webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Como Jesús me sacó de los testigos de Jehová


 


Relato: Como Jesús me sacó de los testigos de Jehová

  Me llamo Elvira y soy una mujer de 43 años que hasta hace poco tiempo pertenecía al grupo de los testigos de Jehová. Para quienes no lo sepan este grupo es una secta religiosa que afirma estamos viviendo los últimos días y que sólo unos cuantos fieles y devotos serán salvados por Jehová. Bueno la cosa es que aquí el divorcio está prohibido, así es que todas las mujeres maduras podemos ser casadas o viudas pero jamás divorciadas, tampoco son aceptadas las madres solteras, las mujeres jóvenes deben ser solteras y vírgenes.

Yo a mis 43 años llevo 8 años de viudez y siempre mis rondas dominicales las hago acompañada de una mujer joven cuya edad varía entre los 16 y los 29 años, esa es la regla, una mujer madura y una mujer joven para hacer proselitismo religioso. Y siempre nos vestimos con faldas o vestidos abajo de la rodilla, se permite el uso de zapatos de tacón pero no muy alto, más o menos hasta 5 o 6 cm y puede una traer puestas medias o no, lo que está prohibido es el uso de mallas o pantalones.

Un domingo en compañía de una chica de 22 años llamada Matilde tocamos a la puerta de una casa con una reja negra cerrada y una enredadera que cubría prácticamente todo el frente de la casa. Abrió la puerta un hombre de aproximadamente 25 años, de aspecto sucio y desaliñado como si se acabara de levantar, traía unos calzones de esos largos llamados calzoncillos, unas chanclas de baño y una camiseta de tirantes, estaba barbón y todo despeinado, nos miró a las dos de arriba a abajo y nos preguntó que queríamos; yo me adelanté a explicarle el motivo de nuestra visita y saqué mi biblia de mi bolsa para leerle un pasaje bíblico cuando él me interrumpió diciéndonos a ambas que pasáramos a platicarle con toda calma lo que pretendíamos decirle en la puerta.

Accedimos a entrar y él cerró la puerta poniendo una aldaba y corriendo un pasador, nos llevó hasta la sala que estaba toda desordenada y en penumbra pues las cortinas de la ventana eran muy gruesas y estaban corridas, nos invitó a sentar y nos ofreció algo de tomar diciéndonos que ese día hacía mucho calor y seguramente tendríamos mucha sed; aceptamos su amabilidad y él se fue a la cocina, después de unos momentos regresó con dos vasos grandes llenos de agua fresca que había sacado del refrigerador.

Matilde y yo nos bebimos el agua casi por completo pues la verdad si teníamos mucho calor después de andar caminando varias cuadras en nuestra labor de proselitismo; enseguida yo comencé con mi retórica religiosa y vi como ese hombre sentado frente a nosotras nos miraba con mucho escrutinio examinándonos a ambas como queriendo mirar a través de nuestros vestidos. Ese día yo llevaba un vestido de cuello tipo camisero de manga corta y justo abajo de la rodilla, iba sin medias y llevaba unos zapatos de tacón de 6 cm, Matilde mi compañera iba con una falda de gabardina también abajito de la rodilla, una blusa de botones al frente y manga corta, unos zapatos muy similares a los míos y unas medias transparentes.

Estábamos sentadas una junto a la otra y estaba segura de que ambas teníamos las piernas juntas, sin embargo no se como y no me di cuenta pero en cierto momento las dos ya teníamos las piernas abiertas y aquel hombre miraba minuciosamente por dentro de nuestras faldas, como ni mi vestido ni la falda de Matilde eran muy largos al sentarnos se nos subieron ligeramente por encima de las rodillas, así es que aquel hombre podía ver perfectamente por en medio de nuestras piernas hacia dentro.

Habrían transcurrido por mucho 2 minutos de que me había tomado el agua cuando empecé a sentirme como si me hubiera tomado varios tequilas uno tras otro y de un jalón, pero no me sentía borracha, me sentía sumamente ligera, excitada y eufórica y además tenía mucho calor y lo más curioso de todo, en ese momento no tenía voluntad ni capacidad para tomar decisiones, me sentía como autómata. Y Matilde seguramente sentía lo mismo que yo pues ella tenía una expresión en su rostro que denotaba lo mismo.

Vi como ese hombre se puso de pie y me dio unas tijeras, me ordenó le recortara la falda a Matilde hasta convertírsela en una minifalda que le diera a medio muslo, luego le ordenó a ella se pusiera de pie; de una manera inconsciente le recorté la falda a Matilde dejándosela muy cortita. Después le ordenó a ella hiciera lo mismo conmigo, yo me puse de pie y vi como Matilde recortaba mi vestido dejándomelo cortito a medio muslo.

Una vez con las faldas recortadas ese hombre me tomó a mi primero por atrás y me recargó su verga entre mis nalgas y me acarició las piernas con ansiedad levantando mi falda hasta arriba y sobando mi concha haciéndome gemir, después hizo lo mismo con Matilde, lo vi cogerla por atrás y recargarse en ella mientras le acariciaba las piernas levantándole la falda hasta sobarle la concha y haciéndola gemir igual que a mi.

Después se tendió en el piso boca arriba y nos ordenó a las dos primero a una y luego a la otra nos paráramos arriba de él para acariciarnos las piernas mientras miraba nuestras pantaletas, así lo hicimos y ambas pudimos sentir sus manos deslizándose por nuestras piernas y verlo mirando debajo de nuestras faldas.

Nos llevó a las dos a su recámara que estaba hecha un asco y en penumbra con las cortinas muy gruesas corridas, la cama estaba orinada y había en las sábanas y en el piso charcos de semen, lo que indicaba que ese hombre no hacía mucho se había masturbado provocándose un orgasmo y ensuciando las sábanas y el piso, además había sobre una cómoda una gran cantidad de revistas pornográficas de las cuales tanto Matilde como yo pudimos ver algunas páginas por encima.

Me tomó a mi por la cintura, me recargó de nuevo su verga entre mis nalgas y acarició de nuevo mis piernas, luego me dio la vuelta y me tendió sobre la cama sucia e impregnada de semen, me levantó el vestido hasta la cintura y me bajó las pantaletas, vi como se quitó los calzoncillos y me mostró su enorme verga parada y dirigiéndose a Matilde le dijo "mira mamacita como me cojo a esta hembra ruca, ve y aprende porque después sigues tú" y al terminar de decir esto se montó en mi acomodándose entre mis piernas y sentí como enterraba todo su órgano dentro de mi concha haciéndome gritar; yo ya llevaba 8 años sin saber lo que era estar con un hombre y ahora de repente en ese estado de somnolencia y sin voluntad en que me encontraba sentía una gran verga frotándose dentro de mi concha, no pude evitarlo y mi instinto primario de hembra me hizo rodearle el cuello con mis brazos y besarlo apasionada, además lo entrelacé con mis piernas para mantenerlo muy dentro de mi, así lo tuve largo rato frotándose frenéticamente en mi interior hasta que sentí como se venía abundantemente dentro de mi, cuanto placer sentí y como disfruté aquella verga cogiéndome.

No se exactamente cuanto tiempo transcurrió pero cuando me di cuenta vi como ese hombre estaba ya recargándose atrás de Matilde y acariciándole las piernas, lo vi hacerle lo mismo que a mi, vi como la tendía sobre la cama ahora más impregnada de semen que antes y como le levantaba la falda hasta la cintura, como ella traía medias de liguero sólo le bajó las pantaletas igual que a mi y volteando hacia mi me dijo "mira mamacita como desquinto a esta hembra mustia y mojigata, la voy a hacer gritar" y después de decir esto se metió entre las piernas de Matilde y la ensartó con su verga haciéndola gritar una y otra vez, la embestía salvajemente frotando su verga dentro de ella mientras Matilde gritaba de dolor y unas lágrimas empezaban a rodar por sus mejillas, yo sólo atiné a decirle, "calma chiquita, en breve vas a sentir rico y te va a gustar". Y así fue, después de unos momentos Matilde dejó de gritar y empezó a gemir mientras ese cabrón seguía frotando su verga frenéticamente dentro de ella hasta que lo vi venirse abundantemente en medio de varias convulsiones.

Saciado su apetito sexual con Matilde y conmigo, ese hombre se acomodó sus calzoncillos y nos llevó de nuevo a la sala, ambas llevábamos las piernas impregnadas de semen por los hilillos que nos habían escurrido hasta la planta de los pies. Nos dió a ambas de beber un vaso a cada una de la misma agua fresca del principio, nos dijo que con ese brebaje no podríamos vivir sin su verga y que nosotras solas lo buscaríamos para que nos cogiera.

Yo no se que clase de droga nos dio ese cabrón, pero lo cierto es que a partir de aquel día, ni Matilde ni yo podemos estar mucho tiempo sin ese tipo entre las piernas, ambas sentimos una imperiosa necesidad de estar con él a los pocos y cuando digo pocos quiero decir 2 o 3 días de habernos cogido, la verdad es que tanto Matilde como yo nos hicimos adictas a su verga y no podemos vivir sin ella. Como entre los testigos de Jehová las mujeres no pueden usar minifalda ni tacones altos de 10 cm porque lo consideran deshonroso y así es como nos vestimos ahora todos los días, pues tanto Matilde como yo decidimos abandonar la secta para seguir disfrutando ambas de nuestra deliciosa adicción a la verga de ese cabrón que por cierto y de manera por demás irónica se llama Jesús.




 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 4
Media de votos: 8.75


Relato: Como Jesús me sacó de los testigos de Jehová
Leida: 2672veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis



 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .