webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: El deseo de la selva


 


Relato: El deseo de la selva

  Este es el cuento de un niño a quien Baterea, la pantera negra, se encontró en la selva. Baterea llevó al niño con unos lobos amigos quienes lo criaron como su propio hijo y lo llamaron Mowg.

Mowg aprendió a vivir en la selva, pero siempre cuidado de cerca por su protector y amigo Baterea, que algunas veces cuando el chico dormia, lo olia o lamia su pequeño postre. Los animales codiciaban el rico festin que Mowg llevaba entre sus piernas.

Algunos animales vivian para saber la verdad. Kaaj, la gran boa hambrienta, ¡Quería comerse a Mowg! Los de ojos Kaaj hipnotizaban a cualquiera, y hacían pedazos al que apretaba entre sus anillos, habia probado cientos de hombres. Pero Mowg tenía un enemigo más peligroso, Sher Kham, el feroz tigre, quien estaba empeñado en matar a Mowg, para devorar su miembro antes de que fuera hombre.

El capitán de la manada de lobos mando llamar a Mowg, decidió que sólo había dos formas de salvar al chico. – “Este niño debe ser llevado a el pueblo”- dijo. -"Yo podria cortar y tragar el pequeño problema por fin"- siguio, mientras se lamia los bigotes y metia su osico entre el taparrabos del chico.

Baterea se opuso y tomo la primer decicion.

Mowgli pensó que Baterea sólo lo llevaba a dar un paseo pero cuando le dijo a dónde lo llevaba, Mowg gritó enojado –“¡No! ¡Quiero estar en la selva!”-.

El chico tiro su prenda, corrio y se internó solo en el bosque en donde, al poco tiempo, conocio a su amigo un oso alegre, vagabundo, comelon he interesado en probar cosas nuevas, llamado Baluhu. Baluhu invitó al niño a nadar en el río y mientras el oso flotaba sobre su ancha espalda esperando el mejor momento para con sus garras tomar su codisiado alimento, Mowg iba montado cómodamente sobre la panza de su amigo.

De pronto, Mowg sintió que alguien lo elevaba por los aires. Era una pandilla de monos quienes lo habían atrapado y lo llevaban volando por las copas de los árboles. Lo llevaron hasta las ruinas de un viejo templo en donde el Rey de los monos estaba comiendo plátanos mientras esperaba que le llevaran al niño.

“¡Dime eres un hombre!” – le dijo el Rey Loiese. – “Si”- contestó Mowg. Y era verdad. El rey mando medir su codisiada parte, lavarle y despues poder comerle, pero esperaba un trozo mucho mayor.

Por fortuna Baluhu y Baterea llegaron cuando el Rey, habia atado a Mowg y apenas lamia su mangar.

Baluhu se disfrazó de mona, pero el Rey Louie pronto descubrió el engaño. En las carreras para escapar se derrumbó el templo, pero los tres amigos escaparon ilesos. El oso comprendio que no debia comerlo.

Después de la aventura con los monos, Baterea y Baluhu explicaron a Mowg que corría aún mayores peligros en el bosque y que debía regresar a el pueblo, porque era una gran tentacion.

- “¡Yo no saldré de la selva!” – protestó el niño. Y corrió y se internó de nuevo en el bosque. Nuevamente Baluhu y Baterea buscaron a Mowg por todos lados, pero el que lo encontró fue su peor enemigo ¡el tigre Sher Kham! que olio a ese pequeño tesoro. Y cuando vio lo pequeño que tenía Mowg se puso furioso, mostró sus colmillos y ¡saltó sobre el chico!.

Mowg corrio, el tigre destrosaba los grandes arboles y aplastaba todo, su deseo lo dominaba.

En esto se desató una tormenta. Un rayo cayó prendiendo fuego a un árbol. Mowg corrio a tomar una rama, intentando asustar al feroz tigre, pero no funciono, con el fio y el agua, el cuerpo de Mowg respondio.
Su miembro se volvio muy pequeño, casi desapareciendo. El tigre al ver esto solo se retiro y no lo toco.

Mowg prometio a Baterea y Baluhu de ahora en adelante dejaria lamerle sus partes. Pero en ese momento, Mowg vio algo que jamás había visto: era una linda chica que venía por agua a un río cerca de la aldea, lo miro y sonrio. Tambien lamiendo sus labios.

Lo que sucedió después entristeció a Baluhu y a Baterea pero sólo por un momento porque comprendieron que aquello era lo mejor que podría sucederle a Mowg. Lo vieron dejarse tocar por la chica mientras le ayudaba a llevar el cántaro de agua caminando los dos muy felices rumbo a el pueblo. Sus amigos sabían que el niño allí estaría a salvo y que ellos habían cumplido trayéndole a su nuevo hogar.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 7
Media de votos: 3.29





Relato: El deseo de la selva
Leida: 3315veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis