que sin ser tanga, eran bastante pequeñas, no las veía, pero las sentía.
Quiso darse la vuelta boca abajo para evitar mi toqueteo, pero no la dejé, aproveché para echarle un poco hacia arriba la camiseta hasta sacar aquellas maravillosas tetas y entonces empecé besando suavemente sus pezones para luego meterlos un poco en la boca y apretárselos con los labios. Me puse sobre ella en actitud de hacerle el amor.
Ahora noté que su respiración se agitaba y solo pudo decir entrecortadamente:
–¡No me hagas esto por favor! Nos va a pillar. Mira, te prometo que en casa te dejo hacer lo que quieras un día que estemos solos, pero no aquí.

Sin embargo a mi me ponía a cien tener a su novio allí cerca y estar con ella como estaba y ya había decido que no podía esperar.
Ella continuó hablándome muy bajito:
–También puedes pedírselo a “Pati”, nos ha dicho muchas veces que a ella no le importaría que te consolaras con ella en vez de con sus bragas.

Pero yo no escuchaba otra cosa que el martilleo de mi “arma” que ya no quería otra cosa que meterse en caliente, por lo que me quité el calzoncillo de un tirón. Ahora lo tenía a tope. La verdad es que no la tengo muy grande, no puedo presumir de ello, me gustaría decir que son 18 ó 20 cm. , pero me tengo que conformar con los 14 que tengo, pero eso si, me funciona de maravilla, y sé que no me falla nunca.

Quise colocárselo entre las piernas, pero las cerraba fuertemente y al intentar tocarle su almejita vi que estaba bastante mojada y se lo dije.

Pero ella me contestó, que no era por mí, que sería por su novio.
–Claro –le dije, –seguro que con él habrías aceptado sin dudarlo, ¿verdad? Como también aceptarías con V. y con C. ¿Me equivoco?

Ella había salido antes con estos dos chicos que eran mis amigos, y a mi no me cabía duda que se la habían tirado.
–Con V. fueron tres veces y con C. no llegaría a tanto – me confesó sinceramente creyendo que con ello la dejaría en paz.
–Claro – continué yo, a ti te han tenido mis amigos, y por poco, ese que está fuera, mientras tanto tu mejor hermanito como tú me llamas, rompiéndosela con la mano. Y encima me dais la lata vosotras tres cachondeándoos de mí.

Ahora se quedó un poco pensativa y se relajó lo que aproveché para abrirle más las piernas acercársela y apartándole hacia un lado las braguitas busque con mi aparato su cuevita que estaba bastante lubricada.
No fue difícil, enseguida noté en mi punta todo el calor de su sexo. Ahora se acomodó un poco y abrió más las piernas. Ya tenía el camino libre, pero no la introduje a fondo, solo metía y sacaba la cabecita con un ritmo constante.
– ¡Me vas a manchar o romper las bragas, asqueroso! Y no tengo otras aquí -me dijo de pronto mientras me empujaba hacia atrás.

Entonces se las bajó hacia las rodillas y yo le ayudé a quitárselas mientras ella levantaba el culo.
Ahora ya no había ningún obstáculo y yo volvía a introducirla como antes, pero ella no colaboraba nada, estaba como una estatua todo el rato sin hacer un movimiento, dejándomelo todo a mí.
Yo continué con la maniobra de meter y sacar sólo la punta con un ritmo cada vez más rápido. Empecé a sentir que algo duro de la parte de arriba de su conejito frotaba contra la cabeza de mi aparato. Supuse que sería el clítoris.

Poco a poco noté que levantaba hacia arriba sus caderas para recibir mejor el regalo que le daba, yo continuaba con el ritmo y ella ahora, a la vez que lo subía, intentaba acoplarse a mi compás para recibirlo mejor, hasta que la oí gemir de manera tal que le tuve que tapar la boca, porque ya no se contenía, mientras, alcanzó a decirme:
–Ahora toda, ahora toda!
Y ahora sí se la metí hasta atrás, los 14 cm., eran todo suyos. Allí se la tuve un rato restregándola por los lados y la volví a meter y sacar varias veces, pero esta vez a fondo.
Al cabo de un rato viendo que no podía más, me vacié en su tripa a la altura del ombligo.

– ¡Cerdo!¡Mira como me has puesto! –me dijo airadamente sin levantar la voz.
– ¡Límpiame con algo!… ¡Rápido!… En mi bolso tengo unos cleanex.
Fui a buscarle el bolso y se limpió un poco, pero al llevarlo de nuevo, tropecé con una silla y ésta se cayó haciendo bastante ruido. Solo tuve tiempo para llegar a la cama y echarnos la sábana por encima, cuando llegó el “cuñado” y tras encender la luz preguntó:
–¿Qué ha pasado?
–Nada –le dije tranquilamente, –me acordé que me había dejado el móvil encendido y fui a buscarlo no fuera a sonar. Y tropecé con la silla.
–Menos mal. –dijo el pobre, –creí que se hubiera caído la cama.

¡Si se le ocurre levantar la sábana! No nos había dado tiempo a ponernos la ropa interior. Gracias a que la camiseta no se la había quitado.
Así que cuando se fue, “Teti” me dio unos puñetazos en el pecho diciéndome:
–¡Te odio! ¡Te odio! Y se dio la vuelta para dormir.

Yo, aunque era bastante tarde, no conseguía dormirme ante tanta emoción, pero a mi hermana debió sentarle bien, porque al poco rato ya dormía con unos suaves ronquidos.

Nos levantamos bastante tarde y tras desayunar regresamos a casa.

Ya solos en el coche le mencioné el tema para ver cómo reaccionaba:
– ¡Quién iba a pensar la cosa tan rica que tenía tan cerca y no había probado!
– Que conste que fue una violación y se lo pienso decir a Pati y Ena para que te odien como yo.
– ¿A que no tesoro? –le decía yo con tono meloso – ¿ A quién voy yo a querer y mimar más desde ahora?

Al cabo de un rato abandonó su semblante de enfado y tomó otro en forma de burla.

–Pues para eso tú. Estuviste fatal, no me extraña que no te comas ni una rosca.
–Sé que estás mintiendo ¿verdad? –le dije fingiendo preocupación –porque si es así no vuelvo a acercarme a ninguna tía.
Ella se quedó callada y miró hacia fuera por la ventanilla. Luego musitó:
–Pero tienes que mejorar bastante.
Entonces cogí su mano y le dije mimosamente:
–Para eso te tengo a ti, mi “Supertetitas”, y a propósito cuéntame otra vez lo de la “Pati” que también necesitaré su ayuda.

Con estas y otras conversaciones menos importantes llegamos a casa, donde la vida volvió a ser como antes. Espero que si sucede algo digno de ser contado pueda hacerlo desde aquí.





 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 49
Media de votos: 8.39


Relato: MIS HERMANAS
Leida: 14864veces
Tiempo de lectura: 20minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis



 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .