webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Todo empezó en el camión


 


Relato: Todo empezó en el camión

  Me llamo Marcela y tengo 28 años, soy blanca de ojos claros, pelo castaño claro largo hasta la altura de mis senos y mido 1.72 m. Voy a contarles como es que un hombre mayor y sucio me sedujo. Cierto día al salir del trabajo abordé el camión en el paradero Cuatro Caminos como lo hago a diario. A la hora en que yo lo tomo alrededor de las 10 de la noche el pasaje ya es escaso, así es que yo acostumbro sentarme más o menos por el cuarto asiento del lado de la ventanilla. Así lo hice cuando de repente veo a un hombre viejo sentarse junto a mi, a pesar de que había varios asientos vacíos. Yo para el trabajo siempre me visto con traje sastre de minifalda y saco, zapatillas de tacón alto y medias transparentes, sólo que ese día por el tremendo calor que se sentía, me quité las medias antes de salir de la oficina y las guardé en mi bolsa. Iba sentada con las piernas abiertas y sentí como ese hombre repegaba su pierna a la mía, tanto con la pantorrilla como con el muslo, luego puso su mano en su propia pierna pero rosando mi muslo, yo volteé a verlo y pude apreciarlo bien, era un tipo viejo, sucio, desaliñado, con lentes gruesos oscuros cubriendo su cara y pude notar como en su pantalón se formaba un bulto mientras su mano continuaba rosando mi pierna. A pesar de que su mano era áspera y estaba sucia, no pude evitar un placer morboso al darme cuenta que había provocado una erección en aquel hombre, así es que lo dejé continuar. Al ver que yo no protestaba el tipo colocó descaradamente su mano en mi muslo y empezó a acariciarlo metiéndola por dentro de mi falda hacia mi panocha. Me excitó mucho ver y sentir como esa mano avanzaba poco a poco hacia adentro hasta que finalmente sentí como palpaba mi panocha. Mi primer reacción fue retirar su mano y reclamarle pero en lugar de eso abrí más las piernas y le pedí que continuara, él así lo hizo y ya sin miramientos, se abalanzó sobre mi, metió bien su mano entre mis piernas y me restregó la pepa haciéndome gemir.
Luego tomó mi mano y la puso sobre su verga que ya estaba bien parada. Me pidió lo acompañara a su casa para darme una buena cogida y mucho placer, yo acepté con una mezcla de excitación, miedo y ansiedad. Nos bajamos del camión y sentí como ese tipo ponía su mano en mis nalgas apretando mi culo, así me llevó hasta la puerta de su casa que era una vivienda oscura, lúgubre y maloliente que se veía en meses la habían aseado, estaba todo regado y sucio y olía horrible, pero no me importó pues yo ya iba muy caliente, el tipo una vez dentro me acomodó adelante de él y me rodeó por la cintura recargándome su verga en medio de mis nalgas, acarició mis piernas, restregó mi pepa y apretó mis senos hasta hacerme gritar. Vi como se despojaba del pantalón dejando al descubierto su verga que tenía erguida luciendo como una auténtica arma de ataque. Me metió la mano por debajo de la falda y me arrancó las pantaletas, fue lo único que me quitó, conservé la falda, los zapatos y la blusa, ésta sólo la desabrochó junto con mi sostén descubriéndome los senos, luego me tumbó en la mesa boca arriba y se acomodó entre mis piernas, sin decir palabra me ensartó con su verga enterrándomela toda hasta adentro. Veía y sentía como se frotaba y como bufaba mientras me estaba cogiendo, lo curioso es que nunca se quitó los lentes, por lo cual nunca le aprecié bien el rostro, sólo veía su sonrisa malévola y burlona mientras se frotaba dentro de mi hasta que sentí como salían de su verga chorros de semen caliente llenando mi panocha y escurriendo por mis piernas. Después de eso sacó su verga de mi cuerpo, se acomodó los pantalones y me ayudó a ponerme mis pantaletas y acomodarme la falda y la blusa. Me acompañó hasta la parada del camión y se quedó conmigo hasta que me subí al primero que pasó. No he vuelto a verlo, nunca supe su nombre, nunca vi bien su cara, pero sentí su verga dentro de mi y lo hice venirse abundantemente dentro de mi panocha. En ocasiones sueño con él y deseo muchísimo volvérmerlo a encontrar en el camión sintiendo su mano acariciando mis muslos y luego irme con él a su casa para darle mi cuerpo para que lo disfrute como lo hizo en una única ocasión.

 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 24
Media de votos: 8.13





Relato: Todo empezó en el camión
Leida: 9621veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis